El 40% de re­cau­da­ción fis­cal pa­ga las pen­sio­nes

La equi­va­len­cia del di­ne­ro que el Es­ta­do des­ti­na pa­ra el pa­go de pen­sio­nes y otras pres­ta­cio­nes so­cia­les as­cien­de a cua­tro de ca­da 10 eu­ros de la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria de to­das las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas

El Economista - elEconomista Pensiones - - SUMARIO - ANA MÍ­GUEZ

Un 72% de los des­em­bol­sos del Es­ta­do se des­ti­na a gas­tos de ca­rác­ter so­cial

Ca­da año, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria in­cor­po­ra en la de­cla­ra­ción de la ren­ta que se rea­li­za en ve­rano un plie­go de in­for­ma­ción que re­co­ge el des­tino de los re­cur­sos ob­te­ni­dos a tra­vés de la re­cau­da­ción im­po­si­ti­va de los ciu­da­da­nos. En es­te sen­ti­do, las úl­ti­mas ci­fras dis­po­ni­bles son las de li­qui­da­ción pre­su­pues­ta­ria del ejer­ci­cio de 2017 y re­fle­jan que al­go más de sie­te de ca­da 10 eu­ros -el 71 por cien­to del to­tal- se des­ti­nan a ser­vi­cios so­cia­les bá­si­cos, es de­cir, sa­ni­dad, edu­ca­ción, pen­sio­nes y otras pres­ta­cio­nes so­cia­les, de­fen­sa, or­den pú­bli­co y se­gu­ri­dad.

Pe­ro, ¿a dón­de va el di­ne­ro de nues­tros im­pues­tos? De es­tas par­ti­das, las pen­sio­nes y otras pres­ta­cio­nes so­cia­les, en­tre ellas las que se des­ti­nan al desempleo, se lle­van la ma­yor par­te de lo re­cau­da­do por el Es­ta­do y con­su­men el 40 por cien­to del to­tal. A una ma­yor dis­tan­cia, le si­guen Sa­ni­dad, un sec­tor al que le co­rres­pon­de el 14 por cien­to de los fon­dos, y Edu­ca­ción, con un por cien­to de los re­cur­sos.

Los gas­tos des­ti­na­dos a Or­den Pú­bli­co y Se­gu­ri­dad, por su par­te, se lle­van el 5 por cien­to de los im­pues­tos, mien­tras que los ser­vi­cios de De­fen­sa re­ci­ben el 2 por cien­to de lo re­cau­da­do.

¿Y el res­to? Al mar­gen de los ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos, la par­ti­da de asun­tos eco­nó­mi­cos, en la que se en­cuen­tran los gas­tos des­ti­na­dos a in­fra­es­truc­tu­ras, agri­cul­tu­ra, ener­gía, em­pren­de­do­res, en­tre otros, re­ci­be nue­ve de ca­da 100 eu­ros de los im­pues­tos.

Cer­ca se en­cuen­tran los ser­vi­cios pú­bli­cos ge­ne­ra­les, es de­cir, los que se de­di­can a ins­ti­tu­cio­nes, ayu­da al de­sa­rro­llo u or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Es­ta fac­ción se lle­va el 8 por cien­to de la re­cau­da­ción. Los in­tere­ses de la deu­da pú­bli­ca tam­bién fi­gu­ran en el re­par­to re­cau­da­to­rio al lle­var­se el 7 por cien­to de los fon­dos. Las par­ti­das de po­lí­ti­ca de cul­tu­ra, de­por­te y otros (2 por

cien­to), me­dio am­bien­te (2 por cien­to) y vi­vien­da y ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios

(1 por cien­to) cie­rran la par­ti­ción de lo que re­cau­da el Es­ta­do vía im­pues­tos.

Con to­do ello, de ca­ra a es­te año, el Go­bierno es­pe­ra ob­te­ner unos in­gre­sos tri­bu­ta­rios de 210.015 mi­llo­nes de eu­ros, un 6 por cien­to más que lo re­cau­da­do en el año 2017, y que su­pon­drá un má­xi­mo en la se­rie his­tó­ri­ca. Así, los in­gre­sos pre­vis­tos pa­ra el IRPF con­tem­plan un in­gre­so de 82.056 mi­llo­nes de eu­ros, un 6,5 por cien­to más de lo efec­ti­va­men­te re­cau­da­do en 2017; pa­ra So­cie­da­des, 24.258 mi­llo­nes, un 4,8 por cien­to más; pa­ra IVA, 71.575 mi­llo­nes, un 5,6 por cien­to más, y pa­ra im­pues­tos es­pe­cia­les, 21.612 mi­llo­nes, un 6,4 por cien­to más. El Im­pues­to de So­cie­da­des es el úni­co de los gran­des im­pues­tos que que­da­rá le­jos de los ni­ve­les de 2007, cuan­do su­pe­ra­ba los 40.000 mi­llo­nes de re­cau­da­ción. Es­to es de­bi­do en gran par­te a que los ti­pos rea­les a los que tri­bu­tan las com­pa­ñías es­tán le­jos del ti­po ge­ne­ral, que se si­túa en el 25 por cien­to.

Las pen­sio­nes no se pa­gan con im­pues­tos

En es­te pun­to, ca­ber re­cor­dar que en Es­pa­ña las pen­sio­nes pú­bli­cas no se pa­gan con im­pues­tos, sino con co­ti­za­cio­nes so­cia­les. La re­la­ción del 40 por cien­to de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios des­ti­na­dos al pa­go de pen­sio­nes ha­ce re­fe­ren­cia a la pro­por­ción que se lle­va es­ta par­ti­da de to­dos los re­cur­sos que ob­tie­ne el Es­ta­do en el con­jun­to de gas­tos, don­de tam­bién en­tran las co­ti­za­cio­nes que re­cau­da la Se­gu­ri­dad So­cial.

Sin em­bar­go, a raíz de la si­tua­ción de­fi­ci­ta­ria de la Te­so­re­ría del sis­te­ma pro­tec­tor, los par­ti­dos po­lí­ti­cos, en el mar­co de la ne­go­cia­ción del Pac­to de Toledo, han abier­to la po­si­bi­li­dad de que par­te del gas­to en pen­sio­nes se so­por­te con los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les, es de­cir, con los im­pues­tos que pa­gan to­dos los ciu­da­da­nos. Sin em­bar­go, la pro­pues­ta no pa­re­ce una ocu­rren­cia to­da vez que las ten­sio­nes fi­nan­cie­ras y de­mo­grá­fi­cas es­tre­chan ca­da vez más el mar­gen de ma­nio­bra de los go­ber­nan­tes, ni tras la ex­pe­rien­cia po­si­ti­va de otros paí­ses, co­mo Fran­cia, que in­cor­po­ra una fi­gu­ra im­po­si­ti­va fi­na­lis­ta pa­ra el pa­go de las pen­sio­nes de las cla­ses de­pen­dien­tes. En el ca­so de Es­pa­ña, no se ha plan­tea­do es­ta po­si­bi­li­dad a la fran­ce­sa de su­fra­gar las pen­sio­nes, pe­ro sí el he­cho de que par­ti­das co­mo viu­de­dad, or­fan­dad y gas­tos de ges­tión de la Se­gu­ri­dad So­cial se car­guen a los Pre­su­pues­tos, con la con­se­cuen­te ad­he­ren­cia a la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria.

En es­te pun­to, ca­be en­sal­zar el ejer­ci­cio de trans­pa­ren­cia que su­po­ne el en­vío de es­ta in­for­ma­ción pa­ra cla­ri­fi­car la ges­tión de la Ad­mi­nis­tra­ción y apor­tar a la con­cien­cia­ción ciu­da­da­na del re­cur­so pú­bli­co. Más aún en un mo­men­to en el que el sec­tor pri­va­do de­man­da que se co­mien­ce a in­for­mar a los ciu­da­da­nos de la pre­vi­sión pa­ra la cuan­tía de la pen­sión fu­tu­ra, una car­ta que de­be en­viar el Es­ta­do a los tra­ba­ja­do­res ma­yo­res de 50 años, co­mo se es­ti­pu­la en el mar­co de la re­for­ma lle­va­da a ca­bo en 2011.

Así, la in­for­ma­ción tri­bu­ta­ria -o la co­no­ci­da co­mo fac­tu­ra som­bra que emi­tía el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad in­for­man­do de la cuan­tía del cos­te de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios re­ci­bi­dos por el pa­cien­te-, su­ma­do al even­tual en­vío del so­bre na­ran­ja su­po­ne un avan­ce en la re­la­ción en­tre el Es­ta­do y el ciu­da­dano, más trans­pa­ren­te, ya que per­mi­te una me­jor ges­tión de los in­gre­sos por par­te del in­di­vi­duo.

IS­TOCK

IS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.