La ven­ta­ja fis­cal cre­ce a me­di­da que lo ha­ce el sa­la­rio

El Economista - Ecobolsa - - Planes De Pensiones - Por Ma­ría Do­mín­guez

Los di­fe­ren­tes ti­pos que se apli­can a los tra­mos sa­la­ria­les im­pli­can que el aho­rro fis­cal sea mu­cho ma­yor en ren­tas al­tas que en ba­jas. Ade­más, la ven­ta­ja fis­cal tam­bién ga­na atrac­ti­vo a me­di­da que cae el por­cen­ta­je so­bre el úl­ti­mo sa­la­rio que se re­ci­bi­rá co­mo pen­sión pú­bli­ca

La fis­ca­li­dad de los pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos vol­vió a po­ner­se de ac­tua­li­dad el pa­sa­do mes de septiembre, cuan­do Po­de­mos pro­pu­so al PSOE eli­mi­nar las ven­ta­jas fis­ca­les de es­tos pro­duc­tos. Ven­ta­jas con las que el Go­bierno lle­va años in­cen­ti­van­do el aho­rro de ca­ra a la ju­bi­la­ción y que se re­du­cen a dos: por un la­do, quien con­tra­ta un plan pue­de de­du­cir­se las apor­ta­cio­nes que rea­li­za, lo que le per­mi­te ba­jar su ba­se im­po­ni­ble y, por tan­to, pa­gar me­nos im­pues­tos; por otro la­do, no tri­bu­ta por los be­ne­fi­cios que ge­ne­ra el plan has­ta que lo res­ca­ta. La pro­pues­ta de la for­ma­ción mo­ra­da fue fi­nal­men­te re­cha­za­da por el Go­bierno, pe­ro reac­ti­vó el de­ba­te so­bre qué ti­po de aho­rra­do­res se be­ne­fi­cian real­men­te de es­tas ayu­das.

Es un he­cho que los pla­nes de pen­sio­nes fa­vo­re­cen más a las ren­tas más al­tas. En la ta­bla que pue­de con­sul­tar­se so­bre es­tas lí­neas, ela­bo­ra­da por Aban­te Ase­so­res, pue­de ver­se có­mo una apor­ta­ción idén­ti­ca, de 4.000 eu­ros, su­po­ne un aho­rro de 1.042 eu­ros –res­pec­to a la no apor­ta­ción– pa­ra una per­so­na que co­bre 25.000 eu­ros bru­tos al año, y de 1.510 eu­ros –un 45 por cien­to más– pa­ra otra que per­ci­ba un sa­la­rio de 60.000 eu­ros. Di­cho de otro mo­do, los 4.000 eu­ros que me­te un pro­fe­sio­nal de sa­la­rio me­dio-ba­jo en su plan va­len me­nos que los 4.000 que apor­ta un tra­ba­ja­dor de ren­ta alta. Si nos va­mos a la apor­ta­ción má­xi­ma, de 8.000 eu­ros, la di­fe­ren­cia en­tre lo que con­si­guen aho­rrar es­tos dos ni­ve­les sa­la­ria­les se am­plía de los 1.605 has­ta los 2.966 eu­ros; el in­ver­sor de suel­do ele­va­do ahorra un 85 por cien­to más que el que co­bra me­nos.

El mo­ti­vo es el di­fe­ren­te ti­po que se apli­ca a ca­da tra­mo sa­la­rial. Si­guien­do con el mis­mo ejem­plo, a quien co­bra 25.000 eu­ros, Ha­cien­da le de­vuel­ve el 26 por cien­to de esa apor­ta­ción de 4.000 eu­ros (de ahí los 1.042 eu­ros), mien­tras que en el ca­so de al­guien que co­bre 60.000 eu­ros, el por­cen­ta­je sube al

37,7 por cien­to –de ahí los 1.510 eu­ros–.“Es una cons­tan­te que los pla­nes de pen­sio­nes in­tere­san a las per­so­nas con más ren­ta, por eso la pro­pen­sión a in­ver­tir en es­tos pro­duc­tos au­men­ta a me­di­da que sube el ni­vel de ingresos”, comenta Jo­sé Ma­ría Mo­lli­ne­do, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los Téc­ni­cos de Ha­cien­da (Gest­ha). Los ex­per­tos con­sul­ta­dos coin­ci­den en la idea de que es­tos pro­duc­tos pue­den in­tere­sar a cual­quier tra­mo sa­la­rial, pe­ro que son los al­tos los que más se be­ne­fi­cian de ellos.

El res­ca­te es la se­gun­da cla­ve

Has­ta aho­ra nos he­mos re­fe­ri­do a las apor­ta­cio­nes, de­jan­do cla­ro que las ren­tas al­tas son las que más se des­gra­van. El otro pun­to cla­ve es el del res­ca­te, que se rea­li­za, pre­su­mi­ble­men­te, tras la ju­bi­la­ción, aun­que hay otros su­pues­tos –con los be­ne­fi­cios que ha ge­ne­ra­do– en los que no so­lo tri­bu­tan és­tos, sino to­do el di­ne­ro apor­ta­do al plan. Y la cla­ve pa­ra ha­cer­se o no un plan de pen­sio­nes, des­de el pun­to de vis­ta fis­cal, se re­su­me en que es­tos pro­duc­tos in­tere­san siem­pre y cuan­do el ti­po mar­gi­nal que se pa­ga por el res­ca­te sea in­fe­rior o igual al que se ahorra al ha­cer la apor­ta­ción. Es de­cir, que lo que nos de­duz­ca­mos a lo lar­go de los años com­pen­se lo que va­mos a pa­gar al re­cu­pe­rar el di­ne­ro. Vol­vien­do al ejem­plo del grá­fi­co, pa­ra sa­ber si a la per­so­na que ga­na 60.000 eu­ros y apor­ta 4.000 eu­ros le in­tere­sa ha­cer­se un plan, ha­bría que com­pa­rar la co­lum­na del por­cen­ta­je de la apor­ta­ción que le de­vuel­ve Ha­cien­da con el ti­po que se le que­da­ría una vez ju­bi­la­do. Por ca­da eu­ro que ha apor­ta­do a pla­nes, Ha­cien­da le de­vuel­ve el 37,74 por cien­to. Aho­ra bien, ¿có­mo sa­ber cuál se­rá su ti­po tras la ju­bi­la­ción? Hay que ver­lo ca­so por ca­so, ya que de­pen­de­rá de la pen­sión que per­ci­ba, ade­más de otras ren­tas, co­mo al­qui­le­res, si las tie­ne. El aho­rra­dor de­be­rá es­ti­mar cuán­to va a co­brar una vez ju­bi­la­do y com­pro­bar si, al res­ca­tar el plan, ese ti­po sube por en­ci­ma de ese 37,74 por cien­to. Si no es más al­to, le ha­brá com­pen­sa­do apor­tar. Y, ojo, por­que a di­fe­ren­cia de otros pro­duc­tos de aho­rro, los res­ca­tes en pla­nes de pen­sio­nes tri­bu­tan co­mo ren­tas de tra­ba­jo y, por tan­to, a ti­pos que van des­de el 19 por cien­to has­ta el 45 por cien­to, y no co­mo ren­tas del aho­rro. Ge­ne­ral­men­te, las per­so­nas de ingresos más al­tos pre­vén per­ci­bir ren­tas más ba­jas tras la ju­bi­la­ción que an­tes de la mis­ma, más aún con un sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes que se sa­be in­sos­te­ni­ble y tien­de a la ba­ja. De ahí que es­pe­ren que se les apli­que un ti­po in­fe­rior al ac­tual y que, por tan­to, sea más fre­cuen­te que les com­pen­se te­ner un plan de in­ver­sio­nes. A ello se su­ma que las ren­tas más ba­jas tie­nen muy po­co mar­gen de ma­nio­bra. “El 85 por cien­to de los declarante­s es­pa­ño­les in­gre­sa me­nos de 30.000 eu­ros y con esa ren­ta anual es com­pli­ca­do que pue­dan pa­gar su hi­po­te­ca o su al­qui­ler, ha­cer fren­te al con­su­mo fa­mi­liar y, ade­más, in­ver­tir a lar­go pla­zo”, re­fle­xio­na Mo­lli­ne­do.

A IGUAL APOR­TA­CIÓN, UNA REN­TA DE 60.000 EU­ROS LO­GRA AHO­RRAR UN 45% MÁS QUE OTRA DE 25.000 EU­ROS

EL 85% DE LOS DECLARANTE­S ES­PA­ÑO­LES IN­GRE­SA ME­NOS DE 30.000 EU­ROS ANUA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.