El ‘efec­to Rya­nair’ lle­ga al mun­do de los fon­dos de in­ver­sión

Los in­ver­so­res de­man­dan ca­da vez más fon­dos in­de­xa­dos a un cos­te ade­cua­do, pe­ro no siem­pre co­no­cen que los dis­tri­bui­do­res pue­den apli­car un co­mi­sión adi­cio­nal de cus­to­dia

El Economista - Ecobolsa - - Fondos - MÁS BA­RA­TOS, PE­RO CON COS­TES ASO­CIA­DOS Por Án­gel Alon­so

En los años no­ven­ta del pa­sa­do si­glo, la com­pa­ñía ir­lan­de­sa Rya­nair re­vo­lu­cio­nó el sec­tor de las lí­neas aé­reas por su apues­ta de­ci­di­da por in­tro­du­cir un con­cep­to de ne­go­cio, que des­pués se ex­ten­de­ría a otras fir­mas de con­su­mo: el low cost. Los usua­rios es­ta­ban dis­pues­tos a pa­gar por un ser­vi­cio, sa­cri­fi­can­do cier­tos es­tán­da­res de ca­li­dad, que has­ta en­ton­ces pa­re­cían irre­nun­cia­bles. Pe­ro el ba­jo cos­te te­nía tru­co: si quie­res se­guir apro­ve­chan­do cier­tas ven­ta­jas, co­mo la fac­tu­ra­ción de ma­le­tas o la elec­ción de asien­to en el ca­so de las ae­ro­lí­neas de es­te ti­po, de­bes pa­gar más por ello, in­cre­men­tan­do el pre­cio fi­nal del bi­lle­te.

Al­go pa­re­ci­do es­tá ocu­rrien­do en las fir­mas de in­ver­sión an­te la irrup­ción de la ges­tión pa­si­va y, en con­cre­to, con los fon­dos in­de­xa­dos: los ba­jos cos­tes que han in­tro­du­ci­do es­te ti­po de fon­dos no de­jan ape­nas mar­gen al dis­tri­bui­dor, te­nien­do en cuen­ta, ade­más, que las cla­ses lim­pias no per­mi­ten la re­tro­ce­sión, es de­cir, que se pue­dan de­traer una par­te de la co­mi­sión de ges­tión por su co­mer­cia­li­za­ción, co­mo ocu­rre con los fon­dos ac­ti­vos en cla­ses des­ti­na­das a clien­tes de ban­ca pri­va­da pe­ro de ase­so­ra­mien­to no in­de­pen­dien­te e in­ver­so­res mi­no­ris­tas.

Ra­zo­nes que lle­van a fir­mas co­mo Ren­ta 4 o BNP Pa­ri­bas a co­bran una co­mi­sión de cus­to­dia a los clien­tes que con­tra­tan a tra­vés de sus pla­ta­for­mas un fon­do in­de­xa­do de ter­ce­ras fir­mas, aje­na al cos­te in­trín­se­co del pro­duc­to

LA CO­MI­SION DE CUS­TO­DIA DE LOS DIS­TRI­BUI­DO­RES PUE­DE LLE­GAR AL 0,25% DEL PA­TRI­MO­NIO IN­VER­TI­DO

es­ta­ble­ci­do por las ges­to­ras, pe­ro que ele­va el gas­to to­tal pa­ra el in­ver­sor fi­nal. La cuan­tía es pe­que­ña, en torno al 0,25 por cien­to del di­ne­ro in­ver­ti­do en es­te ti­po de fon­dos, que se sue­le de­ven­gar dia­ria­men­te y co­brar ca­da tri­mes­tre, e in­clu­so pue­de pa­sar inad­ver­ti­da pa­ra el par­tí­ci­pe al con­si­de­rar que per­te­ne­ce al fon­do.

Pe­ro in­tro­du­ce el con­cep­to Rya­nair en el mun­do de la in­ver­sión: el clien­te pue­de disfrutar de los fon­dos in­de­xa­dos y su ba­jo cos­te, a cam­bio del pea­je de la cus­to­dia, al igual que ocu­rre al con­tra­tar va­lo­res bur­sá­ti­les, tí­tu­los de ren­ta fi­ja o ETF, que en Es­pa­ña no cuen­tan con la tras­pa­si­bi­li­dad fis­cal de los fon­dos de in­ver­sión. En BNP, por ejem­plo, ase­gu­ran que es­ta co­mi­sión de cus­to­dia que apli­can al con­tra­tar de­ter­mi­na­dos fon­dos in­de­xa­dos es si­mi­lar a la que co­bran por cual­quier otra ope­ra­ti­va de va­lo­res. Pe­ro el cos­te del fon­do in­de­xa­do deja de ser ya tan ba­jo pa­ra el clien­te mi­no­ris­ta: si un fon­do de es­ta cla­se de ren­ta va­ria­ble nor­te­ame­ri­ca­na dis­po­ni­ble pa­ra el in­ver­sor es­pa­ñol co­bra de me­dia en torno a un 0,63 por cien­to de co­mi­sión de ges­tión, la su­ma de ese 0,25 por cien­to ele­va el gas­to to­tal a ca­si un 1 por cien­to, por de­ba­jo to­da­vía de la co­mi­sión de ges­tión de un fon­do ac­ti­vo.

Las fir­mas, cons­cien­tes del in­te­rés cre­cien­te de los in­ver­so­res por los fon­dos in­de­xa­dos, han de­ci­di­do aña­dir es­ta co­mi­sión de cus­to­dia pa­ra no per­der mar­gen de be­ne­fi­cio, so­bre to­do en aque­llas pla­ta­for­mas de en­ti­da­des que cuen­tan con ope­ra­ti­va di­gi­tal des­de ha­ce mu­cho tiem­po y sus in­ver­so­res son al­go más ave­za­dos que el res­to en la con­tra­ta­ción y tras­pa­so de fon­dos de in­ver­sión ha­bi­tual­men­te. Al­gu­nas fir­mas, en fun­ción del pa­tri­mo­nio in­ver­ti­do por el clien­te y si tie­ne una par­te im­por­tan­te de su car­te­ra en otros fon­dos pe­ro de ges­tión ac­ti­va, pue­den per­do­nar es­ta co­mi­sión de cus­to­dia, aun­que de­ter­mi­na­das fir­mas de ban­ca pri­va­da no la apli­can cuan­do la con­tra­ta­ción se rea­li­za a tra­vés de pla­ta­for­mas es­pe­cia­li­za­das, ase­gu­ra Pa­tri­cia Jus­to, di­rec­to­ra de se­lec­ción de fon­dos de A&G Ban­ca Pri­va­da.

De he­cho, en BNP em­pe­za­ron a co­brar el año pa­sa­do la co­mi­sión de cus­to­dia pa­ra los fon­dos in­de­xa­dos de cla­se lim­pia, co­mo los de Van­guard –la ma­yor fir­ma de ges­tión pa­si­va del mun­do– pa­ra evi­tar per­der ese mar­gen. Y otras ges­to­ras in­ter­na­cio­na­les de fon­dos in­de­xa­dos co­mo Amun­di o Pic­tet han vis­to una vía de ne­go­cio al­ter­na­ti­va por­que sí que cuen­tan con fon­dos in­de­xa­dos con cla­ses con re­tro­ce­sión, con co­mi­sio­nes de ges­tión re­du­ci­das pe­ro que per­mi­ten de­traer par­te de la co­mi­sión de ges­tión a los dis­tri­bui­do­res.

No obs­tan­te, la tendencia cre­cien­te por es­te ti­po de fon­dos es­tá ha­cien­do que las fir­mas co­mer­cia­li­za­do­ras re­vi­sen su po­lí­ti­ca de pre­cios. “En Ren­ta 4 Ban­co ofre­ce­mos un am­plio aba­ni­co de fon­dos de ges­tión in­de­xa­da, en nues­tra pla­ta­for­ma Fon­do­top, y da­da la cre­cien­te de­man­da por es­te ti­po de ges­tión es­ta­mos ac­tual­men­te re­vi­san­do la po­lí­ti­ca de cus­to­dias apli­ca­das a fon­dos in­de­xa­dos. An­te la cre­cien­te po­pu­la­ri­dad en in­ver­sio­nes pa­si­vas es­ta­mos de­di­cán­do­le el tiem­po y aná­li­sis que se me­re­ce”, ase­gu­ra Antonia Con­de, responsabl­e de Ges­tión de Ac­ti­vos de Ren­ta 4 Ban­co. En una fir­ma de ges­tión pa­tri­mo­nial ex­pli­can que los dis­tri­bui­do­res de­ben afron­tar una se­rie de cos­tes ope­ra­ti­vos que “si no cuen­tas con un im­por­tan­te vo­lu­men pa­tri­mo­nial no pue­des aten­der ade­cua­da­men­te sin per­der di­ne­ro”.

LA PRE­FE­REN­CIA DE LOS IN­VER­SO­RES ES­TÁ OBLI­GAN­DO A LAS FIR­MAS A CAM­BIAR SU PO­LÍ­TI­CA DE PRE­CIOS

Ges­to­res au­to­ma­ti­za­dos

La pre­sión que es­tán ejer­cien­do los ges­to­res au­to­ma­ti­za­dos, co­mo In­de­xa, Fi­ni­zens o Pop­coin, de Ban­kin­ter, tam­bién es­tá pre­sio­nan­do a las fir­mas pa­ra cap­tar clien­tes al me­nor cos­te po­si­ble. De he­cho, a la co­mi­sión de ges­tión que apli­can los ro­boad­vi­sors men­cio­na­dos –os­ci­la en­tre el 0,15 por cien­to y el 0,45

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.