El Economista - Agua y Medioambiente - - IN­TER­NA­CIO­NAL -

in­no­va­ción y gra­cias a la ges­tión res­pon­sa­ble, in­te­gra­da y so­cial de los océa­nos, po­de­mos du­pli­car el sec­tor de ma­ne­ra sos­te­ni­ble pa­ra 2030”. De mo­men­to, la Unión Eu­ro­pea, se­gún los da­tos de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), aglu­ti­na el 11,6 por cien­to del to­tal de la eco­no­mía azul mun­dial.

Y po­dría au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te en los pró­xi­mos años, ya que en va­rios es­ta­dos de la UE, la eco­no­mía azul ha cre­ci­do in­clu­so más que la eco­no­mía na­cio­nal en la úl­ti­ma dé­ca­da. “Du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra, la eco­no­mía azul de­mos­tró ser más re­sis­ten­te en esos Es­ta­dos, sua­vi­zan­do los efec­tos de la des­ace­le­ra­ción en las eco­no­mías cos­te­ras”, apun­ta el in­for­me de la UE.

Los cin­co paí­ses en los que la eco­no­mía azul ha con­se­gui­do un ma­yor pe­so son Reino Uni­do, Es­pa­ña, Ita­lia, Fran­cia y Gre­cia. Es­pa­ña, por sí so­la, re­pre­sen­ta una quin­ta par­te del em­pleo to­tal del sec­tor -19,9 por cien­to de los em­pleos to­ta­les del sec­tor en la re­gión-, se­gui­da de Ita­lia, Reino Uni­do y Gre­cia. Es­tos cua­tro paí­ses jun­tos re­pre­sen­tan más de la mi­tad del to­tal de em­pleos re­la­cio­na­dos con la eco­no­mía azul.

En cuan­to al va­lor aña­di­do de la ex­plo­ta­ción ma­rí­ti­ma, Es­pa­ña ocu­pa el se­gun­do pues­to en la lis­ta que más apro­ve­cha los ma­res y océa­nos, con ca­si 25.000 mi­llo­nes de eu­ros. So­lo le su­pera Reino Uni­do, con 40.000 mi­llo­nes. En ter­cer lu­gar, se en­cuen­tra Ita­lia, 20.000 mi­llo­nes; a con­ti­nua­ción Ale­ma­nia, 17.500 mi­llo­nes; y Fran­cia, en quin­to lu­gar, 16.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Cre­ci­mien­to de los sec­to­res

En­tre los di­fe­ren­tes sec­to­res que cons­ti­tu­yen la eco­no­mía azul, los re­cur­sos vi­vos -es de­cir, la pes­ca, la acui­cul­tu­ra y la in­dus­tria de pro­ce­sa­mien­to de pes­ca­do- es lo que más cre­ció en­tre 2009 y 2016, un 22 por cien­to en con­cre­to. Sin em­bar­go, son dos de los lla­ma­dos sec­to­res emer­gen­tes, co­mo la in­dus­tria eó­li­ca y la ener­gía ma­reo­mo­triz, los que han atraí­do la aten­ción de la in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da y se han desa­rro­lla­do con­si­de­ra­ble­men­te en los en ese pe­rio­do.

La ener­gía eó­li­ca ma­ri­na es la ac­ti­vi­dad más con­so­li­da­da den­tro de los sec­to­res emer­gen­tes de la eco­no­mía azul. La ener­gía eó­li­ca ma­ri­na pa­re­ce se­guir los mis­mos pa­sos que los par­ques eólico en tie­rra, que si­guen es­tan­do en au­ge.

A ni­vel mun­dial, Eu­ro­pa ha desa­rro­lla­do la ma­yor par­te de las ex­pe­rien­cias de ener­gía ma­rí­ti­ma eó­li­ca, y cuen­ta en sus ma­res y océa­nos con el 91 por cien­to de la ca­pa­ci­dad eó­li­ca ma­ri­na mun­dial ac­tual.

Sin em­bar­go, las po­si­bi­li­da­des de los ma­res y océa­nos a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.