La ‘des­ban­ca­ri­za­ción’ del sec­tor de pla­nes de pen­sio­nes

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN -

El mer­ca­do de pla­nes de pen­sio­nes en Es­pa­ña de­be evo­lu­cio­nar y mi­rar más allá de los pro­duc­tos tra­di­cio­na­les y ban­ca­rios pa­ra ga­ran­ti­zar a los clien­tes que la ges­tión de su pa­tri­mo­nio sea lo su­fi­cien­te­men­te efi­cien­te y ren­ta­ble pa­ra ase­gu­rar­le una ju­bi­la­ción tran­qui­la y se­gu­ra. Es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos diez años, y de ma­ne­ra cre­cien­te, se han co­mer­cia­li­za­do pla­nes de pen­sio­nes a ni­vel ma­si­vo co­mo pro­duc­tos com­ple­men­ta­rios a otros de ca­rác­ter fi­nan­cie­ro, co­mo es el ca­so de las hi­po­te­cas. Es­ta prác­ti­ca, muy ha­bi­tual por par­te de las re­des de dis­tri­bu­ción ban­ca­rias, con­sis­te en im­po­ner la con­tra­ta­ción de los pla­nes de pen­sio­nes a la ho­ra de ad­qui­rir otros servicios ban­ca­rios in­de­pen­dien­te­men­te de la vo­lun­tad del clien­te por con­tra­tar ese pro­duc­to de pre­vi­sión ban­ca­rio.

Con­se­cuen­te­men­te, el nu­lo in­te­rés del clien­te por un plan de pen­sio­nes tra­di­cio­nal, uni­do a las pe­na­li­za­cio­nes y las es­tric­tas con­di­cio­nes de per­ma­nen­cia y al­tas co­mi­sio­nes que pre­sen­tan es­tos pla­nes, pro­vo­can que las po­si­bles apor­ta­cio­nes del clien­te a su plan de pen­sión sean es­ca­sas o inexis­ten­tes y, por lo tan­to, el plan sea to­tal­men­te inú­til e im­pro­duc­ti­vo, po­nien­do en al­to ries­go la ju­bi­la­ción de mi­llo­nes de per­so­nas.

La ele­va­da ban­ca­ri­za­ción de los pla­nes de pen­sio­nes por lo tan­to trae con­si­go una no­ta­ble des­ven­ta­ja pa­ra los clien­tes: su es­ca­sa ren­ta­bi­li­dad en tér­mi­nos de lar­go pla­zo. Y es que, cuan­to más ba­ja es la apor­ta­ción que se ha­ce al plan, me­nor es su ba­se de ca­pi­ta­li­za­ción des­de don­de po­der ge­ne­rar plus­va­lías y me­nor es el efec­to po­si­ti­vo del in­te­rés com­pues­to a lar­go pla­zo. En de­fi­ni­ti­va, el clien­te con­ta­rá con un pa­tri­mo­nio acu­mu­la­do más ba­jo de lo ne­ce­sa­rio de ca­ra a su ju­bi­la­ción.

El con­tras­te en es­te pun­to lo es­ta­ble­ce la ges­tión pa­si­va in­de­xa­da. Su apor­ta­ción a la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de los pla­nes de pen­sio­nes pa­sa por eli­mi­nar la in­ter­ven­ción de en­ti­da­des ban­ca­rias en la ges­tión de es­te ti­po de pa­tri­mo­nios y sus­ti­tuir­la por la apli­ca­ción de al­go­rit­mos fi­nan­cie­ros y pro­duc­tos de in­ver­sión in­de­xa­dos. De es­ta for­ma, se re­du­cen de ma­ne­ra drás­ti­ca las co­mi­sio­nes da­do que el pro­me­dio de és­tas en los pla­nes de pen­sio­nes tra­di­cio­na­les en Es­pa­ña se si­túa en un 1,29 por cien­to al año, fren­te a las fir­mas in­de­pen­dien­tes es­pe­cia­li­za­das en ges­tión pa­si­va in­de­xa­da que las re­du­ce en un 50 por cien­to. Así, a lar­go pla­zo, los pla­nes de pen­sio­nes re­sul­tan más atrac­ti­vos y ren­ta­bles, y co­mo con­se­cuen­cia las per­so­nas po­drán dis­fru­tar de una ju­bi­la­ción más tran­qui­la y se­gu­ra.

La des­ban­ca­ri­za­ción de los pla­nes de pen­sio­nes en Es­pa­ña es un asun­to in­dis­pen­sa­ble, y ya inevi­ta­ble.

La ele­va­da ban­ca­ri­za­ción de los pla­nes de pen­sio­nes trae con­si­go una no­ta­ble des­ven­ta­ja pa­ra los clien­tes: su es­ca­sa ren­ta­bi­li­dad en tér­mi­nos de lar­go pla­zo. El con­tras­te a es­to es­tá en la ges­tión pa­si­va in­de­xa­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.