La in­dus­tria de pla­nes de pen­sio­nes y su vuel­ta al co­le

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN - Susana Cria­do Di­rec­to­ra de Ca­pi­tal en Ra­dio In­te­re­co­no­mía

Lle­ga­rá sep­tiem­bre y se­rá la mis­ma his­to­ria. Vuel­ta al tra­ba­jo, a los co­le­gios y a la ru­ti­na. Ven­drá sep­tiem­bre car­ga­do de bue­nos pro­pó­si­tos: gim­na­sio, in­glés, de­jar de fu­mar, per­der los tres ki­los que co­gi­mos en va­ca­cio­nes, y ¿aho­rrar? Aho­rrar ¿pa­ra cuán­do? ¿pa­ra qué? Ojo, que la in­dus­tria de pla­nes de pen­sio­nes lle­ga­rá a fi­na­les de sep­tiem­bre, prin­ci­pios de oc­tu­bre con to­da su ar­ti­lle­ría pe­sa­da. Anun­cios en pren­sa, tam­bién en ra­dio y en te­le­vi­sión. Páginas en­te­ras, fal­do­nes y ban­ners. Que no fal­ten los anun­cios que pro­me­tan una ju­bi­la­ción có­mo­da con un col­chón ex­tra a la pen­sión pública que nos da el Es­ta­do y por la que tan­tos años he­mos co­ti­za­do.

Ban­cos y ase­gu­ra­do­ras nos di­rán cuán­to de­be­mos aho­rrar, qué ren­ta­bi­li­dad nos van a dar, qué ries­gos ¡no, de ries­gos nun­ca ha­blan! y qué nos van a dar por me­ter un pe­lliz­co de nues­tros aho­rros o tras­pa­sar nues­tro plan de pen­sio­nes a su pro­duc­to estrella. Lo dis­fra­za­rán de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra, lo ma­qui­lla­rán con pro­me­sas de ba­jos cos­tes y atrac­ti­vas ren­ta­bi­li­da­des y lo tu­nea­rán con lu­ces, co­lo­res y si es ne­ce­sa­rio mú­si­ca ce­les­tial. ¡Qué tris­te que la in­dus­tria fi­nan­cie­ra sa­que la che­que­ra a par­tir de sep­tiem­bre pa­ra

ten­tar­nos a aho­rrar! El sec­tor in­sis­te en que hay que deses­ta­cio­na­li­zar el aho­rro, que de­be­mos aho­rrar ca­da mes y cuán­to an­tes co­men­ce­mos me­jor. Me­jor a los 50 que a los 60 años; me­jor a los 40 que a los 50; y mu­cho me­jor si em­pe­za­mos a aho­rrar con nues­tro pri­mer suel­do. Lo ideal, nos di­cen, es aho­rrar an­tes de gas­tar: igual que uno do­mi­ci­lia la fac­tu­ra del mó­vil o el re­ci­bo de la luz que ten­ga do­mi­ci­lia­do su re­ci­bo de aho­rro pa­ra la ju­bi­la­ción. La in­dus­tria, co­mo di­go, in­sis­te en que hay que deses­ta­cio­na­li­zar el aho­rro, pe­ro ellos ha­cen cam­pa­ña só­lo a fi­nal de año: ahí es cuan­do lu­cen sus me­jo­res ga­las pa­ra ten­tar nues­tro di­ne­ro.

¡Qué tris­te tam­bién -ahí en­tono el mea cul­pa- que no­so­tros nos acor­de­mos só­lo del plan de pen­sio­nes en di­ciem­bre, con las uvas y el cham­pán so­bre la me­sa, pa­ra des­gra­var! Sí, por­que la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les só­lo nos acor­da­mos del plan de pen­sio­nes cuan­do echa­mos cuen­tas de cuán­to nos va a to­car pa­gar a Ha­cien­da por el año en cur­so, en di­ciem­bre.

¿Es­to cam­bia­rá? Me te­mo que aún no: me te­mo que ten­dre­mos que dar­nos de bru­ces con la reali­dad pa­ra echar la vis­ta atrás y de­cir ¡y si hu­bie­ra aho­rra­do! ¡y si me hu­bie­ra abier­to un plan de pen­sio­nes pri­va­do! Apren­de­mos a ba­se de gol­pes.

Lo dis­fra­za­rán de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra, lo ma­qui­lla­rán con pro­me­sas de ba­jos cos­tes y atrac­ti­vas ren­ta­bi­li­da­des, con lu­ces y mú­si­ca ce­les­tial. ¡Qué tris­te que la in­dus­tria fi­nan­cie­ra sa­que la che­que­ra a par­tir de sep­tiem­bre!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.