De­ses­ta­cio­na­li­zar el aho­rro pa­ra las pen­sio­nes

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN -

El aho­rro fi­na­lis­ta pa­ra la ju­bi­la­ción es un con­cep­to que, en mu­chas oca­sio­nes, se to­ma en con­si­de­ra­ción más tar­de de lo ne­ce­sa­rio o, al me­nos, en mo­men­tos en los que ya po­de­mos ha­ber de­ja­do pa­sar in­tere­san­tes opor­tu­ni­da­des en lo que a aho­rro y ren­ta­bi­li­dad se re­fie­re. Por un la­do, es más ha­bi­tual de lo desea­ble que nos plan­tee­mos uti­li­zar un ins­tru­men­to que per­si­ga es­te ob­je­ti­vo, co­mo los pla­nes de pen­sio­nes, a edades en las que ya po­dría­mos ha­ber con­ta­do con una in­tere­san­te cuan­tía pre­via y, por en­de, una ma­yor perspectiv­a de ren­ta­bi­li­dad ob­te­ni­da a lo lar­go de la vi­da del plan. Por otro la­do, cuan­do ya con­ta­mos con una he­rra­mien­ta de pre­vi­sión so­cial ade­cua­da a nues­tras ne­ce­si­da­des, es bas­tan­te co­mún que nos ol­vi­de­mos de ali­men­tar­la: no bas­ta con abrir un plan de pen­sio­nes; pa­ra que fun­cio­ne es im­pres­cin­di­ble rea­li­zar apor­ta­cio­nes. Y cuan­to más sis­te­ma­ti­za­das es­tén es­tas, ma­yo­res se­rán el vo­lu­men de aho­rro y las posibilida­des de ren­ta­bi­li­zar­lo que ob­ten­dre­mos. Sin em­bar­go, no re­sul­ta ra­ro li­mi­tar esos in­gre­sos a los me­ses fi­na­les del año, cuan­do los me­dios co­mien­zan a ha­cer­se eco de las di­fe­ren­tes bo­ni­fi­ca­cio­nes que ofre­cen las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras en esa épo­ca, su­ma­do a las pri­sas pa­ra no per­der las ven­ta­jas fis­ca­les en la si­guien­te De­cla­ra­ción de la Ren­ta.

Le­jos de que­rer ha­cer ver que es­tas ven­ta­jas es­tán su­je­tas úni­ca­men­te al trans­cur­so de va­rias dé­ca­das -si bien es cier­to que, si ha­bla­mos de pla­nes de pen­sio­nes, lo más im­por­tan­te es sin du­da el lar­go pla­zo-, po­de­mos ejem­pli­fi­car es­ta ne­ce­si­dad de rea­li­zar apor­ta­cio­nes pe­rió­di­cas en in­ter­va­los de tiem­po mu­cho más abar­ca­bles.

En ese sen­ti­do, los me­ses fi­na­les de 2018 nos han de­mos­tra­do ese ries­go de to­mar de­ci­sio­nes so­bre nues­tras pen­sio­nes cuan­do va terminando el año. Y es un cla­ro ejem­plo por­que el úl­ti­mo tri­mes­tre nos ha de­ja­do caí­das de los mer­ca­dos que van des­de el 9,05 por ciento del Ibex 35 has­ta el 13,97 por ciento del S&P 500. Es de­cir, las ren­ta­bi­li­da­des se han re­sen­ti­do de ma­ne­ra ge­ne­ra­li­za­da.

De es­te modo, con­vie­ne in­ci­dir en que la fi­lo­so­fía de in­ver­sión a lar­go pla­zo y la po­lí­ti­ca de in­ver­sio­nes del Gru­po PSN, cen­tra­da en la pre­ser­va­ción de ca­pi­tal, re­co­mien­dan rea­li­zar apor­ta­cio­nes pe­rió­di­cas y no con­cen­trar las in­ver­sio­nes en mo­men­tos pun­tua­les del calendario.

To­man­do co­mo ejem­plo la evo­lu­ción de PSN Plan In­di­vi­dual, con un 8,21 por ciento de ren­ta­bi­li­dad acu­mu­la­da en 2019, una ca­li­fi­ca­ción de cua­tro es­tre­llas Mor­nings­tar y si­tua­do en el pri­mer pues­to de su cla­si­fi­ca­ción, la di­fe­ren­cia de ren­ta­bi­li­dad ob­te­ni­da com­pa­ran­do apor­ta­cio­nes pe­rió­di­cas fren­te a apor­ta­cio­nes pun­tua­les en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año, en un pla­zo de 3 años, su­pera el 5 por ciento. Por ello, re­co­men­da­mos con­tem­plar la in­ver­sión co­mo un re­ci­bo más y, reite­ra­mos la per­ti­nen­cia de rea­li­zar apor­ta­cio­nes pe­rió­di­cas pa­ra evi­tar los sus­tos del cor­to pla­zo del mer­ca­do.

Los me­ses fi­na­les de 2018 de­mos­tra­ron el ries­go de to­mar de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras cuan­do va terminando el año: el úl­ti­mo tri­mes­tre nos ha de­ja­do caí­das de los mer­ca­dos que van des­de el 9,05% del Ibex 35 has­ta el 13,97% del S&P 500

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.