Ges­tión pa­si­va, la al­ter­na­ti­va más ren­ta­ble pa­ra ju­bi­la­ción

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN - Kevin Koh Maier Head of As­set Allo­ca­tion & Re­search de Fi­ni­zens

Es­pa­ña se en­fren­ta a gran­des di­fi­cul­ta­des an­te la in­sos­te­ni­ble si­tua­ción del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes y la de­fi­cien­te ofer­ta de pla­nes pri­va­dos que ofrece el sec­tor ban­ca­rio tra­di­cio­nal. Por ello, los pla­nes de pen­sio­nes in­di­vi­dua­les de­ben ver­se co­mo un pro­duc­to ne­ce­sa­rio con el que com­ple­men­tar la pen­sión pú­bli­ca del fu­tu­ro y con el que po­der ga­ran­ti­zar el po­der ad­qui­si­ti­vo de las per­so­nas una vez se re­ti­ren de su vi­da la­bo­ral pa­ra que no de­pen­dan de un sis­te­ma de pen­sio­nes que ca­da vez re­sul­ta menos via­ble.

Todo ello ha­ce vis­lum­brar un fu­tu­ro con más sombras que lu­ces en es­te sec­tor al pre­sen­tar re­tos de di­ver­sa na­tu­ra­le­za: glo­bal, por im­pli­ca­cio­nes en la eco­no­mía pú­bli­ca; y par­ti­cu­lar, por lo que su­po­ne pa­ra las fi­nan­zas per­so­na­les. Y es que el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da me­dia has­ta los 83 años en Es­pa­ña -la más al­ta del mun­do, so­lo su­pe­ra­da por Ja­pón-, ha­ce que el pe­rio­do de ju­bi­la­ción se alar­gue en una me­dia de dos dé­ca­das, pa­ra lo que ne­ce­si­ta­re­mos ca­da vez más re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra afron­tar­lo.

Da­do que el sec­tor de los pla­nes de pen­sio­nes en Es­pa­ña pre­sen­ta in­efi­cien­cias es­truc­tu­ra­les que im­pac­tan ne­ga­ti­va y sus­tan­cial­men­te en el pa­tri­mo­nio de los in­ver­so­res, se ha­ce im­pres­cin­di­ble bus­car una solución. En es­te en­torno, al pre­sen­tar co­mi­sio­nes más com­pe­ti­ti­vas y ren­ta­bi­li­da­des his­tó­ri­cas más ele­va­das sin ne­ce­si­dad de asu­mir un mayor ni­vel de ries­go, la ges­tión pa­si­va se con­fi­gu­ra co­mo la principal al­ter­na­ti­va an­te el sec­tor tra­di­cio­nal por re­sul­tar más ren­ta­ble que la me­dia de los pla­nes de pen­sio­nes.

Se­gún el úl­ti­mo Es­tu­dio de Pla­nes de Pen­sio­nes en Es­pa­ña ela­bo­ra­do por Fi­ni­zens, los pla­nes de pen­sio­nes tra­di­cio­na­les en Es­pa­ña ofre­cen una ren­ta­bi­li­dad me­dia es­ca­sa, si­tua­da en torno al 2,49 por cien­to anual, la cual se ve­ría du­pli­ca­da de uti­li­zar una es­tra­te­gia de in­ver­sión pa­si­va has­ta al­can­zar un 5,66 por cien­to -en el ca­so de los pla­nes de pen­sio­nes de Fi­ni­zens-. Es­to se de­be, en gran me­di­da, a que la ma­yo­ría de las ges­to­ras de pla­nes de pen­sio­nes tra­di­cio­na­les si­guen apli­can­do las co­mi­sio­nes má­xi­mas per­mi­ti­das por ley (57,74 por cien­to del mer­ca­do), lo que re­dun­da en la pér­di­da pa­tri­mo­nial del clien­te a lar­go pla­zo, se­gún el ci­ta­do Es­tu­dio.

Por estas ra­zo­nes es ne­ce­sa­rio plan­tear una es­tra­te­gia adap­ta­da a las necesidade­s y per­fil de ca­da per­so­na de ca­ra a su ju­bi­la­ción. Di­se­ñar­la con un en­fo­que de lar­go pla­zo ayu­da­rá a que los re­sul­ta­dos sean lo su­fi­cien­te­men­te cuan­tio­sos pa­ra po­der com­ple­tar una pen­sión que se pre­vé in­su­fi­cien­te tal y co­mo es­tá plan­tea­do el sis­te­ma pú­bli­co ac­tual y con­tar, así, con una bue­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca tras el re­ti­ro la­bo­ral.

Es­pa­ña se en­fren­ta a gran­des di­fi­cul­ta­des

an­te la in­sos­te­ni­ble si­tua­ción del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes y la de­fi­cien­te ofer­ta de pla­nes pri­va­dos pa­ra com­ple­men­tar la ju­bi­la­ción que ofrece el sec­tor ban­ca­rio tra­di­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.