La pa­ra­do­ja de la Fed man­tie­ne en vi­lo a la bol­sa ame­ri­ca­na

El Economista - Ecobolsa - - Inversión - PO­LÍ­TI­CA MO­NE­TA­RIA Por Jo­sé Luis de Ha­ro

Aun­que la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se cre­ce por en­ci­ma del 3% y la Re­ser­va Fe­de­ral cree que en 2019 avan­za­rá un 2,1%, la puer­ta es­tá abier­ta a un re­cor­te de ti­pos por par­te del or­ga­nis­mo, que se es­pe­ra que lle­gue a fi­na­les de julio y por aho­ra si­gue es­po­lean­do a la bol­sa es­ta­dou­ni­den­se

Don­de es­tá la de­bi­li­dad de la eco­no­mía?”, se pre­gun­ta Ken Pol­ca­ri, di­rec­tor de ges­tión de But­cher Jo­seph As­set Ma­na­ge­ment, ha­cien­do re­fe­ren­cia a los da­tos de in­fla­ción co­rres­pon­dien­tes al mes de mayo. Cier­to es que el da­to de ca­be­ce­ra que­dó en el 1,6 por cien­to en su ta­sa in­ter­anual, pe­ro la lec­tu­ra sub­ya­cen­te, que deja de la­do los pre­cios de los ali­men­tos y la ener­gía, se si­tuó en el 2,1 por cien­to, tras re­gis­trar su ma­yor ritmo de cre­ci­mien­to des­de enero de 2018.

Pol­ca­ri no es­con­de su des­con­fian­za so­bre si una re­ba­ja de ti­pos de in­te­rés –de 25 pun­tos bá­si­cos, co­mo des­cuen­ta ya el 81 por cien­to pa­ra el pró­xi­mo 31 de julio– se­rá una de­ci­sión in­te­li­gen­te por par­te de la Re­ser­va Fe­de­ral. En la New York Stock Ex­chan­ge, su an­ti­guo co­le­ga de fa­ti­gas y glo­rias bur­sá­ti­les, Pe­ter Tuch­man, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de Quat­tro Se­cu­ri­ties, ce­le­bra­ba con cier­ta cau­te­la los nue­vos má­xi­mos al­can­za­dos es­ta se­ma­na,

tan­to por el Dow Jo­nes co­mo por el S&P 500.

“La ra­zón por la que he­mos lle­ga­do has­ta aquí es ob­via­men­te la an­ti­ci­pa­ción de un re­cor­te de ta­sas, eso es bá­si­ca­men­te un pa­que­te de es­tí­mu­lo”, ex­pli­ca a elE­co­no­mis­ta. Sin em­bar­go, no ig­no­ra “la pa­ra­do­ja” en la que nos en­con­tra­mos, don­de la ren­ta va­ria­ble es­ta­dou­ni­den­se con­ti­núa ba­tien­do má­xi­mos, pe­ro a su vez la eco­no­mía pa­re­ce es­tar ne­ce­si­ta­da de un in­cen­ti­vo. “No ha­bría es­tí­mu­lo si no se es­ti­ma­se que no es­ta­mos ope­ran­do a to­do nues­tro po­ten­cial”, acla­ra.

Qui­zás el con­tex­to ha­ya per­di­do brío, pe­ro no de­be­mos pa­sar por al­to que el PIB de EEUU cre­ció un 3,1 por cien­to en el pri­mer tri­mes­tre y la pro­pia Re­ser­va Fe­de­ral con­si­de­ra que ce­rra­rá el con­jun­to de 2019 con un avan­ce del 2,1 por cien­to. “Los da­tos más re­cien­tes de ven­tas mi­no­ris­tas han cam­bia­do el jue­go ya que el fuer­te da­to de mayo y las im­por­tan­tes re­vi­sio­nes al al­za de abril, re­fuer­zan la pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to del se­gun­do tri­mes­tre”, des­ta­ca Win Thin, es­tra­te­ga je­fe de Brown Brot­hers Ha­rri­man.

“A me­di­da que los sín­to­mas de de­bi­li­ta­mien­to en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial se vuel­ven más pro­nun­cia­dos, la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se pa­re­ce en­fer­ma, pe­ro to­da­vía lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te co­mo pa­ra no dar­se por muer­ta aún”, in­di­ca Beth Ann Bo­vino, eco­no­mis­ta je­fe de S&P Glo­bal, ci­tan­do al an­ciano de Los ca­ba­lle­ros de la me­sa cua­dra­da y sus lo­cos se­gui­do­res, de los Monty Pyt­hon.

No obs­tan­te, cier­ta con­tra­dic­ción vuel­ve a ha­cer ac­to de pre­sen­cia. Tam­bién lo hi­zo el pa­sa­do miér­co­les y jue­ves du­ran­te la com­pa­re­cen­cia se­mi­anual del pre­si­den­te de la Fed en el Ca­pi­to­lio, don­de Je­ro­me Po­well in­ci­dió en que el es­ce­na­rio ba­se del ban­co cen­tral es­ta­dou­ni­den­se es que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se man­ten­ga só­li­do, el mer­ca­do la­bo­ral fuer­te y que la in­fla­ción vuel­va a su­bir al ob­je­ti­vo del 2 por cien­to. Di­cho es­to, re­co­no­ció que las in­cer­ti­dum­bres en torno al cre­ci­mien­to mun­dial y el comercio con­ti­núan pe­san­do so­bre las pers­pec­ti­vas.

Es cier­to que, aun­que el tra­di­cio­nal al­ma­na­que tri­lle aque­llo de que los mer­ca­dos al­cis­tas y los ci­clos eco­nó­mi­cos ex­pan­si­vos no mue­ren por vie­jos, las pro­ba­bi­li­da­des de erro­res fa­ta­les au­men­tan a me­di­da que es­tos en­ve­je­cen y en am­bos ca­sos nos en­con­tra­mos en el pe­rio­do más lon­ge­vo de la his­to­ria mo­der­na.

Es por ello que, aun­que la ex­pan­sión pa­rez­ca to­da­vía te­ner pier­nas, hay se­ña­les cre­cien­tes de que la fies­ta po­dría es­tar lle­gan­do a su fin. En­tre ellos des­ta­ca la cur­va de ren­di­mien­tos, nor­mal­men­te in­di­ca­dor de una re­ce­sión eco­nó­mi­ca. La ren­ta­bi­li­dad en­tre el bono ame­ri­cano a 10 años y la le­tra a 3 me­ses se ha ido apla­nan­do du­ran­te los úl­ti­mos nue­ve me­ses has­ta in­ver­tir­se, co­mo ocu­rre en la ac­tua­li­dad.

Pa­ra­le­la­men­te, si mi­ra­mos a los sa­la­rios a es­te la­do del Atlán­ti­co, las subidas si­guen re­sis­tién­do­se en com­pa­ra­ción con ci­clos an­te­rio­res, cuan­do una ta­sa de pa­ro ba­ja so­lía tra­du­cir­se en un cre­ci­mien­to sa­la­rial por en­ci­ma del 4 por cien­to. Pe­se a que el des­em­pleo ha lle­ga­do a to­car un mí­ni­mo del 3,6 por cien­to, a la in­fla­ción sa­la­rial le cues­ta man­te­ner­se por en­ci­ma del 3 por cien­to y so­lo ha su­pe­ra­do el 4 por cien­to en una úni­ca oca­sión (di­ciem­bre de 2018).

Aun­que el in­cre­men­to sa­la­rial no emu­le al de ci­clos an­te­rio­res, se si­túa en es­tos mo­men­tos en los ni­ve­les más al­tos de la ex­pan­sión en cur­so. De he­cho, los da­tos in­di­can un ni­vel ré­cord en la preo­cu­pa­ción de las em­pre­sas en lo que a los cos­tes la­bo­ra­les se re­fie­re. Sectores co­mo el in­dus­trial y el de con­su­mo se­rían los más afec­ta­dos.

Pe­ro qui­zás el epicentro que ha de­to­na­do el de­bi­li­ta­mien­to de las ca­de­nas de va­lor y la ac­ti­vi­dad ma­nu­fac­tu­re­ra, así co­mo in­cre­men­ta­do cos­tes y ge­ne­ra­do du­das en las in­ver­sio­nes de ca­pi­tal de las em­pre­sas es el pul­so co­mer­cial en­tre Washington y Pe­kín.

“El re­cien­te apre­tón de ma­nos y el al­to el fue­go en­tre EEUU y Chi­na no ha re­du­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ten­sio­nes”, acla­ra Ce­sar Ro­jas, eco­no­mis­ta de Ci­ti.

Un au­men­to en los pre­cios al con­su­mi­dor re­la­cio­na­do con los aran­ce­les im­pues­tos has­ta aho­ra ayu­da­ría a acer­car la in­fla­ción al ob­je­ti­vo de la Fed, pe­ro es pro­ba­ble que el ban­co cen­tral con­si­de­re cual­quier au­men­to co­mo tem­po­ral. “Las re­cien­tes se­ña­les que apun­tan que la in­ver­sión empresaria­l se ha vis­to afec­ta­da por el pul­so co­mer­cial pro­ba­ble­men­te alen­ta­rán a la Fed a ba­jar las ta­sas una vez es­te año”, jus­ti­fi­ca Bo­vino.

Aún así, la eco­no­mis­ta je­fe de S&P Glo­bal es­pe­ra que los pre­cios de con­su­mo so­bre el gas­to per­so­nal (PCE) sub­ya­cen­te au­men­ten sus­tan­cial­men­te, has­ta un 2,1 por cien­to anual en el cuar­to tri­mes­tre in­clu­so sin te­ner en cuen­ta una po­si­ble reanu­da­ción de la es­ca­la­da aran­ce­la­ria. Es por ello que aque­llos que atis­ben más de un re­cor­te de 25 pun­tos bá­si­cos en el ho­ri­zon­te po­drían es­tar equi­vo­ca­dos… o no.

EL MER­CA­DO DES­CUEN­TA UN 81% DE PRO­BA­BI­LI­DAD DE BA­JA­DA DE TI­POS POR PAR­TE DE LA RE­SER­VA FE­DE­RAL EL 31 DE JULIO

EXISTE UNA CIER­TA CON­TRA­DIC­CIÓN EN­TRE LAS PERS­PEC­TI­VAS ECO­NÓ­MI­CAS DE LA FED Y UN RE­COR­TE DE TI­POS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.