El bono es­pa­ñol quie­re ser el si­guien­te en ne­ga­ti­vo

La deu­da pú­bli­ca a 10 años de 14 paí­ses eu­ro­peos co­ti­za en ne­ga­ti­vo, fren­te a la de Es­pa­ña, que es­tá en el en­torno del 0%

El Economista - Ecobolsa - - Resumen Semana - Por Cris­ti­na Gar­cía

Ha­bía po­co que ras­car en ren­ta fi­ja, se de­cía a co­mien­zos de año, des­pués de dé­ca­das en las que el pre­cio de los bo­nos no ha de­ja­do de su­bir. Pe­ro las cá­ba­las de los ban­cos de in­ver­sión no fue­ron del to­do acer­ta­das a te­nor de las ren­ta­bi­li­da­des que se en­cuen­tran hoy en el mer­ca­do, y que son con­se­cuen­cia de la subida del pre­cio de es­te ac­ti­vo (cla­ro que na­die pre­veía, tam­po­co, que los ban­cos cen­tra­les es­ta­rían dis­pues­tos a vol­ver a sa­car la ar­ti­lle­ría al pri­mer sín­to­ma de do­lor que mos­tra­ra una eco­no­mía que ado­le­ce la gue­rra co­mer­cial). Tan­to es así, que los bo­nos a 10 años de has­ta 14 paí­ses eu­ro­peos ofre­cen re­tor­nos ne­ga­ti­vos, lo que sig­ni­fi­ca que, cuan­do ven­zan, y en con­tra de to­da ló­gi­ca, el in­ver­sor re­ci­bi­rá me­nos di­ne­ro del que pres­tó. Y Es­pa­ña quie­re for­mar par­te de ese club.

A otros pla­zos ya tie­ne su si­tio den­tro de él, pe­ro en el de diez años no. El día que más cer­ca es­tu­vo de con­se­guir su si­llón fue el jue­ves, que ce­rró en el 0,035 por cien­to, jus­to des­pués de que en la jor­na­da pre­via se co­no­cie­ra la con­trac­ción del PIB de Ale­ma­nia en el se­gun­do tri­mes­tre del año y en­cen­die­se, así, otra alar­ma so­bre la te­mi­da re­ce­sión, que pro­vo­có ven­tas de bol­sa y com­pras de bo­nos (ver in­for­ma­ción su­pe­rior). Pe­ro lo de que los in­ver­so­res se lan­cen a in­cluir ren­ta fi­ja en car­te­ra y re­ce­len al­go más de la ren­ta va­ria­ble cuan­do la si­tua­ción es po­ne fea no es nue­vo y se ve en que la rentabilid­ad del 10 años es­pa­ñol se ha re­la­ja­do 133 pun­tos bá­si­cos en el año (lo arran­có en el 1,4 por cien­to) y 7 pun­tos en la se­ma­na, has­ta el 0,08 por cien­to. El ex­tra de rentabilid­ad que aún ofre­cía es­te ac­ti­vo res­pec­to a la deu­da de otros paí­ses eu­ro­peos, co­mo en el ca­so del por­tu­gués, es lo que ha da­do el úl­ti­mo em­pu­jón a su pre­cio na­da más que ha vuel­to la ten­sión. Aun­que el del ale­mán, tam­bién con­ti­núa re­la­ján­do­se y co­ti­za en mí­ni­mos his­tó­ri­cos del 0,68 por cien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.