EL AU­TÓ­NO­MO LLE­GA­RÁ AL 42% DE LA PA­GA DEL EM­PLEA­DO

Los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos ju­bi­la­dos co­bran de me­dia 523 eu­ros me­nos que los asa­la­ria­dos en la mis­ma si­tua­ción, se­gún las pro­yec­cio­nes de las en­ti­da­des re­pre­sen­ta­ti­vas de los au­tó­no­mos

El Economista - elEconomista Pensiones - - EL INFORME - GON­ZA­LO VE­LAR­DE

Los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos es­pa­ño­les ten­drán más com­pli­ca­do el man­te­ni­mien­to de su po­der ad­qui­si­ti­vo una vez sal­gan del mer­ca­do laboral. Es­ta es la con­clu­sión que se des­pren­de de la no­ta lan­za­da es­te miér­co­les por la OCDE -un ex­trac­to del in­for­me Pen­sions at a Glan­ce 2019 que ela­bo­ra es­te or­ga­nis­mo- don­de se ad­vier­te de los ries­gos fu­tu­ros en tér­mi­nos de su­fi­cien­cia de la pen­sión pa­ra los em­plea­dos por cuen­ta pro­pia co­mo pro­duc­to de las me­no­res apor­ta­cio­nes rea­li­za­da a la Se­gu­ri­dad So­cial y la fal­ta de obli­ga­ción en nues­tro país de que es­tos con­tri­bu­yan a un plan de pen­sio­nes. En su­ma, es­te co­lec­ti­vo so­lo ob­ten­drá un 42 por cien­to de la pen­sión que per­ci­bi­rá un asa­la­ria­do de si­mi­la­res in­gre­sos.

“En Es­pa­ña, al igual que en Po­lo­nia y Tur­quía, los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos só­lo es­tán obli­ga­dos a co­ti­zar un mí­ni­mo al ré­gi­men de asa­la­ria­dos. Los au­tó­no­mos pue­den ele­gir li­bre­men­te la ba­se de co­ti­za­ción siem­pre que sea su­pe­rior a un um­bral mí­ni­mo (42 por cien­to del sa­la­rio me­dio), sin re­la­ción al­gu­na con los in­gre­sos reales. A con­ti­nua­ción, pa­gan la mis­ma ta­sa de con­tri­bu­ción to­tal que se apli­ca a los em­plea­dos. Más del 70 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos só­lo pa­gan co­ti­za­cio­nes mí­ni­mas obli­ga­to­rias a la pen­sión en Es­pa­ña, y la sub­es­ti­ma­ción de los in­gre­sos pa­re­ce ser ge­ne­ra­li­za­da”, re­cuer­da la ins­ti­tu­ción.

En es­te sen­ti­do, ad­vier­te de que en los paí­ses en los que los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos no es­tán obli­ga­dos a con­tri­buir ple­na­men­te a los pla­nes de pen­sio­nes re­la­cio­na­dos con los in­gre­sos mien­tras que los em­plea­dos sí lo es­tán, la pen­sión re­la­ti­va es una de las más ba­jas. “En el ca­so de la ca­rre­ra com­ple­ta, la pen­sión teó­ri­ca fu­tu­ra de los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos en Es­pa­ña es el 42 por cien­to de la pen­sión de los em­plea­dos con in­gre­sos si­mi­la­res; só­lo Ja­pón, Mé­xi­co y los Paí­ses Ba­jos ob­tie­nen una pun­tua­ción más ba­ja”, se­ña­la el or­ga­nis­mo.

En es­te sen­ti­do, de me­dia, los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos ju­bi­la­dos co­bran de me­dia 523 eu­ros me­nos que los asa­la­ria­dos en la mis­ma si­tua­ción, se­gún un in­for­me ela­bo­ra­do por la Unión de Pro­fe­sio­na­les y Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos (UPTA). En con­cre­to, los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia re­ci­ben 762,3 eu­ros cuan­do se ju­bi­lan, mien­tras que en el ca­so de los asa­la­ria­dos as­cien­de has­ta 1.258,32 eu­ros.

Diferencia­s re­gio­na­les

Al com­pa­rar la pen­sión de au­tó­no­mos y asa­la­ria­dos de la mis­ma pro­vin­cia, en el ca­so de Ma­drid la di­fe­ren­cia es de al­re­de­dor de 651 eu­ros, con una

pen­sión me­dia de 1.487 eu­ros pa­ra los asa­la­ria­dos y de 837 eu­ros pa­ra los au­tó­no­mos. En Bar­ce­lo­na, la di­fe­ren­cia es de 516 eu­ros, y en Se­vi­lla, de 384.

Ade­más, UPTA se­ña­la que tam­bién en­tre los au­tó­no­mos exis­ten gran­des de­sigual­da­des en es­te sen­ti­do, ya que la pen­sión de ju­bi­la­ción me­dia de los de­no­mi­na­dos au­tó­no­mos ru­ra­les ape­nas su­pera los 725 eu­ros, mien­tras que los au­tó­no­mos de las gran­des ur­bes o de sus áreas de in­fluen­cia se si­túan en los 850 eu­ros.

Los ca­sos más gra­ves, de­nun­cia la aso­cia­ción, se re­co­gen en Ga­li­cia, cu­ya pen­sión me­dia de ju­bi­la­ción es de 653 eu­ros; Ex­tre­ma­du­ra con una pen­sión me­dia de ju­bi­la­ción de 716 eu­ros; o Cas­ti­lla León, con 736 eu­ros; en com­pa­ra­ción con las pen­sio­nes me­dias de ju­bi­la­ción de au­tó­no­mos re­si­den­tes en Na­va­rra, País Vas­co o Ma­drid, con pen­sio­nes de ju­bi­la­ción que os­ci­lan en­tre los 906, 860 y 836 eu­ros, res­pec­ti­va­men­te.

“Des­pués de co­ti­zar to­da una vi­da, per­ci­ben pen­sio­nes que en mu­chos ca­sos no les ase­gu­ran ni un mí­ni­mo de in­gre­sos pa­ra vi­vir con dig­ni­dad”

Pa­ra el pre­si­den­te de UPTA, Eduar­do Abad, “es­te de­be ser uno de los gran­des de­ba­tes del fu­tu­ro, hay que re­me­diar es­ta si­tua­ción y las cuan­tías que per­ci­ben los au­tó­no­mos en con­cep­to de pen­sión, so­bre to­do en el ca­so de la pen­sión de ju­bi­la­ción”. “Des­pués de co­ti­zar to­da una vi­da, per­ci­ben pen­sio­nes que en mu­chos ca­sos no les ase­gu­ran ni un mí­ni­mo de in­gre­sos pa­ra vi­vir con dig­ni­dad, es­te es el dra­ma de gran par­te de nues­tro co­lec­ti­vo una vez con­clu­yen su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal”, aña­dió.

Por ello, UPTA con­si­de­ra “vi­tal que di­se­ñe­mos un nue­vo mo­de­lo de co­ti­za­ción que per­mi­ta a mi­les de tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos re­gu­la­ri­zar sus co­ti­za­cio­nes an­tes de fi­na­li­zar el año co­rrien­te.”

Pa­ra ello, abo­ga por plan­tear a los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia la ne­ce­si­dad de au­men­tar las ba­ses de co­ti­za­ción de ca­ra a su ju­bi­la­ción y que sea el Es­ta­do el que a tra­vés de ini­cia­ti­vas de in­cen­ti­va­ción de co­ti­za­cio­nes desa­rro­lle los me­ca­nis­mos fis­ca­les ne­ce­sa­rios pa­ra que es­to se pro­duz­ca de for­ma na­tu­ral.

Con­se­cuen­cias de la cri­sis

Ade­más, otra de las ob­ser­va­cio­nes que rea­li­za la OCDE so­bre la co­yun­tu­ra del sis­te­ma de pen­sio­nes es­pa­ñol en re­la­ción a la evo­lu­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo es el im­pac­to que pue­de te­ner en la fu­tu­ra cuan­tía de la pa­ga la in­te­rrup­ción de la ca­rre­ra laboral. En es­te sen­ti­do, de me­dia, en los paí­ses de la OCDE una in­te­rrup­ción de cin­co años im­pli­ca una re­duc­ción de la pen­sión a per­ci­bir de al­go más del 6 por cien­to, si­tua­ción ha­bi­tual en­tre mu­chos de los

Las aso­cia­cio­nes pi­den re­vi­sar el mo­de­lo de co­ti­za­ción

pa­ra fa­ci­li­tar la re­gu­la­ri­za­ción

des­em­plea­dos que de­jó la cri­sis en Es­pa­ña que, en el me­dio pla­zo, son quie­nes han com­pues­to el am­plio co­lec­ti­vo de pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción.

“Una in­te­rrup­ción de ca­rre­ra de cin­co años no in­flu­ye en las pres­ta­cio­nes de pen­sión en com­pa­ra­ción con el es­ce­na­rio de ca­rre­ra com­ple­ta, ya que las pres­ta­cio­nes com­ple­tas en el plan re­la­cio­na­do con los in­gre­sos se al­can­zan des­pués de 38,5 años de co­ti­za­cio­nes. Pa­ra la OCDE, por tér­mino me­dio, un pe­río­do de des­em­pleo de cin­co años con­du­ce a una re­duc­ción de las pen­sio­nes del 6,3 por cien­to en los re­gí­me­nes obli­ga­to­rios”.

Nos ju­bi­la­mos tres años an­tes

El úl­ti­mo as­pec­to lla­ma­ti­vo de la no­ta es­tá en la cons­ta­ta­ción de que los es­pa­ño­les se re­ti­ran an­tes de la me­dia de los paí­ses de la OCDE, uno de prin­ci­pa­les pi­la­res del des­equi­li­brio que registra ac­tual­men­te la Se­gu­ri­dad So­cial. Pun­to en el que vuel­ve el de­ba­te so­bre la di­fe­ren­cia en­tre la edad le­gal de ju­bi­la­ción y la edad efec­ti­va de aban­dono del mer­ca­do de tra­ba­jo.

En es­te sen­ti­do, la OCDE re­cuer­da que la edad le­gal de ju­bi­la­ción, ac­tual­men­te fi­ja­da en 65,5 años, au­men­ta­rá gra­dual­men­te has­ta los 67 años en 2027, aun­que a par­tir de 2027, las per­so­nas que ha­yan co­ti­za­do du­ran­te al me­nos 38,5 años -fren­te a los 36,5 años ac­tua­les- po­drán se­guir ju­bi­lán­do­se a los 65 años con una pen­sión com­ple­ta, “que es, por lo tan­to, la edad nor­mal de ju­bi­la­ción en el ca­so de re­fe­ren­cia de la OCDE de una ca­rre­ra com­ple­ta a par­tir de los 22 años”. De es­te mo­do, la edad de ju­bi­la­ción es­tá por de­ba­jo de la me­dia de la OCDE de 66,1 años pa­ra los hom­bres y 65,7 pa­ra las mu­je­res, y es sus­tan­cial­men­te in­fe­rior a la pre­vis­ta en Di­na­mar­ca (74), Es­to­nia (71), Ita­lia (71) y los Paí­ses Ba­jos (71).

“Las ta­sas de em­pleo en Es­pa­ña dis­mi­nu­yen rá­pi­da­men­te con la edad y es­tán por de­ba­jo de la me­dia de la OCDE pa­ra to­dos los gru­pos de eda­des com­pren­di­das en­tre los 55 y los 69 años”, apun­ta el or­ga­nis­mo. Es­to se re­fle­ja en la muy ba­ja edad me­dia efec­ti­va de sa­li­da del mer­ca­do de tra­ba­jo: con 62 años pa­ra los hom­bres y 61 pa­ra las mu­je­res en Es­pa­ña, es de­cir, tres años por de­ba­jo de la me­dia de la OCDE.

88,7%

Es el in­cre­men­to de los au­tó­mos que tra­ba­jan más allá de los 65 años en la úl­ti­ma dé­ca­da

Un re­ti­ro más tar­dío

Tal y co­mo re­ve­lan da­tos de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos (ATA), la lla­ma­da ju­bi­la­ción ac­ti­va du­pli­ca el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia ma­yo­res de 65 años en una dé­ca­da, pa­san­do de 66.079 au­tó­no­mos de es­ta edad en agos­to de 2009 a 124.675 en agos­to de 2019, lo que su­po­ne un in­cre­men­to del 88,7 por cien­to. Es­tos pro­fe­sio­na­les tie­nen de­re­cho a co­brar par­te de su pen­sión pú­bli­ca por ju­bi­la­ción a la par que pro­lon­gan su vi­da laboral.

Es­ta me­di­da ha con­tri­bui­do a au­men­tar la edad me­dia del te­ji­do em­pre­sa­rial es­pa­ñol. Y es que, de la mano de ATA, se co­no­cía el pa­sa­do mes de oc­tu­bre que los au­tó­no­mos de más de 40 años se han in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos diez años. No so­la­men­te la ju­bi­la­ción ac­ti­va con­tri­bu­ye a es­te au­men­to, sino que tam­bién in­flu­ye el pro­pio pa­so del tiem­po de los au­tó­no­mos que ha con­so­li­da­do su ac­ti­vi­dad y las nue­vas al­tas de pro­fe­sio­na­les de más de 45 años que su­frie­ron mu­cho du­ran­te la cri­sis.

Es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo es tam­bién el in­cre­men­to en 78.654 au­tó­no­mos de en­tre 50 y 54 años en una dé­ca­da (+18,5 por cien­to) y la si­guien­te fran­ja con un in­cre­men­to de ca­si un 25 por cien­to de los au­tó­no­mos de en­tre 55 y 59 años (+87.874 au­tó­no­mos).

En el mis­mo pe­rio­do el in­cre­men­to de pen­sio­nis­tas po­ne de ma­ni­fies­to có­mo la ju­bi­la­ción ac­ti­va ha he­cho que es­te in­cre­men­to en los úl­ti­mos cin­co años ha­ya si­do me­nos de la mi­tad (un 5,9 por cien­to) que en los asa­la­ria­dos en los úl­ti­mos cin­co años (14,7 por cien­to).

El vi­ce­pre­si­den­te de ATA y pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Aso­cia­cio­nes de Jó­ve­nes Em­pre­sa­rios (CEAJE), Fer­mín Al­ba­la­de­jo, se­ña­la que “hay que fo­men­tar el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal y la su­ce­sión em­pre­sa­rial”. Una me­di­da pa­ra es­to po­dría ser, en sus pro­pias pa­la­bras, “la eli­mi­na­ción com­ple­ta del im­pues­to de su­ce­sio­nes y do­na­cio­nes pa­ra trans­mi­sio­nes em­pre­sa­ria­les en­tre fa­mi­lia­res”.

Es­pa­ña se es­tan­ca en la me­jo­ra de po­si­cio­nes en el Glo­bal Re­ti­re­ment In­dex (GRI), pu­bli­ca­do por Na­ti­xis In­vest­ment Ma­na­gers, que mi­de có­mo los paí­ses sa­tis­fa­cen de for­ma ade­cua­da las ex­pec­ta­ti­vas, ne­ce­si­da­des, me­tas y ca­li­dad eco­nó­mi­ca de la ju­bi­la­ción. Es­pa­ña cie­rra es­te año en el pues­to 31 (de un to­tal de 44 paí­ses), el mis­mo que en 2018, in­te­rrum­pien­do así tres años con­se­cu­ti­vos de me­jo­ría de po­si­cio­nes y se que­da fue­ra de las 30 pri­me­ras na­cio­nes. Es­pa­ña es, de he­cho, uno de los peo­res paí­ses de la eu­ro­zo­na y so­lo sa­ca me­jor no­ta que Chi­pre (33), Li­tua­nia (34), Le­to­nia (35) y Gre­cia (41). Se tra­ta de la sép­ti­ma edi­ción del es­tu­dio desa­rro­lla­do por Na­ti­xis don­de se mi­den los pa­rá­me­tros de bie­nes­tar ma­te­rial -don­de Es­pa­ña se si­túa en el pues­to 37-; ca­li­dad fi­nan­cie­ra -pues­to 24-; sa­lud -pues­to 19- y ca­li­dad de vi­da -pues­to 21-.

Is­lan­dia ocu­pa el pri­mer pues­to en el ran­king, su­peran­do a Sui­za, que ba­ja a la se­gun­da po­si­ción. Is­lan­dia me­jo­ra en los sub­ín­di­ces de ca­li­dad fi­nan­cie­ra y sa­lud y, aun­que em­peo­ra en bie­nes­tar ma­te­rial, es el país con ma­yor pun­tua­ción en es­te apar­ta­do por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo. Sui­za es el úni­co país que es­tá en el top ten en los cua­tro gran­des sub­ín­di­ces y so­bre­sa­le de

ma­ne­ra par­ti­cu­lar en el in­di­ca­dor de gas­to en sa­lud por ha­bi­tan­te. No­rue­ga es el ter­ce­ro en la lis­ta, con un pun­to dé­bil en el apar­ta­do de ca­li­dad fi­nan­cie­ra, don­de fi­gu­ra en la po­si­ción 31. El ran­king es­tá ca­rac­te­ri­za­do por el pre­do­mi­nio de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal en los pri­me­ros pues­tos: los si­guien­tes paí­ses en la cla­si­fi­ca­ción son Ir­lan­da, Nue­va Ze­lan­da, Sue­cia, Di­na­mar­ca, Ca­na­dá, Aus­tra­lia y Lu­xem­bur­go, sien­do un to­tal de 15 paí­ses eu­ro­peos en­tre las 25 pri­me­ras na­cio­nes.

Sus­pen­so de Es­pa­ña en Bie­nes­tar ma­te­rial en la ju­bi­la­ción

El as­pec­to en el que Es­pa­ña sa­ca peor no­ta es en el bie­nes­tar ma­te­rial pa­ra vi­vir con­for­ta­ble­men­te en la ju­bi­la­ción, que se cen­tra en pa­rá­me­tros co­mo el des­em­pleo, igual­dad de in­gre­sos y los in­gre­sos per ca­pi­ta. La pun­tua­ción de Es­pa­ña en es­te apar­ta­do es del 40 por cien­to, mien­tras que el pro­me­dio de la eu­ro­zo­na es 61,7 por cien­to y so­lo un país, Gre­cia (14 por cien­to), se si­túa en una po­si­ción peor que Es­pa­ña den­tro del área de la mo­ne­da úni­ca. Uno de los peo­res da­tos de Es­pa­ña es el des­em­pleo, don­de el país ob­tie­ne una de las pun­tua­cio­nes más ba­jas de los 44 paí­ses so­me­ti­dos a es­tu­dio.

Con to­do, Es­pa­ña ha me­jo­ra­do li­ge­ra­men­te en tér­mi­nos de bie­nes­tar ma­te­rial (ob­tu­vo un re­sul­ta­do del 36 por cien­to en 2018), gra­cias al avan­ce en los in­di­ca­do­res co­mo el de igual­dad sa­la­rial. En lo que sí ha em­peo­ra­do Es­pa­ña es en el sub­ín­di­ce de fi­nan­zas. Ha pa­sa­do del pues­to 23 al 24, que in­clu­ye ma­te­rias co­mo el ac­ce­so a ser­vi­cios fi­nan­cie­ros de ca­li­dad pa­ra pre­ser­var los aho­rros y ma­xi­mi­zar in­gre­sos. Es­pa­ña ha em­peo­ra­do sus in­di­ca­do­res de pre­sión fis­cal, en­deu­da­mien­to pú­bli­co, go­ber­nan­za y de­pen­den­cia de la ter­ce­ra edad -por­cen­ta­je de ma­yo­res de 65 años en re­la­ción con la po­bla­ción en edad de tra­ba­jar-, si bien en pro­me­dio se si­túa por en­ci­ma de paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia.

Es­pa­ña, en­tre los paí­ses con ma­yor ries­go por lon­ge­vi­dad

Las di­ná­mi­cas so­cia­les y eco­nó­mi­cas su­po­nen un desafío pa­ra la se­gu­ri­dad en la ju­bi­la­ción: a una ma­yor es­pe­ran­za de vi­da se une una ten­den­cia a ade­lan­tar la ju­bi­la­ción, in­cre­men­tan­do la pre­sión so­bre el gas­to pú­bli­co. El gas­to pú­bli­co en pen­sio­nes en la OCDE ha pa­sa­do del 5,5 por cien­to en 1980 al 7,5 por cien­to del PIB en 2015. El in­for­me des­ta­ca es­pe­cial­men­te la si­tua­ción de cua­tro paí­ses que han in­cre­men­ta­do su gas­to en pen­sio­nes y tie­nen un ma­yor ries­go por lon­ge­vi­dad, al ha­ber­se in­cre­men­ta­do su es­pe­ran­za de vi­da: Ita­lia (16,2 por cien­to del PIB); Es­pa­ña (11 por cien­to); Ja­pón (9,4 por cien­to) y Sui­za (6,5 por cien­to). En­tre las al­ter­na­ti­vas que

IS­TOCK

IS­TOCK

Tra­ba­ja­do­ra por cuen­ta pro­pia.

IS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.