La lon­ge­vi­dad pre­sio­na al al­za el gas­to sa­ni­ta­rio

En Es­pa­ña, más del 90% del gas­to des­ti­na­do a Sa­ni­dad y De­pen­den­cia es fi­nan­cia­do por las ar­cas pú­bli­cas, mien­tras que me­nos del 10% co­rres­pon­de a fi­nan­cia­ción pri­va­da

El Economista - elEconomista Pensiones - - SUMARIO - JA­VIER SAN­TA­CRUZ

El 90% del des­em­bol­so efec­tua­do en es­ta par­ti­da en Es­pa­ña sa­le de las ar­cas pú­bli­cas

El fe­nó­meno de la lon­ge­vi­dad dis­pa­ra el gas­to en sa­ni­dad y de­pen­den­cia, ge­ne­ran­do un pro­ble­ma no pre­ci­sa­men­te pe­que­ño a lar­go pla­zo pa­ra los ciu­da­da­nos y pa­ra el Es­ta­do, da­do que es­ta­mos en un sis­te­ma en el cual el Es­ta­do pro­vi­sio­na tres de las cua­tro par­ce­las fun­da­men­ta­les de pre­vi­sión a lar­go pla­zo: pen­sio­nes, sa­ni­dad -tam­bién des­de 2006 la de­pen­den­cia- y edu­ca­ción. En tér­mi­nos de ta­sa pro­me­dio anual y so­la­men­te en la úl­ti­ma dé­ca­da, la lon­ge­vi­dad ha pro­vo­ca­do un fuer­te in­cre­men­to del gas­to sa­ni­ta­rio, far­ma­céu­ti­co y en cui­da­dos pa­ra la de­pen­den­cia en torno a 7 pun­tos por­cen­tua­les, pro­vo­can­do un des­pla­za­mien­to de los di­fe­ren­tes con­su­mos de las fa­mi­lias, des­de gas­tos co­rrien­tes has­ta gas­tos de lar­go pla­zo vin­cu­la­dos a ser­vi­cios sa­ni­ta­rios y ase­gu­ra­do­res.

Di­cho de otra for­ma, se ob­ser­va có­mo au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te la pro­pen­sión mar­gi­nal a con­su­mir en tér­mi­nos in­ter­tem­po­ra­les bie­nes sa­ni­ta­rios y re­la­cio­na­dos con la de­pen­den­cia. Si bien es­ta ten­den­cia es ge­ne­ra­li­za­da en las so­cie­da­des desa­rro­lla­das, los efec­tos no son ni mu­cho me­nos ho­mo­gé­neos en

En pró­xi­mos años, el gas­to sa­ni­ta­rio de las fa­mi­lias se si­tua­rá en­tre los 1.500 y 1.900 eu­ros

las di­fe­ren­tes eco­no­mías, ni tam­po­co có­mo se es­tá desa­rro­llan­do ca­da pro­ce­so. Mien­tras que en Ale­ma­nia o Reino Uni­do el gas­to sa­ni­ta­rio tie­ne un ma­yor equi­li­brio fi­nan­cie­ro gra­cias a la com­bi­na­ción de una fi­nan­cia­ción pro­ve­nien­te del sec­tor pú­bli­co -en mu­chos ca­sos con ca­rác­ter sub­si­dia­rio- y una fi­nan­cia­ción pro­ve­nien­te del sec­tor pri­va­do -el pe­so de los se­gu­ros y pla­ni­fi­ca­ción de la pro­tec­ción en las car­te­ras de los ho­ga­res ale­ma­nes es del 36,1 por cien­to y del 160,7 en los ho­ga­res bri­tá­ni­cos, con una cul­tu­ra tra­di­cio­nal ase­gu­ra­do­ra muy arrai­ga­da-, en Es­pa­ña más del 90 por cien­to es fi­nan­cia­do por las ar­cas pú­bli­cas y me­nos del 10 por cien­to por fi­nan­cia­ción pri­va­da don­de la pro­tec­ción ape­nas su­po­ne el 12,9 por cien­to del to­tal de los ac­ti­vos en el ba­lan­ce fa­mi­liar, se­gún los da­tos de la En­cues­ta Fi­nan­cie­ra del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y re­cien­tes es­ti­ma­cio­nes (Lon­ge­vi­dad y Cam­bios en el Aho­rro y la In­ver­sión, Fi­de­lity-FEF, 2017).

In­clu­so, a pe­sar del in­cre­men­to del con­su­mo de los ho­ga­res en se­gu­ros, es evi­den­te­men­te in­su­fi­cien­te pa­ra equi­li­brar un sis­te­ma que des­de 1994 y más aún des­de 2002 ge­ne­ra una deu­da cre­cien­te -fe­cha en que el gas­to sa­ni­ta­rio se sa­có de la ca­ja de la Se­gu­ri­dad So­cial y se pa­só a fi­nan­ciar vía im­pues­tos con las com­pe­ten­cias de gas­to trans­fe­ri­das a las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas-. Es evi­den­te el do­ble fe­nó­meno que con­sis­te en un in­cre­men­to si­mul­tá­neo del gas­to en sa­ni­dad y en se­gu­ros y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, am­bos con un pe­so prác­ti­ca­men­te idén­ti­co del 4 por cien­to so­bre el pre­su­pues­to to­tal men­sual de una fa­mi­lia re­pre­sen­ta­ti­va.

En los pró­xi­mos años, en tér­mi­nos anua­les, los ho­ga­res ma­yo­res de 65 años gas­ta­rán de me­dia en­tre 1.500 y 1.900 eu­ros en ser­vi­cios de sa­lud, mien­tras que el gas­to en se­gu­ros de sa­lud se ele­va­rá en torno a 1.200 eu­ros. Sin em­bar­go, to­man­do el des­glo­se de la par­ti­da de se­gu­ros, mues­tra la ex­ten­sión de la de­man­da de se­gu­ros, don­de el pe­so per cá­pi­ta se re­par­te en­tre sa­lud, trans­por­te (580 eu­ros), de­ce­sos (321 eu­ros) o vi­vien­da (280 eu­ros), se­gún mues­tra la úl­ti­ma En­cues­ta de Pre­su­pues­tos Fa­mi­lia­res del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE).

Por tan­to, el sec­tor pú­bli­co en­fren­ta un re­to de di­men­sio­nes des­co­no­ci­das en ma­te­ria de sa­ni­dad y de­pen­den­cia en ca­so -co­mo to­do pa­re­ce in­di­car- de que si­ga sien­do el cua­si­mo­no­po­lis­ta de la pro­vi­sión de es­tos dos bie­nes pú­bli­cos. En pri­mer lu­gar, ya a cor­to pla­zo, tie­ne que en­fren­tar el fuer­te in­cre­men­to ob­ser­va­do del gas­to sa­ni­ta­rio, con es­pe­cial hin­ca­pié no só­lo en los ma­yo­res de 65 años, sino tam­bién de for­ma ines­pe­ra­da en la cohor­te más jo­ven -los me­no­res de 30 años-, to­man­do en con­si­de­ra­ción en el pre­su­pues­to fa­mi­liar tan­to el gas­to pri­va­do en sa­lud co­mo tam­bién la pro­por­ción per cá­pi­ta del gas­to pú­bli­co sa­ni­ta­rio. Es­te he­cho es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des más tem­pra­nas y el in­cre­men­to de las co­ber­tu­ras mé­di­cas aso­cia­das a las em­pre­sas (Bre­yer y Ste­fan, 2004).

Pe­ro tam­bién es­tá re­la­cio­na­do, co­mo sub­ra­ya Ro­drí­guez Ma­ñas (La Granda, 2016), a un ma­yor diag­nós­ti­co de pa­to­lo­gías en los jó­ve­nes que se ex­pli­ca no por­que ha­ya más en­fer­me­da­des, sino que aho­ra se acu­de al mé­di­co o se com­pran me­di­ca­men­tos por do­len­cias que ha­ce años ni si­quie­ra se tra­ta­ban por ser de na­tu­ra­le­za me­nor. El ele­men­to in­mi­gra­ción no hay que per­der­lo de vis­ta en es­te con­tex­to y, con ello, la im­por­ta­ción de en­fer­me­da­des que ha­bían si­do erra­di­ca­das en Eu­ro­pa dé­ca­das atrás, lo cual tam­bién cau­sa un in­cre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de los cos­tes del sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud. Un ejem­plo de pre­ven­ción y diag­nós­ti­co es Reino Uni­do, don­de el gas­to sa­ni­ta­rio só­lo se ve fuer­te­men­te in­cre­men­ta­do a par­tir de los 60 años, mien­tras que se re­du­ce en el res­to, más jo­ven.

En se­gun­do lu­gar, tam­bién a cor­to pla­zo, se de­ja no­tar el efec­to so­bre las cuen­tas pú­bli­cas y muy es­pe­cial­men­te so­bre la evo­lu­ción de la Deu­da Pú­bli­ca

que es el mé­to­do fun­da­men­tal de fi­nan­cia­ción del sis­te­ma sa­ni­ta­rio y de de­pen­den­cia. En to­tal, a ca­da es­pa­ñol le co­rres­pon­den 24.454,72 eu­ros de deu­da to­tal (Ci­vis­mo, 2017). To­man­do el mo­de­lo más fre­cuen­te de fa­mi­lia -tres miem­bros-, la deu­da to­tal por fa­mi­lia as­cien­de a 73.364,15 eu­ros. Es­tas ci­fras só­lo in­clu­yen la deu­da PDE, lo cual sig­ni­fi­ca que no to­da la Deu­da Pú­bli­ca es­tá compu­tada: fal­ta la que su­po­nen las em­pre­sas pú­bli­cas, uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, fun­da­cio­nes… Pe­ro, en es­te con­tex­to, es fun­da­men­tal in­tro­du­cir ele­men­tos de trans­pa­ren­cia pa­ra de­ta­llar a qué se des­ti­na la deu­da emi­ti­da por las di­fe­ren­tes AAPP, sin per­der de vis­ta que la deu­da pú­bli­ca no tie­ne ca­rác­ter fi­na­lis­ta, sal­vo ca­sos ex­cep­cio­na­les -no se emi­te deu­da es­pe­cí­fi­ca pa­ra fi­nan­ciar la sa­ni­dad o la edu­ca­ción-.

Así pues, pa­ra me­dir orien­ta­ti­va­men­te a qué se des­ti­na la deu­da, se uti­li­za una va­ria­ble proxy, co­mo es la par­ti­ci­pa­ción de los ca­pí­tu­los fun­cio­na­les de gas­to so­bre el to­tal del pre­su­pues­to na­cio­nal y re­gio­nal. Pa­ra ello, se to­ma de ca­da CCAA su es­truc­tu­ra pre­su­pues­ta­ria a par­tir de los in­for­mes con­so­li­da­dos de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Fi­nan­cia­ción Au­to­nó­mi­ca y Lo­cal y de la In­ter­ven­ción Ge­ne­ral de la Ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do co­rres­pon­dien­tes al ejer­ci­cio 2017, con­si­de­ran­do los gru­pos fun­cio­na­les de Sa­ni­dad, Edu­ca­ción, Po­lí­ti­ca So­cial y Se­gu­ri­dad, Deu­da Pú­bli­ca -in­tere­ses más amor­ti­za­ción-, Otros Gas­tos Co­rrien­tes e In­ver­sión Pú­bli­ca. Aquí no es­ta­rían pre­sen­tes las pen­sio­nes, ya que, has­ta ha­ce tres años, los in­gre­sos por co­ti­za­cio­nes so­cia­les y el Fon­do de Re­ser­va de la Se­gu­ri­dad So­cial han si­do su­fi­cien­tes pa­ra fi­nan­ciar es­te gas­to. Al cie­rre de 2018, con el Fon­do de Re­ser­va prác­ti­ca­men­te a ce­ro y un dé­fi­cit de la ca­ja de la Se­gu­ri­dad So­cial en torno a 16.000 mi­llo­nes, to­do ha­ce pre­ver que, en el fu­tu­ro, tam­bién ha­brá que con­tem­plar un au­men­to del en­deu­da­mien­to pa­ra su­fra­gar las pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas.

A te­nor de es­tos da­tos, en el con­jun­to de Es­pa­ña la par­ti­da de gas­to pre­su­pues­ta­rio más im­por­tan­te -y, por tan­to, el que su­po­ne ma­yor au­men­to de la deu­da pú­bli­ca en si­tua­ción de dé­fi­cit per­ma­nen­te- es el sa­ni­ta­rio, que re­pre­sen­ta un ter­cio del to­tal, se­gui­do del epí­gra­fe “Otros”, con un 22,88 por cien­to, en el que se in­clu­yen la in­ver­sión pú­bli­ca, jus­ti­cia, de­fen­sa y gas­tos co­rrien­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción, y el de edu­ca­ción, con un 21,54 por cien­to; la par­ti­da de ser­vi­cio de la Deu­da as­cien­de al 15,4 por cien­to y, por úl­ti­mo, las po­lí­ti­cas de pro­tec­ción so­cial su­po­nen el 7,01 por cien­to del pre­su­pues­to.

Con lo cual, pue­de ver­se la enor­me im­por­tan­cia que ya a día de hoy tie­ne el gas­to sa­ni­ta­rio y las con­se­cuen­cias fi­nan­cie­ras que tie­ne. Tam­bién pue­de ver­se có­mo es­ta ma­yor car­ga de la deu­da se tras­la­da co­mo una es­pe­cie de hi­po­te­ca so­bre la ri­que­za fa­mi­liar, en es­pe­cial so­bre el va­lor de sus ac­ti­vos. El por­cen­ta­je de deu­da pú­bli­ca so­bre el to­tal de la ri­que­za ne­ta fa­mi­liar -que pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo el por­cen­ta­je del pa­tri­mo­nio que ten­dría que ven­der una fa­mi­lia pa­ra su­fra­gar su par­te de deu­da pú­bli­ca- es del 40,92 por cien­to y, en con­se­cuen­cia, le que­da dis­po­ni­ble del to­tal de su aho­rro el 59,08 por cien­to. En pro­por­ción so­bre el pa­tri­mo­nio ne­to fa­mi­liar, el ma­yor pe­so de deu­da se lo lle­va la Sa­ni­dad -el 13,57 por cien­to-, se­gui­do de Otros -in­ver­sión pú­bli­ca, se­gu­ri­dad...-.

Es­pa­ña, en es­te sen­ti­do, mar­ca una di­fe­ren­cia im­por­tan­te con res­pec­to a la Unión Eu­ro­pea y tam­bién con res­pec­to a otros paí­ses que han re­co­rri­do pre­via­men­te el fe­nó­meno de la lon­ge­vi­dad co­mo Ja­pón. Allí in­clu­so se ha pro­du­ci­do ya una caí­da del gas­to sa­ni­ta­rio, da­do que Ja­pón es uno de los paí­ses don­de es­tá más ex­ten­di­da la pro­vi­sión mé­di­ca y far­ma­céu­ti­ca que ha per­mi­ti­do in­ves­ti­gar más acer­ca de las en­fer­me­da­des y la ela­bo­ra­ción de mé­to­dos pa­ra com­ba­tir­las (Ku­ri­ya­ma et al, 2002). ¿Ten­dre­mos su­fi­cien­tes re­cur­sos con se­me­jan­te deu­da pa­ra po­der in­ves­ti­gar y amor­ti­guar los efec­tos de la lon­ge­vi­dad en la sa­lud?

IS­TOCK

IS­TOCK

IS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.