Fer­ti­rri­ga­ción y con­ta­mi­na­ción di­fu­sa

El Economista - Agua y Medioambiente - - Opinión - Jo­sé Jesús Aguilar

Adía de hoy es po­si­ble re­du­cir la con­ta­mi­na­ción en ni­tra­tos del sub­sue­lo, más con­cre­ta­men­te en las aguas sub­te­rrá­neas, usan­do tecnología­s que se en­cuen­tran al al­can­ce de cual­quier agri­cul­tor sin que por ello se vea per­ju­di­ca­da la pro­duc­ción.

La fer­ti­rri­ga­ción es una téc­ni­ca de abo­na­do que se ba­sa en el apor­te de nu­trien­tes a la plan­ta di­suel­tos en el agua de rie­go. Es un pro­ce­so muy efi­caz por­que per­mi­te apli­car de una ma­ne­ra lo­ca­li­za­da, y en la can­ti­dad ade­cua­da, los nu­trien­tes a la plan­ta me­dian­te dis­po­si­ti­vos ins­ta­la­dos en el ca­be­zal, aun­que tam­bién pue­den ins­ta­lar­se en ca­be­za de ca­da sec­tor o uni­dad ope­ra­cio­nal. Si bién ha si­do uti­li­za­da con éxi­to en rie­go por gra­ve­dad y as­per­sión, la fer­ti­rri­ga­ción es es­pe­cial­men­te útil en el ca­so del rie­go lo­ca­li­za­do, pues­to que los mé­to­dos tra­di­cio­na­les de fer­ti­li­za­ción son me­nos com­pa­ti­bles con es­te ti­po de rie­go. En cual­quier ca­so, y es­pe­cial­men­te en el ca­so del rie­go lo­ca­li­za­do, siem­pre de­be­rá ins­ta­lar­se un fil­tro de ma­lla, para re­te­ner los pre­ci­pi­ta­dos que se pu­die­sen pro­du­cir.

De una ma­ne­ra lo­ca­li­za­da ya que, en la ac­tua­li­dad -al me­nos en Cas­ti­lla la Man­cha-, la ma­yor par­te de los cul­ti­vos se rie­gan por go­teo, bien su­per­fi­cial bien en­te­rra­do, con lo que de ma­ne­ra pre­ci­sa se apli­ca el agua en la zo­na don­de tie­ne que apli­car­se. Es más, la ma­sa ra­di­cu­lar de las plan­tas va cre­cien­do con­for­me al avan­ce del bul­bo hú­me­do, bien por el au­men­to del nú­me­ro de go­te­ros, por au­men­tar el nú­me­ro de man­gas de rie­go, etc.

Te­nien­do co­mo ba­se es­ta téc­ni­ca de rie­go, el apor­te del abono en las can­ti­da­des ne­ce­sa­rias es una ta­rea in­tui­ti­va­men­te fá­cil. Úni­ca­men­te bas­ta­ría con di­sol­ver, o in­yec­tar por el pro­ce­di­mien­to que sea, esa can­ti­dad de abono en el agua y el apor­te de nu­trien­tes es­ta­ría (en prin­ci­pio) re­suel­to.

Lo di­cho has­ta aho­ra in­vi­ta a pen­sar que to­do se está ha­cien­do bien, a la per­fec­ción po­dría­mos de­cir, pe­ro: ¿dón­de es­ta­mos apli­can­do ese abono que lle­va el agua? ¿Es­ta­mos se­gu­ros de que lo es­ta­mos apli­can­do en la zo­na ra­di­cu­lar de la plan­ta? ¿Es­ta­mos per­co­lan­do? Es de­cir, ¿es­ta­mos lle­van­do ese abono fue­ra de la zo­na ra­di­cu­lar de la plan­ta? De ser así, el apro­ve­cha­mien­to se­rá mí­ni­mo y, ade

más, es­ta­re­mos con­ta­mi­nan­do las aguas sub­te­rrá­neas, de ahí que se ne­ce­si­te ma­ne­jar am­bas co­sas, po­ner una ve­la a Dios y otra al dia­blo.

Una son­da de hu­me­dad es una ba­rra que tie­ne dis­tri­bui­dos lo lar­go de su lon­gi­tud un de­ter­mi­na­do nú­me­ro de sen­so­res, y es­tos pue­den ser de dis­tin­to ti­po. Por ejem­plo, los que uti­li­za la son­da Aqua­check -que es la que mon­ta Do­le- son de ti­po ca­pa­ci­ti­vo. Es­ta ba­rra se in­ser­ta en el sue­lo del que se quie­ra te­ner co­no­ci­mien­to sobre el agua al­ma­ce­na­da en el mis­mo, y la son­da se en­car­ga de ex­plo­rar una pro­fun­di­dad igual a su lon­gi­tud. El uso de es­te equi­po es fun­da­men­tal­men­te para rie­go.

La in­for­ma­ción que re­co­ge la son­da se en­vía a una pá­gi­na web y se re­pre­sen­ta en di­fi­ren­tes grá­fi­cas. La in­ter­pre­ta­ción de di­chas grá­fi­cas ha­ce que se use co­rrec­ta­men­te el agua asig­na­da para el rie­go, así co­mo que se abo­ne de una ma­ne­ra pre­ci­sa evi­tan­do la con­ta­mi­na­ción di­fu­sa. La idea es la si­guien­te:

Los da­tos que re­co­ge ca­da uno de los sen­so­res se re­fle­jan en una grá­fi­ca en la que fá­cil­men­te pue­de ver­se có­mo evo­lu­cio­na el ni­vel de hu­me­dad a dis­tin­tas pro­fun­di­da­des.

Ca­da sen­sor tie­ne aso­cia­da una lí­nea de un co­lor di­fe­ren­te, de for­ma que al sen­sor más su­per­fi­cial, el que se si­túa a 10 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad, le co­rres­pon­de una lí­nea de co­lor azul cla­ro; el que está si­tua­do a 20 cen­tí­me­tros se re­pre­sen­ta me­dian­te una lí­nea de co­lor ama­ri­llo; al sen­sor si­tua­do a 30 cen­tí­me­tros le co­rres­pon­de el co­lor ver­de, y así su­ce­si­va­men­te has­ta lle­gar al sen­sor si­tua­do a 80 cen­tí­me­tros, que tie­ne aso­cia­da una lí­nea de co­lor azul os­cu­ro.

La grá­fi­ca mues­tra unas bue­nas prác­ti­cas de rie­go, ade­más de res­pe­to por el me­dio am­bien­te, evi­tan­do la con­ta­mi­na­ción di­fu­sa. De es­ta for­ma, el usua­rio, el re­gan­te, el agri­cul­tor, fo­ca­li­za el apor­te de agua, y en con­se­cuen­cia, de ni­tra­tos. Si se está fer­ti­rri­gan­do en la zo­na ra­di­cu­lar del cul­ti­vo, de 0 a 40-50 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad, el agua ape­nas lle­ga de 50 cen­tí­me­tros ha­cia aba­jo.

Si bien en los rie­gos de ju­lio se lle­ga con el agua a los 60-80 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad, las lí­neas aso­cia­das a es­tos rie­gos ex­pe­ri­men­tan una li­ge­ra subida a me­di­da que se va avan­zan­do y me­jo­ran­do en la téc­ni­ca. Ape­nas se per­co­la de los 60 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad ha­cia aba­jo, los pi­cos en la lí­nea azul os­cu­ro des­apa­re­cen evi­tan­do así mo­jar y, en con­se­cuen­cia, con­ta­mi­nar esa par­te del sue­lo.

Re­gar y fer­ti­li­zar bien, así co­mo res­pe­tar el me­dio am­bien­te y evi­tar la con­ta­mi­na­ción, de­be­ría ser la mis­ma prác­ti­ca

Es­te sis­te­ma per­mi­te un im­por­tan­tí­si­mo aho­rro en el con­su­mo de agua y ener­gía uti­li­za­das para el rie­go. Del mis­mo mo­do, ofre­ce un excelente co­no­ci­mien­to del com­por­ta­mien­to de ca­da te­rreno en fun­ción del cul­ti­vo plan­ta­do. Ade­más, se tra­ta de una he­rra­mien­ta que ofre­ce una al­tí­si­ma fia­bi­li­dad y es to­tal­men­te au­tó­no­ma, ya que se ali­men­ta por ba­te­rías de li­tio que son re­car­ga­das por ener­gía so­lar.

Re­gar y fer­ti­li­zar bien, así co­mo res­pe­tar el me­dio am­bien­te y evi­tar la con­ta­mi­na­ción, es en reali­dad es la mis­ma prác­ti­ca, o de­be­ría de ser­lo para el usua­rio, para el re­gan­te, para el agri­cul­tor.

Re­gan­do y fer­ti­li­zan­do bien ren­ta­bi­li­za­mos al má­xi­mo la do­ta­ción de agua asig­na­da para rie­go, al mis­mo tiem­po que fo­ca­li­za­mos la de­po­si­ción del abono, de los ni­tra­tos, con el con­si­guien­te be­ne­fi­cio, no ya só­lo eco­nó­mi­co sino me­dioam­bien­tal.

Por­que tal y co­mo se­ña­la un co­no­ci­do pro­ver­bio in­dio: la Tie­rra no es una he­ren­cia de nues­tros pa­dres, es un prés­ta­mo de nues­tros hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.