Có­mo es­qui­var los im­pues­tos so­bre el aho­rro cuan­do se ave­ci­nan cam­bios fis­ca­les

Pro­duc­tos tan­to fí­si­cos co­mo fi­nan­cie­ros de al­ta li­qui­dez, que ge­ne­ren ren­tas im­plí­ci­tas y con ho­ri­zon­te de lar­go pla­zo son los que pro­te­gen al ahorrador fren­te a las subidas fis­ca­les

El Economista - elEconomista Pensiones - - PORTADA - JA­VIER SANTACRUZ

Pa­re­cía ale­ja­do el fan­tas­ma de nue­vas subidas fis­ca­les en el ho­ri­zon­te más pró­xi­mo, pe­ro los anun­cios más re­cien­tes del Go­bierno es­tán in­di­can­do la di­rec­ción con­tra­ria, re­to­man­do al­gu­nos vie­jos ar­gu­men­tos acer­ca del cre­ci­mien­to de la re­cau­da­ción vía subidas de im­pues­tos, es­pe­cial­men­te a los que con­si­de­ran más ri­cos. Pe­ro al igual que su­ce­dió en las dos an­te­rio­res subidas de im­pues­tos -la pri­me­ra a par­tir de 2009 con la des­apa­ri­ción del ti­po úni­co so­bre las ren­tas del aho­rro y en 2012 con la subida más im­por­tan­te de la his­to­ria, lle­van­do el mar­gi­nal has­ta el 27 por cien­to-, que quien las ter­mi­nó pa­gan­do fue la cla­se me­dia, es­te nue­vo ha­cha­zo fis­cal que se pla­nea so­bre las ren­tas del ca­pi­tal tam­bién ter­mi­na­rá más tar­de o más tem­prano re­ca­yen­do so­bre las cla­ses me­dias, afec­tan­do es­pe­cial­men­te a aque­llos que per­ci­ben ren­tas pe­rió­di­cas que no pue­den di­fe­rir en el tiem­po.

Las úl­ti­mas ex­pe­rien­cias en ma­te­ria de subidas fis­ca­les al aho­rro han te­ni­do unos re­sul­ta­dos me­dio­cres en tér­mi­nos de re­cau­da­ción y han cau­sa­do un da­ño im­por­tan­te a la ba­se de aho­rro que en Es­pa­ña se con­cen­tra en con­tri­bu­yen­tes que per­ci­ben ren­tas pro­ce­den­tes del aho­rro -di­vi­den­dos, in­tere­ses, ren­tas de de­re­chos, ga­nan­cias pa­tri­mo­nia­les…- su­pe­rio­res a 30.000 eu­ros anua­les. En las ren­tas del aho­rro, la con­tri­bu­ción de los tra­mos más al­tos es mu­cho ma­yor que en las ren­tas del tra­ba­jo, de­bi­do evi­den­te­men­te a la con­cen­tra­ción de pa­tri­mo­nio que ge­ne­ra ren­tas, in­tere­ses o di­vi­den­dos sus­cep­ti­bles de ser gra­va­dos a tra­vés de la ba­se im­po­ni­ble del aho­rro.

Mi­dien­do la con­tri­bu­ción de los di­fe­ren­tes gru­pos de con­tri­bu­yen­tes por ni­vel de ren­ta so­bre el to­tal de la re­cau­da­ción con los úl­ti­mos da­tos de li­qui­da­ción ofre­ci­dos por la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, en el pri­mer cam­bio fis­cal tras el es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008, se pro­du­jo un one-off de 5,21 pun­tos por­cen­tua­les -de 2010 a 2011- en el pe­so de los ri­cos so­bre el to­tal, pe­ro al año si­guien­te vol­vió a caer el pe­so so­bre el to­tal re­cau­da­do de las ren­tas de los ri­cos. A par­tir de 2013, pri­me­ro con una nue­va subida fis­cal que lle­vó al mar­gi­nal ge­ne­ral has­ta el 27 por cien­to y pos­te­rior­men­te una ba­ja­da en 2015 has­ta el ac­tual ti­po del 23 por cien­to, acom­pa­ña­do de una co­yun­tu­ra de re­cu­pe­ra­ción ex­tra­or­di­na­ria de las bol­sas y el res­to de los ac­ti­vos tan­to rea­les co­mo fi­nan­cie­ros, ha pro­vo­ca­do que los más ri­cos -a par­tir de 150.000 eu­ros de ren­tas del ca­pi­tal- pa­guen ca­si el do­ble más que en 2010 has­ta el ac­tual 52,17 por cien­to.

Pe­ro, ¿qué es lo que ha su­ce­di­do con los aho­rra­do­res me­dios? Su par­ti­ci­pa­ción en el to­tal de lo re­cau­da­do cre­ció por el efec­to de la subida fis­cal de 2010 has­ta si­tuar­se en el 23,11 por cien­to, pe­ro des­de en­ton­ces ha des­cen­di­do de for­ma con­si­de­ra­ble has­ta si­tuar­se en el mí­ni­mo his­tó­ri­co del 16,77 por cien­to. Es de­cir, es un sín­to­ma de la pér­di­da de ca­pa­ci­dad de aho­rro de las ren­tas me­dias -in­clu­so en un es­ce­na­rio al­cis­ta de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros- pe­ro, so­bre to­do, de la fuer­te pre­fe­ren­cia ha­cia ac­ti­vos con ren­tas ex­plí­ci­tas que han men­gua­do con­si­de­ra­ble­men­te por el efec­to de los ti­pos de in­te­rés ba­jos con los que con­vi­vi­mos des­de ha­ce años.

En es­te sen­ti­do, el ahorrador me­dio en­fren­ta tres pre­sio­nes fun­da­men­ta­les si de­ci­de, aun­que sea po­co y de for­ma irre­gu­lar, aho­rrar: la mer­ma de ren­ta­bi­li­dad de los pro­duc­tos tra­di­cio­na­les co­mo de­pó­si­tos, una fis­ca­li­dad que se ha con­so­li­da­do por en­ci­ma de los ni­ve­les pre­vios a la cri­sis -de un 18 por cien­to de ti­po úni­co a un 23 por cien­to de mar­gi­nal

ac­tual­men­te a par­tir de los 50.000 eu­ros- y una in­fla­ción si­len­cio­sa que va apa­re­cien­do po­co a po­co en el es­ce­na­rio ma­cro­eco­nó­mi­co. Evi­den­te­men­te, la va­ria­ble de con­trol po­si­ble es, en es­te ca­so, la fis­ca­li­dad a tra­vés de las po­si­bles va­ria­cio­nes en el mix de la car­te­ra que po­si­bi­li­ten di­fe­rir ren­tas ha­cia el fu­tu­ro en vez de co­brar­las en el pre­sen­te y, por tan­to, ver­se obli­ga­dos a pa­gar al Fis­co ca­da vez que in­gre­san un ren­di­mien­to de ca­pi­tal mo­bi­lia­rio o una ga­nan­cia pa­tri­mo­nial.

Dos cla­ves: cam­bio de la orien­ta­ción de las in­ver­sio­nes ha­cia el lar­go pla­zo y cam­biar ren­di­mien­tos ex­plí­ci­tos de ca­pi­tal por ren­di­mien­tos im­plí­ci­tos, lo que equi­va­le a rein­ver­tir to­dos los flu­jos de ca­ja que ge­ne­ren las in­ver­sio­nes de for­ma con­ti­nua­da a lo lar­go del tiem­po. De es­ta for­ma, a la De­cla­ra­ción de la Ren­ta anual lle­ga­rían me­nos in­gre­sos de ca­pi­tal y, por tan­to, el con­tri­bu­yen­te aho­rra­ría en su fac­tu­ra fis­cal de for­ma con­si­de­ra­ble. In­clu­so aun­que se han to­ca­do pi­la­res im­por­tan­tes co­mo es la co­rrec­ción por in­fla­ción de los in­mue­bles en ga­nan­cia pa­tri­mo­nial, hay for­mas de aho­rrar tri­bu­ta­ción de­pen­dien­do de có­mo se ins­tru­men­ta­li­ce la trans­mi­sión.

En la prác­ti­ca su­po­ne cam­biar de­pó­si­tos, car­te­ras de ac­cio­nes al con­ta­do, ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros de ven­ci­mien­to a cor­to pla­zo y otros ac­ti­vos de ho­ri­zon­te tem­po­ral de cor­to pla­zo por bo­nos con ven­ci­mien­tos más lar­gos que sean cupón ce­ro, fon­dos de in­ver­sión que go­cen del ré­gi­men de tras­pa­so y en el ca­so de las pres­ta­cio­nes de un plan de pen­sio­nes o de un Plan de Pre­vi­sión Ase­gu­ra­da (PPA) que sean en for­ma de ren­ta -ade­más de que no tri­bu­tan por la ba­se del aho­rro, sino por la ba­se ge­ne­ral- y, por úl­ti­mo, ren­tas vi­ta­li­cias o ren­tas di­fe­ri­das en el tiem­po. Es­to con res­pec­to a los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros. Pe­ro tam­bién ga­nan pe­so los ac­ti­vos rea­les, es­pe­cial­men­te aque­llos que com­pra­dos a un buen pre­cio, con li­qui­dez y con orien­ta­ción de lar­go pla­zo no ge­ne­ren ren­tas fi­nan­cie­ras. Por ejem­plo, el al­qui­ler de un in­mue­ble va a la ba­se ge­ne­ral y no a la del aho­rro.

En re­su­men, pa­ra ca­pear las ame­na­zas de subida fis­cal, la es­tra­te­gia es bus­car una car­te­ra don­de con­ti­nua­men­te se es­té rein­vir­tien­do el ca­pi­tal más los ren­di­mien­tos y, de esa for­ma, ob­te­ner una ren­ta­bi­li­dad im­plí­ci­ta li­bre de im­pues­tos. La fi­lo­so­fía es cla­ra: la deu­da fis­cal que ge­ne­ra­ría una in­ver­sión hoy tie­ne un va­lor ac­tual su­pe­rior que en pe­río­dos su­ce­si­vos, ya que no tie­ne cláu­su­la de re­va­lo­ri­za­ción por in­fla­ción. Lo cual per­mi­te em­plear el di­ne­ro y sa­car­le una ren­ta­bi­li­dad o un apro­ve­cha­mien­to an­tes que te­ner­lo Ha­cien­da. Es ne­ce­sa­rio cum­plir con las obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias, pe­ro op­ti­mi­zan­do el pa­go de los im­pues­tos en ca­da mo­men­to del tiem­po.

IS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.