ES­TAR EN MER­CA­DO ES DE­CI­DIR, NO SU­FRIR POR NO EJE­CU­TAR

El Economista - Ecobolsa - - El Termómetro - Joa­quín Gó­mez Di­rec­tor de Mer­ca­dos de elE­co­no­mis­ta

Gran par­te del mie­do con el que asis­ti­mos los in­ver­so­res al mer­ca­do en es­tas se­ma­nas creo que pro­vie­ne de que nues­tra for­ma­ción es mu­cho más de le­tras que de nú­me­ros. In­clu­so so­cial­men­te a una per­so­na se la con­si­de­ra cul­ta cuan­do sa­be mu­cho de his­to­ria, li­te­ra­tu­ra, mú­si­ca... aun­que no ten­ga idea de ma­te­má­ti­cas o quí­mi­ca. ¡To­tal con quién iba a po­der far­dar en una con­ver­sa­ción nor­mal! Bue­na par­te del po­so que nos que­da es­pa­ñol, me­ti­do en nues­tro ADN a lo lar­go de la his­to­ria, es que la In­qui­si­ción o los Re­yes Ca­tó­li­cos apro­ve­cha­ron pa­ra ex­pul­sar o man­dar a la ho­gue­ra a quie­nes sa­bían más de lo que de­bían sa­ber de cien­cia y di­ne­ros. Por la ig­no­ran­cia que te­ne­mos ha­cia los nú­me­ros, es­ta se­ma­na me han des­cu­bier­to a un ge­nio, Eva­ris­te Ga­lois, que me­re­ce­ría una pe­lí­cu­la. Es­tu­dian­te del mis­mo li­ceo en el que ha­bían cur­sa­do es­tu­dios Ro­bes­pie­rre o Víc­tor Hu­go (es­tos sí los co­no­ce­mos), con vein­te años, la mis­ma no­che en la que sa­bía que iba a mo­rir por­que en la ma­dru­ga­da te­nía un due­lo con un cam­peón de es­gri­ma del ejer­ci­to fran­cés, es­cri­bió un tes­ta­men­to ma­te­má­ti­co. Su teo­ría de gru­pos sir­vió pa­ra in­fi­ni­tas apli­ca­cio­nes.

Vi­vi­mos aje­nos a la ló­gi­ca y ten­de­mos a pen­sar que las co­sas ma­las pa­san por el acia­go in­for­tu­nio. Me da por ha­cer es­ta re­fle­xión, yo que soy fun­da­men­ta­lis­ta de mer­ca­do, por la ne­ce­si­dad que ten­go de de­fen­der el tra­ba­jo de mi com­pa­ñe­ro Joan Ca­bre­ro por las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do. Es­ta se­ma­na ha pau­ta­do y eje­cu­ta­do que la pér­di­da de so­por­tes de Eu­ro­pa obli­ga­ba a ba­jar ex­po­si­ción a es­te mer­ca­do, pa­san­do de una car­te­ra ex­pues­ta más del 70 por cien­to a bol­sa al en­torno del 55 por cien­to. Co­mo le gus­ta de­cir en yan­kee, “ten tu plan y eje­cú­ta­lo” ( plan­your­tra­de, and tra­de­your­plan). Lo mis­mo que su­ce­dió cuan­do tu­vo que me­ter­la­ti­je­ra con las de­va­lua­cio­nes del yuan de agos­to del 15 y enero del 16, o el cor­te que pro­du­jo a co­mien­zos del 18, cuan­do se aca­bó la eu­fo­ria de enero, y se pau­tó que Eu­ro­pa se iría a los mí­ni­mos de agos­to.

En po­si­ti­vo, las de­ci­sio­nes téc­ni­cas de Eco­tra­der sir­vie­ron pa­ra que en pleno ma­ras­mo del Bre­xit se de­ci­die­ra ele­var la ex­po­si­ción a bol­sa o, tras la vic­to­ria de la pri­me­ra vuel­ta a las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas, con el pa­se de Ma­cron a la dispu­ta del Elí­seo con­tra Le Pen, se de­ci­die­ra au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ex­po­si­ción a bol­sa (lo que bau­ti­za­mos co­mo el Ca­nal­deMa­cron).

El aná­li­sis téc­ni­co te da la be­ta (el mo­men­to), y el al­fa (el va­lor) te lo da el fun­da­men­tal (to­da la se­lec­ción de PER CON­De -pá­gi­nas 6 a 8-). Por eso es im­por­tan­te aten­der sin sen­ti­mien­tos, en mo­men­tos co­mo el ac­tual, al aná­li­sis téc­ni­co. Jus­to cuan­do Wall Street es­tá muy cer­ca de per­der so­por­tes crí­ti­cos, que abri­rían po­ten­cia­les caí­das so­bre las ac­tua­les. Es­tar en mer­ca­do sig­ni­fi­ca to­mar de­ci­sio­nes, no su­frir por no to­mar­las. Pue­den ser equi­vo­ca­das, pe­ro si se to­man pue­den ser co­rre­gi­das. Y se­rá el tiem­po quien di­ga si hay o no gue­rra co­mer­cial en­tre EEUU y Chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.