La ban­ca de­fien­de sus per­fi­les de ries­go

El Economista - Ecobolsa - - Crisis Del Coronaviru­s - Por Án­gel Alon­so

Pe­se al des­plo­me de ren­ta­bi­li­da­des que es­tán arras­tran­do to­dos los per­fi­les, des­de un -23% en los fon­dos mix­tos más agre­si­vos has­ta ca­si un 9% en los más cau­tos, las ges­to­ras de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de­fien­den que sus clien­tes se en­cuen­tran bien per­fi­la­dos por el ries­go que asu­men y re­co­mien­dan man­te­ner la cal­ma pa­ra no per­der­se la re­cu­pe­ra­ción a lar­go pla­zo

La ame­na­za del co­ro­na­vi­rus va a ser la pri­me­ra prue­ba de fue­go real pa­ra las fir­mas de in­ver­sión en la era de Mi­fid II, en la que el per­fil de ries­go de los in­ver­so­res y la trans­pa­ren­cia en el co­bro de co­mi­sio­nes son dos de las cla­ves más im­por­tan­tes de la di­rec­ti­va eu­ro­pea. Los de­rrum­bes de los mer­ca­dos de las úl­ti­mas se­ma­nas han de­ja­do en fue­go de ar­ti­fi­cio las fuer­tes caí­das que su­frie­ron a fi­na­les de 2018. Si en aquel mo­men­to fue mie­do a un fi­nal de ci­clo abrup­to, aho­ra es­tá sien­do pá­ni­co an­te los efec­tos des­co­no­ci­dos so­bre la eco­no­mía que pue­de aca­rrear el Co­vid 19, des­de una re­ce­sión a una de­pre­sión.

Nin­gún per­fil de in­ver­sor es­ca­pa a es­te des­mo­ro­na­mien­to, se­gún la me­dia del con­jun­to de fon­dos mix­tos ana­li­za­dos por elE­co­no­mis­ta: los más agre­si­vos pier­den un 23% en el año, mien­tras que los fle­xi­bles y mo­de­ra­dos se de­jan en­tre un 19% y un 18%, res­pec­ti­va­men­te. Ni si­quie­ra los más cau­tos sa­len me­nos per­ju­di­ca­dos, por­que se en­cuen­tran con re­ba­jas de ren­ta­bi­li­dad de has­ta un 8,7%. Es­tos por­cen­ta­jes han de­ja­do a los in­ver­so­res más de­fen­si­vos con el pul­so tem­blan­do, te­nien­do en cuen­ta que con­si­de­ran que no ha­bían asu­mi­do na­da de ries­go o por lo me­nos mu­cho más li­mi­ta­do.

Pe­ro las ges­to­ras de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, que con­tro­lan ma­yo­ri­ta­ria­men­te la dis­tri­bu­ción de fon­dos y han im­pul­sa­do la ges­tión dis­cre­cio­nal de car­te­ras en los úl­ti­mos años co­mo un seg­men­to de ne­go­cio cla­ve, con­si­de­ran que los per­fi­les de ries­go de sus clien­tes son los ade­cua­dos y les acon­se­jan pen­sar en el lar­go pla­zo y en sus ob­je­ti­vos fi­nan­cie­ros pa­ra no de­jar­se lle­var por las emo­cio­nes, en un mo­men­to en que las vi­ven­cias per­so­na­les es­tán a flor de piel. “Cla­ro que sir­ven los per­fi­les, nues­tras car­te­ras con­ser­va­do­ras es­tán su­frien­do mu­cho me­nos que las más agre­si­vas. Ade­más, el im­pac­to en las car­te­ras es muy in­fe­rior a las caí­das que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do los ín­di­ces de ren­ta va­ria­ble más im­por­tan­tes, que son la re­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de los clien­tes”, ase­gu­ran en Ban­kia As­set Ma­na­ge­ment.

Una opi­nión que com­par­ten en BBVA AM. “En mo­men­tos ac­tua­les, con mer­ca­dos ro­tos y don­de las caí­das son ge­ne­ra­li­za­das, no hay es­tra­te­gias que per­mi­tan es­qui­var las mi­nus­va­lías en su to­ta­li­dad. Sin em­bar­go, las es­tra­te­gias de los fon­dos mul­ti­ac­ti­vo apor­tan va­lor fun­da­men­tal­men­te en el lar­go pla­zo, ya que es en di­cho ho­ri­zon­te tem­po­ral don­de se mues­tran las ven­ta­jas y la po­ten­cia de su ges­tión, al cap­tu­rar tan­to las ven­ta­jas de una ges­tión ac­ti­va co­mo la di­ver­si­fi­ca­ción por geo­gra­fías, cla­ses de ac­ti­vos y es­ti­lo de in­ver­sión ca­rac­te­rís­ti­cas de es­tos vehícu­los”, se­ña­lan.

En Cai­xa­Bank ex­pli­can que exis­ten di­fe­ren­cias “sig­ni­fi­ca­ti­vas” de va­lo­ra­ción en­tre los di­fe­ren­tes per­fi­les de ries­go, por lo que sí con­si­de­ran que tie­ne sen­ti­do la seg­men­ta­ción de in­ver­so­res. “Nues­tra me­to­do­lo­gía de ase­so­ra­mien­to aso­cia los per­fi­les de ries­go a la apli­ca­ción con­cre­ta de esa par­te del pa­tri­mo­nio a una fi­na­li­dad (col­chón de se­gu­ri­dad, in­ver­sión a lar­go pla­zo, ju­bi­la­ción, etc.) con un ho­ri­zon­te tem­po­ral y ca­pa­ci­dad de so­por­tar pér­di­das de va­lo­ra­ción tem­po­ra­les di­fe­ren­tes”, sub­ra­yan en la ges­to­ra.

Pér­di­das tem­po­ra­les

“La per­fi­la­ción siem­pre es vá­li­da, siem­pre y cuan­do es­té bien he­cha, ya que ayu­da a adap­tar las in­ver­sio­nes de los par­tí­ci­pes a sus ne­ce­si­da­des y a su ape­ti­to por el ries­go. El he­cho de que mu­chos fon­dos con un per­fil de ries­go más ba­jo tam­bién es­tén pun­tual­men­te en pér­di­das no sig­ni­fi­ca que no se adap­ten a lo an­te­rior. Al con­tra­rio, es en es­tos mo­men­tos cuan­do los clien­tes de­ben va­lo­rar, aún más, que un ajus­te al per­fil de ries­go co­rrec­to les per­mi­te si­tuar­se en un ti­po de ac­ti­vo o fon­do que se adap­ta a pér­di­das tem­po­ra­les y asu­mi­bles”, apun­tan en Uni­gest, la ges­to­ra de Uni­ca­ja. En Ban­kin­ter re­cuer­dan que la per­fi­la­ción es cla­ve pa­ra aten­der co­rrec­ta­men­te a los in­ver­so­res. “Per­fi­lar a un clien­te es cla­ve pa­ra en­ten­der el ti­po de car­te­ra, su ren­ta­bi­li­dad ob­je­ti­vo, la dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca y el ni­vel de ries­go. Aun­que es in­du­da­ble que es­ta­mos an­te un mo­men­to de ex­cep­cio­na­li­dad”, re­mar­can en la fir­ma.

Las fuer­tes caí­das de los mer­ca­dos, don­de el Eu­ros­toxx50 se ha de­ja­do ca­si un 35% en tres se­ma­nas o don­de se ha po­di­do ver la ma­yor caí­da his­tó­ri­ca del Ibex 35 en un so­lo día, po­drían ser­vir de ex­cu­sa pa­ra las fir­mas pa­ra jus­ti­fi­car las pér­di­das en­tre sus clien­tes. Tiem­po ha­brá pa­ra com­pa­rar las ren­ta­bi­li­da­des en­tre unas ges­to­ras y otras. Pe­ro de­jar­se lle­var por el mie­do e in­ten­tar cam­biar de per­fil de ries­go an­te se­me­jan­te es­ce­na­rio po­dría per­ju­di­car a los in­ver­so­res a lar­go pla­zo, so­bre to­do si cuen­tan con un plan es­ta­ble­ci­do por ob­je­ti­vos fi­nan­cie­ros. “En es­tos mo­men­tos de má­xi­ma ten­sión, te­ne­mos que in­ten­tar ser lo más ra­cio­na­les po­si­ble. Eso sig­ni­fi­ca no to­mar de­ci­sio­nes que no ha­bría­mos to­ma­do en una si­tua­ción nor­mal. Aquel que es con­ser­va­dor que lo si­ga sien­do y el que es arries­ga­do tam­bién. Mo­ver car­te­ras de for­ma drás­ti­ca es­tos días pue­de traer con­se­cuen­cias irre­cu­pe­ra­bles en lar­go pla­zo”, ma­ni­fies­tan en Iber­ca­ja.

Ri­card Vidal, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de EDM, re­co­mien­da a los in­ver­so­res “man­te­ner la cal­ma, que sean pa­cien­tes y pru­den­tes. El mie­do a la ex­pan­sión des­con­tro­la­da del bro­te es sin du­da el mo­ti­vo del des­plo­me de las bol­sas, pe­ro se tra­ta de un fac­tor exó­geno que no va­ría nues­tra fi­lo­so­fía de in­ver­sión” a lar­go pla­zo.

Fuen­te: ela­bo­ra­ción pro­pia. elE­co­no­mis­ta IS­TOCK/EE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.