Cuen­ta atrás pa­ra re­for­zar los as­pec­tos po­si­ti­vos del Sis­te­ma

El Economista - elEconomista Pensiones - - EDITORIAL -

Es­te mes de enero, va­rios in­for­mes han arro­ja­do un ha­lo de es­pe­ran­za so­bre el Sis­te­ma de Pen­sio­nes es­pa­ñol. Si bien es ne­ce­sa­rio -y ur­gen­te- adop­tar me­di­das en­ca­mi­na­das a en­ju­gar los pe­ren­nes números ro­jos, lo cier­to es que tan­to un es­tu­dio de la Au­to­ri­dad In­de­pen­dien­te de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal (AIReF) co­mo el úl­ti­mo in­for­me de la Fun­da­ción de Es­tu­dios de Eco­no­mía Apli­ca­da (Fe­dea) han des­ta­ca­do los as­pec­tos po­si­ti­vos de nues­tro es­que­ma pú­bli­co de pen­sio­nes pa­ra, ac­to se­gui­do, pa­sar a ur­gir la adop­ción de re­for­mas a cor­to, me­dio y lar­go pla­zo. As­pec­tos co­mo la ge­ne­ro­si­dad de nues­tro Sis­te­ma Pú­bli­co -que brin­da una al­ta pro­por­ción en­tre la pen­sión y los úl­ti­mos sa­la­rios, por en­ci­ma de las gran­des po­ten­cias de la UE- o el he­cho de que, con la ac­tual es­pe­ran­za de vi­da, se dé el ca­so de que los ju­bi­la­dos re­ci­ben más de lo apor­ta­do, fuer­zan a des­te­rrar esos co­men­ta­rios ago­re­ros y mo­no­lí­ti­cos que no atri­bu­yen un so­lo mé­ri­to a nues­tro mo­de­lo de pen­sio­nes pú­bli­cas. Su­ce­de que la fal­ta de in­for­ma­ción y de pe­da­go­gía por par­te del sec­tor pú­bli­co ge­ne­ra ese clima de du­da en el que ca­lan los ar­gu­men­tos ca­tas­tro­fis­tas. Ata­car ese dé­fi­cit de in­for­ma­ción es, se­gún los ex­per­tos de elE­co­no­mis­ta Pen­sio­nes, la pri­me­ra ac­tua­ción ne­ce­sa­ria pa­ra co­men­zar a res­tau­rar de forma or­de­na­da nues­tro es­que­ma de pen­sio­nes.

Que­da por de­lan­te una dé­ca­da cla­ve pa­ra apun­ta­lar el Sis­te­ma, y son va­rias las me­di­das so­bre la me­sa, co­mo la ni­ve­la­ción en­tre la vi­da la­bo­ral y el pe­rio­do de re­ti­ro -mayor a me­di­da que cre­ce la es­pe­ran­za de vi­da-. No hay vuel­ta de ho­ja: ten­dre­mos que tra­ba­jar más. Pe­ro ello no bas­ta: ten­dre­mos que tra­ba­jar más y me­jor, por­que se ne­ce­si­tan me­di­das en­ca­mi­na­das a ele­var la pro­duc­ti­vi­dad, asig­na­tu­ra en la que pin­cha Es­pa­ña y, sin la cual, no se ge­ne­ra­rán alzas sa­la­ria­les sig­ni­fi­ca­ti­vas que pue­dan tras­la­dar­se a los in­gre­sos por co­ti­za­cio­nes de forma sos­te­ni­da.

No es ba­la­dí, tam­po­co, el he­cho de ha­ber cons­ta­ta­do que las re­for­mas no pac­ta­das -co­mo la de 2013- fra­ca­san. Pe­ro la cla­ve que se des­pren­de de es­tos y otros in­for­mes es que la su­fi­cien­cia del sis­te­ma de pen­sio­nes de­pen­de de una ecua­ción in­ter­tem­po­ral: es de­cir, del re­par­to de la car­ga en­tre ge­ne­ra­cio­nes, de mo­do que el mayor gas­to que afron­ta­mos -por la in­me­dia­ta ju­bi­la­ción de la ge­ne­ra­ción del baby-boomno re­cai­ga so­lo so­bre una cohor­te de po­bla­ción. Fren­te al de­rro­tis­mo, el co­no­ci­mien­to de las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des es cla­ve pa­ra afron­tar la cuen­ta atrás pa­ra sal­var el Sis­te­ma.

Ten­dre­mos que tra­ba­jar más y me­jor: hay que ele­var la pro­duc­ti­vi­dad, asig­na­tu­ra en la que pin­cha Es­pa­ña y, sin la cual, no se ge­ne­ra­rán alzas sa­la­ria­les que apun­ta­len los in­gre­sos por co­ti­za­cio­nes de forma sos­te­ni­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.