Pen­sio­nes: una fal­ta de vo­lun­tad

La Se­gu­ri­dad So­cial, co­mo to­do sis­te­ma de ca­ja, es­tá abo­ca­do al fra­ca­so, y eso so­lo pue­de sig­ni­fi­car, que­ra­mos ver­lo o no, que el fu­tu­ro de las pres­ta­cio­nes pú­bli­cas es­tá en si­tua­ción de ries­go real

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN - Miguel Ca­rre­ro Pre­si­den­te de PSN

Al­gu­nos de los pro­ble­mas que es­ta­mos vi­vien­do en los úl­ti­mos me­ses en es­te país se es­tán vol­vien­do en­dé­mi­cos. La in­ca­pa­ci­dad que es­tá de­mos­tran­do la cla­se po­lí­ti­ca pa­ra al­can­zar con­sen­sos que ga­ran­ti­cen la go­ber­na­bi­li­dad es nula, pe­ro lo peor es que ya no sor­pren­de. Te­ne­mos un ejem­plo más sos­te­ni­do en el tiem­po que ilus­tra có­mo te­mas de ca­pi­tal im­por­tan­cia pa­ra los ciu­da­da­nos que re­quie­ren de de­ci­sión y con­sen­so no se abor­dan y se dejan mo­rir si­ne die.

Uno de los más san­gran­tes es el de la sos­te­ni­bi­li­dad que afec­ta al Sis­te­ma de Pen­sio­nes. Las pro­yec­cio­nes de­mo­grá­fi­cas apun­tan la evo­lu­ción de Es­pa­ña ha­cia una so­cie­dad ca­da día más en­ve­je­ci­da y lon­ge­va y el im­pac­to que eso tie­ne ya hoy, y ten­drá ca­da día más, es in­dis­cu­ti­ble.

El pro­ble­ma es com­ple­jo y ha­ce fal­ta va­len­tía pa­ra adop­tar me­di­das ade­cua­das que ata­jen las gran­des ame­na­zas que lo ace­chan. La fis­ca­li­dad del aho­rro a lar­go pla­zo es me­jo­ra­ble y ello ten­dría un im­pac­to muy po­si­ti­vo en la ne­ce­si­dad que co­mo so­cie­dad te­ne­mos de ha­cer par­tí­ci­pe a to­dos sus ciu­da­da­nos de ser res­pon­sa­ble de su pro­pia pro­tec­ción. Aca­bar con las in­nu­me­ra­bles bol­sas de in­efi­cien­cia que aún per­vi­ven en la Ad­mi­nis­tra­ción o con­tro­lar prác­ti­cas abu­si­vas de mu­chos,

co­mo ocu­rre con el ab­sen­tis­mo la­bo­ral in­jus­ti­fi­ca­do, es de­cir, una gran bol­sa de fraude con­sen­ti­do que lastra las cuen­tas del Sis­te­ma y a la eco­no­mía na­cio­nal de for­ma no­ta­ble, son so­lo al­gu­nas de las me­di­das que de­be­rían po­ner­se so­bre la me­sa.

La mag­ni­tud del pro­ble­ma es tal que ha­brá de abor­dar­se des­de dis­tin­tos pris­mas, pe­ro lo más evi­den­te es que se ha de­mos­tra­do fal­ta de vo­lun­tad pa­ra po­ner so­lu­ción al pro­ble­ma. Des­de que se cons­ti­tu­ye­ra el Pac­to de Toledo en 1995 se han ido su­ce­dien­do pro­pues­tas que eran de­ba­ti­das pa­ra ver co­mo des­pués no se po­nían en mar­cha de ma­ne­ra efec­ti­va. Cuan­do se cons­ti­tu­yó se de­cía: “Es­te Pac­to ser­vi­rá pa­ra sa­car de la dis­cu­sión po­lí­ti­ca un te­ma tan sen­si­ble y trans­ver­sal co­mo el de las pen­sio­nes”. Tras ca­si 25 años de dis­cu­sión hay dos co­sas que han que­da­do cla­ras. De un la­do, la fal­ta de vo­lun­tad de nues­tros di­ri­gen­tes pa­ra abor­dar el pro­ble­ma co­mo se de­be­ría, y, de otro, la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra ga­ran­ti­zar su sos­te­ni­bi­li­dad y su­fi­cien­cia. La ten­den­cia de in­gre­sos y gas­to ha­ce in­via­ble que en un fu­tu­ro cer­cano las per­so­nas pue­dan man­te­ner su ni­vel de vi­da sin con­tar con el aho­rro pri­va­do. Cuan­to an­tes sea­mos cons­cien­tes de es­ta reali­dad mu­cho me­jor, por­que ca­da mi­nu­to de in­mo­vi­lis­mo nos obli­ga­rá a es­fuer­zos adi­cio­na­les y a pe­nu­rias fu­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.