CÓ­MO BLIN­DAR EL AHO­RRO A LAR­GO PLA­ZO AN­TE LOS CAM­BIOS FIS­CA­LES

Ren­tas vi­ta­li­cias, se­gu­ros y fon­dos de in­ver­sión, los me­jo­res re­fu­gios frente a la in­cer­ti­dum­bre tri­bu­ta­ria

El Economista - elEconomista Pensiones - - PORTADA - JA­VIER SAN­TA­CRUZ ISTOCK

El aho­rra­dor me­dio en Es­pa­ña se vie­ne en­fren­ta­na­do a cam­bios con­ti­nuos en la fis­ca­li­dad tan­to ge­ne­ral co­mo del aho­rro. Y jus­to aho­ra, con el re­cien­te cam­bio de Go­bierno, se acu­sa en ma­yor me­di­da la per­cep­ción de in­cer­ti­dum­bre ha­cia los de­rro­te­ros que to­ma­rá la po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria. En es­te sen­ti­do, pa­ra una co­rrec­ta pla­ni­fi­ca­ción de la ju­bi­la­ción es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta la va­ria­ble fis­cal y los po­si­bles cam­bios que pue­den ex­pe­ri­men­tar los dis­tin­tos pro­duc­tos de aho­rro e in­ver­sión. La pri­me­ra cir­cuns­tan­cia a la que se en­fren­ta el ac­tual tra­ba­ja­dor es la ab­so­lu­ta in­cer­ti­dum­bre so­bre el mar­co fis­cal a cor­to y me­dio pla­zo y la in­con­sis­ten­cia con­ti­nua en las po­lí­ti­cas tri­bu­ta­rias se­gún el Go­bierno que es­té al man­do o, in­clu­so, se­gún el mi­nis­tro de Ha­cien­da que se en­cuen­tre en ejer­ci­cio. La elec­ción de los vehícu­los de aho­rro e in­ver­sión cons­ti­tu­ye un pro­ce­so ya de por sí muy com­ple­jo y so­me­ti­do a enor­mes in­cer­ti­dum­bres pa­ra el tra­ba­ja­dor de hoy, que de­be em­pe­zar a pla­ni­fi­car a 20 ó 30 años vis­ta.

Ello se com­pli­ca aún más cuan­do el Go­bierno de turno usa los im­pues­tos pa­ra cu­brir agu­je­ros es­truc­tu­ra­les de la eco­no­mía co­mo pue­den ser los de­ri­va­dos de las pen­sio­nes o la deu­da pú­bli­ca. Re­cien­te­men­te, la agen­cia de

ra­ting Fitch se­ña­la­ba la in­cer­ti­dum­bre en la po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria co­mo uno de los fac­to­res ne­ga­ti­vos de lar­go pla­zo de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Te­nien­do en cuen­ta es­ta vo­la­ti­li­dad tri­bu­ta­ria, in­ten­si­fi­ca­da en los úl­ti­mos años, ca­ben dos es­ce­na­rios po­si­bles: por un la­do, el me­jor de los es­ce­na­rios se­ría que la tri­bu­ta­ción del aho­rro se que­da­se tal co­mo es­tá en la ac­tua­li­dad tan­to en ti­pos mar­gi­na­les co­mo en re­duc­cio­nes, bo­ni­fi­ca­cio­nes y exen­cio­nes de los di­fe­ren­tes pro­duc­tos de aho­rro, qui­zá res­ta­ble­cien­do me­di­das bá­si­cas pa­ra fre­nar la do­ble im­po­si­ción co­mo se­ría la exen­ción de 1.500 eu­ros por di­vi­den­dos.

Pe­ro, por otro la­do, el peor de los es­ce­na­rios se­ría, co­mo se­ña­lan los Eco­no­mis­tas Ase­so­res Fis­ca­les del Con­se­jo de Co­le­gios de Eco­no­mis­tas, equi­pa­rar la tri­bu­ta­ción de las ren­tas del aho­rro a la de las ren­tas del tra­ba­jo, lo cual su­pon­dría du­pli­car el ti­po mar­gi­nal en el tra­mo su­pe­rior, co­mo ya pa­só en 2010 cuan­do se pa­sa­ron las ga­nan­cias patrimonia­les ob­te­ni­das en me­nos de un año a la ba­se im­po­ni­ble ge­ne­ral.

Un ejem­plo de es­te úl­ti­mo es­ce­na­rio es la úl­ti­ma reforma fis­cal del IRPF en Na­va­rra, don­de se han apro­ba­do ti­pos mar­gi­na­les más al­tos, si­tuán­do­se a la ca­be­za de Es­pa­ña en im­po­si­ción so­bre el ca­pi­tal mo­bi­lia­rio y las plus­va­lías por ele­men­tos patrimonia­les. Otro es­ce­na­rio ex­tre­mo fue la eli­mi­na­ción del ré­gi­men tran­si­to­rio en ga­nan­cias y pér­di­das patrimonia­les so­bre ac­ti­vos ad­qui­ri­dos an­tes del 31 de di­ciem­bre de 1994 a par­tir de 400.000 eu­ros y la su­pre­sión de la co­rrec­ción por in­fla­ción, más co­no­ci­da co­mo los “coe­fi­cien­tes de aba­ti­mien­to”. Que a ojos de Ha­cien­da un eu­ro de hoy val­ga lo mis­mo que un eu­ro de ha­ce diez o 20 años su­po­ne un ha­cha­zo muy gra­ve no só­lo so­bre la ren­ta­bi­li­dad real ne­ta de la in­ver­sión, sino so­bre la pro­pia pre­ser­va­ción del ca­pi­tal a lar­go pla­zo.

Sin per­der de vis­ta po­si­bles ries­gos de co­la en la fis­ca­li­dad co­mo los an­te­rio­res, con un fu­tu­ro fis­cal que pue­da os­ci­lar en es­te ran­go de po­si­bles cam­bios, ¿qué es­tra­te­gia de aho­rro a lar­go pla­zo pue­de rea­li­zar un tra­ba­ja­dor pa­ra com­ple­men­tar la pen­sión pú­bli­ca que re­ci­bi­rá en el fu­tu­ro? ¿Qué ca­rac­te­rís­ti­cas de­ben te­ner los pro­duc­tos ele­gi­dos pa­ra que se pue­da mi­ni­mi­zar el im­pac­to de cual­quier po­si­ble cam­bio fis­cal?

Es­ta pro­ble­má­ti­ca la va­mos a abor­dar a tra­vés del Im­pues­to so­bre la Ren­ta de las Per­so­nas Fí­si­cas (IRPF). La mi­tad de la re­cau­da­ción y de las com­pe­ten­cias le­gis­la­ti­vas de es­ta fi­gu­ra tri­bu­ta­ria re­cae so­bre las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas -ya que se tra­ta de un tri­bu­to ce­di­do par­cial­men­te-, si bien no hay que per­der de vis­ta los cam­bios tri­bu­ta­rios que se pue­dan pro­du­cir so­bre el aho­rro en im­pues­tos co­mo el del Pa­tri­mo­nio o el de Su­ce­sio­nes y Do­na­cio­nes -tri­bu­tos ce­di­dos to­tal­men­te-.

1 De­pó­si­tos

Los de­pó­si­tos y cuen­tas a la vis­ta son los pro­duc­tos más sim­ples en su tra­ta­mien­to fis­cal y de los que no se es­pe­ran cam­bios re­le­van­tes a lar­go pla­zo. Se tra­ta de la al­ter­na­ti­va de aho­rro ele­gi­da por una bue­na par­te de los es­pa­ño­les con un pe­so cer­cano al 10 por cien­to pa­ra ase­gu­rar una li­qui­dez per­ma­nen­te -a par­tir de da­tos de la En­cues­ta Fi­nan­cie­ra del Ban­co de Es­pa­ña-, a cos­ta de una ren­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ro-fis­cal hoy en día ne­ga­ti­va.

2 Ren­ta fi­ja

Tan­to si los pro­duc­tos son de ren­ta fi­ja im­plí­ci­ta -bo­nos cu­pón ce­ro-, co­mo si son de ren­ta fi­ja ex­plí­ci­ta -aque­llos en que sí se pa­gan

cu­po­nes-, su ré­gi­men fis­cal de­pen­de ca­si ex­clu­si­va­men­te de mo­di­fi­ca­cio­nes en los ti­pos mar­gi­na­les de la es­ca­la del aho­rro. Es­tos se­rían pro­duc­tos vul­ne­ra­bles des­de el pun­to de vis­ta fis­cal, ya que hay que tri­bu­tar ca­da vez que se co­bra un cu­pón cuan­do la ren­ta es ex­plí­ci­ta o al amor­ti­zar el pro­duc­to cuan­do la ren­ta es im­plí­ci­ta por­que se emi­te al des­cuen­to co­mo las Le­tras del Te­so­ro. La ma­yor par­te de la ren­ta fi­ja im­plí­ci­ta es ac­ti­vo de cor­to pla­zo, con lo cual pue­de es­tar so­me­ti­do a vai­ve­nes en los ti­pos y re­ten­cio­nes.

3 Ren­ta va­ria­ble

Al igual que su­ce­de con la ren­ta fi­ja, la ren­ta va­ria­ble tam­bién es­tá so­me­ti­da a cam­bios fis­ca­les en el cor­to pla­zo, ya que ca­da vez que se co­bra un di­vi­den­do o se trans­mi­te una ac­ción, hay que pa­sar por la ca­ja de Ha­cien­da. In­clu­so aun­que hay me­ca­nis­mos pa­ra di­fe­rir tri­bu­ta­ción co­mo es el co­bro de di­vi­den­dos en for­ma de nue­vas ac­cio­nes -scrip di­vi­dend-, otras mo­da­li­da­des que an­tes te­nían una tri­bu­ta­ción di­fe­ren­te co­mo la trans­mi­sión de de­re­chos de sus­crip­ción pre­fe­ren­te obli­gan a es­tar per­ma­nen­te­men­te pa­gan­do im­pues­tos que pue­dan ser sus­cep­ti­bles de ser ma­yo­res en un fu­tu­ro, por no ha­blar de los cam­bios que se pue­dan pro­du­cir en la “cláu­su­la an­ti­elu­sión”, ac­tual­men­te fi­ja­da en el 25 por cien­to del sal­do po­si­ti­vo.

4 De­pó­si­tos

El pro­duc­to de aho­rro por ex­ce­len­cia pa­ra las fa­mi­lias es­pa­ño­las -el pe­so de la vi­vien­da ha­bi­tual y de la se­gun­da vi­vien­da en la car­te­ra to­tal de in­ver­sio­nes su­pera el 75 por cien­to- tam­po­co se li­bra de la vo­la­ti­li­dad tri­bu­ta­ria. Las dos cues­tio­nes más pe­li­gro­sas que en­fren­ta un pro­pie­ta­rio de vi­vien­da a efec­tos del IRPF son, por un la­do, la va­lo­ra­ción del in­mue­ble cuan­do és­te se trans­mi­te -su­je­to a la otra in­cer­ti­dum­bre que es la va­lo­ra­ción ca­tas­tral- y, por otro la­do, la de­ter­mi­na­ción de la plus­va­lía ob­te­ni­da si hay co­rrec­ción o no por in­fla­ción. Si bien la vi­vien­da en pro­pie­dad sue­le man­te­ner­se ma­yo­ri­ta­ria­men­te has­ta la muer­te de la per­so­na, la úl­ti­ma reforma fis­cal pu­so en mar­cha un me­ca­nis­mo más ro­bus­to frente a cam­bios tri­bu­ta­rios que es la cons­ti­tu­ción de ren­tas vi­ta­li­cias a par­tir del im­por­te ín­te­gro de la trans­mi­sión de és­te u otros ele­men­tos patrimonia­les pa­ra con­tri­bu­yen­tes ma­yo­res de 65 años, con un lí­mi­te de 240.000 eu­ros. Se ve más abajo al tra­tar el pro­duc­to de ren­ta vi­ta­li­cia.

5 Fon­dos de in­ver­sión

Los fon­dos de in­ver­sión y, en ge­ne­ral, las Ins­ti­tu­cio­nes de In­ver­sión Co­lec­ti­va -si­cavs y fon­dos y pla­nes de pen­sio­nes- cuen­tan con un pri­vi­le­gio fis­cal di­fí­cil­men­te mo­di­fi­ca­ble co­mo es el ré­gi­men de tras­pa­sos: cuan­do el im­por­te ob­te­ni­do de la ven­ta de un fon­do se des­ti­na a la com­pra de otro fon­do,

75% Es el pe­so de la vi­vien­da ha­bi­tual y la se­gun­da vi­vien­da en la car­te­ra to­tal de in­ver­sio­nes

no exis­te ga­nan­cia o pér­di­da pa­tri­mo­nial y, por tan­to, no se tri­bu­ta. El nue­vo fon­do con­ser­va­rá el va­lor y la fe­cha de ad­qui­si­ción del an­ti­guo. En es­te pun­to si la ges­to­ra es ex­tran­je­ra, tam­bién se le apli­ca a los ETFs. Es­te es un me­ca­nis­mo ex­tra­or­di­na­rio pa­ra pla­ni­fi­car a fu­tu­ro sin te­ner en cuen­ta cam­bios fis­ca­les que se pue­dan pro­du­cir a cor­to pla­zo. El ré­gi­men de tras­pa­sos otor­ga fle­xi­bi­li­dad a un aho­rra­dor que va mo­di­fi­can­do su car­te­ra ade­cuán­do­la a sus cir­cuns­tan­cias vi­ta­les y aco­mo­dán­do­la a los ries­gos que pue­de to­mar en fun­ción de la edad.

6 Pla­nes de pen­sio­nes

El plan de pen­sio­nes -in­di­vi­dual, de­jan­do a un la­do el de em­pleo- es uno de los vehícu­los más po­pu­la­res de aho­rro a lar­go pla­zo pe­ro con una asi­me­tría enor­me en­tre el tra­ta­mien­to fis­cal de las apor­ta­cio­nes y el tra­ta­mien­to fis­cal de las pres­ta­cio­nes. En tér­mi­nos sim­ples, Ha­cien­da tra­ta de for­ma muy fa­vo­ra­ble a las apor­ta­cio­nes y cas­ti­ga du­ra­men­te las pres­ta­cio­nes, so­bre to­do si és­tas son en for­ma de ca­pi­tal. Si bien es un pro­duc­to do­ta­do de cier­ta fle­xi­bi­li­dad, la in­cer­ti­dum­bre se si­túa por el la­do de un en­du­re­ci­mien­to aún ma­yor de la fis­ca­li­dad a la ho­ra de res­ca­tar­lo -eli­mi­nan­do pau­la­ti­na­men­te re­duc­cio­nes por ren­di­mien­tos irre­gu­la­res co­mo has­ta la fe­cha han exis­ti­do- y una me­nor des­gra­va­ción por las apor­ta­cio­nes -ac­tual­men­te en 8.000 eu­ros anua­les por par­tí­ci­pe-.

7 Se­gu­ros de vi­da y aho­rro

Las ren­tas vi­ta­li­cias y los pla­nes de aho­rro sis­te­má­ti­co son, jun­to a los fon­dos de in­ver­sión, los pro­duc­tos más ro­bus­tos frente a cam­bios fis­ca­les. Ade­más de la con­ver­sión en ren­ta vi­ta­li­cia del im­por­te de ven­ta de una vi­vien­da, unas ac­cio­nes o un fon­do, el aho­rro blo­quea­do sis­te­má­ti­co a lar­go pla­zo per­mi­te es­qui­var la vo­la­ti­li­dad fis­cal con un ré­gi­men de tri­bu­ta­ción que no es pro­ba­ble que se mo­di­fi­que en el mo­men­to de co­bro, ba­sa­do en por­cen­ta­jes so­bre la anua­li­dad co­rres­pon­dien­te en fun­ción de la fe­cha. Las re­duc­cio­nes y exen­cio­nes a par­tir de los 5 años es­ta­ble­ci­das hoy se­gui­rían mi­no­ran­do to­tal o par­cial­men­te el pa­go de im­pues­tos de­ri­va­do de un al­za, por ejem­plo, de los ti­pos del aho­rro. Lo mis­mo su­ce­de en vehícu­los con car­ca­sa de se­gu­ro co­mo los unit-lin­ked -in­ver­sión en una ces­ta de fon­dos- o nue­vos pla­nes de aho­rro a lar­go pla­zo co­mo son los se­gu­ros in­di­vi­dua­les de vi­da que cu­bren fa­lle­ci­mien­to e in­va­li­dez. En su­ma, si bien es evi­den­te que la neu­tra­li­dad fis­cal no exis­te, sí que hay for­mas de es­ca­par de po­si­bles em­peo­ra­mien­tos del tra­ta­mien­to fis­cal al aho­rro que tie­ne que ser­vir co­mo com­ple­men­to a la pen­sión pú­bli­ca.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.