LAS ‘LA­VA­DO­RAS’ FIS­CA­LES Y EL CA­SO DEL SAN­TAN­DER

El Economista - Ecobolsa - - El Termómetro - Joa­quín Gó­mez Di­rec­tor de Mer­ca­dos de elE­co­no­mis­ta

El ofi­cio de pe­rio­dis­ta tie­ne al­gu­nos días de esos en los que pre­gun­tas y te en­cuen­tras pa­la­bras que te van a acom­pa­ñar to­da la vi­da. Es­ta se­ma­na en un ejer­ci­cio de va­lo­ra­ción de em­pre­sas, de esos que tan­to ha­ce­mos en la sec­ción de Mer­ca­dos de elE­co­no­mis­ta, me en­con­tré con una res­pues­ta que ele­vo a mis al­ta­res del aná­li­sis de mer­ca­dos. “Es una la­va­do­ra”. La com­pa­ñía en sí mis­ma tie­ne unas car­gas fi­nan­cie­ras que con­vier­ten su ‘ebit­da’ po­si­ti­vo en beneficio ne­to ne­ga­ti­vo. Pe­ro las pér­di­das acu­mu­la­das de los úl­ti­mos años ge­ne­ran al po­ten­cial com­pra­dor (si tie­ne un ne­go­cio con el que ya ga­na di­ne­ro), unos cré­di­tos fis­ca­les que ha­rá que pa­gue mu­cho me­nos a Ha­cien­da. Di­ne­ro con el que po­der in­ver­tir en la com­pa­ñía ad­qui­ri­da pa­ra po­ner­la en be­ne­fi­cios... “La­va­do­ra”.

La ima­gen de la la­va­do­ra tu­vo en mi ca­be­za una re­la­ción in­me­dia­ta... Ban­co San­tan­der que­dán­do­se por una li­mos­na Po­pu­lar. La ju­ga­da no pu­do ser más acer­ta­da pa­ra la en­ti­dad que pre­si­de Ana Bo­tín, y así se lo es­tá re­co­no­cien­do el mer­ca­do. El San­tan­der se ha con­ver­ti­do des­de en­ton­ces en la me­jor re­co­men­da­ción de la ban­ca es­pa­ño­la (pues­to 11 de la Li­ga Ibex de elE­co­no­mis­ta), por los in­nu­me­ra­bles po­ten­cia­les que sa­len del res­ca­te. Las pér­di­das que ge­ne­ra­ba Po­pu­lar en los úl­ti­mos años le van a ser­vir pa­ra apun­tar­se cré­di­tos fis­ca­les por va­lor de 2.000 mi­llo­nes. El ban­co hi­zo una am­plia­ción de ca­pi­tal de 7.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra do­ta­cio­nes pro­ve­nien­tes de la ad­qui­si­ción, pe­ro son mu­chos los que pien­san que és­ta es la po­si­ción ofi­cial, pe­ro la ofi­cio­sa es que arre­gla­ba otras co­sas.

Las po­ten­cia­les si­ner­gias en­tre San­tan­der y Po­pu­lar son in­nu­me­ra­bles, y de al­gu­nas so­lo se pue­de opi­nar y no in­for­mar, por­que co­mo di­ce Iña­ki Ga­bi­lon­do, es­ta pro­fe­sión se ex­pli­ca en diez se­gun­dos: “Di lo que sa­bes co­mo una afir­ma­ción, y lo que pien­sas co­mo una opi­nión”. De mo­men­to, es más lo se­gun­do. El San­tan­der tra­ta­rá de con­ver­tir to­dos los clien­tes Óp­ti­ma de Po­pu­lar en Se­lect de San­tan­der. El ob­je­ti­vo del ban­co es qui­tar­le a Allianz to­do el ne­go­cio que te­nía con Po­pu­lar, y en­tre es­te, to­do el ne­go­cio de in­ver­sión co­lec­ti­va. No se­rá ni mu­cho me­nos un acuer­do fácil, por­que Allianz es uno de los dam­ni­fi­ca­dos, co­mo ac­cio­nis­ta, del hun­di­mien­to del Po­pu­lar. Pe­ro si el acuer­do se con­si­gue, y San­tan­der se que­da con la ges­tión del di­ne­ro que hay en fon­dos de los clien­tes de Óp­ti­ma, su­pon­dría pa­ra su cuen­ta de re­sul­ta­dos unos 300 mi­llo­nes de beneficio. La ope­ra­ción tie­ne una do­ble ca­ram­bo­la pa­ra el San­tan­der, re­for­za­ría a su ges­to­ra en un mo­men­to en el que se es­tá de­bi­li­tan­do, y des­preo­cu­pa­ría más a la en­ti­dad del po­ten­cial im­pac­to que pue­da te­ner la lle­ga­da de ETFs fis­cal­men­te tras­pa­sa­bles sin cos­te fis­cal pa­ra el par­ti­cu­lar.

El San­tan­der, ade­más, con­se­gui­ría re­cu­pe­rar la se­gun­da po­si­ción en el ne­go­cio de fon­dos fren­te a BBVA. Una po­si­ción que cu­rio­sa­men­te ha per­di­do, te­nien­do los dos pro­duc­tos más gran­des de Es­pa­ña, el de Lo­la So­la­na y José An­to­nio Mon­te­ro de Es­pi­no­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.