La re­for­ma de las pen­sio­nes y la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial

El Economista - elEconomista Pensiones - - EDITORIAL -

El pa­sa­do 13 de di­ciem­bre la mi­nis­tra de Tra­ba­jo, Mi­gra­cio­nes y Se­gu­ri­dad So­cial, Mag­da­le­na Va­le­rio, ma­ni­fes­tó el fir­me pro­pó­si­to de em­bri­dar “el trans­atlán­ti­co de la Se­gu­ri­dad So­cial” pa­ra for­ta­le­cer su su­fi­cien­cia fi­nan­cie­ra an­tes de que lle­guen las ju­bi­la­cio­nes co­rres­pon­dien­tes a la ge­ne­ra­ción del baby-boom, que en­gro­sa­rán el gas­to en pen­sio­nes a ma­yor rit­mo del ac­tual. Así se pro­nun­ció la mi­nis­tra en El Ágo­ra de elE­co­no­mis­ta, lan­zan­do un men­sa­je de serenidad. Al tiem­po, Va­le­rio se re­mi­tió a los he­chos pa­ra evi­den­ciar que las re­for­mas uni­la­te­ra­les no pros­pe­ran y trans­mi­tió la di­fi­cul­tad que su­po­ne pa­ra cual­quier Go­bierno, del signo que sea, so­por­tar mo­vi­li­za­cio­nes en la ca­lle por un asun­to tan sen­si­ble co­mo las pen­sio­nes. De he­cho, fue­ron pre­ci­sa­men­te las mo­vi­li­za­cio­nes de los ju­bi­la­dos las que do­ble­ga­ron al Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy has­ta de­jar sin apli­ca­ción la re­for­ma de 2013, en vir­tud de un acuer­do con el PNV pa­ra sal­var los Pre­su­pues­tos Generales del Es­ta­do pa­ra es­te año. La ge­ne­ra­ción del baby-boom co­men­za­rá a ju­bi­lar­se en 2023, aun­que el ma­yor rit­mo se es­pe­ra a par­tir de 2027, año en que ese trans­atlán­ti­co del que ha­bla la mi­nis­tra de Tra­ba­jo afron­ta su ma­yor desafío. De he­cho, ya el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de la Se­gu­ri­dad So­cial, Oc­ta­vio Gra­na­do, de­cla­ró re­cien­te­men­te que en los 10 pró­xi­mos años el sis­te­ma es­tá ga­ran­ti­za­do y des­pués es cuan­do vie­nen las cur­vas. El te­ji­do pro­duc­ti­vo ha cam­bia­do, las vi­das la­bo­ra­les ya no son co­mo las de nues­tros pa­dres, la es­pe­ran­za de vi­da es ma­yor, pe­ro mien­tras su­ce­den to­dos es­tos cam­bios sus­tan­cia­les no se pro­du­ce una mo­di­fi­ca­ción co­rre­la­ti­va ni una adap­ta­ción en la ac­ti­tud de co­ti­zan­tes y pen­sio­nis­tas y la pro­pen­sión al aho­rro en Es­pa­ña si­gue en mí­ni­mos. Ade­más, la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, de la di­gi­ta­li­za­ción y la ro­bo­ti­za­ción, ha lle­ga­do al mer­ca­do de tra­ba­jo pa­ra mo­di­fi­car la reali­dad del te­ji­do pro­duc­ti­vo con la des­truc­ción ma­si­va pre­vis­ta en los em­pleos de al­ta pe­na­li­dad, aun­que tam­bién va­ti­ci­na la crea­ción de otros de una ma­yor ca­li­dad y me­jor re­mu­ne­ra­dos, es de­cir, mú­si­ca ce­les­tial pa­ra la Te­so­re­ría de la Se­gu­ri­dad So­cial. Así, la re­for­ma de las pen­sio­nes tam­bién ha de em­pe­zar por no­so­tros mis­mos, asu­mien­do la de­man­da de nue­vos pues­tos de un per­fil más tec­no­ló­gi­co, por lo que de aquí a las pró­xi­mas dé­ca­das, la la­bor en las es­cue­las de orien­tar la for­ma­ción ha­cia es­tas áreas de co­no­ci­mien­to se­rá cru­cial pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, sal­var las pen­sio­nes.

Las ten­sio­nes fi­nan­cie­ras del Sis­te­ma, agra­va­das por el pron­to re­ti­ro de la ge­ne­ra­ción del ‘baby-boom’, y la tec­no­lo­gi­za­ción del te­ji­do pro­duc­ti­vo exi­gen más es­fuer­zos en in­for­mar y for­mar a la po­bla­ción de ca­ra a la eco­no­mía del fu­tu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.