El Economista - Agua y Medioambiente - - OPI­NIÓN - Da­vid Bar­to­lo­mé

prin­ci­pal­men­te, la re­duc­ción de ga­ses con­ta­mi­nan­tes en las ciu­da­des, la pro­tec­ción del es­pa­cio pú­bli­co, o pro­te­ger a co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles a la ho­ra de mo­ver­se por los es­pa­cios ur­ba­nos, ta­les co­mo per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da e in­clu­so a los pea­to­nes -es de­cir, a to­dos no­so­tros-.

Las pro­po­si­cio­nes in­clui­das en es­te plan de im­pul­sar mo­dos de trans­por­tes pú­bli­cos y pri­va­dos que uti­li­cen tec­no­lo­gías más efi­cien­tes y lim­pias, así co­mo plan­tear nue­vas pla­ni­fi­ca­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas orien­ta­das ha­cia un mo­de­lo de una ciu­dad en el que el es­pa­cio sea ma­yo­ri­ta­ria­men­te ocu­pa­do por los ciu­da­da­nos, son me­di­das que de­be­rían apo­yar los gru­pos po­lí­ti­cos.

En es­te sentido, el trans­por­te pú­bli­co co­lec­ti­vo es fun­da­men­tal pa­ra es­truc­tu­rar el trans­por­te en la ciu­dad y mi­ni­mi­zar sus im­pac­tos. Al­gu­nas flo­tas de au­to­bu­ses pú­bli­cos ya es­tán adap­tán­do­se a los nue­vos tiem­pos, con la in­cor­po­ra­ción de au­to­ca­res eléc­tri­cos o de gas na­tu­ral que eli­mi­nan o re­du­cen, de mo­do no­ta­ble, la can­ti­dad de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes al me­dio am­bien­te. De he­cho, la ciu­dad de Ma­drid cuen­ta con 2.000 au­to­bu­ses ur­ba­nos, de los cua­les ca­si la mi­tad es­tán pro­pul­sa­dos por gas na­tu­ral y se es­tán in­tro­du­cien­do eléc­tri­cos de ma­ne­ra pru­den­te, pe­ro con­ti­nua.

Asi­mis­mo, el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía ha po­si­bi­li­ta­do el na­ci­mien­to de di­ver­sas pla­ta­for­mas. El cars­ha­ring fle­xi­ble y con cero emi­sio­nes (eléc­tri­co) es de las que más se ha ex­ten­di­do en los úl­ti­mos años, pro­por­cio­nan­do una op­ción ase­qui­ble, fle­xi­ble y sos­te­ni­ble pa­ra to­dos aque­llos que bus­quen una op­ción fá­cil y rá­pi­da pa­ra mo­ver­se por las gran­des ur­bes. Es­tos vehícu­los es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra una uti­li­za­ción in­ten­sa por par­te de sus usua­rios, y sir­ve co­mo mar­co de prue­ba pa­ra me­jo­rar es­te ti­po de mo­vi­li­dad, con el fin de al­can­zar un fu­tu­ro que in­clu­ya úni­ca­men­te vehícu­los eléc­tri­cos en nues­tras ca­rre­te­ras y en en­tor­nos ur­ba­nos, en su ma­yor par­te com­par­ti­dos. Es­ta mo­da­li­dad tam­bién plan­tea una so­lu­ción al pro­ble­ma de es­pa­cio en las ciu­da­des, ya que al com­par­tir vehícu­los se re­du­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el nú­me­ro de co­ches que ocu­pan zo­nas en ellas.

Los ser­vi­cios cars­ha­ring cero emi­sio­nes y las res­tric­cio­nes al trá­fi­co en las ciu­da­des son las dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da. Jun­tos, y apo­ya­dos en un sis­te­ma efi­cien­te de trans­por­te pú­bli­co, con­si­guen ga­ran­ti­zar la mo­vi­li­dad de los ciu­da­da­nos, mi­ni­mi­zan­do sus im­pac­tos. La ecua­ción per­fec­ta.

Los ser­vi­cios de cars­ha­ring tam­bién me­jo­ran el co­no­ci­mien­to de es­te ti­po de vehícu­los, los eléc­tri­cos, ya que, al nor­ma­li­zar­se a los ojos de los con­su­mi­do­res, la per­cep­ción de de­jar atrás los combustibl­es fó­si­les y apos­tar por un pla­ne­ta más lim­pio irá ga­nan­do adep­tos. No obs­tan­te, el úni­co es­co­llo ac­tual pa­ra im­ple­men­tar de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va el cars­ha­ring eléc­tri­co den­tro de las gran­des ciu­da­des de Es­pa­ña es la fal­ta de con­cien­cia en las ins­ti­tu­cio­nes so­bre des­ple­gar una red, más o me­nos den­sa, de in­fra­es­truc­tu­ra de car­ga se­mi­rrá­pi­da, su­fi­cien­te co­mo pa­ra ha­cer fren­te a ese uso in­ten­so.

Sin em­bar­go, el cars­ha­ring eléc­tri­co es­tá sien­do y se­rá una de las claves pa­ra la nor­ma­li­za­ción de los vehícu­los eléc­tri­cos, y una he­rra­mien­ta que ayu­da­rá a me­jo­rar la ca­li­dad de ai­re y a la mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co, en­ca­jan­do den­tro de las me­di­das a apli­car en la con­fi­gu­ra­ción de las ciu­da­des del siglo XXI, don­de los ha­bi­tan­tes ga­na­rán es­pa­cio y ca­li­dad de vi­da. Res­pon­sa­ble de desa­rro­llo de ne­go­cio de car2­go pa­ra el sur de Eu­ro­pa

El ‘cars­ha­ring’ eléc­tri­co es­tá sien­do y se­rá una de las claves pa­ra la nor­ma­li­za­ción de los vehícu­los eléc­tri­cos, y una he­rra­mien­ta que ayu­da­rá a me­jo­rar la ca­li­dad de ai­re y a la mi­ti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.