Los de­be­res sin ha­cer

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN - Mi­guel Ca­rre­ro Ló­pez Pre­si­den­te del Gru­po PSN

Hay mu­chas co­sas que nos plan­tean in­cer­ti­dum­bre a lo lar­go de la vi­da, po­dría de­cir­se que gran par­te de ellas es­tán re­la­cio­na­das con el fu­tu­ro. Na­die sa­be lo que las cir­cuns­tan­cias nos de­pa­ra­rán el año que vie­ne, ma­ña­na o den­tro de cin­co mi­nu­tos. Ló­gi­ca­men­te, no po­de­mos de­jar que es­ta con­ti­nua ca­ren­cia de cer­te­zas mo­no­po­li­ce nues­tra exis­ten­cia. To­do ser hu­mano, en ma­yor o me­nor me­di­da, cuen­ta con la ha­bi­li­dad de an­ti­ci­par­se a las cir­cuns­tan­cias -a mu­chas de ellas-, in­clu­so sin ne­ce­si­dad de ser ple­na­men­te cons­cien­te: es lo que a me­nu­do de­no­mi­na­mos vi­sión; de fu­tu­ro, de ne­go­cio, de la pro­pia vi­da. Di­cho es­to, ha­ble­mos de ju­bi­la­ción.

Tras una muy lar­ga eta­pa laboral en ac­ti­vo, un pro­fe­sio­nal lle­ga al mo­men­to de ju­bi­la­ción. Es­ta per­so­na ha es­ta­do rea­li­zan­do, du­ran­te el tiem­po tra­ba­ja­do, apor­ta­cio­nes que ser­vían pa­ra abo­nar las pen­sio­nes pú­bli­cas de los ju­bi­la­dos en ese mo­men­to, y cuan­do lle­gue su turno, su­ce­de­rá lo mis­mo con él. Pe­ro se dan dos cir­cuns­tan­cias: la pri­me­ra, que ca­da vez hay más per­so­nas en co­la pa­ra la ju­bi­la­ción y me­nos rea­li­zan­do ac­ti­vi­dad laboral al­gu­na; la se­gun­da, que la pen­sión pú­bli­ca, siem­pre, sin ex­cep­cio­nes, su­po­ne una im­por­tan­te re­duc­ción del ni­vel ad­qui­si­ti­vo con res­pec­to al sa­la­rio. No hay que te­ner, por tan­to, un ex­ce­so de vi­sión pa­ra sa­ber que la ju­bi­la­ción su­po­ne una mer­ma en los in­gre­sos, y que ade­más la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes es, a fu­tu­ro, prác­ti­ca­men­te un mi­to. Es­pe­cial­men­te san­gran­te es en lo re­fe­ren­te a las lla­ma­das pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas.

La úni­ca al­ter­na­ti­va real es el aho­rro pri­va­do pa­ra com­ple­men­tar la pen­sión pú­bli­ca. Y cuan­to más ex­ten­di­do es­té, más fa­ci­li­da­des, in­clu­so exi­gen­cias nor­ma­ti­vas, en­cuen­tren los ciu­da­da­nos pa­ra ac­ce­der a él, más se des­car­ga­rá el sis­te­ma pú­bli­co, per­mi­tien­do man­te­ner un ten con ten que fa­ci­li­te el re­ti­ro digno a to­dos los tra­ba­ja­do­res.

Sin em­bar­go, la vi­sión po­lí­ti­ca en es­te sen­ti­do ha es­ta­do siem­pre pró­xi­ma a ce­ro y, se­gún pa­re­ce, se acer­ca a ni­ve­les en ne­ga­ti­vo. Por­que los úni­cos ins­tru­men­tos es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­dos pa­ra el aho­rro pri­va­do pa­ra la ju­bi­la­ción, los pla­nes de pen­sio­nes, co­rren el pe­li­gro de ver des­apa­re­cer los ya es­ca­sos be­ne­fi­cios que ofre­cen; pen­de la gui­llo­ti­na so­bre su dis­cre­ta­men­te ven­ta­jo­sa fiscalidad, tal y co­mo se ha avan­za­do des­de sec­to­res que pre­vi­si­ble­men­te for­ma­rán par­te del nue­vo Go­bierno. La fal­ta de vi­sión pro­vo­ca que el sis­te­ma pú­bli­co se vea abo­ca­do al fra­ca­so, reali­dad que tra­di­cio­nal­men­te se ocul­ta por el in­te­rés de la ob­ten­ción de ré­di­tos y pa­pe­le­tas elec­to­ra­les. Y se­ría muy sen­ci­llo y ho­nes­to po­ten­ciar es­tos pro­duc­tos pa­ra que re­sul­ta­sen be­ne­fi­cio­sos y atrac­ti­vos pa­ra to­dos, po­si­bi­li­tar el aho­rro en to­dos los es­tra­tos so­cia­les, dar­les im­pul­so y vi­si­bi­li­dad pa­ra con­se­guir una im­por­tan­te ayu­da a la su­per­vi­ven­cia del sis­te­ma pú­bli­co, con­se­cuen­tes con la ver­dad y la trans­pa­ren­cia, fo­men­tan­do la au­to­rres­pon­sa­bi­li­dad de las per­so­nas y abor­dan­do con dig­ni­dad el pre­ca­rio fu­tu­ro de las ju­bi­la­cio­nes. Es la úni­ca so­lu­ción pa­ra sor­tear el abis­mo al que se acer­can las pen­sio­nes.

Se­ría muy ho­nes­to po­ten­ciar el aho­rro en to­dos los es­tra­tos so­cia­les, dar­les im­pul­so

y vi­si­bi­li­dad, sien­do una im­por­tan­te ayu­da pa­ra la su­per­vi­ven­cia del sis­te­ma pú­bli­co,

fo­men­tan­do la au­to­rres­pon­sa­bi­li­dad

de las per­so­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.