For­ta­le­zas del sis­te­ma de cuen­tas no­cio­na­les

El Economista - elEconomista Pensiones - - EL INFORME -

El Sis­te­ma no pue­de que­brar

El Sis­te­ma de pen­sio­nes no pue­de que­brar por­que en ca­so de des­equi­li­brio se con­ge­la la re­va­lo­ri­za­ción de pen­sio­nes y con­tri­bu­cio­nes has­ta que el equi­li­brio fi­nan­cie­ro en­tre con­tri­bu­cio­nes y pres­ta­cio­nes se res­ta­ble­ce.

Se ga­ran­ti­za una pen­sión mí­ni­ma

La can­ti­dad que ha­ya que apor­tar pa­ra lle­gar a la pen­sión mí­ni­ma no de­pen­de de las con­tri­bu­cio­nes, sino que es­tá fi­nan­cia­da con im­pues­tos y só­lo se pue­de per­ci­bir a par­tir de los 65 años.

Cálcu­lo so­bre to­da la vi­da la­bo­ral

Las con­tri­bu­cio­nes du­ran­te to­da la vi­da la­bo­ral de­ter­mi­nan la pen­sión sin que las rea­li­za­das en un mo­men­to pe­sen más que las rea­li­za­das en otro.

Adap­ta­das a la esperanza de vi­da

Las pen­sio­nes en Sue­cia de­pen­den de la esperanza de vi­da de ca­da gru­po de in­di­vi­duos se­gún su edad; así, a ma­yor esperanza de vi­da me­nor pen­sión, lo que es de­ter­mi­nan­te pa­ra el equi­li­brio fi­nan­cie­ro del sis­te­ma a largo pla­zo.

Con­tri­bu­ti­vas en dos tra­mos

La pen­sión con­tri­bu­ti­va no se cal­cu­la so­lo me­dian­te el sis­te­ma de re­par­to, sino que una par­te se des­ti­na a un plan pri­va­do de pen­sio­nes.

Pla­nes pri­va­dos com­ple­men­ta­rios

En Sue­cia, el 90 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res con­tri­bu­yen a pla­nes de pen­sio­nes de em­pleo que com­ple­men­tan su pen­sión pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.