El de­do en la lla­ga: el in­for­me so­bre pen­sio­nes de la OCDE

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN - Mi­guel Án­gel Ber­nal Con­se­jo edi­to­rial de ‘elEconomis­ta Pen­sio­nes’

El pa­sa­do no­viem­bre la OCDE, co­mo es cos­tum­bre ca­da dos años, sa­ca­ba su in­for­me de­no­mi­na­do Las pen­sio­nes de un vis­ta­zo en su edi­ción de 2019. El do­cu­men­to co­mien­za con un breve su­ma­rio con una se­rie de lla­ma­das o avi­sos. El pri­mer pun­to en el que in­ci­de es en el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, y apor­ta un dato pa­ra en­ten­der la gra­ve­dad del pro­ble­ma: en 1980, ha­bía en la OCDE dos ma­yo­res de 65 años por ca­da 10 per­so­nas en edad de tra­ba­jar. Esa cifra ha­brá au­men­ta­do a al­go más de tres en 2020, y se pre­vé que al­can­ce ca­si seis pa­ra 2060. Tam­bién se pre­vé que la po­bla­ción en edad de tra­ba­jar, me­di­da uti­li­zan­do um­bra­les de edad fi­jos, se ha­ya re­du­ci­do más de un ter­cio pa­ra 2060 en va­rios paí­ses. La com­bi­na­ción de am­bas va­ria­bles, en­ve­je­ci­mien­to y caí­da de la po­bla­ción ac­ti­va, es una au­tén­ti­ca bom­ba que di­na­mi­ta a fu­tu­ro tan­to la fi­nan­cia­ción co­mo el sos­te­ni­mien­to de los re­gí­me­nes de pre­vi­sión so­cial ba­sa­dos en sis­te­mas de re­par­to o ca­ja.

Se rea­li­za, pos­te­rior­men­te, una crí­ti­ca ve­la­da a las ac­cio­nes to­ma­das por los Go­bier­nos una vez que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra ha en­tra­do en una fa­se me­nos cri­ti­ca, y el in­for­me ma­ni­fies­ta que “con la me­jo­ra de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, se ha re­la­ja­do la pre­sión fi­nan­cie­ra pa­ra re­for­mar los sis­te­mas de pen­sio­nes y es com­pren­si­ble que al­gu­nos paí­ses deseen sua­vi­zar las me­di­das im­po­pu­la­res in­tro­du­ci­das en un con­tex­to de cri­sis. Sin em­bar­go, mien­tras que las pre­sio­nes fi­nan­cie­ras so­bre los sis­te­mas de pen­sio­nes se vie­ron exa­cer­ba­das por la cri­sis, a me­nu­do, tam­bién re­fle­ja­ban de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les. El re­tro­ce­so en las re­for­mas que abor­dan las ne­ce­si­da­des a lar­go pla­zo pue­de oca­sio­nar que los sis­te­mas de pen­sio­nes sean me­nos re­si­lien­tes a las per­tur­ba­cio­nes eco­nó­mi­cas en el fu­tu­ro y no es­tén de­bi­da­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer fren­te al en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción”. Na­da que no se­pa­mos, pe­ro la ma­yor par­te de los po­lí­ti­cos mi­ran a las ur­nas, no al fu­tu­ro de los paí­ses que di­ri­gen, co­mo en su mo­men­to di­fe­ren­cia­ba el can­ci­ller Bis­marck: po­lí­ti­cos fren­te a es­ta­dis­tas.

Se aler­ta tam­bién de la re­duc­ción de las ta­sas de sus­ti­tu­ción (por­cen­ta­je en­tre la pen­sión al ju­bi­lar­se y el úl­ti­mo sa­la­rio en ac­ti­vo). El in­for­me lo de­ja cla­ro: “Se pre­vé que, en la ma­yo­ría de los paí­ses de la OCDE van a re­du­cir­se las ta­sas de sus­ti­tu­ción ba­sa­das en ca­rre­ras com­ple­tas de co­ti­za­ción en las pró­xi­mas dé­ca­das”.

Por úl­ti­mo el in­for­me en­tra en un as­pec­to fun­da­men­tal: el nue­vo es­que­ma del tra­ba­jo no con­ven­cio­nal. La cri­sis en to­do el mun­do, Es­pa­ña no es un ca­so ais­la­do, ha pro­pi­cia­do una

La com­bi­na­ción de en­ve­je­ci­mien­to y caí­da de la po­bla­ción ac­ti­va, es una au­tén­ti­ca bom­ba que di­na­mi­ta a fu­tu­ro tan­to la fi­nan­cia­ción co­mo el sos­te­ni­mien­to

de los ré­gi­me­nes de pre­vi­sión so­cial ba­sa­dos en sis­te­mas

de re­par­to o ca­ja

sus­ti­tu­ción de em­pleo de­pen­dien­te a tiem­po com­ple­to –si se pre­fie­re, no pre­ca­rio– por con­tra­ta­cio­nes a tiem­po par­cial, tem­po­ra­les y au­tó­no­mos. Es­ta nue­va si­tua­ción es im­por­tan­te pues en la ma­yor par­te de los paí­ses los au­tó­no­mos no co­ti­zan real­men­te por sus ren­tas da­do que la ma­yor par­te de los re­gí­me­nes pú­bli­cos con­tem­plan la po­si­bi­li­dad de que el au­tó­no­mo es­co­ja sus ba­se de co­ti­za­ción, la cual sue­le ser la más ba­ja. Es­ta si­tua­ción, la con­tri­bu­ción por de­ba­jo de las ren­tas reales de esos tra­ba­ja­do­res po­ne en pe­li­gro a cor­to pla­zo la fi­nan­cia­ción de los sis­te­mas pú­bli­cos, y a la lar­ga de­ja en si­tua­ción pre­ca­ria a es­tos au­tó­no­mos. Se­gún la OCDE, “los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos van a re­ci­bir una pen­sión de ve­jez un 20 por cien­to in­fe­rior a la pen­sión de los an­ti­guos tra­ba­ja­do­res por cuen­ta aje­na te­nien­do los mis­mos in­gre­sos im­po­ni­bles du­ran­te su vi­da laboral”. En cuan­to a Es­pa­ña, el in­for­me ha le­van­ta­do es­pe­cial re­vue­lo en ma­te­ria de au­tó­no­mos.

El en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción es hoy por hoy una reali­dad in­cues­tio­na­ble. El INE pre­vé un au­men­to de la lle­ga­da de in­mi­gran­tes a nues­tro país que com­pen­sa­rían el ma­yor nú­me­ro de de­fun­cio­nes que na­ci­mien­tos. Se­gún es­tas pro­yec­cio­nes “en los 15 pró­xi­mos años Es­pa­ña ga­na­ría 2.356.789 ha­bi­tan­tes (un 5,1 por cien­to), has­ta su­pe­rar los 49 mi­llo­nes de per­so­nas en 2033. Sin em­bar­go no se pue­de que­dar uno en es­ta úni­ca pre­vi­sión, hay que pres­tar aten­ción a que “la po­bla­ción de 65 y más años su­pon­dría el 25,2 por cien­to del to­tal en el año 2033”. Un en­ve­je­ci­mien­to que se ve to­da­vía más acu­cia­do si te­ne­mos en cuen­ta que “la es­pe­ran­za de vi­da al na­ci­mien­to al­can­za­ría en 2033 los 82,9 años en los hom­bres y los 87,7 en las mu­je­res, con una ga­nan­cia de 2,5 y de 1,9 años, res­pec­ti­va­men­te”.

Así, la reali­dad a fu­tu­ro es una Es­pa­ña muy en­ve­je­ci­da al es­ti­lo de Ja­pón, una afir­ma­ción ava­la­da por la si­guien­te fra­se: “La ta­sa de de­pen­den­cia (co­cien­te, en tan­to por cien­to, en­tre la po­bla­ción me­nor de 16 años o ma­yor de 64 y la po­bla­ción de 16 a 64 años) se ele­va­ría des­de el 54,2 por cien­to ac­tual has­ta el 62,4 por cien­to en 2033. En cuan­to al ín­di­ce de sus­ti­tu­ción, tan so­lo se­ña­lar que el in­for­me de la OCDE se­ña­la que en Es­pa­ña se si­túa en­tre el 79-83 por cien­to fren­te al 59-68 por cien­to de los paí­ses de la OCDE. Por otra par­te, el in­for­me de­nun­cia el re­tro­ce­so que su­po­ne ha­ber anu­la­do el Ín­di­ce de Re­va­lo­ri­za­ción y el Fac­tor de Sos­te­ni­bi­li­dad, sus­ti­tu­yén­do­se por la me­di­da de vin­cu­lar las pen­sio­nes al IPC real, al­go que la ma­yor par­te de eco­no­mis­tas ma­ni­fes­ta­mos una y otra vez que va en con­tra no de la sa­lud, sino de la vi­da de la Se­gu­ri­dad So­cial tal y co­mo la en­ten­de­mos hoy.

Por úl­ti­mo, en cuan­to a la pre­ca­rie­dad, des­ta­ca el te­ma de los au­tó­no­mos. En Es­pa­ña, el 70 por cien­to de los au­tó­no­mos se aco­gen a la co­ti­za­ción mí­ni­ma. De­be te­ner­se en cuen­ta que la ren­ta de los au­tó­no­mos es­pa­ño­les es del 69 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res de­pen­dien­tes, sien­do la ra­tio del 84 por cien­to en la OCDE. Aquí la OCDE de­be­ría en­trar en la tre­men­da eco­no­mía su­mer­gi­da (de más del 20 por cien­to) y la ca­suís­ti­ca es­pa­ño­la. Ade­más, el pro­ble­ma de Es­pa­ña es que nues­tros sa­la­rios, son in­fe­rio­res a la de los paí­ses de nues­tro en­torno. En Es­pa­ña la pi­ca­res­ca es­tá en nues­tro ADN y la sus­ti­tu­ción de un tra­ba­jo sos­te­ni­ble por uno pre­ca­rio es una reali­dad in­cues­tio­na­ble. La eco­no­mía su­mer­gi­da es una la­cra en to­dos los ám­bi­tos, por su­pues­to tam­bién en la Se­gu­ri­dad So­cial. No so­lo es en­ve­je­ci­mien­to, sino tam­bién sa­la­rios y eco­no­mía su­mer­gi­da.

Con­se­jo edi­to­rial de ‘elEconomis­ta Pen­sio­nes’

Se­gún la OCDE, “los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos van a re­ci­bir una pen­sión de ve­jez un 20% in­fe­rior a la pen­sión de los an­ti­guos tra­ba­ja­do­res por cuen­ta aje­na te­nien­do los mis­mos in­gre­sos im­po­ni­bles du­ran­te su vi­da laboral”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.