Aplau­so a los em­pre­sa­rios de la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na

El Economista - Comunitat Valenciana - - Sumario - Da­ni Va­le­ro.

El te­ji­do em­pre­sa­rial se vuel­ca en la deses­ca­la­da y man­tie­ne 400.000 em­pleos la­ten­tes en ERTES fren­te a los cer­ca de 75.000 des­trui­dos.

El agu­je­ro eco­nó­mi­co del Co­vid-19 es in­ne­ga­ble, pe­ro tam­bién lo es la en­tre­ga de em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res que si­guen ade­lan­te o man­tie­nen la­ten­tes 400.000 em­pleos en un ERTE

Na­da pue­de ta­par el agu­je­ro eco­nó­mi­co que va a de­jar la cri­sis del Co­vid-19. Pue­de lle­gar a ser de más del 12% del PIB es­pa­ñol, se­gún las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes del Ban­co de Es­pa­ña. Pe­ro de po­co sir­ve la­men­tar­se de la con­se­cuen­cia inevi­ta­ble de ha­ber de­te­ni­do la eco­no­mía pa­ra con­te­ner el Co­vid-19. La ener­gía ha de di­ri­gir­se a re­du­cir al má­xi­mo el im­pac­to del co­ro­na­vi­rus, al­go que la em­pre­sa va­len­cia­na lle­va ha­cien­do des­de el pri­mer día de es­ta­do de alar­ma con el pro­pó­si­to de que la re­cu­pe­ra­ción sea lo más rá­pi­da po­si­ble.

Prue­ba de ello son los más de 400.000 em­pleos sus­pen­di­dos -que no des­trui­dos- me­dian­te la he­rra­mien­ta del ERTE ha­bi­li­ta­da por el Go­bierno. La ci­fra es do­lo­ro­sa, pues su­po­ne que un gran vo­lu­men de em­plea­dos va­len­cia­nos to­da­vía no pue­den tra­ba­jar. Pe­ro con­vie­ne mi­rar­la tam­bién des­de el pris­ma opues­to. Se tra­ta del nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res cu­yas em­pre­sas no han ti­ra­do la toa­lla y as­pi­ran a con­ti­nuar, un da­to que con­tras­ta con los 74.800 pues­tos de tra­ba­jo que sí se han per­di­do, se­gún el da­to in­ter­anual de pa­ro re­gis­tra­do en la re­gión co­rres­pon­dien­te al mes de abril.

An­te tal es­ce­na­rio de re­sis­ten­cia, elE­co­no­mis­ta Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na quie­re ren­dir su par­ti­cu­lar ho­me­na­je al te­ji­do pro­duc­ti­vo de la au­to­no­mía, un aplau­so a las com­pa­ñías que, bien man­te­nien­do la ac­ti­vi­dad, de­te­nién­do­la pa­ra fre­nar la pan­de­mia, o rein­ven­tán­do­se an­te las cir­cuns­tan­cias, han arri­ma­do el hom­bro pa­ra que el em­pleo y la ri­que­za su­fran el me­nor de los re­tro­ce­sos.

La si­tua­ción al cie­rre del pre­sen­te mes de ma­yo, el pri­me­ro de la deses­ca­la­da del con­fi­na­mien­to, pe­rGui­ller­mo

mi­te un aná­li­sis pre­li­mi­nar so­bre el im­pac­to de la cri­sis en los dis­tin­tos sec­to­res y el es­fuer­zo a rea­li­zar en el ob­je­ti­vo co­mún de mi­ni­mi­zar la cri­sis. Tal y co­mo sub­ra­ya con fre­cuen­cia el pre­si­den­te va­len­ciano, Xi­mo Puig, de la pa­sa­da re­ce­sión, que se pro­du­jo a par­tir de 2008, la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na sa­lió ade­lan­te gra­cias a la trac­ción de las ex­por­ta­cio­nes y el tu­ris­mo, dos pi­la­res que han su­fri­do es­pe­cial­men­te los efec­tos del co­ro­na­vi­rus.

Las ex­por­ta­cio­nes aguan­ta­ron en mar­zo

Por lo que res­pec­ta al co­mer­cio ex­te­rior, las ci­fras re­fle­ja­rán un re­tro­ce­so inevi­ta­ble al cie­rre del pre­sen­te ejer­ci­cio 2020, pe­ro con­vie­ne re­se­ñar que, a ex­cep­ción de las dos se­ma­nas del pe­rio­do de hi­ber­na­ción, el grue­so de la in­dus­tria va­len­cia­na ha man­te­ni­do una ac­ti­vi­dad im­por­tan­te. Sec­to­res cru­cia­les co­mo la in­dus­tria azu­le­je­ra ni si­quie­ra de­ja­ron de ex­por­tar esos días de pa­ro to­tal. Un sec­tor in­dus­trial que sí tu­vo que de­te­ner su ac­ti­vi­dad fue el del au­to­mó­vil, si bien es cier­to que, tras mes y me­dio de inac­ti­vi­dad, Ford Al­mus­sa­fes ha vuel­to a fa­bri­car con un ca­len­da­rio am­bi­cio­so que con­tem­pla pro­du­cir co­ches al 100% a par­tir del mes de ju­lio.

Un da­to pa­ra el op­ti­mis­mo es que las ex­por­ta­cio­nes del pri­mer tri­mes­tre, pe­se al oca­so de la se­gun­da quin­ce­na de mar­zo, tan so­lo men­gua­ron un 0,9% en la Co­mu­ni­tat. Su­pe­raron los 7.900 mi­llo­nes de eu­ros, va­lor que si­tuó a la co­mu­ni­dad co­mo la se­gun­da re­gión es­pa­ño­la más ex­por­ta­do­ra, se­gún las ci­fras di­fun­di­das por la Con­se­lle­ria de Eco­no­mía que di­ri­ge Ra­fael Cli­ment. Co­mo es ob­vio, los da­tos del pri­mer cua­tri­mes­tre se­rán mu­cho peo­res al in­cor­po­rar los ma­los re­sul­ta­dos de abril, pe­ro las ci­fras de prin­ci­pios de año dan bue­na cuen­ta de la sa­lud que pre­sen­ta­ban las ex­por­ta­cio­nes va­len­cia­nas al co­mien­zo del ejer­ci­cio, una ten­den­cia que las em­pre­sas aho­ra se apre­su­ran a re­cu­pe­rar.

Pa­ra fa­ci­li­tar es­te re­to, la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Va­len­cia ha ela­bo­ra­do un in­for­me so­bre las ten­den­cias que se pre­vén en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal tras la cri­sis pro­vo­ca­da por la pan­de­mia del Co­vid-19, so­bre la que sub­ra­ya que, a di­fe­ren­cia de otras cri­sis, la ac­tual es “glo­bal, si­mé­tri­ca y con un ori­gen no eco­nó­mi­co”. El do­cu­men­to de la Cá­ma­ra con­clu­ye que el te­ji­do em­pre­sa­rial va­len­ciano de­be­rá te­ner “una ma­yor fle­xi­bi­li­dad” así co­mo “pen­sar en glo­bal y ac­tuar en lo­cal”, es de­cir: ir ha­cia la pro­duc­ción más cer­ca­na, sin de­jar de mi­rar el ex­te­rior y sin re­du­cir la pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad. En es­ta lí­nea, el or­ga­nis­mo que pre­si­de Jo­sé Vi­cen­te Mo­ra­ta apues­ta por “una re­duc­ción de la de­pen­den­cia a las ca­de­nas de su­mi­nis­tro glo­bal -pa­ra lo­grar un ma­yor con­trol gra­cias a la pro­xi­mi­dad- uni­do a un re­fuer­zo de las ac­ti­vi­da­des de ca­rác­ter más lo­cal -que per­mi­ti­rá po­ten­ciar el em­pleo y el Va­lor Aña­di­do lo­cal-”.

La otra gran pa­ta de la pa­sa­da re­cu­pe­ra­ción fue el tu­ris­mo, que en es­ta oca­sión es, sin du­da, el sec­tor más gol­pea­do. Se­rá un año pa­ra sal­var los mue­bles, pe­ro el sec­tor es­tá dis­pues­to a em­plear­se a fon­do pa­ra mi­ni­mi­zar el gra­ve im­pac­to de la pan­de­mia. Una bue­na no­ti­cia pa­ra lo­grar­lo es el re­cien­te anun­cio del pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez. “Ha­brá tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca es­te ve­rano, con el pro

pó­si­to de reac­ti­var el tu­ris­mo na­cio­nal, por lo que in­vi­to a to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos, ba­res, res­tau­ran­tes”, di­jo, e in­vi­tó a to­dos los des­ti­nos tu­rís­ti­cos del país a “reanu­dar su ac­ti­vi­dad”. Es pron­to pa­ra ca­li­brar las pér­di­das que ge­ne­ra­rá la pan­de­mia en el tu­ris­mo, pe­ro por in­fe­rior que sea la ac­ti­vi­dad es­te año al me­nos ha­brá cam­pa­ña es­ti­val y no ocu­rri­rá co­mo con la Se­ma­na San­ta o las Fa­llas, cu­yo ne­go­cio y em­pleo se per­dió por com­ple­to.

Muy li­ga­do al tu­ris­mo, co­mer­cio y hos­te­le­ría in­cre­men­tan pau­la­ti­na­men­te su ac­ti­vi­dad en las pri­me­ras dos se­ma­nas de la Fa­se 1 de la deses­ca­la­da. So­bre el pri­me­ro arro­jó un da­to po­si­ti­vo el Ob­ser­va­to­rio so­bre Go­bierno, Es­tra­te­gia y Com­pe­ti­ti­vi­dad de las Em­pre­sas (GECE), im­pul­sa­do por Ban­kia y el Ivie, que ase­gu­ró que el 83,2% del em­pleo de las em­pre­sas fa­mi­lia­res en la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na de­di­ca­das al co­mer­cio se con­cen­tra en com­pa­ñías en po­si­cio­nes “al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vas”, lo que les pue­de per­mi­tir afron­tar con “gran so­li­dez” si­tua­cio­nes de di­fi­cul­tad co­mo la cri­sis del Co­vid-19. Por lo que res­pec­ta a la hos­te­le­ría, el sec­tor ha ini­cia­do la deses­ca­la­da con mu­cha más ti­mi­dez, pe­ro las reaper­tu­ras se pro­du­cen de for­ma pro­gre­si­va y, pe­se a los in­con­ve­nien­tes pa­ra man­te­ner la se­gu­ri­dad, la clien­te­la em­pie­za a res­pon­der.

La ali­men­ta­ción ti­ra del ca­rro

En cuan­to al sec­tor pri­ma­rio, y a pe­sar de los in­nu­me­ra­bles contratiem­pos que ha pro­vo­ca­do el Co­vid19 du­ran­te el con­fi­na­mien­to, los pro­duc­to­res de ali­men­tos han con­ti­nua­do tra­ba­jan­do sin des­can­so pa­ra abas­te­cer a los su­per­mer­ca­dos, co­mo tam­bién lo han he­cho en su con­jun­to los pro­vee­do­res de las gran­des ca­de­nas de dis­tri­bu­ción, que tie­nen en Mer­ca­do­na y Con­sum los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes va­len­cia­nos. En am­bas ca­de­nas las ven­tas se han dis­pa­ra­do en el nue­vo es­ce­na­rio, que ha pro­vo­ca­do gran­des cam­bios en los há­bi­tos de com­pra de los con­su­mi­do­res. En su ca­so, no so­lo han man­te­ni­do el em­pleo, sino que in­clu­so lo han in­cre­men­ta­do.

Más allá de los sec­to­res men­cio­na­dos, otros co­mo la cons­truc­ción tam­bién han res­pi­ra­do en la deses­ca­la­da y afron­tan una ‘nue­va nor­ma­li­dad’ con las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, por una vez, con­cien­cia­das de la ne­ce­si­dad de reac­ti­var la obra pú­bli­ca y agi­li­zar las li­cen­cias de la ac­ti­vi­dad pri­va­da. No ca­be du­da de que la eco­no­mía va­len­cia­na va a su­frir mu­chí­si­mo, ni de que pa­sa­rán in­clu­so años has­ta que la au­to­no­mía re­cu­pe­re su ac­ti­vi­dad an­te­rior a la pan­de­mia. Pe­ro tam­po­co es­tá en du­da que su te­ji­do em­pre­sa­rial, co­mo siem­pre lo ha he­cho, se va a en­tre­gar al má­xi­mo pa­ra que ese hi­to sea al­can­za­do lo an­tes po­si­ble.

IS­tock

Lu­cas

G. Lu­cas

Obra pú­bli­ca y ac­ti­vi­dad hos­te­le­ra, reac­ti­va­das en Va­len­cia.

G. Lu­cas

Jo­sé Vi­cen­te Mo­ra­ta, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra.

G. Lu­cas

Ra­fael Cli­ment, con­se­ller de Eco­no­mía.

Gui­ller­mo Lu­cas

Ac­ti­vi­dad en la ca­lle Co­lón de Va­len­cia, la ar­te­ria co­mer­cial de la ca­pi­tal de la Co­mu­ni­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.