Ca­rre­ra por sal­var las pen­sio­nes en los paí­ses desa­rro­lla­dos

El Economista - elEconomista Pensiones - - SUMARIO - GON­ZA­LO VE­LAR­DE

Ale­ma­nia, Ru­sia y Ar­gen­ti­na in­tro­du­cen es­te año cam­bios en sus sis­te­mas pú­bli­cos de pre­vi­sión pa­ra la ju­bi­la­ción

Ale­ma­nia, Ru­sia y Ar­gen­ti­na in­tro­du­cen es­te año cam­bios en sus sis­te­mas de pro­tec­ción pa­ra la ju­bi­la­ción. Los tres paí­ses bus­can la ga­ran­tía del po­der ad­qui­si­ti­vo y el equ­li­brio fi­nan­cie­ro an­te el re­to de­mo­grá­fi­co por la ma­yor es­pe­ran­za de vi­da

La ca­rre­ra por ga­ran­ti­zar las pen­sio­nes del fu­tu­ro no es un re­to que ata­ñe ex­clu­si­va­men­te a Es­pa­ña, in­mer­so en un pro­ce­so de re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes des­de 2016, sino que afec­ta a la to­ta­li­dad de los paí­ses desa­rro­lla­dos que afron­tan el re­to del en­ve­je­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, con la con­se­cuen­te am­plia­ción de las cla­ses pa­si­vas y el in­cre­men­to de los gas­tos de los res­pec­ti­vos sis­te­mas de pro­tec­ción en la ju­bi­la­ción.

Es­te año, has­ta tres eco­no­mías pu­jan­tes en el en­torno in­ter­na­cio­nal co­mo Ale­ma­nia, Ru­sia y Ar­gen­ti­na han in­tro­du­ci­do cam­bios en sus sis­te­mas de pen­sio­nes pa­ra tra­tar de em­bri­dar la ca­li­dad de vi­da de sus ma­yo­res. El más re­le­van­te es el ca­so ger­mano, to­da vez que no afron­ta un pa­que­te de me­di­das co­yun­tu­ra­les pa­ra pa­liar las ne­ce­si­da­des en el cor­to pla­zo, sino que en­ca­ra la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma has­ta el año 2025 y en ade­lan­te. Con­cre­ta­men­te, la gran coa­li­ción que go­bier­na en Ale­ma­nia ce­rró el pa­sa­do mes de agos­to un acuer­do cu­ya lí­nea prin­ci­pal era man­te­ner el ni­vel de la pen­sión ac­tual has­ta el año 2025, que se si­túa en el 48 por cien­to del sa­la­rio. Del mis­mo mo­do, pa­ra con­se­guir es­ta cuan­tía, se es­ta­ble­ce que la ta­sa de con­tri­bu­ción a la pen­sión no de­ber su­pe­rar el 20 por cien­to del sa­la­rio, des­de el 18,6 por cien­to en el que se en­cuen­tra en es­te mo­men­to. En es­te sen­ti­do, tam­bién se ha es­ta­ble­ci­do que los tra­ba­ja­do­res ale­ma­nes con­tri­bu­yan en me­nor me­di­da al se­gu­ro de desempleo, has­ta aho­ra con un 2,5 por cien­to del sa­la­rio, pa­ra pa­sar al 0,5 por cien­to de re­ten­ción -con­cre­ta­men­te, con una apor­ta­ción del 0,4 por cien­to en

ene­ro de 2019 y un 0,1 por cien­to más en 2022-. Ade­más, el Eje­cu­ti­vo ha apro­ba­do por pre­sión de su so­cio so­cial­de­mó­cra­ta una ayu­da que be­ne­fi­cia a las ma­dres que lo fue­ron an­tes de 1992 y a las que tie­nen a tres o más hi­jos, me­di­da que ele­va­rá el cos­te del sis­te­ma en 3.700 mi­llo­nes al año.

En el ca­so de Ru­sia, la re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes se hi­zo so­lo te­nien­do en cuen­ta uno de los pa­rá­me­tros: la edad de ju­bi­la­ción. El Go­bierno ru­so ya ha anun­cia­do que, de­bi­do al re­to de­mo­grá­fi­co, den­tro de sie­te o 10 años las pen­sio­nes no po­drán re­va­lo­ri­zar­se en fun­ción del cos­te de la vi­da, lo que aven­tu­ra una pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo. Pa­ra li­diar con es­ta em­pre­sa des­de el Eje­cu­ti­vo, se pro­pu­so ele­var en ocho años la edad de re­ti­ro de las mu­je­res des­de los 55 años es­ti­pu­la­dos ac­tual­men­te y en cin­co años pa­ra los hom­bres, aho­ra en 60 años. Sin em­bar­go, las pro­tes­tas en las ca­lles con­tra la me­di­da pro­pues­ta por el Ga­bi­ne­te de Go­bierno, hi­zo que el pro­pio pre­si­den­te Pu­tin so­bre­pa­sa­se la la­bor de su equi­po y anun­cia­se que la me­di­da se­rá sua­vi­za­da an­te el re­cha­zo so­cial. Aún con ello, el 90 por cien­to de los ru­sos no aprue­ba la de­ci­sión del pre­si­den­te de au­men­tar en cin­co años, en lu­gar de ocho la edad de ju­bi­la­ción de las mu­je­res, has­ta los 60, y man­te­ner la am­plia­ción de cin­co años a los hom­bres, has­ta los 65 años.

Por su par­te, Ar­gen­ti­na ha bus­ca­do el re­ver­ti­mien­to del dé­fi­cit de su Se­gu­ri­dad So­cial mo­di­fi­can­do el pa­rá­me­tro de subida de las pen­sio­nes. Así, el país ac­ti­vó en el pri­mer mes del año la re­for­ma de di­ciem­bre de 2017, cuan­do el Par­la­men­to apro­bó el au­men­to de la edad de ju­bi­la­ción op­ta­ti­va de 65 a 70 años pa­ra los hom­bres y de 60 a 63 pa­ra las mu­je­res. Sin em­bar­go, la me­di­da es­tre­lla de la Ad­mi­nis­tra­ción Ma­cri es que la fór­mu­la de in­cre­men­to de las pen­sio­nes pa­sa de apli­car­se con una pe­rio­di­ci­dad se­mes­tral a tri­mes­tral, y en ba­se a la in­fla­ción men­sual y al sa­la­rio me­dio de los tra­ba­ja­do­res, que­dan­do la pro­por­ción del cálcu­lo en un 70 por cien­to por IPC y 30 sa­la­rios. Con es­ta me­di­da, el Eje­cu­ti­vo ar­gen­tino es­pe­ra un aho­rro de 100.000 mi­llo­nes de pe­sos al año (2.150 mi­llo­nes de eu­ros).

Pa­ra sor­tear las pro­tes­tas por la re­for­ma el Eje­cu­ti­vo tu­vo que in­tro­du­cir una en­mien­da pa­ra que las pen­sio­nes más ba­jas re­ci­bie­ran en com­pen­sa­ción un pa­go úni­co de has­ta 10.000 pe­sos (216 eu­ros), que su­po­ne un re­car­go al Es­ta­do de 4.000 mi­llo­nes de pe­sos (196 mi­llo­nes de eu­ros), lo que sig­ni­fi­ca un 4 por cien­to del aho­rro pre­vis­to en la re­for­ma. Con to­do, has­ta sep­tiem­bre la pen­sio­nes han cre­ci­do un 19 por cien­to y la in­fla­ción un 16 por cien­to. Pe­ro se es­pe­ra una pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo de 5 pun­tos en lo que res­ta de año, to­da vez que la cri­sis de pre­cios en la re­gión si­tua­rá la in­fla­ción de agos­to y sep­tiem­bre en el 25 y 26 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te.

XXXX IS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.