Las con­se­cuen­cias ocul­tas de la re­va­lo­ri­za­ción con el IPC

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN -

Se ha ver­ti­do de­ma­sia­da tin­ta es­té­ril so­bre las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de la re­vi­sión de las pen­sio­nes pú­bli­cas con el IPC. Sa­be­mos que, so­bre to­do, la gran ven­ta­ja de no ha­cer­lo es la re­duc­ción de cos­tes del sis­te­ma de pen­sio­nes pú­bli­co. El sis­te­ma pro­pues­to por los ex­per­tos, y bá­si­ca­men­te acep­ta­do por el an­te­rior Go­bierno, con­sis­tió en reducir el cos­te de las pen­sio­nes me­dian­te un mé­to­do que Jo­sé Mo­ta ca­li­fi­ca­ría co­mo de al mer­me, sin que ca­si se no­te.

En efec­to, se tra­ta­ba de que el po­der ad­qui­si­ti­vo se re­du­ci­ría con­for­me el ín­di­ce de pre­cios au­men­ta­se gra­dual­men­te. Los efec­tos a lar­go pla­zo po­drían ser tan efec­ti­vos co­mo de­vas­ta­do­res. En­tre es­tos úl­ti­mos, dos im­pac­tos re­le­van­tes han pa­sa­do des­aper­ci­bi­dos en la mon­ta­ña de co­men­ta­rios ver­ti­dos en los medios de co­mu­ni­ca­ción: el efec­to so­bre la fi­nan­cia­ción de la de­pen­den­cia y las con­se­cuen­cias so­bre la pla­ni­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra in­di­vi­dual.

Los efec­tos de no re­va­lo­ri­zar con el IPC son es­pe­cial­men­te drás­ti­cos jus­ta­men­te so­bre los de­pen­dien­tes. La mayor par­te de las per­so­nas que ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra las ta­reas bá­si­cas de la vi­da dia­ria ad­quie­ren la con­di­ción de de­pen­dien­tes cuan­do han cru­za­do la fron­te­ra de los 80 años de edad y lle­van per­ci­bien­do una pres­ta­ción de ju­bi­la­ción du­ran­te más de 15 años. No re­va­lo­ri­zar las pen­sio­nes im­pli­ca­ría te­ner una pen­sión re­du­ci­da en un 25 por cien­to jus­to cuan­do sus ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas se dis­pa­ran y sin que el ac­tual sis­te­ma de de­pen­den­cia, ga­fa­do, pue­da su­po­ner una ga­ran­tía de in­gre­sos su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer fren­te a es­ta con­tin­gen­cia.

En se­gun­do lu­gar, hay que sub­ra­yar un te­ma de tras­la­ción de ries­gos sub­ya­cen­te a la re­for­ma de las pen­sio­nes. Cuan­do se in­di­cia una pen­sión al IPC, el sis­te­ma pú­bli­co asu­me un ries­go: el de una in­fla­ción ele­va­da y por tan­to ge­ne­ra un in­cen­ti­vo al Go­bierno pa­ra que es­ta no se le va­ya de las rien­das. To­do lo con­tra­rio ocu­rre cuan­do tras­la­da­mos el ries­go

Los efec­tos de no ac­tua­li­zar con el ín­di­ce de pre­cios son es­pe­cial­men­te drás­ti­cos con los de­pen­dien­tes ade­más de tras­la­dar­se el ries­go in­fla­cio­na­rio a los pen­sio­nis­tas, co­mo pre­ten­dió la re­for­ma de 2013

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.