Las bol­sas en­ca­de­nan tres se­ma­nas de caí­das, pe­ro aún no es mo­men­to de en­trar

El Economista - Ecobolsa - - Resumen Semana - EL IBEX CE­DE UN 1% EN LA SE­MA­NA Por Cris­ti­na Cán­di­do

Aun­que los ín­di­ces reanu­da­ron las al­zas es­te vier­nes, pe­se a las ame­na­zas de Chi­na a EEUU por la gue­rra co­mer­cial y el re­no­va­do te­mor a una re­ce­sión glo­bal, los ex­per­tos ad­vier­ten de que el re­bo­te si­gue sien­do vul­ne­ra­ble y a es­tos ni­ve­les la ecua­ción rentabilid­ad/ries­go no es atrac­ti­va

Des­de que arran­có el mes de agos­to, el exas­pe­ran­te en­fren­ta­mien­to co­mer­cial en­tre EEUU y Chi­na en los mer­ca­dos y el re­no­va­do te­mor a una re­ce­sión glo­bal se ha lle­va­do por de­lan­te bue­na par­te de la rentabilid­ad de los prin­ci­pa­les ín­di­ces. Ya son tres se­ma­nas con­se­cu­ti­vas en las que los prin­ci­pa­les parqués se ti­ñen de ro­jo, y las pér­di­das en el Vie­jo Con­ti­nen­te al­can­zan, de me­dia, el 5 por cien­to, y en EEUU, el 4,5 por cien­to. A pe­sar de que el vier­nes las bol­sas ex­pe­ri­men­ta­ron un re­pun­te, no pa­re­ce que a cor­to pla­zo se va­yan a re­sol­ver los riesgos que es­tán mo­vien­do al mer­ca­do, y me­nos a me­di­da que se suman nue­vos fren­tes co­mo el hun­di­mien­to eco­nó­mi­co de Ar­gen­ti­na, la cri­sis po­lí­ti­ca en Ita­lia y la re­so­lu­ción de un Bre­xit que es­pe­ra a la vuel­ta del ve­rano.

Tras cin­co se­sio­nes de al­ti­ba­jos, los ín­di­ces eu­ro­peos redujeron el vier­nes sus pér­di­das se­ma­na­les al 1 por cien­to en el ca­so del Ibex 35 –que vuel­ve a es­tar en po­si­ti­vo en el año con una subida del 1,46 por cien­to–, y del Dax Xe­tra. Por su par­te el Cac 40 ce­dió un 0,5 por cien­to, y el Eu­roS­toxx 50, un 0,1 por cien­to. Al otro la­do del Atlán­ti­co, y con da­tos a me­dia se­sión, el Dow Jo­nes se de­ja­ba un 1,6 por cien­to, y el S&P 500 un 1 por cien­to.

RENTABILID­AD POR DI­VI­DEN­DO DEL IBEX A 12 ME­SES

Un cóc­tel de ame­na­zas ‘per­fec­to’

El con­flic­to por los aran­ce­les en­tre las dos prin­ci­pa­les po­ten­cias eco­nó­mi­cas fue uno de los fac­to­res que mar­có el pa­so de las bol­sas, pe­ro no el úni­co. La gue­rra co­mer­cial vi­vió un nue­vo gi­ro de guion des­pués de que Chi­na no acep­ta­ra la ban­de­ra blan­ca del pre­si­den­te Do­nald Trump. El man­da­ta­rio sua­vi­zó su pos­tu­ra al re­tra­sar al 15 de di­ciem­bre la im­po­si­ción a de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos y anun­ció la eli­mi­na­ción de otros. Pe­ro la res­pues­ta de Pe­kín fue con­tun­den­te: ame­na­zó con re­pre­sa­lias si en­tra en vi­gor la nue­va ron­da de aran­ce­les el 1 de sep­tiem­bre dan­do por ro­ta la mi­ni­tre­gua en mer­ca­do.

Pre­ci­sa­men­te, la de­ci­sión del gi­gan­te asiá­ti­co se pro­du­jo so­lo un día des­pués de que Wall Street vi­vie­se su jor­na­da más ba­jis­ta del año, en la que la cur­va de in­tere­ses de la deu­da es­ta­dou­ni­den­se se in­vir­tió –lo que en el pa­sa­do ha si­do una cla­ra se­ñal de re­ce­sión en la pri­me­ra eco­no­mía del mun­do–.

Una se­sión en la que el te­mor a una re­ce­sión glo­bal tam­bién hun­dió a la ren­ta va­ria­ble eu­ro­pea des­pués de co­no­cer­se que el PIB de Ale­ma­nia se con­tra­jo un 0,1 por cien­to en el se­gun­do tri­mes­tre por el fre­na­zo de la in­dus­tria, y en la que el Ibex bo­rró las pér­di­das anua­les.

Pe­se a los es­tí­mu­los, no hay atrac­ti­vo

An­te es­te es­ce­na­rio tan ne­ga­ti­vo pa­ra la eco­no­mía de la re­gión, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) sa­lió al res­ca­te el jue­ves pa­ra cal­mar los ner­vios ge­ne­ra­li­za­dos en los úl­ti­mos días. Se­gún The Wall Street Jour­nal, la en­ti­dad que pre­si­de Ma­rio Drag­hi es­ta­ría es­tu­dian­do un nue­vo pa­que­te de me­di­das de es­tí­mu­lo eco­nó­mi­co pa­ra evi­tar una re­ce­sión en la Eu­ro­zo­na.

En­tre las men­cio­na­das ac­cio­nes, el ban­que­ro cen­tral de Fin­lan­dia, y miem­bro de la institució­n, Olli Rehn, ha­bló de re­cor­tes de ti­pos de in­te­rés y com­pras de deu­da “sustancial­es y su­fi­cien­tes”, se­gún re­co­ge el dia­rio nor­te­ame­ri­cano. Asi­mis­mo, la en­ti­dad no des­car­ta com­prar por pri­me­ra vez ac­cio­nes, ni in­tro­du­cir un es­ca­lo­na­mien­to en el ti­po de de­pó­si­to de mo­do que so­lo una par­te de los de­pó­si­tos es­tén su­je­tos a ti­pos ne­ga­ti­vos.

Pe­ro en es­te con­tex­to, la ecua­ción rentabilid­ad/ries­go en bol­sa si­gue sin ser atrac­ti­va, y des­de Eco­tra­der –el por­tal de ideas de in­ver­sión de elE­co­no­mis­ta– re­cuer­dan que “es­te re­bo­te tie­ne vi­sos de que va a ser vul­ne­ra­ble, si aten­de­mos al re­co­rri­do ba­jis­ta que aún po­dría te­ner Wall Street has­ta so­por­tes co­mo son los 2.725 pun­tos del S&P 500”, se­ña­la Car­los Al­mar­za.

Por aná­li­sis téc­ni­co, es­tos even­tua­les re­bo­tes “tie­nen vi­sos de ser al­ta­men­te vul­ne­ra­bles y pre­vios a una se­gun­da pa­ta ba­jis­ta”, afir­ma el ana­lis­ta téc­ni­co, que ase­gu­ra que hay que te­ner pa­cien­cia y es­pe­rar a que ha­ya una caí­da que lle­ve al S&P 500 a la zo­na de mí­ni­mos de ju­nio –los 2.725 pun­tos– an­tes de vol­ver a po­si­cio­nar­se con fuer­za en el mer­ca­do de ren­ta va­ria­ble (ver grá­fi­co). Y es que, en di­cha zo­na, que se en­cuen­tra a un 5 por cien­to, la ecua­ción rentabilid­ad ries­go se­ría más atrac­ti­va que en ni­ve­les ac­tua­les.

Pe­ro la ren­ta va­ria­ble no fue la úni­ca que reac­cio­nó al men­sa­je del BCE. El eu­ro des­pi­dió la se­ma­na con un re­tro­ce­so del 1 por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.