Es mo­men­to de mix­tos fle­xi­bles

La teo­ría di­ce que es­tos pro­duc­tos adap­tan su ex­po­si­ción a la deu­da y a la bol­sa se­gún el mo­men­to de mer­ca­do. La prác­ti­ca, que den­tro de es­ta ca­te­go­ría exis­ten al­gu­nos mix­tos más fle­xi­bles que otros y que iden­ti­fi­car a los más ac­ti­vos no siem­pre es fácil

El Economista - Ecobolsa - - Portada - Por Cris­ti­na Gar­cía

Las pis­tas pa­ra iden­ti­fi­car aque­llos que de ver­dad lo son

Aprio­ri, los mix­tos fle­xi­bles tie­nen to­do lo que cual­quier fon­do del mun­do desea­ría en es­te con­tex­to de mer­ca­do: la ca­pa­ci­dad de ir va­rian­do su ex­po­si­ción a la bol­sa y a la deu­da se­gún es­ti­me opor­tuno su ges­tor. Esa es la teo­ría, que in­vi­ta a pen­sar que, por esa re­gla de tres, la ma­yo­ría de­be­ría ser ca­paz de re­sis­tir me­jor que el res­to cuan­do vie­nen mal da­das. Sin em­bar­go, en la prác­ti­ca se ob­ser­va que, de los más de 250 fon­dos de es­te ti­po al al­can­ce del par­ti­cu­lar, úni­ca­men­te 24 aguan­tan en po­si­ti­vo es­te año, se­gún da­tos de Mor­nings­tar. Iden­ti­fi­car esa mi­no­ría que sí que ofrece pro­tec­ción no siem­pre es fácil pa­ra el par­ti­cu­lar, por mu­cho sen­ti­do que ten­gan aho­ra mis­mo es­te ti­po de es­tra­te­gias.

Lo tie­nen por­que la ame­na­za de una gue­rra co­mer­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na ha pues­to a prue­ba la ten­den­cia de las bol­sas en las úl­ti­mas se­ma­nas, co­mién­do­se par­te de las ga­nan­cias co­se­cha­das en el arran­que del año, gra­cias a có­mo se ar­ti­cu­lan sus po­lí­ti­cas de in­ver­sión. “Les per­mi­te in­ver­tir en cual­quier ti­po de ac­ti­vo, di­vi­sa o zo­na geo­grá­fi­ca”, se­ña­la Pau­la Mer­ca­do, di­rec­to­ra de aná­li­sis de Vdos. Una fle­xi­bi­li­dad que el ges­tor pue­de uti­li­zar, di­ce, pa­ra di­ver­si­fi­car y buscar las me­jo­res opor­tu­ni­da­des del mer­ca­do. Lo que im­pli­ca, tam­bién, “que el ges­tor pue­de asu­mir una ex­po­si­ción a la ren­ta va­ria­ble del cien por cien, con lo que su ni­vel de ries­go pue­de de­fi­nir­se co­mo muy al­to”. Eso sig­ni­fi­ca que no son ap­tos pa­ra to­dos los per­fi­les.

“Con­si­de­ro que son in­tere­san­tes pa­ra los que se en­cuen­tren en­tre el per­fil mo­de­ra­do y el di­ná­mi­co. En es­tos sí que pue­den lle­gar a te­ner sen­ti­do”, apun­ta José Ma­ría Lu­na, di­rec­tor de aná­li­sis y es­tra­te­gia de Profim. Lo tie­ne, ex­pli­ca, por­que, al fi­nal, la vo­la­ti­li­dad que ha re­gre­sa­do al mer­ca­do in­di­ca in­cer­ti­dum­bre. Y cuan­do la hay, “es bueno que la par­te de la car­te­ra de­di­ca­da a la bol­sa es­té in­ver­ti­da en mix­tos fle­xi­bles” pa­ra que sea el ges­tor quien de­ci­da cuán­do y có­mo va­ría su ex­po­si­ción a la ren­ta va­ria­ble y no el in­ver­sor, que tien­de a ven­der cuan­do el mer­ca­do cae y a com­prar cuan­do és­te sube. Y tam­bién, aña­de Lu­na, por­que cuan­do hay vo­la­ti­li­dad tam­bién exis­te ma­yor dis­per- sión de unos sec­to­res fren­te a otros. Aho­ra bien, ¿qué por­cen­ta­je de la car­te­ra de­be­ría ocu­par es­te ti­po de pro­duc­tos?

En opi­nión de es­te ex­per­to, en el ca­so de per­fi­les mo­de­ra­dos en los que la ren­ta va­ria­ble pe­se un 40 por cien­to, apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de ese por­cen­ta­je. En el ca­so de los per­fi­les di­ná­mi­cos, si un 70-75 por cien­to de la car­te­ra se des­ti­na a bol­sa, “un 2530 por cien­to en mix­tos fle­xi­bles es­ta­ría bien”.

Cui­da­do con la se­lec­ción

Den­tro de los mix­tos fle­xi­bles exis­te mu­cha dis­pa­ri­dad de ren­ta­bi­li­da­des. Ele­gir el más ren­ta­ble es­te año su­po­ne ga­nar un 4 por cien­to (ver gráfico), mien­tras que fi­jar­se en el peor im­pli­ca per­der un 19 por cien­to, que es lo que ce­de Es­fe­ra II Her­cu­les, se­gún Mor­nings­tar, con da­tos has­ta el lu­nes –se ha se­lec­cio­na­do es­ta fe­cha pa­ra uni­fi­car los ren­di­mien­tos de los pro­duc­tos–. Aun­que no exis­te una re­gla exac­ta pa­ra saber has­ta qué pun­to un fon­do es fle­xi­ble o no de ver­dad, Lu­na da una pis­ta: “Si un año alcista el fon­do lo ha­ce de for­ma muy des­ta­ca­da so­bre su ca­te­go­ría y se acerca a los fon­dos pu­ros de ren­ta va­ria­ble, a lo me­jor no es tan fle­xi­ble”. Ade­más, re­co­mien­da fi­jar­se en las co­mi­sio­nes, en có­mo de con­sis­ten­tes son sus ren­ta­bi­li­da­des, así co­mo en la informació­n que va­yan pu­bli­can­do los ges­to­res del fon­do. El ges­tor de uno de los po­cos mix­tos de es­te ti­po que ofrece ga­nan­cias a sus par­tí­ci­pes es­te año, Ja­co­bo Blan­quer, con­se­je­ro de­le­ga­do de Tres­sis Ges­tión, que es­tá al fren­te de Adri­za Go­bal, apun­ta que, en su ca­so, la cla­ve pa­sa por no mi­rar mer­ca­dos, sino los sec­to­res: “No ten­go bench­mark [ín­di­ce de re­fe­ren­cia]”, ex­pli­ca. Co­mo ejem­plo de la fle­xi­bi­li­dad de su pro­duc­to, Blan­quer apun­ta que, en un año, su ex­po­si­ción a bol­sa se ha ele­va­do del 40 por cien­to al 75 por cien­to.

El más ren­ta­ble de 2018, no obs­tan­te, que es el due­ño de ese 4 por cien­to de ren­ta­bi­li­dad, se lla­ma Smart Ges­tión Fle­xi­ble. So­lo tie­ne 7 mi­llo­nes de eu­ros de pa­tri­mo­nio ba­jo ges­tión y per­te­ne­ce a In­ver­sis.

LA DI­FE­REN­CIA EN­TRE ELE­GIR UN MIX­TO FLE­XI­BLE U OTRO ES GA­NAR UN 4% O PER­DER UN 19% PROFIM: “SON IN­TERE­SAN­TES PA­RA LOS PER­FI­LES DE IN­VER­SOR MO­DE­RA­DOS Y DI­NÁ­MI­COS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.