Be­ne­fi­cios de la te­le­lec­tu­ra de los con­ta­do­res de agua

El pro­ce­so de lec­tu­ra sis­te­má­ti­ca de los con­ta­do­res su­po­ne pa­ra el clien­te un po­ten­te se­gu­ro a la ho­ra de de­tec­tar fu­gas o ro­tu­ras en sus ins­ta­la­cio­nes, pre­ve­nir con­su­mos irra­cio­na­les o de­tec­tar si­tua­cio­nes anó­ma­las en sus pro­pie­da­des

El Economista - Comunitat Valenciana - - Opinión - Víc­tor González Car­bo­nell Me­di­ción Avan­za­da de Con­su­mos y Te­le­lec­tu­ra del Gru­po Aguas de Va­len­cia

La te­le­lec­tu­ra es la lec­tu­ra a dis­tan­cia de los con­ta­do­res de agua. Es­ta se apo­ya en un mó­du­lo de ra­dio aso­cia­do o in­te­gra­do en el con­ta­dor, que es ca­paz de emi­tir la informació­n de su lec­tu­ra y de las alar­mas re­la­cio­na­das con la mis­ma. Me­dian­te un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción fi­jo, se cap­tu­ra la informació­n re­co­gi­da en los mó­du­los y se trans­mi­te a los Sis­te­mas de Informació­n de la em­pre­sa ges­to­ra, con un tri­ple ob­je­ti­vo: la lec­tu­ra de fac­tu­ra­ción, la ob­ten­ción de lec­tu­ras adi­cio­na­les que per­mi­ti­rán ges­tio­nar la red de dis­tri­bu­ción y, por úl­ti­mo, ofre­cer nue­vos ser­vi­cios al clien­te. En es­te ar­tícu­lo nos va­mos a cen­trar en el ter­ce­ro de los ob­je­ti­vos, el re­la­ti­vo a los nue­vos ser­vi­cios al clien­te que ofre­ce el Gru­po Aguas de Va­len­cia.

La te­le­lec­tu­ra me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da de los ciu­da­da­nos de muy di­ver­sas ma­ne­ras. La pri­me­ra que se sue­le ci­tar es que de­ja de ser ne­ce­sa­rio en­trar pa­ra la lec­tu­ra de fac­tu­ra­ción, tan­to en las vi­vien­das que tie­nen el con­ta­dor en su in­te­rior co­mo en los edi­fi­cios. Es­te he­cho, con ser ver­dad, no es de­fi­ni­ti­vo, pues siem­pre con­vie­ne ins­pec­cio­nar el con­ta­dor, es­ti­mán­do­se que es con­ve­nien­te ha­cer­lo ca­da dos o tres años. Ade­más, tam­bién pue­de ser ne­ce­sa­rio ac­ce­der al con­ta­dor si hay que ha­cer al­gún ti­po de ve­ri­fi­ca­ción o re­ini­ciar una alar­ma.

Las me­jo­ras de la ca­li­dad de vi­da son otras, me­nos apa­ren­tes, pe­ro más im­por­tan­tes. En­tre es­tas, cabe ci­tar la eli­mi­na­ción o re­duc­ción a ni­ve­les ín­fi­mos la fac­tu­ra­ción de con­su­mos es­ti­ma­dos por ra­zón de au­sen­cia de lec­tu­ra, ya que se es ca­paz de cap­tar la lec­tu­ra del con­ta­dor sin ne­ce­si­dad de lle­gar has­ta él. El nú­me­ro de fac­tu­ras que se rea­li­zan sin lec­tu­ra real de­bi­do a la im­po­si­bi­li­dad de lec­tu­ra, se re­du­ce drás­ti­ca­men­te. Co­mo ejem­plo, en la ciu­dad de Va­len­cia, don­de se fac­tu­ra ca­da dos me­ses y se leía en mo­do vi­sual ca­da cua­tro me­ses, la re­duc­ción de es­ti­ma­cio­nes de con­su­mo ha si­do de más de un mi­llón de ca­sos al año. Las es­ti­ma­cio­nes de con­su­mo ge­ne­ran in­nu­me­ra­bles con­tro­ver­sias y re­cla­ma­cio­nes pues, por muy ajus­ta­das que es­tén a la pau­ta de con­su­mo, no siem­pre se acier­ta. De he­cho, se pro­du­cen des­via­cio­nes por ex­ce­so -con­su­mos que no se han rea­li­za­do-, o por de­fec­to -en que se de­jan de fac­tu­rar con­su­mos rea­li­za­dos-.

Un ca­so ha­bi­tual se pre­sen­ta en las ex­plo­ta­cio­nes don­de se fac­tu­ra por tra­mos de con­su­mo. Si no se pue­de to­mar la lec­tu­ra y se rea­li­za una es­ti­ma­ción de con­su­mo por en­ci­ma del real, pue­de lle­var a fac­tu­rar un con­su­mo que no se ha rea­li­za­do a la ta­ri­fa del tra­mo de con­su­mo más ca­ra. Si se rea­li­za una es­ti­ma­ción de con­su­mo por de­ba­jo del real, en la

si­guien­te fac­tu­ra­ción con con­su­mo real pue­de ocu­rrir lo mis­mo al no ha­ber­se ajus­ta­do la es­ti­ma­ción de con­su­mo.

El ries­go de error de fac­tu­ra­ción se re­du­ce no só­lo por es­te mo­ti­vo, sino por­que se me­jo­ra la ca­li­dad de la lec­tu­ra, eli­mi­nan­do los erro­res que pue­da co­me­ter el lec­tor o in­clu­so el pro­pio clien­te cuan­do fa­ci­li­ta su lec­tu­ra por dis­tin­tos me­dios -co­rreo, te­lé­fono u ofi­ci­na vir­tual-.

Con­se­cuen­cia de to­do lo an­te­rior es la re­duc­ción en más de un 10 por cien­to de las re­cla­ma­cio­nes en el úl­ti­mo año.

La ges­tión de la informació­n de lec­tu­ras re­ci­bi­das de for­ma sis­te­má­ti­ca tam­bién per­mi­te aler­tar a los clien­tes de las ano­ma­lías en su pau­ta de con­su­mo que pue­dan ser de­bi­das a fu­gas de gran mag­ni­tud en su ins­ta­la­ción in­te­rior. Cuan­do se de­tec­tan es­tos ca­sos, se ge­ne­ra una or­den de tra­ba­jo ur­gen­te que se eje­cu­ta de in­me­dia­to por los ope­ra­rios, des­pla­zán­do­se a la ins­ta­la­ción del clien­te, al mis­mo tiem­po que se le in­ten­ta lo­ca­li­zar por te­lé­fono pa­ra in­for­mar­le de la po­si­ble fu­ga. Co­mo re­sul­ta­do de es­tas ac­tua­cio­nes, en el año 2014, la me­dia de ca­sos men­sua­les que se de­tec­ta­ron fue de 50, que su­pu­sie­ron más de 22.000 me­tros cú­bi­cos men­sua­les de con­su­mo que se evi­tó mal­gas­tar y fac­tu­rar. La pro­yec­ción pa­ra es­te año pre­vé un aho­rro de más de 50.000 me­tros cú­bi­cos men­sua­les, que su­po­nen una re­duc­ción de emi­sio­nes de más de 80 to­ne­la­das de CO2 al año. Con los avisos tem­pra­nos, se evi­tan fac­tu­ra­cio­nes ele­va­das e im­pro­duc­ti­vas que son ori­gen de con­flic­tos de di­fí­cil so­lu­ción.

La ges­tión de la informació­n de las alar­mas re­ci­bi­das per­mi­te aler­tar a los clien­tes de las ano­ma­lías que pue­dan ser de­bi­das a fu­gas de pe­que­ña mag­ni­tud en su ins­ta­la­ción in­te­rior. Cuan­do se de­tec­tan es­tos ca­sos, se ge­ne­ra una no­ti­fi­ca­ción al clien­te pa­ra que re­vi­se su ins­ta­la­ción. Es­tos ca­sos de con­su­mo con­ti­nua­do sin que su­pon­ga un au­men­to no­to­rio en la pau­ta de con­su­mo, sue­len ser de­bi­dos a pe­que­ñas pér­di­das en la cis­ter­na del inodo­ro o go­teos en gri­fos.

La te­le­lec­tu­ra tam­bién per­mi­te po­ner a dis­po­si­ción del clien­te la informació­n pe­rió­di­ca de sus con­su­mos a tra­vés de la ofi­ci­na vir­tual y de la app pa­ra mó­vil. Es­tos con­su­mos los pue­de com­pa­rar con pa­tro­nes ti­po. De es­te mo­do, se pro­mue­ve la con­cien­cia­ción so­cial yme­dioam­bien­tal, con el fin de fo­men­tar un con­su­mo ra­cio­nal y sos­te­ni­ble de un bien ca­da vez­más es­ca­so co­mo es el agua po­ta­ble. Yper­mi­te al clien­te de­tec­tar com­por­ta­mien­tos anó­ma­los en sus ins­ta­la­cio­nes.

Una anéc­do­ta re­la­cio­na­da con el pun­to an­te­rior se dio con un clien­te ale­mán que de­jó su apar­ta­men­to de Gan­día a una agen­cia pa­ra que lo al­qui­la­ra. En la agen­cia le de­cían que no ha­bían po­di­do al­qui­lar­lo y pu­do com­pro­bar que no era así al con­sul­tar los con­su­mos a tra­vés de la ofi­ci­na vir­tual.

Por úl­ti­mo, la informació­n de la te­le­lec­tu­ra pues­ta a dis­po­si­ción de las in­dus­trias ha per­mi­ti­do a gran­des con­su­mi­do­res des­cu­brir pa­tro­nes de con­su­mo inade­cua­dos pa­ra ellos, que les han lle­va­do a rea­li­zar pro­pues­tas de me­jo­ra en su pa­trón de abas­te­ci­mien­to pa­ra, en­tre otras, be­ne­fi­ciar­se de me­jo­res ta­ri­fas en pe­río­dos valle.

En de­fi­ni­ti­va, el pro­ce­so de lec­tu­ra sis­te­má­ti­ca de los con­ta­do­res su­po­ne pa­ra el clien­te un po­ten­te se­gu­ro a la ho­ra de po­der de­tec­tar fu­gas o ro­tu­ras en sus ins­ta­la­cio­nes de agua, de pre­ve­nir con­su­mos irra­cio­na­les e in­clu­so de­tec­tar si­tua­cio­nes anó­ma­las en sus pro­pie­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.