La deu­da re­ci­be a La­gar­de y al ‘QE’ con ven­tas

La fran­ce­sa arran­ca su man­da­to en el BCE con el re­to de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de es­ca­sez de deu­da

El Economista - Ecobolsa - - Resumen Semana - Por C. J.

El vier­nes fue el pri­mer día de Ch­ris­ti­ne La­gar­de al fren­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y tam­bién el día en el que la en­ti­dad reanu­dó su pro­gra­ma de com­pra de ac­ti­vos, que es­ta vez co­men­za­rá a un ritmo de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros al año. Sin em­bar­go, el mer­ca­do de deu­da les re­ci­bió con ven­tas des­pués de las fuer­tes com­pras del jue­ves.

La ren­ta­bi­li­dad de la deu­da so­be­ra­na de la eu­ro­zo­na ex­pe­ri­men­tó un li­ge­ro re­pun­te en la jor­na­da de ayer, con subidas ge­ne­ra­li­za­das de 1 pun­to bá­si­co en el in­te­rés sal­vo en el ca­so de Ita­lia, don­de fue de al­go más de 3 pun­tos bá­si­cos. Eso sí, la gran preo­cu­pa­ción pa­ra el nue­vo man­da­to de La­gar­de al fren­te del BCE es có­mo so­lu­cio­na­rá la es­ca­sez de deu­da pa­ra com­prar de cier­tos paí­ses, to­da vez que el pro­gra­ma de com­pra de ac­ti­vos que­dó abier­to y no se sa­be cuan­do fi­na­li­za­rá. Se­gún los cálcu­los de Bloom­berg, el or­ga­nis­mo tie­ne un mar­gen de 14 me­ses pa­ra com­prar deu­da ale­ma­na, an­tes de te­ner que cam­biar el lí­mi­te del 33 por cien­to de deu­da que pue­de com­prar de ca­da emi­sor. Ade­más, son mu­chos los ex­per­tos que avi­san de que el BCE es­tá que­dán­do­se sin es­pa­cio pa­ra ma­nio­brar, con los ti­pos de in­te­rés en mí­ni­mos his­tó­ri­cos, en el -0,5 por cien­to en la fa­ci­li­dad de de­pó­si­to y un ba­lan­ce de ac­ti­vos en ma­nos del BCE que es­tá cer­ca de má­xi­mos nun­ca vis­tos: en enero de es­te año, na­da más ter­mi­nar el pri­mer QE, al­can­zó los 4,708 bi­llo­nes de eu­ros.

En to­do ca­so, La­gar­de ya ha lan­za­do un gri­to de au­xi­lio a los go­bier­nos, ad­vir­tien­do de que la en­ti­dad so­la no po­drá re­flo­tar la eco­no­mía de la eu­ro­zo­na. De he­cho, ha­ce so­lo unos días en una en­tre­vis­ta, la fran­ce­sa pu­so el fo­co so­bre Ale­ma­nia y los Paí­ses Ba­jos al acu­sar­les de no ha­ber in­ver­ti­do y gas­ta­do lo su­fi­cien­te pa­ra apo­yar al eu­ro, una que­ja en la que Ma­rio Drag­hi nun­ca ha­bía pues­to nom­bres so­bre la me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.