Los fon­dos de pen­sio­nes y su co­mer­cia­li­za­ción a fin de año

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN - An­to­nio Pe­dra­za Presidente de la Co­mi­sión Fi­nan­cie­ra del Con­se­jo Ge­ne­ral de Eco­no­mis­tas

Aes­tas al­tu­ras del año lla­ma la aten­ción el au­men­to del aho­rro de los es­pa­ño­les, en le­tar­go du­ran­te los úl­ti­mos ejer­ci­cios. Un cam­bio de ten­den­cia muy sig­ni­fi­ca­ti­vo y po­si­ble­men­te ac­ti­va­do por el efec­to pre­ven­ción an­te la in­cer­ti­dum­bre tan­to en el en­torno país co­mo mun­dial. Lla­ma aún más la aten­ción en un es­ce­na­rio don­de la deuda pú­bli­ca has­ta los cin­co años en el ca­so de nues­tro país vie­ne ofre­cien­do ren­ta­bi­li­da­des ne­ga­ti­vas y los depósitos no se re­tri­bu­yen. Al cie­rre del pri­mer se­mes­tre los ac­ti­vos financiero­s de las fa­mi­lias es­pa­ño­las, sin de­jar de cre­cer, se si­tua­ban en los 2.345 bi­llo­nes, un 3,51 por cien­to más que el mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior, y un 5,99 por cien­to so­bre la ci­fra de cie­rre de 2018.

Lo cu­rio­so es que el efec­ti­vo y los depósitos, am­bos sin ge­ne­rar re­tor­nos, vie­nen mos­tran­do au­men­tos por en­ci­ma del 4 por cien­to, man­te­nién­do­se am­bos apar­ta­dos co­mo el pri­mer ac­ti­vo en por­cen­ta­je so­bre el to­tal de los ac­ti­vos financiero­s de las fa­mi­lias. Asi­mis­mo la ri­que­za fi­nan­cie­ra de las mis­mas, me­di­da por di­fe­ren­cia en­tre aho­rro y deudas, ofre­cía un cre­ci­mien­to in­ter­anual del 5,2 por cien­to en es­ta primera mi­tad del año, has­ta 1.572 bi­llo­nes, lo que cons­ti­tu­ye má­xi­mo his­tó­ri­co. De ello, el grue­so en efec­ti­vo y depósitos, re­pre­sen­tan­do un 39 por cien­to. Asi­mis­mo el en­deu­da­mien­to de los ho­ga­res re­pre­sen­ta­ba el 58,4 por cien­to del

PIB, dos pun­tos por­cen­tua­les me­nos que ha­ce un año y 23 pun­tos me­nos que en 2012.

El re­par­to del res­to de los dis­tin­tos ac­ti­vos de las fa­mi­lias se dis­tri­bu­ye con un por­cen­ta­je del 27 por cien­to pa­ra par­ti­ci­pa­cio­nes en el ca­pi­tal; el 16,3, en se­gu­ros y fon­dos de pen­sio­nes; un 14, en fon­dos de in­ver­sión; y un 4, en ac­ti­vos de di­ver­sa ín­do­le. El di­ne­ro des­ti­na­do a se­gu­ros y fon­dos de pen­sio­nes au­men­ta un 6,04 por cien­to, has­ta los 383.327 mi­llo­nes, lo que re­pre­sen­ta tam­bién un li­ge­ro au­men­to de su pe­so en el to­tal, pa­san­do del 16 al 16,3 por cien­to en el se­mes­tre. Con da­tos de In­ver­co, ca­si dos ter­cios del au­men­to del aho­rro de los ho­ga­res en el pri­mer se­mes­tre te­nían su ori­gen en la re­va­lo­ri­za­ción de los ac­ti­vos. Mien­tras que el ter­cio res­tan­te se de­bía a la ad­qui­si­ción de ac­ti­vos financiero­s. Es ne­ce­sa­rio pre­ci­sar que den­tro de la ri­que­za ne­ta de las fa­mi­lias, los ac­ti­vos financiero­s pe­san el 19,8 por cien­to; vi­vien­da ha­bi­tual el 46,4; otras pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias el 25,2; y el apar­ta­do ne­go­cios el 8,4 por cien­to. Así, el di­ne­ro que una fa­mi­lia me­dia acu­mu­la en pro­duc­tos financiero­s es de 9.000 eu­ros, un 7,1 por cien­to de la ri­que­za ne­ta de los ho­ga­res. Den­tro de esos ac­ti­vos financiero­s, el pe­so de efec­ti­vo y depósitos so­bre su to­tal es en Es­pa­ña del 43 por cien­to fren­te al 24 de EEUU o el 31 de Ita­lia. A la vis­ta de ello, pa­re­ce cla­ro que el es­pa­ñol no es aho­rra­dor a

Pa­re­ce que el es­pa­ñol no es aho­rra­dor a lar­go

pla­zo y que pri­ma la li­qui­dez. Pe­se a ello,

el 28 por cien­to de los es­pa­ño­les ma­yo­res

de edad clien­tes de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras

tie­ne con­tra­ta­do un plan de pen­sio­nes pri­va­do o de ju­bi­la­ción

lar­go pla­zo y que en él pri­man el cor­to pla­zo y la li­qui­dez, fac­to­res am­bos re­ñi­dos con los fon­dos de pen­sio­nes.

A pe­sar de ello, con da­tos re­cien­tes (Ceac­cu), el 28 por cien­to de los es­pa­ño­les ma­yo­res de edad clien­tes de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras tie­ne con­tra­ta­do un plan de pen­sio­nes pri­va­do o de ju­bi­la­ción. Es­te por­cen­ta­je en 2007 era so­lo del 15 por cien­to, exis­tien­do en el mer­ca­do un gran des­co­no­ci­mien­to de es­tos pro­duc­tos, es­pe­cial­men­te so­bre te­mas re­la­cio­na­dos con su li­qui­dez, o la tri­bu­ta­ción de las apor­ta­cio­nes y pres­ta­cio­nes. En es­tos úl­ti­mos ca­sos, si bien las ven­ta­jas son sig­ni­fi­ca­ti­vas al ha­cer las pri­me­ras, ello no de­ja de ser un es­pe­jis­mo, da­do que al res­ca­tar el plan el pro­ce­so es el con­tra­rio, al te­ner las pres­ta­cio­nes la con­si­de­ra­ción de ren­di­mien­tos del tra­ba­jo y, co­mo tal, ele­var la ba­se im­po­ni­ble del IRPF. En es­te sen­ti­do, por des­in­for­ma­ción o por una ven­ta de­fi­cien­te­men­te rea­li­za­da del pro­duc­to, no ol­vi­de­mos que és­ta, con la pre­sión de la en­ti­da­des fi­nan­cie­ras so­bre los equi­pos co­mer­cia­les que la rea­li­zan, se con­cen­tra en los úl­ti­mos me­ses del año, don­de el pro­pio com­pra­dor del pro­duc­to ol­vi­da la re­fle­xión ne­ce­sa­ria que exi­ge una pla­ni­fi­ca­ción a me­dio o lar­go pla­zo y se lle­ga a cen­trar más en ven­ta­jas in­me­dia­tas o en su dis­po­ni­bi­li­dad de te­so­re­ría li­ga­da a una si­tua­ción pun­tual.

A ello se une que en los úl­ti­mos años la ren­ta­bi­li­dad o re­torno de los fon­dos de pen­sio­nes se han tor­na­do muy ba­jas o en ne­ga­ti­vo. El es­ce­na­rio de ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos en la ren­ta fi­ja so­be­ra­na de la que han si­do los com­pra­do­res más ha­bi­tua­les, se tor­na de má­xi­mo ries­go al te­ner que ju­gar con los pe­li­gros de una cur­va de ti­pos sin de­fi­ni­ción cla­ra. Tam­bién con la ren­ta va­ria­ble ofre­cien­do un es­ce­na­rio de al­ta vo­la­ti­li­dad pa­ra el por­cen­ta­je que se de­di­que a ella den­tro de sus in­ver­sio­nes. Por si fue­ra po­co, en es­te con­tex­to de re­tor­nos mí­ni­mos las co­mi­sio­nes im­plí­ci­tas de es­tos fon­dos con las que se re­tri­bu­ye su ges­tión in­ter­na, sue­len ser al­tas y en mu­chos ca­sos pue­den ser las cau­san­tes de la ba­ja ren­ta­bi­li­dad fi­nal o de las pér­di­das pa­ra quien lo ha sus­cri­to.

Los fon­dos de pen­sio­nes, al igual que los de in­ver­sión, los se­gu­ros, la ven­ta cru­za­da, etc. tie­nen aho­ra el má­xi­mo atrac­ti­vo pa­ra las en­ti­da­des que han vis­to pa­li­de­cer su mar­gen fi­nan­cie­ro a raíz de los ba­jos ti­pos que im­pe­ran en los mer­ca­dos, ello por­que así lo su­po­nen to­dos aque­llos pro­duc­tos que ge­ne­ran co­mi­sio­nes. En­tra­mos en unos me­ses don­de se con­cen­tra el mar­ke­ting y la ven­ta agre­si­vos de los pla­nes de pen­sio­nes. Es el mo­men­to más opor­tuno pa­ra la pre­sión de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras al en­con­trar el tar­get de po­ten­cia­les clien­tes ha­cien­do sus cuen­tas de ca­ra a la fis­ca­li­dad del pró­xi­mo ejer­ci­cio e in­ten­tan­do re­du­cir su fac­tu­ra fis­cal. Es la­men­ta­ble que no sea un pro­duc­to al que se ac­ce­da con una es­tra­te­gia de aho­rro a lar­go pla­zo y con apor­ta­cio­nes pe­rió­di­cas pro­gra­ma­das den­tro del año y la cuan­tía de las mis­mas de acuer­do con el com­ple­men­to a la pen­sión que se ne­ce­si­ta pa­ra man­te­ner tras la ju­bi­la­ción cier­to ni­vel de vi­da. Lle­ga a tal pun­to el én­fa­sis co­mer­cial, que se pri­man con ven­ta­jas de to­do ti­po el cap­tar fon­dos con­so­li­da­dos en otras en­ti­da­des, con an­ti­güe­dad y so­bre to­do con su­mas más res­pe­ta­bles que lo que su­po­ne ini­ciar un plan nue­vo con apor­ta­cio­nes pe­rió­di­cas.

Se han con­ver­ti­do, en de­fi­ni­ti­va, en un pro­duc­to de tem­po­ra­da, acom­pa­ñan­do a ello la ló­gi­ca de una ma­yor re­cep­ti­vi­dad del clien­te en es­tos me­ses fi­na­les del año y, en tal sen­ti­do un me­jor apro­ve­cha­mien­to del es­fuer­zo de mar­ke­ting y pu­bli­ci­dad de las en­ti­da­des que los co­mer­cia­li­zan, con­cen­tra­do en el pe­río­do en que el mer­ca­do es más re­cep­ti­vo a su men­sa­je de ven­ta.

Presidente de la Co­mi­sión Fi­nan­cie­ra del Con­se­jo Ge­ne­ral de Eco­no­mis­tas

Los fon­dos de pen­sio­nes, los se­gu­ros, la ven­ta cru­za­da, etc., tie­nen aho­ra el má­xi­mo atrac­ti­vo pa­ra las en­ti­da­des que han vis­to pa­li­de­cer su mar­gen fi­nan­cie­ro a raíz de los ba­jos ti­pos que im­pe­ran en los mer­ca­dos financiero­s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.