Las ma­rio­ne­tas del in­ver­sor pa­ra ‘ju­gar’ a la re­cu­pe­ra­ción de Latam

Los in­ver­so­res es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peos uti­li­zan tres va­lo­res pa­ra apro­xi­mar­se a Mé­xi­co y Bra­sil: BB­VA pa­ra el pri­me­ro, Ban­co San­tan­der y Te­le­fó­ni­ca pa­ra el se­gun­do

El Economista - Ecobolsa - - Renta Variable - Por Víc­tor Blan­co Mo­ro

Pa­ra po­der in­ver­tir en la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de La­ti­noa­mé­ri­ca no ha­ce fal­ta cru­zar el char­co, ni tam­po­co com­prar ac­cio­nes de com­pa­ñías que co­ti­zan en las bol­sas ama­zó­ni­cas. Por suer­te, aho­ra pa­ra el in­ver­sor ex­tran­je­ro en es­tos paí­ses hay ac­to­res bien co­no­ci­dos en el Vie­jo Con­ti­nen­te, y es­pe­cial­men­te des­ta­ca­dos en Es­pa­ña, que tie­nen un pie (o pie y me­dio) en la re­gión. En el Ibex, tres de las blue chips del se­lec­ti­vo tie­nen un por­cen­ta­je más que sus­tan­cial de su ne­go­cio en his­pa­noa­mé­ri­ca: Ban­co San­tan­der y Te­le­fó­ni­ca do­mi­nan Bra­sil, el país ca­rio­ca, mien­tras que BB­VA cuen­ta con una fuer­te pre­sen­cia en Mé­xi­co. Es­tos tres va­lo­res son un proxy pa­ra los in­ver­so­res es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peos pa­ra apro­ve­char el buen mo­men­to de la re­gión. Las tres com­pa- ñías re­ci­ben aho­ra la re­co­men­da­ción de man­te­ner, pe­ro muy cer­ca­na a la de com­prar, en lo que pue­de ha­ber con­tri­bui­do la me­jo­ría de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Bra­sil ha des­ta­ca­do du­ran­te los úl­ti­mos años por ser uno de los po­cos paí­ses del mun­do que ha su­fri­do una re­ce­sión, mien­tras que Mé­xi­co ha te­ni­do que li­diar con la ame­na­za de la lle­ga­da de Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, que, eso sí, de mo­men­to no ha te­ni­do gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra la re­gión, pe­ro sí ha ge­ne­ra­do vo­la­ti­li­dad en el cru­ce de la di­vi­sa me­xi­ca­na con el dó­lar. Pa­ra las com­pa­ñías es­pa­ño­las que tie­nen pre­sen­cia no­ta­ble en es­tos paí­ses el com­por­ta­mien­to de la di­vi­sa es uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes a vi­gi­lar, ya que tie­ne un im­pac­to di­rec­to en sus re­sul­ta­dos, ya sea re­du­cien­do los in­gre­sos que re­ci­ben es­tas fir­mas en es­tos paí­ses, si las mo­ne­das latinoamer­icanas se de­pre­cian fren­te al eu­ro, o au­men­tán­do­los cuan­do es­tas se for­ta­le­cen en ese cru­ce. En lo que va de año, el real bra­si­le­ño pier­de al­go más del 5 por cien­to en el cru­ce que man­tie­ne con la mo­ne­da eu­ro­pea, mien­tras que, por su par­te, el pe­so me­xi­cano con­si­gue re­pun­tar un 3,7 por cien­to. Su com­por­ta­mien­to fren­te al dó­lar es­ta­dou­ni­den­se ha si­do si­mi­lar al que han te­ni­do fren­te al eu­ro en am­bos ca­sos, con pér­di­das del 4,7 por cien­to pa­ra el real, y subidas del 4,6 por cien­to pa­ra el pe­so me­xi­cano. En un año de elec­cio­nes en am­bos paí­ses, con las ge­ne­ra­les pre­vis­tas en Bra­sil pa­ra el mes de oc­tu­bre y en Mé­xi­co el pró­xi­mo 1 de ju­lio, una ma­yor es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca po­dría ser un ca­ta­li­za­dor al­cis­ta pa­ra la di­vi­sa, que se po­dría apro­ve­char a tra­vés de San­tan­der y Te­le­fó­ni­ca, si se pien­sa en Bra­sil, o de BB­VA pa­ra quien con­fíe en Mé­xi­co. Hay que te­ner en cuen­ta que, se­gún el con­sen­so de mer­ca­do que re­co­ge Bloom­berg, las dos divisas latinoamer­icanas tie­nen un ca­mino al­cis­ta por de­lan­te en 2018 fren­te al dó­lar: se es­ti­ma que el real su­ba un 6,3 por cien­to des­de los 3,47 reales por dó­lar ac­tua­les has­ta los 3,25 reales que se pre­vén pa­ra el pri­mer tri­mes­tre de 2019, mien­tras que pa­ra el pe­so se pre­vé un in­cre­men­to del 1,2 por cien­to, des­de los 18,7 pe­sos por dó­lar ac­tua­les has­ta los 18,4 pe­sos que se es­ti­man pa­ra el ini­cio del año que vie­ne.

La pi­za­rra ma­cro: Bra­sil

Des­de So­lu­nion, fir­ma de ser­vi­cios de se­gu­ros de cré­di­to pa­ra em­pre­sas en Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca, des­ta­can que “en 2018 Bra­sil, Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na po­drían su­po­ner el 75 por cien­to del cre­ci­mien­to re­gio­nal”, se­ña­lan­do có­mo “des­pués de dos años de re­ce­sión, en 2015 y 2016, La­ti­noa­mé­ri­ca vol­vió en 2017 a la sen­da del cre­ci­mien­to, con un re­pun­te del 1,2 por cien­to del PIB, que se pre­vé que al­can­ce el 2,3 por cien­to en 2018”. La re­ce­sión fue es­pe­cial­men­te vi­ru­len­ta en Bra­sil, un país que ha es­ta­do li­dian­do con un de­te­rio­ro de su PIB des­de me­dia­dos de 2014 has­ta el pri­mer tri­mes­tre de 2017. Des­de en­ton­ces el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha ga­na­do fuer­za has­ta al­can­zar el 2,1 por cien­to con el que ce­rró el úl­ti­mo tri­mes­tre del pa­sa­do año, se­gún los da­tos que re­co­ge Bloom­berg. Pa­ra el pró­xi­mo trie­nio se es­pe­ran cre­ci­mien­tos su­pe­rio­res al 2,5 por cien­to.

Du­ran­te es­tos años de re­ce­sión, la in­fla­ción tam­bién fue un pro­ble­ma pa­ra la eco­no­mía: lle­gó a re­pun­tar has­ta el 10,7 por cien­to

TAN­TO EL REAL DE BRA­SIL CO­MO EL PE­SO DE MÉ­XI­CO SE APRE­CIA­RÁN EN EL RES­TO DEL AÑO, SE­GÚN LA ME­DIA DE EX­PER­TOS

LAS DIVISAS DE AM­BOS PAÍ­SES TIE­NEN UN APO­YO AL­CIS­TA EN LOS AL­TOS TI­POS DE IN­TE­RÉS REALES DE SUS ECO­NO­MÍAS

in­ter­anual a fi­na­les de 2015, en un pe­rio­do en el que el ban­co cen­tral del país in­cre­men­tó los ti­pos has­ta el 7,5 por cien­to. Con el tiem­po, el au­men­to de los pre­cios se ha mo­de­ra­do has­ta el 2,68 por cien­to en el que mo­vió du­ran­te el pa­sa­do mes de mar­zo. Des­de So­lu­nion des­ta­can es­ta nor­ma­li­za­ción co­mo una me­jo­ra cla­ve que apo­ya­rá la re­cu­pe­ra­ción: “A ni­vel na­cio­nal la ma­yo­ría de los paí­ses es­tán do­mi­nan­do la in­fla­ción, que ca­yó de una me­dia del 10,7 por cien­to en 2016 (en Bra­sil, Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Chi­le y Pe­rú), has­ta el 7,4 por cien­to en 2017, y de­be­ría se­guir ca­yen­do has­ta al­can­zar el 6,1 por cien­to es­te año. Es­to res­pal­da la re­cu­pe­ra­ción del con­su­mi­dor y per­mi­te la fle­xi­bi­li­za­ción de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias”, se­ña­la la fir­ma.

El fac­tor po­lí­ti­co es aho­ra uno de los ele­men­tos cla­ves a te­ner en cuen­ta si se pre­ten­de apro­ve­char la re­cu­pe­ra­ción en el país sur-

ame­ri­cano a tra­vés de Ban­co San­tan­der o de Te­le­fó­ni­ca, ya que se ha vis­to co­mo los mo­vi­mien­tos de las di­vi­sa bra­si­le­ña han te­ni­do una re­la­ción di­rec­ta con el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos en el país. En 2017 se acu­só al pre­si­den­te ac­tual del país, Mi­chel Te­mer, de en­cu­brir prác­ti­cas co­rrup­tas en el país; tras so­bre­vi­vir al es­cán­da­lo, “la acu­sa­ción aho­ra pa­re­ce muy im­pro­ba­ble an­tes de las elec­cio­nes de 2018”, se­ña­lan des­de Ebury, fir­ma de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros es­pe­cia­li­za­da en divisas, “pe­ro la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca si­gue sien­do un ries­go gra­ve pa­ra las pers­pec­ti­vas de la mo­ne­da bra­si­le­ña”, ex­pli­can. De es­ta for­ma, es­te se­ría el es­co­llo que po­dría im­pe­dir que se cum­plan las es­ti­ma­cio­nes que ma­ne­ja el con­sen­so de mer­ca­do que re­co­ge Bloom­berg. Eso sí, hay ar­gu­men­tos que apo­yan la es­pe­ra­da subida del real: “La re­cien­te caí­da fuer­te de la in­fla­ción en Bra­sil sig­ni­fi­ca que los ti­pos de in­te­rés reales si­guen sien­do al­tos, cer­ca del 5 por cien­to, lo que de­be­ría pro­por­cio­nar un buen so­por­te pa­ra el real en los pró­xi­mos me­ses”, des­ta­can des­de Ebury, aña­dien­do que “las re­ser­vas de divisas de Bra­sil tam­bién son enor­mes, lo que de­be­ría pro­por­cio­nar al ban­co cen­tral un am­plio es­pa­cio pa­ra in­ter­ve­nir en los mer­ca­dos de divisas con el fin de evi­tar una de­pre­cia­ción del real”.

La me­jo­ra eco­nó­mi­ca de Bra­sil, des­ta­can des­de Ban­kia Es­tu­dios, “ha fa­vo­re­ci­do que Moody’s si­tua­ra la pers­pec­ti­va de la ca­li­fi­ca­ción de Ba2 en es­ta­ble, des­de ne­ga­ti­va. In­clu­so el FMI se mues­tra más op­ti­mis­ta con Bra­sil y ele­va en 0,4 pun­tos por­cen­tua­les el cre­ci­mien­to es­ti­ma­do pa­ra 2018 y 2019 has­ta el 2,3 y el 2,5 por cien­to res­pec­ti­va­men­te”. Eso sí, siem­pre con el ries­go elec­to­ral ha­cien­do som­bra, ya que, pa­ra Ban­kia “la com­ple­ja si­tua­ción preelec­to­ral ge­ne­ra­rá una no­ta­ble in­cer­ti­dum­bre es­te año y ejer­ce­rá de las­tre pa­ra el cre­ci­mien­to”.

Aho­ra bien, tam­bién hay que te­ner en cuen­ta el buen mo­men­to que es­tán vi­vien­do las ma­te­rias pri­mas, con au­men­tos ge­ne­ra­li­za­dos de los pre­cios, al­go que be­ne­fi­cia a una eco­no­mía ex­por­ta­do­ra de re­cur­sos bá­si­cos co­mo es la bra­si­le­ña.

Mé­xi­co: elec­cio­nes y pro­tec­cio­nis­mo

En lo que res­pe­ta a Mé­xi­co, ce­rró 2017 con un avan­ce del PIB del 1,5 por cien­to y tam­bién cuen­ta con unas pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to in­fe­rio­res a las de Bra­sil. Su di­vi­sa, eso sí, se com­por­ta me­jor que el real en 2018, pe­ro la es­ti­ma­ción de subidas, que con­tri­bui­rían a me­jo­rar los re­sul­ta­dos de BB­VA en la re­gión, es in­fe­rior a la del real. Su in­fla­ción es muy su­pe­rior a la bra­si­le­ña en es­te mo­men­to: ce­rró el pri­mer tri­mes­tre de 2018 con un avan­ce in­ter­anual del 5,04 por cien­to. Pa­ra Mé­xi­co y el com­por­ta­mien­to de su di­vi­sa el fac­tor po­lí­ti­co tam­bién es un com­po­nen­te esen­cial aho­ra. Des­de Ebury des­ta­can có­mo “tras unos im­pre­sio­nan­tes pri­me­ros nue­ve me­ses del año, vol­vió a su ni­vel más ba­jo des­de mar­zo a fi­na­les de di­ciem­bre. Una com­bi­na­ción de la apro­ba­ción de re­vi­sión fis­cal de EEUU y las preo­cu­pa­cio­nes de que un es­cán­da­lo de co­rrup­ción na­cio­nal po­dría au­men­tar el apo­yo al can­di­da­to iz­quier­dis­ta en las elec­cio­nes de es­te año, hi­zo que el pe­so per­die­ra ca­si un 12 por cien­to de su va­lor en tres me­ses”. Ade­más, la ame­na­za del pro­tec­cio­nis­mo es es­pe­cial­men­te sen­si­ble pa­ra Mé­xi­co, cu­ya eco­no­mía es­tá es­tre­cha­men­te li­ga­da a la de su ve­cino nor­te­ame­ri­cano. “La po­si­bi­li­dad de un co­lap­so en el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN) si­gue sien­do el prin­ci­pal ries­go geo­po­lí­ti­co pa­ra el pe­so”, opi­na la fir­ma es­pa­ño­la. Eso sí, de for­ma si­mi­lar a Bra­sil, aun­que en me­nor me­di­da, el pe­so tie­ne un apo­yo al­cis­ta en los ti­pos de in­te­rés reales, que tam­bién son ele­va­dos, “en torno al 2 por cien­to, el ni­vel más ele­va­do des­de fi­na­les de 2016, que de­be­ría ayu­dar a so­por­tar el pe­so y ali­viar la pre­sión de de­pre­cia­ción”, se­ña­la Ebury.

Fir­mas pa­ra ga­nar con la re­cu­pe­ra­ción

En Bra­sil, Ban­co San­tan­der es la com­pa­ñía es­pa­ño­la con más in­gre­sos del Ibex 35, y tam­bién pa­ra la que más pe­so su­po­ne del ne­go­cio: un 29,5 por cien­to en 2017, o 14.273 mi­llo­nes de eu­ros en to­tal. Pa­ra en­ten­der el im­pac­to que tie­ne la mo­ne­da en las cuen­tas del ban­co que con­tro­la la fa­mi­lia Bo­tín no hay más que ver la úl­ti­ma pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos, del pa­sa­do mar­tes: sin el efec­to del ti­po de cam­bio, los be­ne­fi­cios to­ta­les de la fir­ma cre­cie­ron un 22 por cien­to in­ter­anual, pe­ro una vez des­con­ta­da la di­vi­sa, el au­men­to que­dó en el 10 por cien­to, has­ta 2.054 mi­llo­nes de eu­ros. El cre­ci­mien­to en el mar­gen de in­te­rés du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre fue ne­ga­ti­vo, del -1,6 por cien­to, el del mar­gen bru­to fue del -7 por cien­to y el del ne­to del -5 por cien­to; sin el efec­to ti­po de cam­bio es­tos que­dan en un 17 por cien­to de in­cre­men­to, 10 por cien­to y 13 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te, se­gún pu­bli­có la en­ti­dad. Hay que des­ta­car que San­tan­der cuen­ta aho­ra con la me­jor re­co­men­da­ción de la ban­ca del Ibex (es un man­te­ner pa­ra el con­sen­so de mer­ca­do que re­co­ge Fac­tSet), y tie­ne co­mo alia­do el pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción mo­ne­ta­ria en la eu­ro­zo­na, que con­lle­va­rá subidas de ti­pos de in­te­rés por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) a par­tir del año 2019.

Te­le­fó­ni­ca es la otra com­pa­ñía con gran pre­sen­cia en el país: 12.019 mi­llo­nes de eu­ros, o un 23,5 por cien­to de sus in­gre­sos to­ta­les de 2017, se ge­ne­ra­ron allí. Iván San Fé­lix, ana­lis­ta de Ren­ta 4, ex­pli­ca que la fir­ma “lo es­tá ha­cien­do muy bien en Bra­sil. Es el lí­der del mer­ca­do, si­gue ga­nan­do cuo­ta, y cre­ce mu­cho más que las com­pe­ten­cia”. Sin em­bar­go, “se han vis­to muy afec­ta­dos por el im­pac­to de la di­vi­sa, que se ha de­pre­cia­do mu­cho, y es­to mar­ca la evo­lu­ción ope­ra­ti­va de la com­pa­ñía, aun­que a ni­vel co­mer­cial su com­por­ta­mien­to ha si­do muy bueno”.

En cuan­to a Mé­xi­co, BB­VA es su gran re­pre­sen­tan­te en el Ibex. El ban­co cuen­ta con una gran pre­sen­cia en el país, que le per­mi­tó re­ci­bir en 2017 7.080 mi­llo­nes de eu­ros en in­gre­sos en la re­gión, más de un 28 por cien­to del to­tal. Esa ci­fra au­men­tó en el pri­mer tri­mes­tre has­ta el 35 por cien­to, man­te­nién­do­se Mé­xi­co co­mo su prin­ci­pal mer­ca­do. El im­pac­to ne­ga­ti­vo de la di­vi­sa tam­bién se ha he­cho no­tar en el tri­mes­tre pa­ra el ban­co azul. Des­de Ren­ta 4 des­ta­can có­mo, “sin te­ner en cuen­ta la di­vi­sa las prin­ci­pa­les lí­neas de la cuen­ta de re­sul­ta­dos mues­tran cre­ci­mien­tos só­li­dos, con in­gre­sos re­cu­rren­tes cre­cien­do al 9 por cien­to in­tear­nual y un mar­gen bru­to al 4 por cien­to”. Te­nien­do en cuen­ta la di­vi­sa, los in­gre­sos re­cu­rren­tes ca­ye­ron un 1 por cien­to, y el mar­gen bru­to un 4 por cien­to du­ran­te ese pe­rio­do.

BRA­SIL HA DE­JA­DO ATRÁS UNA RE­CE­SIÓN DE VA­RIOS AÑOS Y HA CON­SE­GUI­DO RE­DU­CIR LA IN­FLA­CIÓN HAS­TA EL NI­VEL DEL 2%

LOS RE­SUL­TA­DOS DEL PRI­MER TRI­MES­TRE DEL SAN­TAN­DER Y BB­VA HAN RE­FLE­JA­DO EL IM­PAC­TO NE­GA­TI­VO DE LA DI­VI­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.