EL ‘APART­HEID’ AL ‘VA­LUE’ Y EL ‘SMALL CAP’ TER­MI­NA­RÁ

El Economista - Ecobolsa - - La Liga Ibex - Joa­quín Gó­mez Di­rec­tor de Mer­ca­dos de elE­co­no­mis­ta

Lle­vo se­ma­nas que­rién­do­me con­ven­cer de que to­do el to­rren­te de in­ver­sión que se des­pla­za a la ges­tión in­de­xa­da -es­ta se­ma­na me han vuel­to a aper­ci­bir de que no la lla­me pa­si­va, por­que en la se­lec­ción in­de­xa­da tam­bién hay una de­ci­sión- su­fra más en la pró­xi­ma co­rrec­ción de mer­ca­do. En reali­dad, el ar­gu­men­to que me va­le es que co­mo la ges­tión in­de­xa­da se lle­va co­mo un to­rren­te to­do por de­lan­te, tam­bién se lle­va lo ma­lo, jus­to lo que se su­po­ne que no de­be ha­ber si se ha­ce ges­tión ac­ti­va o de cier­ta ca­li­dad.

Es ra­zo­na­ble pen­sar que si uno es­tá cons­tru­yen­do una car­te­ra que de­fien­de ra­tios que son un 25 por cien­to más ba­ra­tos que los de la me­dia de mer­ca­do no se su­fra tan­to en una co­rrec­ción. Pe­ro no es una ga­ran­tía de se­gu­ri­dad. En don­de sí que em­pie­zo a es­tar más con­ven­ci­do de que hay más se­gu­ri­dad de ha­cer­lo me­jor en los pró­xi­mos años es con el va­lue y el small cap. En am­bos ca­sos es­tán su­frien­do un apart­heid de los in­ver­so­res. Se im­po­ne el es­lo­gan de que co­mo los ges­to­res no son ca­pa­ces de ba­tir al mer­ca­do, me­jor no per­der el tiem­po y com­prar­lo to­do al pre­cio más ba­ra­to. Co­mo le di­ce Buf­fett a su mu­jer: el día que yo me muera mé­te­lo to­do en el S&P 500, a un cos­te del pro­duc­to mí­ni­mo, y ol­ví­da­te de to­do.

Los in­ver­so­res se han vuel­to ag­nós­ti­cos de la re­li­gión de la crea­ción de va­lor. El mo­ti­vo: lo en­con­tra­mos en una in­dus­tria que tie­ne ne­ce­si­dad de co­brar co­mi­sio­nes ex­ce­si­vas o hay un rodillo in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra ge­ne­rar ren­ta­bi­li­dad por en­ci­ma de la del mer­ca­do. Pe­ro es­to no quie­re de­cir que va­yan a des­apa­re­cer los ges­to­res que en­cuen­tran va­lor don­de na­die lo ve (el va­lue co­mo con­cep­to) o los que son ca­pa­ces de cons­truir sis­te­má­ti­ca­men­te car­te­ras de ca­li­dad fren­te a los ín­di­ces (ges­tión ac­ti­va). Lo po­si­ti­vo de la in­de­xa­ción es que ex­pul­sa­rá a aque­llos que se ca­mu­flan en la ges­tión ac­ti­va cuan­do re­pli­can al mer­ca­do o los sim­ple­men­te ma­los. La ges­tión ac­ti­va, aún en el ca­so de ten­der a la me­dio­cri­dad co­mo su­ce­de en la ma­yor par­te de los ca­sos, tie­ne que de­fen­der su ele­men­to de di­fe­ren­cia­ción fren­te a lo vul­gar que es com­prar un ín­di­ce a dé­ci­mas de cos­te. La re­fle­xión es que ya no se pon­drán co­mi­sio­nes por en­ci­ma del 10 por cien­to de ex­pec­ta­ti­va de ren­ta­bi­li­dad, y ha­brá que vin­cu­lar más el cos­te del pro­duc­to al éxi­to con­se­gui­do.

Si un fon­do se cons­tru­ye so­bre un PER 12, lo que su­po­ne la ex­pec­ta­ti­va de ga­nan­cia de un 8 por cien­to en los pró­xi­mos diez años, no va a po­der jus­ti­fi­car co­mi­sio­nes por en­ci­ma del pun­to por­cen­tual. Es­to lo tie­nen cla­ro los ins­ti­tu­cio­na­les, pe­ro al par­ti­cu­lar lle­gan muy po­cos pro­duc­tos con es­tas co­mi­sio­nes. Pon­go una sal­va­guar­da, que el fon­do ten­ga una ra­tio shar­pe (de vo­la­ti­li­dad) muy bue­na.

Tiem­po al tiem­po. La in­de­xa­ción jue­ga a nues­tro fa­vor. Al igual que ya nos ha traí­do pro­duc­tos ton­tos muy ba­ra­tos, tam­bién nos va a re­ba­jar los lis­tos o con­se­gui­rá que ten­ga­mos me­nos cos­tes fi­jos y más va­ria­bles vin­cu­la­dos al éxi­to del ges­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.