Bra­sil ele­va la edad de re­ti­ro pa­ra sal­var las pen­sio­nes

La reforma del Sis­te­ma aho­rra­rá 240.000 mi­llo­nes de eu­ros a las ar­cas pú­bli­cas en los pró­xi­mos diez años

El Economista - elEconomista Pensiones - - SUMARIO - GON­ZA­LO VE­LAR­DE

El país pre­si­di­do por Jair Bol­so­na­ro se aden­tra en una pro­fun­da del sis­te­ma de pen­sio­nes con el que se pre­ten­de re­cor­tar en una dé­ca­da el gas­to del Es­ta­do en cer­ca de 240.000 mi­llo­nes de eu­ros. Agos­to es el mes de­fi­ni­ti­vo pa­ra la apro­ba­ción del tex­to fi­nal en la Cá­ma­ra de Dipu­tados ca­rio­ca

Bra­sil asis­te a uno de los mo­men­tos más cru­cia­les de su his­to­ria mo­der­na en tér­mi­nos de ra­cio­na­li­za­ción de la eco­no­mía del país. Es­te mis­mo mes de ju­lio la Cá­ma­ra de Dipu­tados ha ini­cia­do los trá­mi­tes pa­ra la apro­ba­ción de la reforma del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes, con el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de re­du­cir el gas­to del Es­ta­do en es­ta par­ti­da, que des­de ha­ce años su­po­ne un agu­je­ro anual di­fí­cil cu­brir por el Pre­su­pues­to que ela­bo­ra el Go­bierno. Es­ta reforma fue unos de los pun­tos cen­tra­les de la cam­pa­ña elec­to­ral que lle­vó a la pre­si­den­cia al ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, y pe­se a las en­mien­das in­tro­du­ci­das por la opo­si­ción pa­re­ce que fi­nal­men­te ve­rá la luz du­ran­te es­te mes.

Pe­ro, ¿cuá­les son las cla­ves del tex­to le­gal que pre­ten­de sa­car ade­lan­te el Go­bierno de Bra­sil? Con­cre­ta­men­te, se tra­ta de una amal­ga­ma de me­di­das que se­gún las pre­vi­sio­nes ofi­cia­les del Eje­cu­ti­vo con­lle­va­ría un aho­rro pa­ra las ar­cas pú­bli­cas de 240.000 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos diez años. Y la prin­ci­pal vía de ajus­te se pro­du­ci­rá por el in­cre­men­to de la edad le­gal de ju­bi­la­ción, ele­men­to cla­ve en un país don­de el re­qui­si­to pa­ra ac­ce­der a la pres­ta­ción de ju­bi­la­ción es la su­ma de 30 años de

co­ti­za­ción en el ca­so de las mu­je­res y de 35 años pa­ra los hom­bres, de mo­do que hay ca­sos en los que es po­si­ble ac­ce­der a esa pres­ta­ción con unos 50 años.

Se in­cre­men­ta el pe­rio­do de cálcu­lo

El tex­to pre­vé una edad mí­ni­ma de ju­bi­la­ción, pe­ro al­gu­nas ca­te­go­rías, co­mo la de los pro­fe­so­res o de los cuer­pos de se­gu­ri­dad fe­de­ra­les, con­ta­rán con un ré­gi­men di­fe­ren­cia­do. Así, pa­ra los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pri­va­do en zo­nas ur­ba­nas la edad mí­ni­ma de ju­bi­la­ción se­rá de 62 años pa­ra las mu­je­res y de 65 pa­ra los hom­bres, con un tiem­po mí­ni­mo de con­tri­bu­ción de 15 años; pa­ra los tra­ba­ja­do­res de zo­nas ru­ra­les la edad se­rá de 55 años pa­ra las mu­je­res y de 60 pa­ra los hom­bres, con un tiem­po mí­ni­mo de con­tri­bu­ción de 15 años; y los fun­cio­na­rios pú­bli­cos fe­de­ra­les de­be­rán ju­bi­lar­se a los 62 años si son mu­je­res y a los 65 años pa­ra los hom­bres, con un tiem­po mí­ni­mo de con­tri­bu­cio­nes por tra­ba­jo a las ar­cas pú­bli­cas de 25 años en am­bos ca­sos.

Otro de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les de la me­di­da es que el va­lor de la ju­bi­la­ción se­rá cal­cu­la­do te­nien­do en cuen­ta la me­dia de con­tri­bu­ción de ca­da tra­ba­ja­dor. Así, al al­can­zar el tiem­po mí­ni­mo de con­tri­bu­ción, los tra­ba­ja­do­res del ré­gi­men ge­ne­ral ten­drán de­re­cho al 60 por cien­to del be­ne­fi­cio in­te­gral, con un au­men­to de dos pun­tos por­cen­tua­les pa­ra ca­da año más de con­tri­bu­ción. De es­ta for­ma, pa­ra ob­te­ner el 100 por cien­to del be­ne­fi­cio se­rá ne­ce­sa­rio al­can­zar la edad mí­ni­ma exi­gi­da, así co­mo 35 años de con­tri­bu­ción pa­ra las mu­je­res y 40 pa­ra los hom­bres, es de­cir, cin­co años más de lo ac­tual­men­te re­gla­do.

Sin em­bar­go, el do­cu­men­to apro­ba­do en la pri­me­ra vo­ta­ción no mo­di­fi­ca las re­glas pa­ra la ju­bi­la­ción de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos de los es­ta­dos y mu­ni­ci­pios, so­lo pa­ra los fe­de­ra­les. Y se­gún datos ofi­cia­les, los fun­cio­na­rios pú­bli­cos mu­ni­ci­pa­les re­pre­sen­tan el 57 por cien­to del to­tal en el país, mien­tras que los re­gio­na­les equi­va­len al 33 por cien­to y los fe­de­ra­les ape­nas al 10 por cien­to, aun­que po­seen los suel­dos y las pen­sio­nes más ele­va­das.

En el plano la­bo­ral, la reforma es­ta­ble­ce cam­bios en las re­ten­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res, que se­rán pro­gre­si­vas. Los que ten­gan un sa­la­rio ma­yor, con­tri­bui­rán más al sis­te­ma y los que per­ci­ban un suel­do me­nor, se les re­ten­drá me­nos. En el sec­tor pri­va­do, los ti­pos efec­ti­vos va­rían del 7,65 por cien­to al 11,68 por cien­to, mien­tras que los fun­cio­na­rios van del 7,5 al 16,79 por cien­to, de­pen­dien­do de la fran­ja sa­la­rial.

La reforma de­ja fue­ra el sis­te­ma ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual, si­mi­lar al chi­leno y en el que la ju­bi­la­ción de ca­da tra­ba­ja­dor de­pen­de­rá de su ca­pa­ci­dad de aho­rro a lo lar­go de su vi­da la­bo­ral. El Go­bierno, no obs­tan­te, pre­ten­de in­sis­tir en el asun­to y po­dría pro­po­ner un pro­yec­to de ley es­pe­cí­fi­co so­bre ese pun­to, con el fin de que sea op­cio­nal pa­ra ca­da tra­ba­ja­dor.

El Go­bierno su­birá los por­cen­ta­jes de re­ten­ción por co­ti­za­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.