SUE­CIA, UN EJEM­PLO DE SOS­TE­NI­BI­LI­DAD EN PEN­SIO­NES

El Economista - elEconomista Pensiones - - EL INFORME - J. F. RO­BLES

El mo­de­lo sue­co es un hí­bri­do de los sis­te­mas de re­par­to y ca­pi­ta­li­za­ción que se in­tro­du­jo a tra­vés de una re­for­ma en los años 90 ba­jo un am­plio con­sen­so po­lí­ti­co. Se ba­sa en cuen­tas no­cio­na­les nu­tri­das por el tra­ba­ja­dor y la em­pre­sa. El éxi­to del es­que­ma nór­di­co es que ja­más quie­bra y que ga­ran­ti­za una pen­sión mí­ni­ma

El sis­te­ma sue­co de pen­sio­nes ha­bi­tual­men­te es ci­ta­do co­mo ejem­plo de sos­te­ni­bi­li­dad, pues in­cor­po­ra ele­men­tos tan­to del sis­te­ma de re­par­to co­mo del de ca­pi­ta­li­za­ción, jun­to con los pla­nes pri­va­dos. Las pen­sio­nes pú­bli­cas se cal­cu­lan me­dian­te un sis­te­ma mix­to, pe­ro no se pue­de ol­vi­dar que en Sue­cia más del 90 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res dis­po­ne de pla­nes de pen­sio­nes de em­pleo cu­ya ad­he­sión es prác­ti­ca­men­te obli­ga­to­ria. La re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes sue­co se pro­du­jo a fi­na­les de los 90 y em­pe­zó a apli­car­se a los nue­vos ju­bi­la­dos a par­tir de 2010. Has­ta la re­for­ma, el sis­te­ma era de re­par­to pu­ro, pe­ro, da­da la ba­ja na­ta­li­dad, la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma es­ta­ba com­pro­me­ti­da y la pro­ba­bi­li­dad de que no se pu­die­ran pa­gar las pen­sio­nes en el fu­tu­ro era cier­ta. La re­for­ma se lle­vó a cabo con un al­to con­sen­so en­tre las dis­tin­tas fuer­zas po­lí­ti­cas y los nue­vos cálcu­los en­tra­ron en vi­gor en 2001. El sis­te­ma se ba­sa en

cuen­tas no­cio­na­les pa­ra ca­da tra­ba­ja­dor en las que se asien­tan las con­tri­bu­cio­nes que rea­li­za el tra­ba­ja­dor y la em­pre­sa. El sal­do de la cuen­ta re­fle­ja el de­re­cho del tra­ba­dor que va acu­mu­lan­do pa­ra per­ci­bir su pen­sión en el fu­tu­ro y se co­mu­ni­ca a ca­da be­ne­fi­cia­rio una vez al año.

Sin fe­cha to­pe pa­ra la ju­bi­la­ción

La pen­sión se cal­cu­la con las apor­ta­cio­nes rea­li­za­das du­ran­te to­da la vi­da la­bo­ral. Un sue­co se pue­de ju­bi­lar des­de los 61 años y per­ci­bir sus pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas, por­que son dos. No hay fe­cha to­pe pa­ra la ju­bi­la­ción, y así pue­de acu­mu­lar con­tri­bu­cio­nes por en­ci­ma de los 61 años pa­ra me­jo­rar su pen­sión. La pa­ga no con­tri­bu­ti­va, es de­cir, la bá­si­ca, pue­de re­ci­bir­se só­lo a par­tir de los 65 años. Un sue­co pue­de te­ner de­re­cho a per­ci­bir tres pen­sio­nes, o me­jor di­cho, tres tra­mos de pen­sión: dos pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas, con cálcu­lo di­fe­ren­cia­do, más una pen­sión bá­si­ca, no con­tri­bu­ti­va si la con­tri­bu­ti­va es­tu­vie­ra por de­ba­jo de un lí­mi­te mí­ni­mo fi­ja­do.

Las con­tri­bu­ti­vas son la in­konst­pen­sion y la pre­mie­pen­sion y se fi­nan­cian con las apor­ta­cio­nes de em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res. La in­konst­pen­sion se fi­nan­cia con el 16 por cien­to del sa­la­rio y se ba­sa en un sis­te­ma de re­par­to con con­di­cio­nes por el cual los be­ne­fi­cia­rios per­ci­ben sus pres­ta­cio­nes se­gún la re­cau­da­ción de ca­da mo­men­to, se­gún unas re­glas de equi­li­brio del sis­te­ma es­pe­cí­fi­cas. Su­po­ne la ma­yor par­te de la pa­ga que re­ci­be un ju­bi­la­do. El 2,5 por cien­to del sa­la­rio se des­ti­na a la pre­mie­pen­sion, que se ba­sa en un sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción y se apor­ta a un fon­do de pen­sio­nes pri­va­do a elec­ción del tra­ba­ja­dor.

Lo más im­por­tan­te del sis­te­ma sue­co no es en sí mis­mo el cálcu­lo o di­fe­ren­te cómpu­to de las apor­ta­cio­nes, sino la for­ma en que és­tas se trans­for­man en una pen­sión en el mo­men­to de la ju­bi­la­ción así co­mo los cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad y equi­li­brio del sis­te­ma que ac­túan so­bre el im­por­te que un ju­bi­la­do pue­de per­ci­bir.

Las apor­ta­cio­nes del tra­ba­ja­dor se re­va­lo­ri­zan a lo largo de su vi­da. La re­va­lo­ri­za­ción de las con­tri­bu­cio­nes de la pen­sión por re­par­to, la in­konst­pen­sion, se ba­sa en el al­za sa­la­rial me­dian­te un ín­di­ce cal­cu­la­do anual­men­te. La pre­mie­pen­sion o pa­ga de ca­pi­ta­li­za­ción se re­va­lo­ri­za en fun­ción del fon­do de pen­sio­nes ele­gi­do por el tra­ba­ja­dor y los ren­di­mien­tos de su car­te­ra de in­ver­sión, y no de­pen­de de nin­gu­na de­ci­sión ad­mi­nis­tra­ti­va. En la de­ter­mi­na­ción de la pen­sión se tie­nen en cuen­ta fac­to­res de sos­te­ni­bi­li­dad y equi­li­brio del sis­te­ma, por eso ni tan si­quie­ra la par­te que fun­cio­na me­dian­te el sis­te­ma de re­par­to da de­re­cho a una pres­ta­ción que pue­da de­fi­nir­se an­tes del mo­men­to de la ju­bi­la­ción, pues los fac­to­res per­so­na­les y del sis­te­ma pue­den ser pre­via­men­te des­co­no­ci­dos. Así, los de­re­chos acu­mu­la­dos que en un sis­te­ma de re­par­to pu­ro dan co­mo re­sul­ta­do pres­ta­cio­nes de­fi­ni­das pre­via­men­te, en el sis­te­ma sue­co no se pue­den cal­cu­lar has­ta la ju­bi­la­ción, sal­vo de for­ma apro­xi­ma­da.

El ca­pi­tal acu­mu­la­do en la cuen­ta no­cio­nal del tra­ba­ja­dor de­ter­mi­na la ren­ta vi­ta­li­cia que pue­de per­ci­bir en fun­ción de la esperanza de vi­da es­ti­ma­da de for­ma in­di­vi­dual. Ello da gran so­li­dez al sis­te­ma, pues­to que a me­di­da que sube la esperanza de vi­da dis­mi­nu­ye el im­por­te de las pen­sio­nes a per­ci­bir. Por otra par­te, las nor­mas de equi­li­brio del sis­te­ma es­ta­ble­cen que és­te no pue­de ser de­fi­ci­ta­rio, de ma­ne­ra que ni las pen­sio­nes ni los de­re­chos acu­mu­la­dos pue­den cre­cer cuan­do el im­por­te de las pres­ta­cio­nes su­pe­ra al de las con­tri­bu­cio­nes. Es­ta ga­ran­tía de es­ta­bi­li­dad evi­ta la quie­bra y que ha­ya que fi­nan­ciar­lo con otros re­cur­sos, co­mo su­ce­de ac­tual­men­te en Es­pa­ña.

La pen­sión no con­tri­bu­ti­va, ga­ran­ti­pen­sion, se fi­nan­cia con im­pues­tos y se per­ci­be en ca­so de que no se ha­yan rea­li­za­do con­tri­bu­cio­nes o que una vez cal­cu­la­da la pen­sión es­té por de­ba­jo de un de­ter­mi­na­do im­por­te.

Por úl­ti­mo, la ma­yor par­te de los sue­cos cuen­tan con pla­nes de pen­sio­nes de em­pleo de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual pa­ra com­ple­men­tar su pen­sión pú­bli­ca y a los que con­tri­bu­yen con en­tre un 3 y un 5 por cien­to del sa­la­rio.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.