Cuan­do la men­te en­ga­ña al in­ver­sor

El Economista - Ecobolsa - - Inversión - MIE­DO A COM­PRAR EN UNA CAÍ­DA Por Xa­vier Mar­tí­nez-Ga­lia­na

Com­prar o no com­prar, y cuán­do ha­cer­lo, son las du­das exis­ten­cia­les de la co­mu­ni­dad in­ver­so­ra. Son mu­chos los in­ver­so­res que es­ta­ban es­pe­ran­do un des­plo­me de los mer­ca­dos, a raíz del bro­te de co­ro­na­vi­rus en Chi­na, co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra entrar, pe­ro a la ho­ra de la ver­dad la bol­sa es el úni­co cen­tro co­mer­cial que se que­da va­cío cuan­do hay re­ba­jas, se­gún re­za el di­cho anó­ni­mo

To­do prohom­bre cuen­ta con su fiel es­cu­de­ro, co­mo es el ca­so de Don Qui­jo­te y San­cho Pan­za o de Sher­lock Hol­mes y el Doc­tor Wat­son. Sal­van­do las dis­tan­cias li­te­ra­rias, Wa­rren Buf­fett en­con­tró al su­yo en Char­lie Mun­ger. En su em­ble­má­ti­co dis­cur­so de 1995 en Har­vard so­bre las cau­sas de los erro­res de jui­cio, el vi­ce­pre­si­den­te de Berks­hi­re Hat­ha­way em­pe­zó con una pre­gun­ta re­tó­ri­ca: “¿Có­mo po­dría la eco­no­mía no ser con­duc­tual? Si no es con­duc­tual, ¿qué de­mo­nios es?”.

“La men­te hu­ma­na se pa­re­ce mu­cho al óvu­lo hu­mano, y el óvu­lo hu­mano tie­ne un me­ca­nis­mo de cie­rre”, ex­pu­so Mun­ger, que aca­ba de cum­plir 96 años. “Cuan­do un es­per­ma­to­zoi­de en­tra, [el óvu­lo] se cie­rra pa­ra que el si­guien­te no pue­da entrar”, ilus­tra.

Es­te se­ría un ejem­plo del ses­go de con­sis­ten­cia y ten­den­cia al com­pro­mi­so, pe­ro hay mu­chas más dis­tor­sio­nes que in­ter­vie­nen en nues­tra to­ma dia­ria de de­ci­sio­nes, co­mo el ex­ce­so de op­ti­mis­mo, la ilu­sión de con­trol o la aver­sión a las pér­di­das. Al­gu­nos de ellos ac­túan co­mo una ba­rre­ra que nos im­pi­de in­ver­tir cuan­do caen las bol­sas, en lu­gar de ver en esas caí­das una opor­tu­ni­dad de entrada.

“Pa­ra el ce­re­bro hu­mano, in­ver­tir en un mo­men­to en el que se pro­du­cen pér­di­das equi­va­le a su­bir­se a un bar­co que se es­tá hun­dien­do”, com­pa­ra Fran­cis­co Quin­ta­na, di­rec­tor de Es­tra­te­gia de In­ver­sión de ING Es­pa­ña. “Des­de un pun­to de vista ra­cio­nal, in­ver­tir cuan­do el mer­ca­do cae equi­va­le a ir de re­ba­jas. Es­ta­mos com­pran­do ac­cio­nes, tro­zos de em­pre­sas, que tie­nen un va­lor in­trín­se­co a lar­go pla­zo, que no cam­bia por fluc­tua­cio­nes a cor­to pla­zo, del mis­mo mo­do que un des­cuen­to del 50% en las re­ba­jas no cam­bia la utilidad fu­tu­ra de unos za­pa­tos”, re­fle­xio­na el di­rec­ti­vo.

“No in­ver­tir es el pri­mer error” pa­ra Luis Al­ber­to Igle­sias Gó­mez, res­pon­sa­ble de Va­lue School. “El in­ver­sor de­be dar­se cuen­ta de que de­be­mos po­ner el di­ne­ro a tra­ba­jar, en­tre otras co­sas por­que el cos­te de la vi­da se co­me el po­der de com­pra del di­ne­ro”, ex­pli­ca, aun­que se pue­de co­me­ter el desa­cier­to de “in­ver­tir en co­sas que no se en­tien­den, no sa­ber qué es­tá de­trás del ac­ti­vo, co­mo las criptomone­das”, apun­ta Igle­sias.

Uno de los erro­res prin­ci­pa­les de los in­ver­so­res que em­pie­zan es pen­sar que la bol­sa es co­ser y can­tar. “Van a com­pe­tir con­tra los me­jo­res in­ver­so­res del mun­do sin co­no­ci­mien­tos su­fi­cien­tes”, ad­vier­te Jo­sé An­to­nio Ma­dri­gal, di­rec­tor de Eu­re­kers.

Sin em­bar­go, los avan­za­dos co­me­ten la mis­ma equi­vo­ca­ción, sub­ra­ya Ma­dri­gal, que or­ga­ni­za cur­sos de for­ma­ción en tra­ding. “Si hay cua­tro no­ti­cias que ha­blan mal de un va­lor y dos que ha­blan bien, tu men­te quie­re creer a las que ha­blan bien”, acen­túa.

El ego es uno de los ca­ba­llos que el in­ver­sor ha de apren­der a do­mar; el he­cho de pen­sar que los de­más se equi­vo­can, pe­ro tú no. “Ima­gi­ne­mos que al­guien com­pra una ac­ción a 11 eu­ros y sube”, ex­po­ne el ope­ra­dor de bol­sa, “con lo que tien­de a creer que es listo”. En cam­bio, “si ba­ja, pen­sa­rá que es ton­to”, pro­si­gue, y es que “nues­tra men­te no quie­re que acep­te­mos que so­mos ton­tos”, se­ña­la Ma­dri­gal. En pa­la­bras de Char­lie Mun­ger: “La reali­dad es de­ma­sia­do do­lo­ro­sa de so­por­tar, así que la dis­tor­sio­nas

DES­DE UN PUN­TO DE VISTA RA­CIO­NAL, COM­PRAR CUAN­DO EL MER­CA­DO CAE EQUI­VA­LE A IR DE RE­BA­JAS

CUAN­DO UNA AC­CIÓN ES­TÁ EN MÁ­XI­MOS, TO­DOS LOS QUE ES­TÁN GA­NAN Y CON ELLOS HAS DE JUNTARTE

has­ta que es to­le­ra­ble”.

Los ses­gos cog­ni­ti­vos son al­go así co­mo tram­pas que nos ha­cen caer cuan­do fa­lla el dis­cer­ni­mien­to, co­mo el efec­to arrastre, por el que “ten­de­mos a in­ver­tir en aque­llos va­lo­res que es­tán de mo­da o son recomendad­os en re­des so­cia­les y gru­pos de What­sapp”, pre­vie­ne Al­ber­to Muñoz Ca­ba­nes, pro­fe­sor del más­ter en Mer­ca­dos Bur­sá­ti­les y De­ri­va­dos de la UNED. “Si no tienes in­terio­ri­za­das las ra­zo­nes, cuan­do vie­nen cur­vas vas a du­dar”, pun­tua­li­za Igle­sias. O es­te otro ses­go, de nom­bre lla­ma­ti­vo, la heu­rís­ti­ca de la dis­po­ni­bi­li­dad, que con­sis­te en “to­mar co­mo re­pre­sen­ta­ti­vo aque­llo que su­ce­de en nues­tro en­torno, ex­tra­po­lán­do­lo al res­to de si­tua­cio­nes”, se­ña­la Ca­ba­nes. En es­tos ca­sos, “ten­de­mos a pen­sar que por­que he­mos se­gui­do una de­ter­mi­na­da es­tra­te­gia de in­ver­sión que ha fun­cio­na­do en las úl­ti­mas se­ma­nas, és­ta se­gui­rá ha­cién­do­lo siem­pre”, aña­de el tam­bién fun­da­dor de la web X-Tra­der.

Aquí po­dría ca­ber la pre­gun­ta del mi­llón: ¿por qué el in­ver­sor no com­pra cuan­do los mer­ca­dos caen y sí cuan­do es­tán en má­xi­mos? “To­mar las de­ci­sio­nes de in­ver­sión, bus­can­do ob­je­ti­vos a cor­to pla­zo, y de­jar­se lle­var por los mo­vi­mien­tos del mer­ca­do es un error”, sos­tie­ne Gior­gio Se­men­za­to, con­se­je­ro de­le­ga­do de Fi­ni­zens, “ya que la vo­la­ti­li­dad de es­tos ha­ce que las in­ver­sio­nes se vean ex­pues­tas al ries­go, in­ne­ce­sa­rio y evi­ta­ble, de equi­vo­car­se”.

So­bre es­to dis­cre­pa Jo­sé An­to­nio Ma­dri­gal: “Cuan­do una ac­ción es­tá en má­xi­mos his­tó­ri­cos, to­dos los que es­tán ga­nan y es con ellos con quie­nes tienes que juntarte”, afir­ma el bro­ker. “En 2000, Te­le­fó­ni­ca va­lía 32 eu­ros y hoy va­le me­nos de 7 eu­ros”, plan­tea. “¿Has­ta cuán­do va a ba­jar?”, se pre­gun­ta; “No lo sa­be­mos”, di­ce, “hay ne­go­cios que in­clu­so se aca­ban”. De he­cho, opi­na que una per­so­na que com­pre una ac­ción a 10 eu­ros y que des­pués cae a 7 eu­ros, de­be­ría te­ner mie­do y no es­pe­ran­za de que suba. De ahí que re­co­mien­de te­ner una vi­sión lar­go­pla­cis­ta y ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, pa­ra “es­tar siem­pre en los sec­to­res pun­te­ros” con el man­tra de que “una ten­den­cia de cre­ci­mien­to es más fá­cil que con­ti­núe que re­tro­ce­da”. En es­ta lí­nea pien­sa Thi­bault Loi­son, en­car­ga­do de la re­la­ción con in­ver­so­res en la ges­to­ra ga­la Fi­nan­ciè­re Ar­be­vel: “La me­jor ma­ne­ra de evi­tar esas tram­pas [los ses­gos] se­ría in­ver­tir en fon­dos de in­ver­sión ges­tio­na­dos a lar­go pla­zo y sin su­per­vi­sar el te­ma día tras día”. Pa­ra Se­men­za­to, de Fi­ni­zens, la cla­ve es­tá en la di­ver­si­fi­ca­ción de las car­te­ras y en “man­te­ner un en­fo­que de más de sie­te años” pa­ra evi­tar las equi­vo­ca­cio­nes.

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.