Con ti­pos a la ba­ja, me­jor sar­di­na que bo­ni­to

El Economista - Ecobolsa - - Bolsa - Por Car­los Si­món

En ca­da tem­po­ra­da hay que sa­ber qué ti­po de pe­ces son los me­jo­res pa­ra pes­car y aho­ra se abre un pe­rio­do en el que las es­pe­cies más pe­que­ñas del mer­ca­do, las ‘small caps’, sue­len ser más ren­ta­bles que los ejem­pla­res más gran­des del ‘ca­la­de­ro’ americano. El ci­clo de re­ba­ja de ti­pos de la Fed be­ne­fi­cia a las pri­me­ras, más en­deu­da­das, más ba­ra­tas y con más ex­po­si­ción do­més­ti­ca

Las aguas del mun­do es­tán lle­nas de pe­ces to­do el año, pe­ro hay mo­men­tos me­jo­res y peo­res pa­ra pes­car se­gún qué es­pe­cies pa­ra sa­car­le el me­jor pro­ve­cho. En el mer­ca­do su­ce­de al­go pa­re­ci­do y lo que es bueno en un mo­men­to, pue­de ser muy ma­lo en otro, y vi­ce­ver­sa.

Es­to es lo que pue­de pa­sar a par­tir de aho­ra con las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses se­gún su ca­pi­ta­li­za­ción. Las pe­que­ñas, o small caps, tien­den a ha­cer­lo me­jor que las gran­des, o lar­ge caps, en los pe­rio­dos en los que la Re­ser­va Fe­de­ral re­du­ce los ti­pos de in­te­rés, se­gún ex­pli­can des­de la ca­sa de aná­li­sis es­ta­dou­ni­den­se Jef­fe­ries. Si­guien­do es­ta pre­mi­sa, pue­de ser más ren­ta­ble pes­car una pe­que­ña sar­di­na que un gran bo­ni­to en el ca­la­de­ro de la bol­sa nor­te­ame­ri­ca­na.

“Los me­no­res ti­pos de in­te­rés han si­do his­tó­ri­ca­men­te fa­vo­ra­bles a las fir­mas más pe­que­ñas. En los úl­ti­mos 60 años, es­tas se han ano­ta­do de me­dia un 28 por cien­to du­ran­te los 12 me­ses si­guien­tes a que la Fed co­mien­ce un ci­clo de ba­ja­da de ti­pos mien­tras que las gran­des so­lo han re­pun­ta­do un 15 por cien­to en es­tos pe­rio­dos”, ar­gu­yen des­de la fir­ma de in­ver­sión.

Tam­bién si se apli­ca la ló­gi­ca fun­da­men­tal y no so­lo la es­ta­dís­ti­ca es­te es­ce­na­rio co­bra to­do el sen­ti­do ya que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, son com­pa­ñías con ma­yo­res en­deu­da­mien­tos, por lo que al aba­ra­tar­se sus cos­tes fi­nan­cie­ros tam­bién se be­ne­fi­cian. Cle­ment Thi­bault, ana­lis­ta se­nior de In­ves­ting.com, ex­pli­ca que “en ge­ne­ral, las small caps son más ági­les a la ho­ra de uti­li­zar su ca­pi­tal y re­fi­nan­ciar deu­da, usán­do­la pa­ra ex­pan­dir­se y cre­cer, y cuan­to más ba­jo sea el pre­cio que pa­gan por fi­nan­ciar­se, me­jor pa­ra ellas”.

En los úl­ti­mos cin­co años, el Rus­sell 2000 (ín­di­ce nor­te­ame­ri­cano que aglu­ti­na 2.000 va­lo­res de pe­que­ña ca­pi­ta­li­za­ción) se ha re­va­lo­ri­za­do un 37 por cien­to mien­tras que el S&P 500 lo ha he­cho en ca­si un 50 por cien­to. Es­ta bre­cha se ha abier­to en un lap­so de tiem­po en el que la ins­ti­tu­ción mo­ne­ta­ria ame­ri­ca

El S&P 500 le sa­ca 13 pun­tos al Rus­sell 2000 des­de 2014

Evo­lu­ción del Rus­sell 2000 y el S&P 500 en los úl­ti­mos 5 años (%) Fon­dos ‘small caps’ es­ta­dou­ni­den­ses más ren­ta­bles en el año co­mer­cia­li­za­dos en Es­pa­ña Las 5 fir­mas más gran­des del Rus­sell 2000 na ha ve­ni­do au­men­tan­do los ti­pos has­ta que el pa­sa­do 30 de ju­lio los re­ba­jó por pri­me­ra vez des­de di­ciem­bre de 2008.

“Es­te ti­po de me­di­das se uti­li­zan pa­ra in­cen­ti­var el con­su­mo in­terno y, por en­de, au­men­tar los ni­ve­les de in­fla­ción”, apun­ta Ós­car Ana­ya, de la ges­to­ra Tra­di­tion. “In­di­rec­ta­men­te, lo que bus­ca tam­bién es una de­va­lua­ción de la di­vi­sa que ha­ga más atrac­ti­vos los bie­nes y ser­vi­cios de ca­ra al ex­te­rior”, aña­de. En es­te sen­ti­do, tam­bién va­lo­ran des­de Jef­fe­ries una even­tual de­bi­li­dad del bi­lle­te ver­de. En los pe­rio­dos de de­pre­cia­cio­nes del dó­lar, las pe­que­ñas, de me­dia, le sa­can 2 pun­tos por­cen­tua­les de di­fe­ren­cia a las gran­des, se­gún los da­tos re­co­gi­dos por la fir­ma ame­ri­ca­na. Ade­más, el ex­per­to in­di­ca que “tie­ne to­do el sen­ti­do po­si­cio­nar­se en las small caps te­nien­do en cuen­ta el ses­go pro­tec­cio­nis­ta de Do­nald Trump y la ma­yor ex­po­si­ción de es­tas al mer­ca­do americano”.

Los in­ver­so­res ya han co­men­za­do a su­bir­se a es­ta ten­den­cia y prue­ba de ello son los mo­vi­mien­tos de ca­pi­tal que ha ha­bi­do en los úl­ti­mos días en­tre al­gu­nos ETF. En la pri­me­ra se­ma­na del mes, los in­ver­so­res me­tie­ron 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res en el ma­yor fon­do co­ti­za­do de pe­que­ñas ca­pi­ta­li­za­das, el iSha­res Rus­sell 2000 ETF, el cre­ci­mien­to se­ma­nal más am­plio de to­do el año.

“Con la dis­ten­sión co­mer­cial, los in­ver­so­res es­tán ro­tan­do su ca­pi­tal a com­pa­ñías más ba­ra­tas y ale­ján­do­se de las más de­fen­si­vas y ca­ras y li­ga­das a los bo­nos que han re­bo­ta­do an­te la in­cer­ti­dum­bre de es­te ve­rano”, ex­pli­can des­de Jef­fe­ries. En la mis­ma lí­nea, Ale­xan­der Lon­do­ño, de Ac­ti­vT­ra­des, apun­ta que “cuan­do au­men­ta el ape­ti­to por el ries­go, el ca­pi­tal se tras­la­da ha­cia las ac­cio­nes de em­pre­sas pe­que­ñas que ten­gan más es­pa­cio pa­ra cre­cer”. Por el con­tra­rio, el ma­yor de to­dos los ETF, el SPDR S&P 500 ETF Trust, ha vis­to có­mo han sa­li­do más de 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res de su vehícu­lo en lo que lle­va­mos de año.

Ma­yor des­cuen­to en 15 años

Los pe­ces más pe­que­ños cuen­tan con otra ven­ta­ja, y es que pe­san me­nos. Des­de Jef­fe­ries apun­tan que la va­lo­ra­ción del Rus­sell 2000 ha caí­do a su mí­ni­mo re­la­ti­vo fren­te a las gran­des des­de ju­nio de 2003 (tie­nen en cuen­ta mul­ti­pli­ca­do­res de ven­tas, de be­ne­fi­cios, de flu­jo de ca­ja y de va­lor con­ta­ble) y pre­vén que re­pun­ten 6 pun­tos por­cen­tua­les más que el S&P 500 en el pró­xi­mo año.

“Es­to no quie­re de­cir que sean un se­gu­ro de ren­ta­bi­li­dad en el cor­to pla­zo pe­ro sí creo que pa­ra los in­ver­so­res a lar­go pla­zo pue­den ser una bue­na opor­tu­ni­dad de com­pra, es­pe­cial­men­te las vin­cu­la­das a ele­va­dos cre­ci­mien­tos”, ad­vier­te Thi­bault.

Die­go Fer­nán­dez, di­rec­tor ge­ne­ral de in­ver­sio­nes de A&G, no se mues­tra tan op­ti­mis­ta ya que “al­gu­nos fac­to­res co­mo la me­nor ca­li­dad y co­ber­tu­ra de aná­li­sis fi­nan­cie­ro y el cre­ci­mien­to de la ges­tión pa­si­va be­ne­fi­cian a las gran­des. Hay in­efi­cien­cias en el mer­ca­do que tar­dan más en en­con­trar un ca­ta­li­za­dor que ha­ga aflo­rar el va­lor de es­te ti­po de com­pa­ñías me­nos se­gui­das y fue­ra de los gran­des flu­jos de ca­pi­ta­les”. No obs­tan­te, “siem­pre hay que te­ner al­go de ex­po­si­ción a es­te seg­men­to, ya que se pue­den en­con­trar in­efi­cien­cias re­le­van­tes y se pue­de dar con nom­bres con­cre­tos que pue­den ha­cer­lo ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien a pe­sar de en­con­trar­se en un en­torno po­co fa­vo­ra­ble”, aña­de el ex­per­to de A&G.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.