De qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de lu­jo in­mo­bi­lia­rio

El com­pra­dor in­ter­na­cio­nal es, ca­si siem­pre, buen co­no­ce­dor del mercado en que es­tá si­tua­da la vi­vien­da so­bre la que ha pues­to sus ojos. Rea­li­za com­pa­ra­ti­vas y nun­ca va a pa­gar un pre­cio fue­ra de mercado

El Economista - Comunitat Valenciana - - Opinión - Res­pon­sa­ble de Co­mu­ni­ca­ción de Ri­mont­gó Fran­cis­co Ba­lles­ter

Ch­ris­tie’s In­ter­na­tio­nal Real Es­ta­te -Ci­re, en­ti­dad de la que Ri­mont­gó es afi­lia­do ex­clu­si­vo en Es­pa­ña y miem­bro de su Ad­vi­sory Board-pu­bli­có re­cien­te­men­te un in­for­me en el que se analizan más de 70mer­ca­dos in­mo­bi­lia­rios in­ter­na­cio­na­les en­fo­ca­dos a la pro­pie­dad de lu­jo. Es­te in­for­me, en el que ha par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te Ri­mont­gó, ofre­ce las cla­ves so­bre el com­por­ta­mien­to del mercado in­ter­na­cio­nal de pro­pie­da­des re­si­den­cia­les ex­clu­si­vas. En­tre los da­tos apor­ta­dos, des­ta­ca el re­la­ti­vo a los gus­tos de los com­pra­do­res de pro­pie­dad in­mo­bi­lia­ria de al­ta ga­ma en 2015. El in­for­me ana­li­za las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­nen en la ac­tua­li­dad la pro­pie­dad ex­clu­si­va y que son las más va­lo­ra­das por los com­pra­do­res po­ten­cia­les.

El mercado de in­mue­bles re­si­den­cia­les de al­ta ga­ma no es ajeno, a pe­sar de con­tar con un sello pro­pio, a cla­ves ma­cro­eco­nó­mi­cas que afec­tan, con­se­cuen­te­men­te, a los com­pra­do­res po­ten­cia­les de vi­vien­da de lu­jo. Por ello, el in­for­me anual de Ci­re ex­pli­ca la si­tua­ción ac­tual de es­te mercado y tra­ta de pre­de­cir cuál se­rá su com­por­ta­mien­to en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Las va­lo­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les in­clui­das en di­cho in­for­me son vá­li­das pa­ra nues­tro mercado na­cio­nal e, in­clu­so, lo­cal. No ol­vi­de­mos que en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na un ele­va­do por­cen­ta­je de com­pra­do­res de vi­vien­das ex­clu­si­vas pro­vie­ne del ex­tran­je­ro. En el ca­so de la Cos­ta Blan­ca, por ejem­plo, es­te por­cen­ta­je lle­ga al 90 por cien­to.

La pro­pie­dad de lu­jo es ca­li­dad: en ma­te­ria­les em­plea­dos en la cons­truc­ción, en el di­se­ño de in­te­rior de la vi­vien­da o en la es­té­ti­ca ex­ter­na. En vi­vien­das si­tua­das en Va­len­cia, por ejem­plo, ha­bla­mos de edi­fi­cios ra­cio­na­lis­tas o mo­der­nis­tas reha­bi­li­ta­dos res­pe­tan­do el pro­yec­to ini­cial. En el ca­so de vi­llas en la Cos­ta Blan­ca o ur­ba­ni­za­cio­nes pró­xi­mas a Va­len­cia, de vi­vien­das con ar­qui­tec­tu­ra dis­tin­ti­va.

La pro­pie­dad de lu­jo es pre­cio: el com­pra­dor in­ter­na­cio­nal es, ca­si siem­pre, buen co­no­ce­dor del mercado en que es­tá si­tua­da la vi­vien­da so­bre la que ha pues­to sus ojos. Rea­li­za, con ayu­da de nues­tra fir­ma, com­pa­ra­ti­vas so­bre pre­cio, ven­tas ce­rra­das y ca­rac­te­rís­ti­cas de las pro­pie­da­des y nun­ca pa­ga­rá un pre­cio fue­ra de mercado. Va­len­cia par­te con ven­ta­ja en es­te as­pec­to con­cre­to fren­te a otras gran­des ca­pi­ta­les co­mo Bar­ce­lo­na o Ma­drid, al dis­fru­tar de pre­cios más com­pe­ti­ti­vos pa­ra las pro­pie­da­des ex­clu­si­vas.

La pro­pie­dad de lu­jo es lo­ca­li­za­ción: den­tro de la ciu­dad de Va­len­cia, ha­bla­ría­mos de En­san­che, Ciu­dad de las Ar­tes y las Cien­cias, cen­tro his­tó­ri­co, cen­tro co­mer­cial y pla­yas de la

Mal­va­rro­sa y la Pa­ta­co­na. En la Cos­ta Blan­ca, deAl­tea, Já­vea, y Dé­nia. Aquí es­tán reuni­das la ma­yo­ría de pro­pie­da­des ex­clu­si­vas y son las áreas más desea­das por el com­pra­dor.

La pro­pie­dad de lu­jo es pri­va­ci­dad: los pro­pie­ta­rios de vi­vien­das de lu­jo va­lo­ran de ma­ne­ra es­pe­cial la in­ti­mi­dad. La pro­pie­dad ex­clu­si­va se con­vier­te en un re­fu­gio si­tua­do le­jos de mi­ra­das indiscreta­s.

La pro­pie­dad de lu­jo es se­gu­ri­dad: eje­cu­ti­vos y em­pre­sa­rios que via­jan fre­cuen­te­men­te es­co­gen pa­ra sus fa­mi­lia­res vi­llas de lu­jo si­tua­das en zo­nas re­si­den­cia­les ce­rra­das y con se­gu­ri­dad las 24 ho­ras, muy pró­xi­mas a los co­le­gios in­ter­na­cio­na­les a los que asisten sus hi­jos.

La pro­pie­dad de lu­jo tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas ex­clu­si­vas: cuan­to más azú­car, más dul­ce. Sau­na y spa, pis­ci­na in­te­rior, pis­ci­na ex­te­rior cli­ma­ti­za­da, bo­de­ga, ho­me ci­ne­ma, do­mó­ti­ca in­cor­po­ra­da, apar­ta­men­to in­de­pen­dien­te pa­ra in­vi­ta­dos, et­cé­te­ra. Es­tos com­ple­men­tos pue­den con­ver­tir­se en as­pec­tos cla­ve a la ho­ra de de­ci­dir la com­pra de una vi­vien­da de lu­jo.

La pro­pie­dad de lu­jo dis­po­ne de ser­vi­cios adi­cio­na­les: pe­se al de­seo de in­ti­mi­dad de los com­pra­do­res de pro­pie­dad de lu­jo, es ne­ce­sa­rio que es­ta in­ti­mi­dad se com­bi­ne con la pro­xi­mi­dad a áreas co­mer­cia­les, co­le­gios in­ter­na­cio­na­les, cen­tros mé­di­cos y de­por­ti­vos, clu­bes de golf, ecues­tres o puer­tos de­por­ti­vos.

La pro­pie­dad de lu­jo es sos­te­ni­ble: los com­pra­do­res, ca­da vez en ma­yor­me­di­da, dan más im­por­tan­cia a la sos­te­ni­bi­li­dad en la vi­vien­da. Los cri­te­rios de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca tie­nen un pe­so pro­pio en la to­ma de decisión final.

La pro­pie­dad de lu­jo es trans­ver­sal: al com­pra­dor tra­di­cio­nal de pro­pie­dad ex­clu­si­va, si­tua­do en una fran­ja de edad en­tre 45 y 60 años, se ha unido otro ti­po de clien­te, el jo­ven em­pre­sa­rio o em­pren­de­dor, de en­tre 35 y 45 años, bien po­si­cio­na­do eco­nó­mi­ca­men­te -gra­cias a la in­ver­sión en nue­vas tec­no­lo­gías y otros sec­to­res de ne­go­cio, por ejem­plo-, y que se en­cuen­tra en dis­po­si­ción de ac­ce­der al mercado de in­mue­bles ex­clu­si­vos, con una es­pe­cial aten­ción a los si­tua­dos en los cen­tros de las gran­des ciu­da­des, ya que com­par­ten el in­te­rés por la vi­da ur­ba­ni­ta, y los as­pec­tos cul­tu­ra­les y de ocio de­ri­va­dos.

La pro­pie­dad de lu­jo es ex­pe­rien­cia emo­cio­nal: en oca­sio­nes, la com­pra de una pro­pie­dad de lu­jo se rea­li­za con vi­sos a un re­torno pos­te­rior de la in­ver­sión efec­tua­da o pa­ra la ob­ten­ción de una ren­ta­bi­li­dad. Pe­ro, en la gran ma­yo­ría de ve­ces, es­ta com­pra es una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes que un com­pra­dor to­ma­rá du­ran­te su vi­da, ya que im­pli­ca la in­ver­sión de una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va de di­ne­ro e in­vo­lu­cra di­rec­ta­men­te a la fa­mi­lia del com­pra­dor. Por es­tos mo­ti­vos, es­ta decisión no es sim­ple­men­te co­mer­cial o ra­cio­nal, sino que en­con­tra­mos en ella ele­men­tos emo­cio­na­les y sen­ti­men­ta­les.

La pro­pie­dad de lu­jo es fa­mi­liar: co­nec­ta­do con el as­pec­to an­tes co­men­ta­do, la fa­mi­lia tie­ne ca­da vez una ma­yor im­por­tan­cia en ad­qui­si­ción de una re­si­den­cia de lu­jo. Por ello, la vi­vien­da de­be ser­mul­ti­fun­cio­nal, y en ella en­con­tra­re­mos dis­tin­tos es­pa­cios, tan­to pa­ra los ni­ños o ado­les­cen­tes co­mo pa­ra los fa­mi­lia­res de ma­yor edad. Es­tas pro­pie­da­des de lu­jo con­tie­nen es­pa­cios co­mu­nes des­ti­na­dos a di­fe­ren­tes usos y es­tan­cias, que pro­por­cio­nan la pri­va­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra los pro­pie­ta­rios. Es­te es­pa­cio in­te­rior sol­ven­ta­rá las ne­ce­si­da­des dia­rias de la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria de un mo­do in­te­li­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.