Fis­ca­li­dad de los se­gu­ros pa­ra pre­mios de per­ma­nen­cia

El Economista - elEconomista Pensiones - - OPINIÓN - Abo­ga­do en Mer­cer (miem­bro de Oco­pen)

Sos­tie­ne el fi­ló­so­fo bri­tá­ni­co Bertrand Russell que par­tien­do de una pre­mi­sa erró­nea se pue­de lle­gar a cual­quier resultado equi­vo­ca­do. En ro­mán pa­la­dino, y con­for­me a nues­tra fe­cun­da tra­di­ción re­fra­ne­ra, po­dría tam­bién de­cir­se: cuan­do las aguas no dis­cu­rren por su cau­ce na­tu­ral, to­do se tuer­ce. Tal es el ca­so, co­mo ve­re­mos a con­ti­nua­ción, de una de las nu­me­ro­sas in­ter­pre­ta­cio­nes de la nor­ma­ti­va fis­cal lle­va­das a ca­bo por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Tri­bu­tos en su lí­nea de des­co­no­cer o re­du­cir sis­te­má­ti­ca­men­te be­ne­fi­cios fis­ca­les y ma­xi­mi­zar la re­cau­da­ción.

Con­for­me a la Ley del IRPF, los pre­mios de vin­cu­la­ción, per­ma­nen­cia o an­ti­güe­dad ofre­ci­dos por las em­pre­sas a sus em­plea­dos ge­ne­ra­dos en más de dos años son ren­di­mien­tos del tra­ba­jo, de los co­no­ci­dos co­mo irregulare­s, que atraen una re­duc­ción del 30% en la ba­se im­po­ni­ble del im­pues­to con cier­tos lí­mi­tes. Su­ce­de que di­chos pre­mios pue­den en la prác­ti­ca ins­tru­men­tar­se me­dian­te su pa­go di­rec­to por la em­pre­sa al lle­gar su ven­ci­mien­to o bien ase­gu­rar­se a tra­vés de un se­gu­ro di­fe­ri­do de aho­rro que la em­pre­sa do­ta en el tiempo has­ta el ven­ci­mien­to del pre­mio. Es evi­den­te que, tan­to en un ca­so co­mo en otro, el pre­mio se ha ge­ne­ra­do en el tiempo -la an­ti­güe­dad exi­gi­da pa­ra su per­ci­bo- y que su ase­gu­ra­mien­to ex­terno no es más que un me­ro me­dio de ins­tru­men­tar el mis­mo.

Pe­se a ello, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Tri­bu­tos sos­tie­ne la pe­re­gri­na te­sis de que, co­mo du­ran­te la fa­se de cons­ti­tu­ción de la pres­ta­ción ase­gu­ra­da la em­pre­sa con­ser­va el de­re­cho de rescate del se­gu­ro pa­ra el ca­so de que el em­plea­do no al­can­ce la an­ti­güe­dad re­que­ri­da a fin de per­ci­bir el pre­mio ¿có­mo po­dría ser de otra ma­ne­ra?-, en­ton­ces di­cho pre­mio se de­ven­ga en el mis­mo mo­men­to en que se co­bra y no se ge­ne­ra du­ran­te el pe­rio­do de ser­vi­cio, no reunien­do nun­ca, por tan­to, los dos años de ge­ne­ra­ción re­que­ri­dos pa­ra su tra­ta­mien­to co­mo ren­di­mien­to irre­gu­lar.

Lla­ma la aten­ción que Tri­bu­tos se con­sa­gre fun­da­men­tal­men­te a ha­cer pa­gar de más al que ya pa­ga en lu­gar de ocu­par­se de per­se­guir

con más em­pe­ño el frau­de y la eva­sión fis­cal, un ejem­plo pal­ma­rio de jus­tos pa­gan­do por pe­ca­do­res

Nos pre­gun­ta­mos: ¿qué ten­drá que ver la ins­tru­men­ta­ción del pre­mio con la ge­ne­ra­ción del de­re­cho al mis­mo? ¿Es­ta­mos, aca­so, an­te el sin­sen­ti­do de un pre­mio de an­ti­güe­dad que no se ge­ne­ra por la du­ra­ción de los ser­vi­cios pres­ta­dos? Es­ta in­ter­pre­ta­ción de la DGT no de­ja de ser, co­mo mí­ni­mo, cu­rio­sa y, ha­cien­do ho­nor a la sen­ten­cia de Russell, con­lle­va va­rias con­se­cuen­cias per­ni­cio­sas.

En pri­mer lu­gar, el resultado en la prác­ti­ca de es­ta doc­tri­na ad­mi­nis­tra­ti­va ha si­do que las em­pre­sas, o bien no ase­gu­ran ex­ter­na­men­te los pre­mios de an­ti­güe­dad con una com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra, li­mi­tán­do­se a pro­vi­sio­nar­los en ba­lan­ce, o bien, ase­gu­rán­do­los, se designan be­ne­fi­cia­rias de la pó­li­za pa­ra ser ellas quie­nes fi­nal­men­te sa­tis­fa­gan el pre­mio al tra­ba­ja­dor, a fin de seguir fa­ci­li­tan­do a és­te el que pue­da prac­ti­car­se la re­duc­ción del 30%. Así, el úni­co resultado prác­ti­co de la re­fe­ri­da doc­tri­na ad­mi­nis­tra­ti­va es ce­gar, in­ne­ce­sa­ria­men­te, una de las vías po­si­bles de fi­nan­cia­ción del pre­mio.

En se­gun­do lu­gar, y co­mo con­se­cuen­cia de lo an­te­rior, se es­tán pro­mo­vien­do las vías de fi­nan­cia­ción de los pre­mios que no ofre­cen al tra­ba­ja­dor la ga­ran­tía ex­ter­na de un ter­ce­ro fren­te a las que sí lo ha­cen -co­mo se­ría el se­gu­ro con el em­plea­do co­mo be­ne­fi­cia­rio-. Re­sul­ta cuan­do me­nos lla­ma­ti­vo que la in­ter­pre­ta­ción ad­mi­nis­tra­ti­va ad­ju­di­que un mejor tra­ta­mien­to fis­cal a las fór­mu­las que si­túan al em­plea­do en una po­si­ción de peor de­re­cho, con­de­nan­do al desuso a las que no.

En ter­cer lu­gar, lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción el he­cho de que la DGT, con és­ta y otras mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes, que, tal co­mo nos he­mos ocu­pa­do de se­ña­lar en es­te y otros ar­tícu­los, vie­nen a re­du­cir sis­te­má­ti­ca­men­te be­ne­fi­cios fis­ca­les, se con­sa­gre fun­da­men­tal­men­te a ha­cer pa­gar de más al que ya pa­ga en lu­gar de ocu­par­se de per­se­guir con más em­pe­ño el frau­de y la eva­sión fis­cal. Un ejem­plo pal­ma­rio de jus­tos pa­gan­do por pe­ca­do­res, has­ta un pun­to in­sos­pe­cha­do.

In­sis­ti­mos en nues­tra idea de que ya va sien­do ho­ra de aban­do­nar el “es­ta­do de ex­cep­ción fis­cal” en que ha­ce tiempo vi­vi­mos -co­mo mí­ni­mo des­de el com­pro­me­ti­do año 2012-, ma­ni­fes­ta­do en una re­in­ter­pre­ta­ción sis­te­má­ti­ca de las nor­mas por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria, siem­pre con el mis­mo pro­pó­si­to de­fi­ni­do e hi­lo con­duc­tor que a na­die se le es­ca­pa, y ho­ra de que, po­nién­do­nos a sal­vo de esa iner­cia ad­qui­ri­da, re­tor­ne­mos al cau­ce de la Cons­ti­tu­ción y las le­yes. Si el es­que­ma vi­gen­te de exen­cio­nes y be­ne­fi­cios fis­ca­les no se con­si­de­ra ade­cua­do o con­ve­nien­te, cám­bie­se don­de ello de­be ha­cer­se, es de­cir, en el Par­la­men­to y por ley, pe­ro no se de­for­me por la mera vía in­ter­pre­ta­ti­va a ni­vel ad­mi­nis­tra­ti­vo has­ta de­jar­lo to­tal­men­te irreconoci­ble.

Si el es­que­ma de exen­cio­nes y be­ne­fi­cios fis­ca­les no se con­si­de­ra ade­cua­do, cám­bie­se don­de ello de­be ha­cer­se -en el Par­la­men­to y por ley-, y no por la mera vía in­ter­pre­ta­ti­va a ni­vel ad­mi­nis­tra­ti­vo has­ta de­jar­lo irreconoci­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.