Mi­tos y reali­da­des de los pla­nes de pensiones

No son só­lo pa­ra ri­cos, sí tie­nen ven­ta­jas fis­ca­les y se pue­den res­ca­tar an­tes de la ju­bi­la­ción. És­ta es la reali­dad de es­te vehícu­lo de aho­rro a lar­go pla­zo

El Economista - elEconomista Pensiones - - SUMARIO - ISA­BEL ACOSTA

Los vehícu­los de aho­rro a lar­go pla­zo tie­nen una fis­ca­li­dad ven­ta­jo­sa y po­si­bi­li­dad de res­ca­tar­los

Mu­chos son los man­tras ver­ti­dos so­bre el pro­duc­to más co­mún de aho­rro com­ple­men­ta­rio pa­ra la ju­bi­la­ción: el plan de pensiones. En el acer­vo po­pu­lar sub­ya­ce la teo­ría de que tie­nen una ba­ja ren­ta­bi­li­dad, la de que hay que pa­gar mu­chos im­pues­tos a su res­ca­te, o la sen­sa­ción de que no pue­den to­car­se has­ta que se ma­te­ria­li­ce la ju­bi­la­ción. Qui­zá mu­chas de es­tas le­yen­das son las que pro­vo­can que la pe­ne­tra­ción de es­te ti­po de pro­duc­to en el con­jun­to de ac­ti­vos fi­nan­cie­ros en los que in­vier­ten las fa­mi­lias sea me­nor en Es­pa­ña que en el res­to de economías desa­rro­lla­das com­pa­ra­bles. elE­co­no­mis­ta Pensiones ha ana­li­za­do con el res­pon­sa­ble de pensiones de KPMG, Ál­va­ro Gra­na­do, cuán­to hay de mi­to y cuán­to de reali­dad en las ca­rac­te­rís­ti­cas que se vie­nen atri­bu­yen­do a es­te ins­tru­men­to.

Es fal­so que no pue­dan to­car­se has­ta la ju­bi­la­ción

Co­mo ex­pli­ca Gra­na­do, es cier­to que los pla­nes de pensiones, por ser ins­tru­men­tos de aho­rro a lar­go pla­zo, só­lo per­mi­ten el co­bro o res­ca­te de los mis­mos cuan­do acaez­ca al­gu­na de las con­tin­gen­cias pre­vis­tas: ju­bi­la­ción, fa­lle­ci­mien­to o in­va­li­dez. Pe­ro la ley ha ve­ni­do in­cor­po­ran­do su­pues­tos ex­cep­cio­na­les de li­qui­dez que ba­jo cier­tas cir­cuns­tan­cia per­mi­ten el res­ca­te an­ti­ci­pa­do de los fon­dos, co­mo el des­em­pleo de lar­ga du­ra­ción y en­fer­me­dad gra­ve. Ade­más, re­cien­te­men­te se ha in­cor­po­ra­do a la nor­ma­ti­va la po­si­bi­li­dad de res­ca­tar pla­nes de pensiones por las apor­ta­cio­nes de más de 10 años de an­ti­güe­dad, contando és­tas a par­tir de 2015. Los de­re­chos de­ri­va­dos de apor­ta­cio­nes a pla­nes de pensiones efec­tua­das has­ta el 31 de di­ciem­bre de 2015, con los ren­di­mien­tos co­rres­pon­dien­tes a las mis­mas, es­ta­rán dis­po­ni­bles a par­tir del 1 de enero de 2025.

2 No son “só­lo pa­ra los ri­cos”

Los pla­nes de pensiones sir­ven pa­ra com­ple­men­tar las pres­ta­cio­nes pú­bli­cas de ju­bi­la­ción, fa­lle­ci­mien­to o in­ca­pa­ci­dad. En la me­di­da en que pre­vea­mos una pen­sión pú­bli­ca in­su­fi­cien­te pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des u ob­je­ti­vos bá­si­cos de vi­da, es re­co­men­da­ble acu­dir al aho­rro com­ple­men­ta­rio, con in­de­pen­den­cia de cuál sea el sa­la­rio o ni­vel de vi­da. De he­cho, las apor­ta­cio­nes pue­den ser pe­rió­di­cas o pun­tua­les, y los im­por­tes se pue­den adap­tar a to­dos los pre­su­pues­tos: los im­por­tes mí­ni­mos ron­dan los 30 eu­ros men­sua­les o su equi­va­len­te anual. Ade­más, los ex­per­tos en aho­rro a lar­go pla­zo sos­tie­nen que, an­te el ho­ri­zon­te del Sis­te­ma Pú­bli­co y la iti­ne­ran­cia nor­ma­ti­va, la pre­vi­sión com­ple­men­ta­ria de­be­ría in­cluir­se en el pre­su­pues­to per­so­nal o fa­mi­liar co­mo cual­quie­ra de las más ha­bi­tua­les: vi­vien­da, ali­men­ta­cion, su­mi­nis­tros, va­ca­cio­nes.

3 Sí tie­nen in­cen­ti­vos fis­ca­les

Son de los po­cos ins­tru­men­tos de aho­rro que cuen­tan con in­cen­ti­vo fis­cal pa­ra el su­je­to que rea­li­za apor­ta­cio­nes. Las apor­ta­cio­nes que a ni­vel in­di­vi­dual reali­ce a un plan de pensiones, su­pon­drán una re­duc­ción en la ba­se im­po­ni­ble, con­si­de­ran­do los to­pes que mar­ca la le­gis­la­ción y su­po­nen po­der apli­car­se des­gra­va­cio­nes que re­du­cen la factura fis­cal to­dos los años. Así pues, los pla­nes de pensiones ge­ne­ran un efec­to de di­fe­ri­mien­to fis­cal que nos per­mi­te te­ner más ren­ta dis­po­ni­ble en el pre­sen­te que se pue­de rein­ver­tir en el pro­pio plan o en otro pro­duc­to. Des­de la óp­ti­ca em­pre­sa­rial, las apor­ta­cio­nes rea­li­za­das a pla­nes co­lec­ti­vos a car­go de la em­pre­sa, su­po­nen un gas­to de­du­ci­ble en el Im­pues­to de So­cie­da­des. Es cier­to, no obs­tan­te, que la fis­ca­li­dad siem­pre pue­de ser me­jo­ra­ble.

4 Su res­ca­te es­tá su­je­to a tri­bu­ta­ción

Co­mo ocu­rre con prác­ti­ca­men­te to­dos los in­gre­sos, el res­ca­te del plan im­pli­ca pa­gar im­pues­tos. En es­te ca­so, tri­bu­ta co­mo un ren­di­mien­to más del tra­ba­jo. Si de­ci­do re­ti­rar de una so­la vez el plan de pensiones, ese mon­tan­te tri­bu­ta­rá al ti­po im­po­si­ti­vo del per­cep­tor del plan. Si bien, ex­pli­ca Gra­na­do, exis­te la po­si­bi­li­dad de ha­cer una pla­ni­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra y fis­cal lle­ga­do el mo­men­to del co­bro con el ob­je­to de ajus­tar el ti­po im­po­si­ti­vo al má­xi­mo en fun­ción de las cuan­tías que ca­da cual de­ci­da co­brar en for­ma de ren­ta.

5 Una ba­ja ren­ta­bi­li­dad que no lo es tan­to

Se tien­de a de­cir que no se rea­li­zan apor­ta­cio­nes a pla­nes de pensiones por ob­te­ner ren­ta­bi­li­da­des ba­jas, com­pa­ra­ti­va­men­te con otros ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros de aho­rro. Un dato im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es que la ren­ta­bi­li­dad de cual­quier ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro, in­clui­dos los pla­nes de pensiones, va a de­pen­der de la es­tra­te­gia de in­ver­sión y ac­ti­vos en los que quedan in­ver­ti­dos las apor­ta­cio­nes. La ten­den­cia en los pla­nes de pensiones en Es­pa­ña sue­le ser a in­ver­tir en por­cen­ta­jes ele­va­dos de ren­ta fi­ja y por­cen­ta­jes in­fe­rio­res en ren­ta va­ria­ble. (Ej: 80/20 por cien­to; o 70/30 por cien­to). En la me­di­da en que una par­te im­por­tan­te de la car­te­ra es­té in­ver­ti­da en ren­ta fi­ja y los ti­pos de in­te­rés sean ba­jos, co­mo ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos años, ten­drá co­mo efec­to una ren­ta­bi­li­dad si­mi­lar a los ti­pos de

La ren­ta­bi­li­dad de­pen­de de los ac­ti­vos en los que es­té in­ver­ti­do el plan de pensiones

in­te­rés de re­fe­ren­cia. Si se com­pa­ra la ren­ta­bi­li­dad de un fon­do de pensiones con la de otro pro­duc­to fi­nan­cie­ro, es­tan­do am­bos in­ver­ti­dos en los mis­mos ac­ti­vos, las ren­ta­bi­li­da­des se­rían si­mi­la­res. La ren­ta­bi­li­dad no la mar­ca tan­to el pro­duc­to en el que se in­vier­te, sino los ac­ti­vos en los que in­vier­te di­cho pro­duc­to, ex­pli­ca Gra­na­do, de KPMG. Coin­ci­den en es­ta apre­cia­ción los ex­per­tos de In­ver­co con­sul­ta­dos por elE­co­no­mis­ta Pensiones, des­mon­tan­do el mi­to ur­bano de que la ren­ta­bi­li­dad es ba­ja. Adu­cen que se tra­ta de un pro­duc­to de aho­rro finalista y que por esa na­tu­ra­le­za se in­vier­ten en va­lo­res se­gu­ros. Aña­den des­de In­ver­co que la ren­ta­bi­li­dad re­le­van­te de es­te pro­duc­to es a lar­go pla­zo, y que en un ho­ri­zon­te de 25 años és­ta se si­túa en el 4,32 por cien­to, lo cual sig­ni­fi­ca re­ci­bir un re­torno de 3 eu­ros por ca­da eu­ro in­ver­ti­do. Evi­den­te­men­te, si se as­pi­ra a una ma­yor ren­ta­bi­li­dad, ha­brá que op­tar por un pro­duc­to don­de se asu­ma más ries­go, ex­pli­ca el di­rec­tor de es­tu­dios del ob­ser­va­to­rio In­ver­co, Jo­sé Luis Manrique.

6 No ha­ce fal­ta ser un ex­per­to pa­ra acu­dir a es­te vehícu­lo

Los pla­nes de pensiones son unos vehícu­los de aho­rro so­bre los que exis­te mu­cha in­for­ma­ción y fá­cil­men­te ac­ce­si­ble. Las en­ti­da­des ban­ca­rias ase­so­ran con detalle so­bre ca­da pro­duc­to y los con­cep­tos fi­nan­cie­ros que ma­ne­jan no son com­pli­ca­dos. En cual­quier ca­so, an­te la me­nor du­da se pue­de re­cu­rrir a un ase­sor fi­nan­cie­ro.

7 Nun­ca se es de­ma­sia­do jo­ven pa­ra con­tra­tar­lo

El prin­ci­pal alia­do del aho­rro pa­ra la ju­bi­la­ción es el tiem­po, que per­mi­te afron­tar es­te ob­je­ti­vo con más tran­qui­li­dad y mar­gen pa­ra afron­tar im­pre­vis­tos. Los ex­per­tos fi­nan­cie­ros re­co­mien­dan abor­dar el aho­rro com­ple­men­ta­rio a la pen­sión en cuan­to se em­pie­cen a per­ci­bir ren­tas del tra­ba­jo o ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y no de­jar­lo pa­ra el úl­ti­mo tra­mo de la vi­da la­bo­ral, cuan­do ya se ob­ten­drá un re­torno me­nor.

8 So­bre­vi­ve aun­que quie­bre el ban­co

El plan for­ma par­te de un fon­do que es­tá pro­te­gi­do por una re­ser­va del 100 por cien­to. Es­tán se­pa­ra­das las ac­ti­vi­da­des del de­po­si­ta­rio y la ges­to­ra, que ade­más tie­nen la mi­sión de su­per­vi­sar­se mu­tua­men­te.

9 No se pier­de lo in­ver­ti­do si fa­lle­ce el ti­tu­lar

En ca­so de fa­lle­ci­mien­to del ti­tu­lar del plan, los de­re­chos con­so­li­da­dos re­cae­rán so­bre los be­ne­fi­cia­rios ex­pre­sa­men­te de­sig­na­dos por el ti­tu­lar. A fal­ta de de­sig­na­ción, po­drán ser be­ne­fi­cia­rios los he­re­de­ros na­tu­ra­les -cón­yu­ges, des­cen­dien­tes- o tes­ta­men­ta­rios.

10Los ac­ti­vos en que se in­vier­ten no son arries­ga­dos

Aun­que hay pla­nes que sí in­vier­ten en ac­ti­vos arries­ga­dos, exis­ten otros que se si­túan en el ex­tre­mo opues­to ajus­tán­do­se a per­fi­les con­ser­va­do­res.

Los ex­per­tos acon­se­jan aho­rrar des­de el co­bro de las pri­me­ras ren­tas del tra­ba­jo

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.