Eduar­do Ban­drés

Di­rec­tor de Eco­no­mía Pú­bli­ca y Bie­nes­tar de Fun­cas

El Economista - elEconomista Pensiones - - PORTADA - Eduar­do Ban­drés Di­rec­tor de Eco­no­mía Pú­bli­ca y Bie­nes­tar de Fun­cas

Las pen­sio­nes de la Se­gu­ri­dad So­cial se pa­gan con las co­ti­za­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res ocu­pa­dos y con im­pues­tos de los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do, en la me­di­da que las pri­me­ras des­de ha­ce al­gu­nos años no son su­fi­cien­tes. Con las re­glas ac­tua­les -su­je­tas a re­vi­sión en la Co­mi­sión del Pac­to de To­le­do-, las pre­vi­sio­nes de­mo­grá­fi­cas apun­tan ha­cia un fuer­te au­men­to del gas­to que di­fí­cil­men­te po­drá sos­te­ner­se con el es­fuer­zo con­tri­bu­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res fu­tu­ros. En­ton­ces, ¿quién pa­ga­rá nues­tras pen­sio­nes?

En un in­for­me pu­bli­ca­do la pri­ma­ve­ra pa­sa­da, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) plan­tea­ba la in­cor­po­ra­ción pro­gre­si­va de 5,5 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes, cu­yas co­ti­za­cio­nes re­for­za­rían los in­gre­sos de la Se­gu­ri­dad So­cial y ayu­da­rían -aun­que no re­sol­ve­rían- a sos­te­ner las pen­sio­nes en el ho­ri­zon­te de 2050. Pue­de pa­re­cer un con­tra­sen­ti­do que en un país con 3,3 mi­llo­nes de pa­ra­dos sea ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar po­bla­ción ex­tran­je­ra pa­ra fi­nan­ciar nues­tras pen­sio­nes. Pe­ro las ten­den­cias a lar­go pla­zo, en las que se ba­san las pro­yec­cio­nes so­bre gas­tos e in­gre­sos, ya tie­nen en cuen­ta el au­men­to de la ta­sa de em­pleo por la vía de la re­duc­ción del pa­ro, la ma­yor par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral y el re­tra­so de la edad de ju­bi­la­ción. Aun así, las co­ti­za­cio­nes pre­vis­tas no se­rían ca­pa­ces de cu­brir las ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras del sis­te­ma. Por ello, el FMI rea­li­za la pro­pues­ta de com­ple­tar los in­gre­sos con las apor­ta­cio­nes de los in­mi­gran­tes.

En reali­dad, la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria no pue­de ba­sar­se úni­ca­men­te en sus efec­tos so­bre el sis­te­ma de pen­sio­nes. Son mu­chos otros fac­to­res, y no só­lo eco­nó­mi­cos, los que de­ben ser to­ma­dos en con­si­de­ra­ción. Pe­ro en un es­ce­na­rio a lar­go pla­zo, ha­brá que te­ner en cuen­ta el efec­to de la au­to­ma­ti­za­ción y el cam­bio tec­no­ló­gi­co so­bre el em­pleo. Qui­zás en­ton­ces los ro­bots, y no so­lo los in­mi­gran­tes, pue­dan ayu­dar­nos a pa­gar nues­tras pen­sio­nes.

La pri­me­ra con­di­ción pa­ra te­ner un sis­te­ma de pen­sio­nes fi­nan­cie­ra­men­te sos­te­ni­ble es el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad. Pue­de pa­re­cer re­bus­ca­do, pe­ro sin cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad no es fac­ti­ble gi­rar so­bre las ren­tas de los fac­to­res pro­duc­ti­vos im­pues­tos o co­ti­za­cio­nes su­fi­cien­tes pa­ra pa­gar las pres­ta­cio­nes so­cia­les. La cla­ve no es por tan­to la au­to­ma­ti­za­ción por sí mis­ma, sino si és­ta per­mi­te una reasig­na­ción del tra­ba­jo ha­cia otras ac­ti­vi­da­des con ta­reas más com­ple­jas y más pro­duc­ti­vas, o si só­lo sus­ti­tu­yen tra­ba­jo por ca­pi­tal. Es de­cir, si en úl­ti­mo tér­mino so­mos ca­pa­ces de te­ner una eco­no­mía más in­no­va­do­ra y más pro­duc­ti­va.

Es­ta­ble­cer im­pues­tos so­bre el uso de ro­bots en la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios ayu­da­ría a fi­nan­ciar las pen­sio­nes y otras pres­ta­cio­nes, pe­ro tie­ne el pro­ble­ma de que po­dría afec­tar ne­ga­ti­va­men­te a la efi­cien­cia, por­que fre­na­ría la au­to­ma­ti­za­ción. ¿Po­de­mos asu­mir ese cos­te en tér­mi­nos de efi­cien­cia a cam­bio de una me­nor de­sigual­dad gra­cias a un au­men­to del gas­to so­cial? Se tra­ta de una cues­tión de pre­fe­ren­cias so­cia­les que só­lo pue­de re­sol­ver­se en el mer­ca­do po­lí­ti­co. Pe­ro los eco­no­mis­tas pue­den ayu­dar a di­se­ñar un sis­te­ma fis­cal que no dis­tor­sio­ne ex­ce­si­va­men­te la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal y que a su vez com­pen­se a los tra­ba­ja­do­res que pier­den su em­pleo o vean re­du­ci­dos sus sa­la­rios, me­dian­te un sis­te­ma de trans­fe­ren­cias. Y, por su­pues­to, pa­ra se­cun­dar tam­bién el pa­go de las pen­sio­nes. Por­que pen­sar que és­tas se pue­den fi­nan­ciar só­lo con las co­ti­za­cio­nes que se car­gan so­bre el em­pleo, sin el com­ple­men­to de los im­pues­tos, es ca­da vez más una ilu­sión.

En un es­ce­na­rio a lar­go pla­zo, ha­brá que te­ner en cuen­ta el efec­to de la au­to­ma­ti­za­ción y el cam­bio tec­no­ló­gi­co so­bre el em­pleo. Qui­zás en­ton­ces los ro­bots, y no so­lo los in­mi­gran­tes, pue­dan ayu­dar­nos a pa­gar nues­tras pen­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.