¿DÓN­DE IN­VER­TIR? PLA­NES DE PEN­SIO­NES O FON­DOS

La di­fe­ren­cia en­tre am­bos pro­duc­tos con una apor­ta­ción anual de 8.000 eu­ros pue­de al­can­zar los 6.353 eu­ros a fa­vor del plan an­te unos in­gre­sos si­mi­la­res de en­torno a 65.000 eu­ros bru­tos

El Economista - elEconomista Pensiones - - EL INFORME - ISA­BEL BLAN­CO

La pen­sión de ca­ra a la ju­bi­la­ción es una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los es­pa­ño­les. Se pal­pa en mu­chas de las con­ver­sa­cio­nes que sur­gen so­bre to­do en las ce­le­bra­cio­nes de Na­vi­dad, en me­dio de los bom­bar­deos de las cam­pa­ñas so­bre pla­nes de pen­sio­nes. Sin em­bar­go, en Es­pa­ña, la cifra de par­tí­ci­pes en pla­nes de pen­sio­nes ha caí­do a 9,5 mi­llo­nes. Si un aho­rra­dor de 48 años co­men­za­se a des­ti­nar 8.000 eu­ros al año a un plan de pen­sio­nes que le die­ra una ren­ta­bi­li­dad me­dia anual del 4 por cien­to y otro in­vir­tie­se la mis­ma cuan­tía en un fon­do de in­ver­sión con el que ob­tu­vie­ra el mis­mo

ren­di­mien­to, el pri­me­ro ten­dría acu­mu­la­dos 70.413 eu­ros más a los 65 años si rein­vir­tie­se la par­te que se aho­rra fis­cal­men­te en otro pro­duc­to que le die­ra la mis­ma ren­ta­bi­li­dad -si de­ja­se quie­ta esa par­te, se­rían unos 50.000 eu­ros más-. Has­ta aquí la di­fe­ren­cia es enor­me. Pe­ro, cla­ro, al re­ti­rar el di­ne­ro ha­bría que tri­bu­tar por ello. En el peor de los es­ce­na­rios po­si­bles, en el que se res­ca­ta­se to­do de gol­pe, ele­van­do mu­cho el ti­po que co­rres­pon­de­ría en el IRPF, la di­fe­ren­cia en­tre am­bas in­ver­sio­nes, se­gún cal­cu­lan en Aban­te, se­ría de 6.353 eu­ros a fa­vor del plan en un su­pues­to en el que am­bos tu­vie­ran unos in­gre­sos de 65.000 eu­ros y una pen­sión de 37.000 eu­ros. Es de­cir, que, “in­clu­so ha­cien­do el res­ca­te co­mo ca­pi­tal, un plan de pen­sio­nes com­pen­sa fis­cal­men­te”, con­clu­ye Pau­la Sa­trús­te­gui, so­cia de Ase­so­ra­mien­to Pa­tri­mo­nial de Aban­te.

Apro­ve­char las apor­ta­cio­nes

Fis­cal­men­te, la gran ven­ta­ja del plan es que las apor­ta­cio­nes rea­li­za­das ese año re­du­cen la ba­se im­po­ni­ble del IRPF. Tan sim­ple co­mo que Ha­cien­da de­vuel­ve par­te de lo in­ver­ti­do -si se apor­ta­sen 1.000 eu­ros, se re­cu­pe­ra­rían 370 con un ti­po del 37 por cien­to-. Hay un lí­mi­te pa­ra apor­tar: 8.000 eu­ros o el 30 por cien­to de la su­ma de los ren­di­mien­tos del tra­ba­jo y ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. Ale­jan­dro Ga­le­ra Po­zo, abo­ga­do del De­par­ta­men­to Tri­bu­ta­rio de Mon­te­ro Aram­bu­ru, des­ta­ca un be­ne­fi­cio adi­cio­nal, un “efec­to fi­nan­cie­ro po­si­ti­vo, en la me­di­da en la que la re­duc­ción del IRPF ha­brá ele­va­do el pa­tri­mo­nio fi­nan­cie­ro, que a su vez ha­brá po­di­do ge­ne­rar nue­vos ren­di­mien­tos”. Es de­cir, que pue­de apro­ve­char­se ese aho­rro fis­cal pa­ra rein­ver­tir el di­ne­ro en otro vehícu­lo, co­mo en el fon­do del su­pues­to an­te­rior.

A la ho­ra de ele­gir en­tre un plan de pen­sio­nes o un fon­do de in­ver­sión des­de un pun­to de vis­ta fis­cal, es­te ex­per­to ma­ti­za que “de­pen­de de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca”, ya que el plan es “un pro­duc­to fis­cal­men­te muy efi­cien­te pa­ra aque­llos con­tri­bu­yen­tes que du­ran­te su vi­da laboral ge­ne­ran una ren­ta in­te­gra­ble en la ba­se im­po­ni­ble ge­ne­ral del IRPF ele­va­da y que, sin em­bar­go, es­pe­ran ob­te­ner una ren­ta de es­te ti­po muy in­fe­rior en el re­ti­ro laboral”. Así, con ren­tas al­tas lo ideal es ex­pri­mir al má­xi­mo el lí­mi­te, ya que la ta­ri­fa del IRPF es ma­yor.

Los ex­per­tos ven una fiscalidad más fa­vo­ra­ble en los pla­nes de pen­sio­nes

in­di­vi­dua­les

Ha­cer bien los res­ca­tes

En ge­ne­ral, la tri­bu­ta­ción ha­ce más in­tere­san­te a un plan fren­te a un fon­do -a igual ren­ta­bi­li­dad-, pe­ro es­te re­sul­ta­rá más o me­nos atrac­ti­vo tam­bién en fun­ción de có­mo se re­cu­pe­re el ca­pi­tal. Y eso es al­go que no siem­pre se ha­ce bien. “La fiscalidad su­po­ne una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va in­ne­ga­ble fren­te a otros pro­duc­tos de aho­rro”, re­fuer­za Mi­guel Án­gel La­rru­ga, di­rec­tor de ne­go­cio de Uni­corp Vi­da (Gru­po Uni­ca­ja Ban­co), quien re­co­no­ce que “hay un gran des­co­no­ci­mien­to del pro­duc­to por par­te de los clien­tes. Se uti­li­za co­rrec­ta­men­te la ven­ta­ja fis­cal de las apor­ta­cio­nes, pe­ro se des­cui­da la for­ma de co­bro”. Los res­ca­tes pue­den ser en for­ma de ca­pi­tal o de ren­tas pe­rió­di­cas, o mez­clan­do am­bas. Ca­da una im­pli­ca una tri­bu­ta­ción di­fe­ren­te de ca­ra a la Ha­cien­da pú­bli­ca.

IS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.