‘DE­POR­TIS­TA’ DE RIES­GO

Aun con la subida de las pen­sio­nes, la si­tua­ción no me­jo­ra para un co­lec­ti­vo que in­vier­te el 53% de su pres­ta­ción en abo­nar sus prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios y el 84% ‘vue­la’ con el des­em­bol­so de los al­qui­le­res

El Economista - elEconomista Pensiones - - FINANZAS PERSONALES - AL­FON­SO BE­LLO

Tras el in­cre­men­to de las pen­sio­nes, la idea, por lo ge­ne­ral, de­be­ría ser la de que el ju­bi­la­do me­jo­ra en ca­li­dad de vi­da, aun­que la subida no sea de­ma­sia­do sig­ni­fi­ca­ti­va. Es­to no es más que un es­pe­jis­mo para aque­llos que ca­re­cen de vi­vien­da en pro­pie­dad. Los da­tos apor­ta­dos por la web pi­sos.com nos mues­tran las di­fi­cul­ta­des de nues­tros ju­bi­la­dos a la hora de re­si­dir en un do­mi­ci­lio, ya sea pa­gan­do un al­qui­ler o un prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio.

Por suer­te, es­to no es lo nor­mal, ya que la ma­yo­ría de los ju­bi­la­dos tie­ne ca­sa pro­pia. Es­te co­lec­ti­vo, de no te­ner ya su re­si­den­cia pa­ga­da, se en­con­tra­ría en una po­si­ción de má­xi­ma fra­gi­li­dad en­tre la so­cie­dad.

De la to­ta­li­dad de per­so­nas que re­ci­ben al­gún ti­po de pres­ta­ción por par­te del Es­ta­do (por dis­ca­pa­ci­dad, in­va­li­dez, or­fan­dad...) al­go más de un 62% son por ju­bi­la­ción. En es­te sen­ti­do el pre­cio me­dio de la hi­po­te­ca en Es­pa­ña se si­túa en 604 eu­ros al mes, mien­tras que el cos­te me­dio de los al­qui­le­res es de 966 eu­ros. Es­to su­po­ne para el ju­bi­la­do un gas­to del 52,8% y del 84,5% de sus re­tri­bu­cio­nes en el pa­go de prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios y de al­qui­le­res, res­pec­ti­va­men­te.

Con res­pec­to a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que más pa­gan a sus ju­bi­la­dos en­con­tra­mos al País Vas­co con una ju­bi­la­ción me­dia de 1.408 eu­ros al mes, se­gui­do por As­tu­rias y la Co­mu­ni­dad de Madrid. Por aba­jo cie­rran la lis­ta Ex­tre­ma­du­ra con una pen­sión me­dia de 947,33 eu­ros al mes; pre­ce­di­da por Ga­li­cia y Mur­cia.

Las hi­po­te­cas aprie­tan...

No exis­te nin­gu­na re­la­ción en­tre lo que nues­tros pen­sio­nis­tas re­ci­ben de­pen­dien­do de su co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de per­te­nen­cia y los pre­cios de las hi­po­te­cas o al­qui­le­res me­dios en di­chas co­mu­ni­da­des. En el ca­so de las

hi­po­te­cas, la lis­ta la en­ca­be­za Ba­lea­res, con una men­sua­li­dad de 924,04 eu­ros, un 88% de la re­tri­bu­ción me­dia de sus ju­bi­la­dos de sus ju­bi­la­dos. La si­guen en la lis­ta la Co­mu­ni­dad de Madrid (876,69 eu­ros, un 65%) y Ca­ta­lu­ña (686,69 eu­ros, un 59%).

En la par­te ba­ja de la lis­ta, en­con­tra­mos a Ex­tre­ma­du­ra con las hi­po­te­cas más ba­ra­tas de Es­pa­ña, 372,75 eu­ros, de me­dia, al mes por ca­da una. En es­te apar­ta­do la co­mu­ni­dad más ba­ra­ta no coin­ci­de con la que me­nos por­cen­ta­je de pen­sión in­vier­te en la hi­po­te­ca, en es­te ca­so es el Prin­ci­pa­do de As­tu­rias don­de los ciu­da­da­nos pa­gan me­nos en sus hi­po­te­cas con re­la­ción a su ju­bi­la­ción, un 32%.

Los al­qui­le­res aho­gan

En­tran­do en el pun­to más crí­ti­co, las pri­me­ras po­si­cio­nes se re­par­ten en­tre los mis­mos ac­to­res que las hi­po­te­cas, pe­ro cam­bian­do sus po­si­cio­nes. Aquí la Co­mu­ni­dad de Madrid es la que tie­ne el pre­cio del al­qui­ler más al­to del país, con una men­sua­li­dad me­dia de 1.744 eu­ros, lo que su­po­ne el 130% de las pen­sio­nes me­dias de la co­mu­ni­dad. A es­ta la si­gue Ba­lea­res, sien­do sus ju­bi­la­dos los que más des­ti­nan de sus re­tri­bu­cio­nes al arren­da­mien­to de la vi­vien­da (1.394 eu­ros, un 132%), Ca­ta­lu­ña cie­rra el top 3 en las más ca­ras (1.249 eu­ros, un 107%).

En las co­mu­ni­da­des más ba­ra­tas vuel­ven a des­ta­car Ex­tre­ma­du­ra y el prin­ci­pa­do, sien­do los ex­tre­me­ños los que me­nos pa­gan, 459 eu­ros al mes. Los as­tu­ria­nos son los que me­nos pen­sión des­ti­nan al pa­go de sus al­qui­le­res, tan so­lo un 45% de es­tos.

¿Qué nos es­pe­ra en el fu­tu­ro?

La re­gu­la­ción en el pre­cio de los al­qui­le­res ten­drá un efec­to li­mi­ta­do so­bre los ju­bi­la­dos arren­da­dos pues­to que la pro­por­ción de ju­bi­la­dos que vi­ven de al­qui­ler en Es­pa­ña es muy ba­ja y la ma­yor par­te son arren­da­ta­rios de mu­chos años atrás, to­da­vía pro­te­gi­dos ba­jo pre­cios con­ge­la­dos y al­gu­nos res­tos que que­dan de ren­ta an­ti­gua. Evi­den­te­men­te, para cual­quier arren­da­ta­rio, una li­mi­ta­ción del pre­cio del al­qui­ler le be­ne­fi­cia, no así para el pro­pie­ta­rio y me­nos si és­te es ju­bi­la­do y es uno de sus me­dios de vi­da.

Para el mer­ca­do de vi­vien­da en ma­te­ria de al­qui­le­res e hi­po­te­cas, hay que te­ner en cuen­ta que exis­te una di­fe­ren­cia sus­tan­cial en­tre las gran­des ca­pi­ta­les y el res­to de Es­pa­ña. Mien­tras en el res­to -ciu­da­des de me­diano y pe­que­ño ta­ma­ño- el mer­ca­do pue­de se­guir cre­cien­do -de he­cho en la ma­yor par­te de es­tas ciu­da­des los pre­cios to­da­vía no se han re­cu­pe­ra­do a los

La Rio­ja es la úni­ca re­gión don­de ba­ja el pre­cio de hi­po­te­cas y al­qui­le­res res­pec­to al pa­sa­do ejer­ci­cio

ni­ve­les de 2007-2008-, en las gran­des ciu­da­des se em­pe­za­rá a ver un re­tro­ce­so no­ta­ble tan­to en la com­pra­ven­ta co­mo en el al­qui­ler. Des­pués de va­rios años de subidas im­por­tan­tes, aho­ra to­ca es­ta­bi­li­zar la si­tua­ción para ver en los pró­xi­mos 2-3 años caí­das en los pre­cios.

Ha­ce años, el he­cho de que un ju­bi­la­do no tu­vie­ra una vi­vien­da en pro­pie­dad, era im­pen­sa­ble, pe­ro a día de hoy y es­pe­cial­men­te a me­dio pla­zo, de­ja­rá de ser al­go ex­tra­ño. La ca­pa­ci­dad de aho­rro de los es­pa­ño­les de me­dia­na edad y los más pró­xi­mos a la ju­bi­la­ción ha caí­do dra­má­ti­ca­men­te en las úl­ti­mas dé­ca­das, con lo cual es po­si­ble que den­tro de no de­ma­sia­dos años, el por­cen­ta­je de ju­bi­la­dos vi­vien­do de al­qui­ler sea más al­to y, por tan­to, la in­de­pen­den­cia fi­nan­cie­ra que le da­ba te­ner la vi­vien­da en pro­pie­dad de­je de exis­tir.

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.