‘Tra­jes con arre­glos’ pa­ra el in­ver­sor

El Economista - Ecobolsa - - Portada - Por Ana Pa­lo­ma­res

Qué ofre­cen los ban­cos con su ser­vi­cio de ges­tión dis­cre­cio­nal

La ges­tión de­le­ga­da o dis­cre­cio­nal de car­te­ras es el nue­vo ‘must’ en la ofer­ta co­mer­cial de las en­ti­da­des al ser uno de los ser­vi­cios que me­jor se ada­pa­ta a Mi­fid II. To­das quie­ren que sus clien­tes les de­le­guen la com­po­si­ción de su car­te­ra a cam­bio de un cos­te fi­jo al que se su­ma tam­bién otro va­ria­ble. Ana­li­za­mos los pros y con­tras de la nue­va es­tre­lla del es­ca­pa­ra­te fi­nan­cie­ro

Cuan­do se pre­gun­ta a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras cuál es el ser­vi­cio que más po­ten­cia­rán es­te año, en un con­tex­to en el que cre­ce la com­pli­ca­ción de ob­te­ner ren­ta­bi­li­da­des po­si­ti­vas y con Mi­fid II co­mo nue­vo mar­co re­gu­la­to­rio, la res­pues­ta es uná­ni­me: ges­tión dis­cre­cio­nal de car­te­ras. De­trás de es­te pom­po­so nom­bre se in­clu­ye un ser­vi­cio que lo que bus­ca es que el clien­te de­le­gue en el ban­co o ges­to­ra to­das las de­ci­sio­nes de in­ver­sión pa­ra que sea la entidad la que de­ci­da en qué fon­dos es­tar en fun­ción de ca­da con­tex­to de mer­ca­do y de acuer­do a va­rios per­fi­les de ries­go. A cam­bio, el clien­te pa­ga­rá una co­mi­sión fi­ja que es­tá, se­gún la in­for­ma­ción que han fa­ci­li­ta­do a elE­co­no­mis­ta las gran­des en­ti­da­des, en­tre el 0,35 por cien­to y el 1 por cien­to del pa­tri­mo­nio, y una co­mi­sión va­ria­ble li­ga­da a los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos. Eso sí, no to­dos los in­ver­so­res po­drán ac­ce­der a es­te bo­yan­te ser­vi­cio que so­lo en 2017 re­por­tó a las ges­to­ras 182 mi­llo­nes de eu­ros en co­mi­sio­nes, un 54 por cien­to más que en 2016, ya que to­das las en­ti­da­des es­ta­ble­cen un mí­ni­mo de in­ver­sión que va des­de los 15.000 eu­ros que exi­ge Ban­kin­ter a los 60.000 que pi­den en­ti­da­des co­mo San­tan­der o Cai­xaBank, aun­que es­ta úl­ti­ma tam­bién ha lan­za­do un ser­vi­cio low cost pa­ra pa­tri­mo­nios de ape­nas 1.000 eu­ros ba­jo el nom­bre de Smart Mo­ney (ver gráfico).

Pe­ro, ¿a qué obe­de­ce es­te in­te­rés por la ges­tión dis­cre­cio­nal de car­te­ras? Una de las ra­zo­nes es, co­mo ex­pli­ca Álvaro Sol­de­vi­lla, di­rec­tor de ges­tión dis­cre­cio­nal en Deuts­che Bank, a que es “una so­lu­ción más efi­cien­te en un en­torno en el que los re­que­ri­mien­tos re­gu­la­to­rios res­pec­to a otros ser­vi­cios co­mo el de ase­so­ra­mien­to se han in­cre­men­ta­do y com­pli­ca­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te”. Es­te ex­per­to alu­de a la en­tra­da en vi­gor de Mi­fid II, que prohí­be a las en­ti­da­des se­guir co­bran­do re­tro­ce­sio­nes (co­mi­sio­nes que las ges­to­ras ce­den a sus dis­tri­bui­do­res) en ase­so­ra­mien­to in­de­pen­dien­te y ges­tión de car­te­ras y lo li­mi­ta en el ca­so del ase­so­ra­mien­to no in­de­pen­dien­te y pu­ra eje­cu­ción. Li­mi­ta­ción que im­pac­ta ne­ga­ti­va­men­te en los in­gre­sos de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que in­ten­tan com­pen­sar acu­dien­do a la ges­tión dis­cre­cio­nal. No en vano, con ello con­si­guen, ade­más, tras­pa­sar in­gre­sos va­ria­bles co­mo los que re­ci­bían por la ven­ta de fon­dos por otros más fi­jos y cons­tan­tes ya que, al co­brar

QUE EN LA CAR­TE­RA SE IN­CLU­YAN FON­DOS DE TER­CE­ROS DE­PEN­DE­RÁ DEL PA­TRI­MO­NIO

QUE TEN­GA EL CLIEN­TE

LAS CO­MI­SIO­NES POR ES­TE SER­VI­CIO CRE­CIE­RON EN 2017 UN 50%,

EL DO­BLE DE LO QUE LO HI­CIE­RON EN 2016

co­mi­sio­nes ex­plí­ci­tas por un ser­vi­cio “se con­si­gue rom­per la ci­cli­ci­dad en cuan­to a in­gre­sos de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras in­de­pen­dien­te­men­te del con­tex­to de mer­ca­do”, apun­ta Jo­sé Ma­ría Luna des­de Pro­fim Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros. Tam­bién les per­mi­te agi­li­zar los pro­ce­sos en la to­ma de de­ci­sio­nes en ca­da con­tex­to de mer­ca­do ya que no ne­ce­si­tan la au­to­ri­za­ción de los in­ver­so­res pa­ra cam­biar las car­te­ras, lo que da más agi­li­dad al pro­ce­so

de reasig­na- ción de ac­ti­vos en una car­te­ra si cam­bian las cir­cuns­tan­cias de mer­ca­do.

Pa­ra los in­ver­so­res tam­bién hay ven­ta­jas. La pri­me­ra es que con­tra­tar es­te ser­vi­cio les da ac­ce­so a las cla­ses más ba­ra­tas de los fon­dos. La se­gun­da es que se li­mi­ta el im­pac­to de las emo­cio­nes en la to­ma de de­ci­sio­nes, lo que “per­mi­te una me­jor dis­ci­pli­na en la com­pra y ven­ta”, se­gún Luna. Y lo ter­ce­ro es que ac­ce­den a un ser­vi­cio ca­si a me­di­da del per­fil de ca­da in­ver­sor aun­que con al­gún que otro pa­rén­te­sis. “Es verdad que es­tos ser­vi­cios dan más fle­xi­bi­li­dad que los fon­dos de fon­dos pe­ro tam­po­co es que sea un tra­je ex­clu­si­vo pa­ra ca­da par­tí­ci­pe, más bien es co­mo un tra­je con arre­glos en los que eliges un pa­trón que lue­go mo­di­fi­cas, no un tra­je a me­di­da”, afir­ma Juan Ramón Ca­ri­dad, di­rec­tor del Más­ter FIA en BME.

¿En qué fi­jar­se an­tes de com­prar?

Pre­ci­sa­men­te, la com­po­si­ción de es­te “tra­je con arre­glos” es una de las cla­ves a ana­li­zar. Pa­ra em­pe- zar, ra­ras son las ofer­tas pa­ra los pa­tri­mo­nios ba­jos que in­clu­yen tam­bién ac­ce­so a fon­dos de ges­to­ras que no sean las del pro­pio ban­co. De he­cho, la ma­yo­ría de los ban­cos seg­men­ta ese ac­ce­so en fun­ción del pa­tri­mo­nio de ca­da clien­te de­jan­do la in­clu­sión de fon­dos de ter­ce­ros so­lo pa­ra aque­llos in­ver­so­res más pu­dien­tes. Ade­más, se­gún apun­ta Luna, hay que fi­jar­se en que los fon­dos que se va­yan a in­cluir en la car­te­ra ten­gan una va­ria­ble de cla­se lim­pia: “Hay que te­ner cui­da­do con lo que hay den­tro, ya que si la ges­tión se ha­ce con fon­dos del pro­pio ban­co que no tie­nen cla­ses lim­pias no se con­se­gui­rá un aho­rro de cos­tes”.

Otra de las va­ria­bles a ana­li­zar pa­sa por en­ten­der bien el cos­te, que siem­pre de­be de ser ex­plí­ci­to, ya que ade­más de un gas­to fi­jo de ges­tión mu­chas en­ti­da­des in­clu­yen una co­mi­sión va­ria­ble en fun­ción de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos que pue­de lle­gar a ser has­ta del 10 por cien­to. Eso sí, nin­gún cos­te es fi­jo ya que la ma­yo­ría de dis­tri­bui­do­res ofre­ce a los clien­tes las po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre una co­mi­sión fi­ja, una va­ria­ble o una mix­ta.

Quien con­tra­te es­te ser­vi­cio de­be sa­ber tam­bién que esa fac­tu­ra ten­drá que so­por­tar un cos­te adi­cio­nal ya que es­tá so­me­ti­do a

un IVA del 21 por cien­to.

elE­co­no­mis­ta

Se in­clu­yen so­lo las que se di­ri­gen a pe­que­ños in­ver­so­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.