...y po­cas opor­tu­ni­da­des en deu­da

El Economista - Ecobolsa - - Portada - Por Cris­ti­na Gar­cía

La volatilida­d no se ha mar­cha­do y res­ta atrac­ti­vo a es­te ac­ti­vo

A pe­sar de la ba­ja­da que se ha pro­du­ci­do en los pre­cios de la deu­da pública, los ges­to­res no des­car­tan que la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca pue­da ge­ne­rar otras opor­tu­ni­da­des de com­pra más in­tere­san­tes que la ac­tual. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, so­lo ven atrac­ti­va la par­te cor­ta de la deu­da ita­lia­na y, en el ca­so de Es­pa­ña, una opor­tu­ni­dad tác­ti­ca de apro­ve­char un es­tre­cha­mien­to de 30-40 puntos

Dos mi­llo­nes de in­ver­so­res (que es el nú­me­ro de par­tí­ci­pes que, se­gún In­ver­co, dis­po­nen de un fon­do pu­ro de ren­ta fi­ja) se han vis­to afec­ta­dos por la mi­ni cri­sis de deu­da con epi­cen­tro en Ita­lia, que por ins­tan­tes re­cor­dó a la vi­vi­da por la pe­ri­fe­ria en­tre 2011 y 2012. Y eso, sin te­ner en cuenta los otros 33.000 mi­llo­nes que se en­cuen­tran in­ver­ti­dos di­rec­ta­men­te en bo­nos (el 1,6 por cien­to de to­do el aho­rro financiero). En una so­la se­sión, el mer­ca­do pa­só de exi­gir el tri­ple de in­te­rés a la deu­da trans­al­pi­na a cor­to pla­zo. Lo que co­ti­zó en­ton­ces fue el mie­do, in­fun­da­do pa­ra mu­chos, a una rup­tu­ra del eu­ro, que pron­to se con­ta­gió al res­to de la deu­da pe­ri­fé­ri­ca, ha­cien­do caer con fuer­za sus pre­cios. Sin em­bar­go, son po­cos los ges­to­res que es­ti­man con ro­tun­di­dad que ta­les caí­das son una opor­tu­ni­dad pa­ra com­prar por­que, co­mo avi­san, la volatilida­d se­rá una cons­tan­te.

“Más allá de acuer­dos que tran­qui­li­cen al mer­ca­do, el pro­ce­so se­rá lar­go y, aun­que mo­men­tos co­mo el del mar­tes sí pue­dan ser una opor­tu­ni­dad”, es­ti­ma Da­vid Ar­du­ra, di­rec­tor de ges­tión de Ges­con­sult, “hay que ser cons­cien­tes de que la volatilida­d ha au­men­ta­do y las pri­mas de ries­go se man­ten­drán más al­tas”. La prue­ba de esa volatilida­d es que el in­te­rés de la deu­da pública eu­ro­pea ter­mi­na la se­ma­na prác­ti­ca­men­te en los mis­mos ni­ve­les que co­mo la em­pe­zó, y en al­gu­nos ca­sos in­clu­so por de­ba­jo, lo que sig­ni­fi­ca que mu­chos in­ver­so­res sí han apro­ve­cha­do pa­ra en­trar. Es el ca­so del bono es­pa­ñol a 10 años, que se des­pi­de en el 1,44 por cien­to o del por­tu­gués, que aca­ba en el 1,8 por cien­to.

El pre­cio de am­bos si­gue sien­do más al­to que en enero, lo que sig­ni­fi­ca que aún ge­ne­ran ga­nan­cias en lo que va de año, del 1,2 por cien­to en el ca­so del es­pa­ñol y del 0,5 por cien­to en el del por­tu­gués. No su­ce­de lo mis­mo con el ita­liano, que ce­de un 5,6 por cien­to.

Pre­ci­sa­men­te por esa volatilida­d, que ha lle­va­do al 92 por cien­to de los fon­dos de ren­ta fi­ja a nú­me­ros ro­jos es­te año, Ar­du­ra no en­tra­ría en deu­da ita­lia­na, aun­que, si tu­vie­ra que ele­gir al­go sí o sí, op­ta­ría por la par­te cor­ta de la cur­va, el 2 años. Su vi­sión coin­ci­de con la de Ma­ría Mo­ra­les, res­pon­sa­ble de ges­tión de ren­ta fi­ja de GVC Gaes­co, quien re­cal­ca, eso sí, que aun­que sí se ha­ya po­di­do ver una opor­tu­ni­dad, “el de­ve­nir po­lí­ti­co mar­ca­rá en el me­dio pla­zo si ha si­do la úni­ca o ten­dre­mos me­jo­res puntos de en­tra­da”.

Don­de sí han da­do el pa­so de com­prar es­ta re­fe­ren­cia ha si­do en Iman­tia: “He­mos in­cre­men­ta­do la exposición a deu­da pública ita­lia­na con pla­zos de dos años (al 2,30 por cien­to), lle­van­do la exposición al 7 por cien­to”, ex­pli­ca En­ri­que Llu­va, sub­di­rec­tor de ren­ta fi­ja de la fir­ma. “Ve­mos más re­co­rri­do a Ita­lia que a Es­pa­ña a los ni­ve­les ac­tua­les. No obs­tan­te, si la ren­ta­bi­li­dad del diez años llega al 1,8 por cien­to nos plan­tea­ría­mos en­trar”, aña­de.

En opi­nión de Ar­du­ra, exis­te mar­gen pa­ra que, en el ca­so de Es­pa­ña, se pro­duz­ca un es­tre­cha­mien­to de unos 30-40 puntos bá­si­cos más. “Ve­mos opor­tu­ni­dad, pe­ro so­lo pa­ra ju­gar esa nor­ma­li­za­ción de la pri­ma de ries­go”, apun­ta. A pe­sar de que el bono a 10 años si­gue te­nien­do ren­ta­bi­li­da­des mo­de­ra­das, co­mo apun­ta Mo­ra­les, de GVC Gaes­co, “es­tán ali­nea­das con la for­ta­le­za de la eco­no­mía”. Por ello, di­ce, las com­pras en las caí­das por el me­ro con­ta­gio pe­ri­fé­ri­co se­gu­ra­men­te sean una bue­na in­ver­sión, pe­ro re­cuer­da que es­ta­mos ya en “la an­te­sa­la de la sa­li­da del pro­gra­ma de com­pras del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y del ini­cio de subidas de ti­pos en Eu­ro­pa”. En Mu­tuac­ti­vos, Emi­lio Or­tíz, nue­vo di­rec­tor de in­ver­sio­nes, ex­pli­ca que tam­bién man­tie­nen su apues­ta por la ren­ta fi­ja es­pa­ño­la, “que se ha com­por­ta­do me­jor por­que el mer­ca­do ha en­ten­di­do que nues­tra si­tua­ción es dis­tin­ta a la de Ita­lia”.

Uno de los efec­tos de la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en Ita­lia que des­cuen­tan los ex­per­tos, no obs­tan­te, es la po­si­bi­li­dad de que el BCE alar­gue el QE. Así lo es­ti­man en UBS: “Cree­mos que ya es un he­cho que lo ex­ten­de­rá otro tri­mes­tre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.