La inversion óp­ti­ma en pla­nes de pen­sio­nes

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN -

Po­der dis­fru­tar de una pen­sión de ju­bi­la­ción acor­de con el ni­vel de vi­da desea­do por ca­da uno de no­so­tros es un ob­je­ti­vo que to­dos de­be­ría­mos te­ner pre­sen­te. Co­mo ciu­da­da­nos no po­de­mos de­ci­dir qué pen­sión pú­bli­ca re­ci­bi­re­mos, pe­ro sí qué ha­cer pa­ra ase­gu­rar­nos unos in­gre­sos su­fi­cien­tes cuan­do de­je­mos la vi­da la­bo­ral. Y es que el he­cho de que la ta­sa de sus­ti­tu­ción pue­da dis­mi­nuir más de 20 pun­tos en los pró­xi­mos años ha­ce que la pa­la­bra aho­rro re­sue­ne ca­da vez más den­tro de nues­tra ca­be­za.

Un me­dio pa­ra com­ple­men­tar esa pen­sión pú­bli­ca son los pro­duc­tos de aho­rro pri­va­dos. De és­tos, los pla­nes de pen­sio­nes son los más co­no­ci­dos si pen­sa­mos en un aho­rro des­ti­na­do a la ju­bi­la­ción, pe­ro ¿có­mo rea­li­za­mos una in­ver­sión óp­ti­ma en ellos?

Pa­ra ele­gir tu plan de pen­sio­nes lo más im­por­tan­te es re­fle­xio­nar so­bre tu ca­pa­ci­dad real de so­por­tar pér­di­das de pa­tri­mo­nio y tu ho­ri­zon­te tem­po­ral (el tiem­po que que­da has­ta la ju­bi­la­ción). Si eres incapaz de ver ren­ta­bi­li­da­des ne­ga­ti­vas en el extracto de po­si­ción no eli­jas pla­nes con mu­cha ex­po­si­ción a ren­ta va­ria­ble. In­ver­tir en Bol­sa no es in­ver­tir en al­go li­neal, son mo­vi­mien­tos en dien­tes de sie­rra don­de exis­ti­rán pe­rio­dos con ren­ta­bi­li­da­des po­si­ti­vas, muy po­si­ti­vas, y otros con ren­ta­bi­li­da­des ne­ga­ti­vas o muy ne­ga­ti­vas, co­mo fue el año 2018.

Res­pec­to al ho­ri­zon­te tem­po­ral, cuan­to más jo­ven eres, ma­yor ries­go de­bes asu­mir en tu car­te­ra -ma­yor ex­po­si­ción a ren­ta va­ria­ble- por­que hay ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción en el ca­so de que te­ner ma­los años en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Por ejem­plo, si tie­nes 40 años, ele­gir un plan de pen­sio­nes con un 60 por cien­to o un 70 por cien­to de ren­ta va­ria­ble se­ría razonable y ade­cua­do. Por el con­tra­rio, si te que­da un mí­ni­mo de 5 años pa­ra ju­bi­lar­te, es acon­se­ja­ble que in­clu­yas al­go de ren­ta va­ria­ble, pe­ro por de­ba­jo de ese pla­zo y a me­di­da que te acer­ques a la ju­bi­la­ción, deberías re­du­cir pro­gre­si­va­men­te tu ex­po­si­ción a ren­ta va­ria­ble pa­ra que los úl­ti­mos años no ten­gas prác­ti­ca­men­te na­da en es­tos ac­ti­vos. Así po­drás con­so­li­dar las plus­va­lías y evi­ta­rás sus­tos de úl­ti­ma ho­ra.

Por eso, es im­por­tan­te ha­cer una ges­tión “di­ná­mi­ca” de tus aho­rros y no ol­vi­dar­te de ellos has­ta el mo­men­to del res­ca­te, cuan­do pue­des lle­var­te sor­pre­sas. Pa­ra evi­tar­las, tam­bién ayu­da te­ner al­go de ren­ta fi­ja en la car­te­ra, por­que siem­pre mi­ti­ga el ries­go y son ac­ti­vos re­fu­gio cuan­do hay pá­ni­co en los mer­ca­dos.

Cuan­to más jo­ven, ma­yor ries­go de­bes asu­mir en tu car­te­ra -ma­yor ex­po­si­ción a ren­ta va­ria­ble- por­que hay ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción. A los 40 años, ele­gir un plan de pen­sio­nes con un 60% o 70% de ren­ta va­ria­ble se­ría razonable

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.