“El des­to­pe de co­ti­za­cio­nes des­tru­ye em­pleo”

Ra­fael Do­mé­nech Res­pon­sa­ble de Aná­li­sis Ma­cro­eco­nó­mi­co de BBVA Re­search

El Economista - elEconomista Pensiones - - PORTADA - ISA­BEL ACOS­TA

El res­pon­sa­ble de Aná­li­sis Ma­cro­eco­nó­mi­co de BBVA Re­search, Ra­fael Do­mé­nech, de­par­te con elE­co­no­mis­ta Pen­sio­nes so­bre los as­pec­tos más can­den­tes en el de­ba­te de la sos­te­ni­bi­li­dad y el aho­rro a lar­go pla­zo.

¿Có­mo va­lo­ra la vuel­ta a la ac­tua­li­za­ción con el IPC?

Lo ideal es que las pen­sio­nes se ac­tua­li­cen con la in­fla­ción. Es­to es po­si­ble si se con­tie­ne el gas­to re­tra­san­do gra­dual­men­te la edad de ju­bi­la­ción y re­du­cien­do la ta­sa de re­po­si­ción, es de­cir, la pen­sión ini­cial en re­la­ción al sa­la­rio so­bre el que se ha co­ti­za­do. Es­pa­ña tie­ne una de las ta­sas de re­po­si­ción más ele­va­das en la UE -el 78,7 por cien­to en 2016 fren­te al 46,3 de la UE-. Lo mis­mo ocu­rre con la ta­sa de pres­ta­ción del sis­te­ma -la pen­sión me­dia so­bre el sa­la­rio me­dio, del 64,2 por cien­to en 2016 en Es­pa­ña, fren­te al 45,2 de la UE-. El equi­li­brio de la Se­gu­ri­dad So­cial exi­ge que la ta­sa de pres­ta­ción sea igual al pro­duc­to del ra­tio de co­ti­zan­tes so­bre pen­sio­nis­tas por el ti­po efec­ti­vo de co­ti­za­ción, que re­sul­ta de di­vi­dir las co­ti­za­cio­nes so­bre sa­la­rios. Si dis­mi­nu­ye el ra­tio de co­ti­zan­tes so­bre pen­sio­nis­tas, co­mo es­tá pre­vis­to en las pró­xi­mas dé­ca­das, es inevi­ta­ble que la pen­sión me­dia crez­ca me­nos que el sa­la­rio me­dio. Só­lo así se pue­de evi­tar un au­men­to del ti­po efec­ti­vo de co­ti­za­ción, ac­tual­men­te ya por en­ci­ma de los paí­ses más avan­za­dos de la UE. Lo ideal es an­ti­ci­par­se y di­se­ñar me­ca­nis­mos que ase­gu­ren que es­te pro­ce­so se ha­ce de for­ma gra­dual, y no brus­ca y trau­má­ti­ca co­mo ha ocu­rri­do en paí­ses co­mo Gre­cia.

¿Y la re­ti­ra­da del fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad?

Es un error. In­clu­so aun­que es­te fac­tor no se re­ti­re y se re­tra­se su en­tra­da a 2023, el gas­to en pen­sio­nes se­rá un 1,2 por cien­to su­pe­rior a par­tir de esa fe­cha res­pec­to al que ten­dría­mos de ha­ber en­tra­do en vi­gor en 2019. El sis­te­ma ac­tual pro­por­cio­na pen­sio­nes su­pe­rio­res a lo co­ti­za­do y el fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad só­lo im­pi­de que ese de­se­qui­li­brio au­men­te con la ma­yor es­pe­ran­za de vi­da. El fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad se di­se­ñó co­mo un in­cen­ti­vo pa­ra pro­lon­gar la vi­da la­bo­ral o, al­ter­na­ti­va­men­te, pa­ra re­du­cir el cre­ci­mien­to

“La pen­sión me­dia cre­ce­rá me­nos que el sa­la­rio me­dio”

“La in­mi­gra­ción ayu­da­rá a me­dio pla­zo, pe­ro no es su­fi­cien­te”

“Des­to­par las co­ti­za­cio­nes des­tru­ye em­pleo y per­ju­di­ca la evo­lu­ción del PIB y la pro­duc­ti­vi­dad”

de la pen­sión ini­cial en fun­ción del au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da de aque­llas per­so­nas que no quie­ran re­tra­sar su ju­bi­la­ción. Hay que ha­cer fren­te a los re­tos de­mo­grá­fi­cos que su­po­ne la ju­bi­la­ción del baby-boom y el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da a par­tir de los 65 años -ac­tual­men­te de 23,2 años en mu­je­res y 19,3 en hom­bres, y que au­men­ta a ra­zón de 1,1 años por dé­ca­da-. Pa­ra dar­nos una idea de lo que es­tos re­tos su­po­nen con las pre­vi­sio­nes de­mo­grá­fi­cas dis­po­ni­bles, pa­ra man­te­ner el ra­tio de co­ti­zan­tes so­bre pen­sio­nis­tas, y con ello la pen­sión me­dia so­bre el sa­la­rio me­dio, la edad de ju­bi­la­ción de­be­ría au­men­tar en más de 11 años has­ta 2050.

¿Qué con­se­cuen­cias ten­dría el des­to­pe de las co­ti­za­cio­nes?

Si las ba­ses de co­ti­za­ción se des­to­pa­sen sin au­men­tar pro­por­cio­nal­men­te la pen­sión má­xi­ma, el sis­te­ma de pen­sio­nes se­ría me­nos con­tri­bu­ti­vo y equi­ta­ti­vo, y au­men­ta­ría el ca­rác­ter dis­tor­sio­na­dor de las con­tri­bu­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial. El des­to­pe pro­vo­ca­ría un au­men­to del cos­te la­bo­ral pa­ra las em­pre­sas y re­du­ci­ría el sa­la­rio ne­to del tra­ba­ja­dor. A lar­go pla­zo, por ca­da au­men­to del 1 por cien­to del cos­te sa­la­rial co­mo con­se­cuen­cia del des­to­pe -sin au­men­to de la pen­sión má­xi­ma- dis­mi­nui­ría el em­pleo en un 1,5 por cien­to, so­bre to­do en­tre los tra­ba­ja­do­res más pro­duc­ti­vos. El PIB y la pro­duc­ti­vi­dad me­dia se ve­rían ne­ga­ti­va­men­te afec­ta­dos.

¿Qué pue­de ha­cer el Go­bierno pa­ra equi­li­brar la Se­gu­ri­dad So­cial?

Se ne­ce­si­ta un pac­to de Es­ta­do con so­lu­cio­nes a lar­go pla­zo co­mo las que ya han di­se­ña­do otros paí­ses eu­ro­peos que son un re­fe­ren­te del Es­ta­do de bie­nes­tar. Es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer un sis­te­ma de re­par­to so­bre la ba­se de cuen­tas no­cio­na­les o in­di­vi­dua­les de con­tri­bu­ción de­fi­ni­da, co­mo hi­zo Sue­cia (2001). Con las cuen­tas no­cio­na­les o in­di­vi­dua­les, el sis­te­ma si­gue sien­do pú­bli­co, de re­par­to y pro­gre­si­vo -por la exis­ten­cia de pen­sio­nes mí­ni­mas-. Ade­más, me­jo­ra la con­tri­bu­ti­vi­dad y trans­pa­ren­cia, ha­ce que sea más sen­ci­llo y fácil de en­ten­der, eli­mi­na in­cer­ti­dum­bres y ayu­da a per­ci­bir las co­ti­za­cio­nes so­cia­les co­mo un aho­rro y no co­mo un im­pues­to, in­cen­ti­va el cre­ci­mien­to del em­pleo y de la pro­duc­ti­vi­dad, y la pro­lon­ga­ción de la vi­da la­bo­ral. To­do ello re­dun­da­ría en pen­sio­nes me­dias ma­yo­res a lar­go pla­zo, aun­que la ta­sa de pres­ta­ción del sis­te­ma sea in­fe­rior. La dis­mi­nu­ción gra­dual de es­ta ta­sa de re­em­pla­zo has­ta equi­li­brar el sis­te­ma se­ría la pri­ma que hay que pa­gar pa­ra ad­qui­rir un se­gu­ro que ga­ran­ti­za que la pen­sión man­tie­ne su po­der ad­qui­si­ti­vo una vez ini­cia­da la ju­bi­la­ción, evi­tan­do que el sis­te­ma in­cu­rra en ries­gos de sos­te­ni­bi­li­dad.

¿Có­mo va­lo­ra la vía de fi­nan­ciar pen­sio­nes con im­pues­tos fi­na­lis­tas?

Los im­pues­tos de­ben re­caer so­bre am­plias ba­ses fis­ca­les, con po­ten­cia re­cau­da­to­ria y ge­ne­ran­do los me­no­res efec­tos dis­tor­sio­na­do­res so­bre el em­pleo y la pro­duc­ti­vi­dad. Los im­pues­tos fi­na­lis­tas so­bre sec­to­res o ac­ti­vi­da­des con­cre­tas só­lo tie­nen sen­ti­do cuan­do exis­ten ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas, co­mo por ejem­plo los me­dioam­bien­ta­les, por­que se quie­re au­men­tar su cos­te y re­du­cir su uso. En es­te ca­so, de acuer­do con la nor­ma­ti­va eu­ro­pea, el im­pues­to de­be es­tar vin­cu­la­do a un gas­to re­la­cio­na­do con la ac­ti­vi­dad que se quie­re gra­var y no a un gas­to es­pe­cí­fi­co de otra na­tu­ra­le­za, co­mo pue­den ser las pen­sio­nes.

¿Real­men­te la im­por­ta­ción de mano de obra tie­ne vir­tua­li­dad pa­ra en­ju­gar el dé­fi­cit de la Se­gu­ri­dad So­cial?

El au­men­to del em­pleo me­dian­te la re­duc­ción de la ta­sa de desempleo y el in­cre­men­to de la ta­sa de ac­ti­vi­dad y de la in­mi­gra­ción ayu­da­ría a cor­to y me­dio pla­zo, y fa­ci­li­ta­ría la tran­si­ción de la ju­bi­la­ción de la ge­ne­ra­ción del baby-boom. Pe­ro no creo que sean su­fi­cien­tes, y no de­be­mos ol­vi­dar que los au­men­tos del em­pleo que con­si­ga­mos au­men­ta­rán tam­bién el nú­me­ro de pen­sio­nis­tas cuan­do se ju­bi­len. Con una pre­sión fis­cal y un ra­tio de co­ti­zan­tes so­bre pen­sio­nis­tas cons­tan­te, a lar­go pla­zo las pen­sio­nes so­lo pue­den au­men­tar si la pro­duc­ti­vi­dad lo ha­ce.

Po­de­mos quie­re arrancar del Eje­cu­ti­vo una re­ti­ra­da de las ven­ta­jas fis­ca­les a los pla­nes de pen­sio­nes. ¿Qué con­se­cuen­cias ten­dría?

Des­de ha­ce años nu­me­ro­sos es­tu­dios -por ejem­plo, de Ri­chard Tha­ler, No­bel de Eco­no­mía, o de Da­vid Laib­son- han de­mos­tra­do que se aho­rra po­co pa­ra la ju­bi­la­ción por la pre­fe­ren­cia a la gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta que pro­por­cio­na un ma­yor con­su­mo pre­sen­te, pos­po­nien­do la de­ci­sión de aho­rrar. Por eso se de­fien­de la idea de mo­ti­var el aho­rro vo­lun­ta­rio con pe­que­ños in­cen­ti­vos o em­pu­jon­ci­tos, co­mo los pla­nes de aho­rro de ad­he­sión au­to­má­ti­ca o las ven­ta­jas fis­ca­les. La so­lu­ción pa­sa por in­ten­si­fi­car esos in­cen­ti­vos, no por eli­mi­nar­los.

¿Cuál es la edad idó­nea pa­ra co­men­zar a aho­rrar pa­ra la ju­bi­la­ción?

Es una de­ci­sión per­so­nal cuán­do y en qué ins­tru­men­tos aho­rrar, pe­ro cuan­to an­tes me­jor. La ma­gia del ti­po de in­te­rés com­pues­to per­mi­te que con un pe­que­ño es­fuer­zo ahorrador man­te­ni­do du­ran­te mu­cho tiem­po se pue­da al­can­zar el aho­rro su­fi­cien­te pa­ra com­ple­men­tar la pen­sión con otras ren­tas y

“El re­tra­so del fac­tor de sos­te­ni­bi­li­dad ele­va un 1,2% el gas­to”

“Ha­ce fal­ta un sis­te­ma de re­par­to ba­sa­do en cuen­tas no­cio­na­les”

“A lar­go pla­zo las pen­sio­nes só­lo pue­den su­bir si au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad”

man­te­ner el ni­vel de vi­da co­mo an­tes de la ju­bi­la­ción.

¿Por qué fal­ta con­cien­cia­ción pa­ra es­te ti­po de aho­rro? ¿Có­mo im­pul­sar­la, so­bre to­do en­tre los más jó­ve­nes?

Co­mo co­men­ta­ba an­te­rior­men­te, con pe­que­ños in­cen­ti­vos -ad­he­sión au­to­má­ti­ca a pla­nes de pen­sio­nes de aho­rro vo­lun­ta­rio, ven­ta­jas fis­ca­les, etc.-, con ma­yor edu­ca­ción fi­nan­cie­ra y con in­for­ma­ción de lo que se va co­ti­zan­do y de los de­re­chos que se van acu­mu­lan­do se pue­de im­pul­sar el aho­rro de los más jó­ve­nes. Es­to es lo que se ha­ce en Sue­cia con las cuen­tas no­cio­na­les o in­di­vi­dua­les, con un pi­lar de re­par­to y otro de ca­pi­ta­li­za­ción.

Los es­pa­ño­les no han re­ci­bi­do aún la car­ta de las pen­sio­nes. Es­tá pos­pues­ta ‘si­ne die’. ¿Ahon­da es­to en la po­ca pro­pen­sión al aho­rro pa­ra la ju­bi­la­ción, que de­ja a Es­pa­ña muy le­jos de nues­tros so­cios?

Sin du­da. Te­ne­mos un am­plio mar­gen de me­jo­ra en trans­pa­ren­cia e in­for­ma­ción, tan­to en el pi­lar de re­par­to co­mo de ca­pi­ta­li­za­ción, só­lo con po­ner en mar­cha las bue­nas prác­ti­cas exis­ten­tes en otros paí­ses. Es una pie­za fun­da­men­tal pa­ra que los tra­ba­ja­do­res pla­ni­fi­quen su ju­bi­la­ción del fu­tu­ro, su ca­rre­ra la­bo­ral, el mo­men­to de la ju­bi­la­ción y su aho­rro.

¿El de­se­qui­li­brio de las Cuen­tas lle­va irre­me­dia­ble­men­te a una subida de las co­ti­za­cio­nes, una ba­ja­da de las pres­ta­cio­nes o am­bas co­sas?

Hay que evi­tar la subida de co­ti­za­cio­nes y me­jo­rar la con­tri­bu­ti­vi­dad del sis­te­ma -la re­la­ción en­tre lo co­ti­za­do y la pen­sión ini­cial-. A lar­go pla­zo, es inevi­ta­ble re­du­cir la ta­sa de pres­ta­ción del sis­te­ma, lo que pue­de ha­cer­se de ma­ne­ra gra­dual, con au­men­tos de la pen­sión in­fe­rio­res a los de los sa­la­rios. No es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar alar­ma afir­man­do que las pen­sio­nes van a dis­mi­nuir, pe­ro tam­po­co po­de­mos es­tar sin ha­cer na­da mien­tras la pen­sión me­dia au­men­ta un 22 por cien­to, co­mo en los úl­ti­mos diez años, fren­te a un al­za de los pre­cios del 17 por cien­to, am­plian­do aún más el dé­fi­cit de la Se­gu­ri­dad So­cial.

¿Qué re­for­ma de las pen­sio­nes ne­ce­si­ta nues­tro país?

Ne­ce­si­ta­mos que el sis­te­ma con­ver­ja gra­dual­men­te a uno ba­sa­do en tres pi­la­res, con me­ca­nis­mos que ga­ran­ti­cen su evo­lu­ción, sos­te­ni­bi­li­dad y su­fi­cien­cia a lar­go pla­zo. Un pri­mer pi­lar de pen­sio­nes mí­ni­mas que au­men­ten a lar­go pla­zo con la ren­ta per cá­pi­ta me­dia. Un se­gun­do pi­lar de re­par­to ba­sa­do en cuen­tas in­di­vi­dua­les, en el que el cálcu­lo de las pen­sio­nes ini­cia­les ten­ga en cuen­ta la es­pe­ran­za de vi­da y la evo­lu­ción pre­vis­ta de los re­cur­sos y gas­tos del sis­te­ma, de tal ma­ne­ra que se ga­ran­ti­ce el man­te­ni­mien­to del po­der ad­qui­si­ti­vo. Y un ter­cer pi­lar con cuen­tas in­di­vi­dua­les de ca­pi­ta­li­za­ción de ads­crip­ción au­to­má­ti­ca, con apor­ta­cio­nes del tra­ba­ja­dor y de las em­pre­sas en las que va­ya tra­ba­jan­do a lo lar­go de su ca­rre­ra la­bo­ral, per­mi­tien­do que el tra­ba­ja­dor eli­ja en­tre su ges­tión pú­bli­ca o pri­va­da.

¿Qué le pe­di­ría al Pac­to de Toledo?

El Pac­to de Toledo es fun­da­men­tal pa­ra al­can­zar acuer­dos y pac­tos de Es­ta­do so­bre el fu­tu­ro del sis­te­ma de pen­sio­nes, que de­be se­guir sien­do un pi­lar fun­da­men­tal del Es­ta­do de bie­nes­tar. Es esen­cial que se an­ti­ci­pe a los re­tos de­mo­grá­fi­cos y eco­nó­mi­cos que en­fren­ta el sis­te­ma. No hay ata­jos ni so­lu­cio­nes gra­tis. Un sis­te­ma de pen­sio­nes efi­cien­te con­tri­bu­ye a ele­var la ta­sa de em­pleo, la in­ver­sión y la pro­duc­ti­vi­dad. És­ta es la me­jor ga­ran­tía de la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma y de su su­fi­cien­cia con pen­sio­nes cre­cien­tes, sin que ello su­pon­ga una car­ga adi­cio­nal pa­ra fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

“El Pac­to de Toledo de­be an­ti­ci­par­se a los re­tos del sis­te­ma”

“Hay que evi­tar que suban las co­ti­za­cio­nes y me­jo­rar la con­tri­bu­ti­vi­dad”

NACHO MAR­TÍN

N. M.

N. MAR­TÍN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.