La ur­gen­te ne­ce­si­dad de mi­rar a lar­go pla­zo

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN -

En una épo­ca de elec­cio­nes co­mo las in­mi­nen­tes que va­mos a vi­vir, se acen­túa el de­ba­te so­bre el fu­tu­ro de las pen­sio­nes, una cues­tión que ca­da vez tie­ne más pe­so en los pro­gra­mas elec­to­ra­les de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, que tie­nen que con­ten­tar al co­lec­ti­vo de per­so­nas que se en­cuen­tran en si­tua­ción de ju­bi­la­ción o cer­ca­na a ella. Un gru­po po­bla­cio­nal que, año tras año, cre­ce ex­po­nen­cial­men­te.

Des­de los años 50, la po­bla­ción en Es­pa­ña no ha de­ja­do de cre­cer has­ta lle­gar al año 2010 don­de se mar­có un te­cho. En­tre am­bas fe­chas, he­mos pa­sa­do de, ape­nas 30 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, a más de 46 mi­llo­nes. Tras los má­xi­mos al­can­za­dos en 2010, la po­bla­ción no ha de­ja­do de dis­mi­nuir y las pro­yec­cio­nes de ex­per­tos no in­vi­tan al op­ti­mis­mo, ya que, se­gún mues­tran, se es­pe­ra un pro­lon­ga­do des­cen­so po­bla­cio­nal has­ta fi­na­les de si­glo, mo­men­to en el que se­re­mos me­nos de 40 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en Es­pa­ña.

Es­te he­cho se ve­rá acom­pa­ña­do de un en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, con­fir­mán­do­se así que el co­lec­ti­vo de per­so­nas de ma­yor edad no de­ja­rá de cre­cer. Si en la ac­tua­li­dad, la po­bla­ción más nu­me­ro­sa es la que se en­cuen­tra en­tre 40 y 49 años, en 2050, lo se­rá la que se en­con­tra­rá en­tre los 70 y los 79 años. Si aña­di­mos a es­tas pro­yec­cio­nes, he­chos co­mo la ca­da vez más tar­día in­cor­po­ra­ción de la po­bla­ción al mer­ca­do la­bo­ral, la es­pe­ran­za de vi­da cre­cien­te y, en los úl­ti­mos años, una de­va­lua­ción sa­la­rial en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, po­de­mos en­ten­der

por qué las cuen­tas pú­bli­cas se des­equi­li­bran, su­frien­do un in­cre­men­to de los cos­tes muy su­pe­rior al de los in­gre­sos.

Ade­más, es­te sis­te­ma, con gas­tos cre­cien­tes, au­men­ta su dé­fi­cit ejer­ci­cio tras ejer­ci­cio, y va va­cian­do la co­no­ci­da “hu­cha de las pen­sio­nes”, in­clu­so en un en­torno de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de ge­ne­ra­ción de em­pleo. Tan­to es así que, al rit­mo ac­tual de cre­ci­mien­to de la deu­da, la Au­to­ri­dad In­de­pen­dien­te de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal (AI­ReF) pre­vé que, pa­ra me­dia­dos de si­glo, el dé­fi­cit de la Se­gu­ri­dad So­cial re­pre­sen­ta­rá al­re­de­dor de un 50 por cien­to del PIB del país. Es de­cir, que se­rá equi­va­len­te a la mi­tad de lo que Es­pa­ña pro­duz­ca a lo lar­go de un año.

En es­te mo­men­to se­ría apro­pia­do com­pa­rar nues­tra si­tua­ción con la de los paí­ses de nues­tro en­torno, con­tex­tua­li­zán­do­la en un ám­bi­to más glo­bal, mien­tras que con­ti­nua­mos con el de­ba­te pú­bli­co so­bre si es o no sos­te­ni­ble nues­tro ac­tual sis­te­ma de pen­sio­nes.

En 2018 la pen­sión pú­bli­ca má­xi­ma en Es­pa­ña era de 2.580 eu­ros men­sua­les -la se­gun­da más al­ta de la Unión Eu­ro­pea tras la lu­xem­bur­gue­sa-. Otros paí­ses, co­mo Bél­gi­ca (1.295 eu­ros), Fran­cia (1.135 eu­ros), Di­na­mar­ca (1.036 eu­ros) o Reino Uni­do (840 eu­ros) se en­con­tra­ban le­jos de nues­tra pen­sión má­xi­ma. Tan­to es así, que nues­tra pen­sión me­dia de 1.257 eu­ros era in­clu­so su­pe­rior a la má­xi­ma de mu­chos de los ci­ta­dos paí­ses.

Por otro la­do, no con­vie­ne ol­vi­dar que des­de la Unión Eu­ro­pea se fi­ja un ob­je­ti­vo de dé­fi­cit a los paí­ses miem­bros y Es­pa­ña es­tá muy por en­ci­ma de la me­dia. Tam­bién nos aler­tan

Es­te sis­te­ma, con unos gas­tos cre­cien­tes, au­men­ta su dé­fi­cit ejer­ci­cio tras ejer­ci­cio, y va va­cian­do la co­no­ci­da “hu­cha de las pen­sio­nes”, in­clu­so en un en­torno de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de ge­ne­ra­ción de pues­tos de tra­ba­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.